Poder Popular
Política
Economía
Judicial
Internacional
Cultura
Educación
Ciencia
Deportes
Caracas
Regiones
Opinión
English version
Ley permitirá a Pdvsa crear filial para el transporte de combustibles en Venezuela
Chávez: No habrá intermediarios en sistema de distribución de gasolina
Estado venezolano y Cemex determinarán precio justo de la empresa cementera
[+] Más audio
20/08/2008
Presidente Chávez anunció creación de Área de Uso Especial en Faja del Orinoco
19/08/2008
Economía creció 7,1% del PIB durante segundo trimestre
19/08/2008
Hoy se firma decreto de expropiación de Cemex
18/08/2008
Gobierno Nacional condona deuda a 18 mil productores agrícolas
12/08/2008
Presidente Chávez entregó más de Bs F. 26 millones para educación superior
Caracas embellece su rostro con ambiciosos planes de infraestructura
Satélite Simón Bolívar: Soberanía tecnológica con sentido social
Tourism in Venezuela grows in options and progresses towards socialism
Trolleybus, an ecologic concept of technological development for Merida state
Breast-feeding in Venezuela is a State policy
Palabras del presidente reelecto
Hugo Chávez Frías, durante acto de juramentación en el Teatro Teresa Carreño

Caracas, 8 de enero de 2007.- Este es mi primer discurso del 2007, hoy 8 de enero. ¡Feliz año nuevo para todos y para todas! ¡Feliz año nuevo!
Asistentes [aplausos].

Este acto, ya cargado de protocolo, pues, como que obliga a obviar más protocolo.
Saludos a todos, con especial cariño y afecto, de manera especial, muy especial, a José Vicente Rangel.
Asistentes [aplausos].

A Nelson Merentes, a Wilmar Castro, a Aristóbulo Istúriz, a Samuel Moncada, a Francisco Armada, a Ricardo Dorado, a Jacqueline Faría, a Yadira Córdova, a Jorge García Carneiro, a Gustavo Márquez Marín.
Asistentes [ovación].

Sobre todo a ellos y a ellas dirijo yo lo esencial de mis sentimientos esta tarde, lo esencial de mis palabras esta tarde.

Le decía a José Vicente ahora mismo que uno se llena de sentimientos, y muchas veces en momentos como estos, a pesar de que sabemos que no es esta una despedida, sin embargo no deja de ser de cierta manera una despedida.

Y los que colocamos al ser humano en el primer lugar de todo, como decía Cristo, “en el Alfa y en el Omega, en el principio y en el fin”, pues como somos nosotros nos cuesta decir cosas, a pesar de que no es una despedida, José Vicente, compañeros, compañeras.

Poeta Jorge Rodríguez, nuestro nuevo Vicepresidente; poeta José Vicente. Yo traje un verso muy sencillo de Gustavo Pereira, para no quedarme corto ante estos poetas.
Asistentes [risas].

Gustavo Pereira: “En ejercicio del amor nada concluye, todo recomienza”.

Dedico estos versos a ti, a ti, a ti, a ti, a ustedes. “En ejercicio del amor nada concluye, todo recomienza”.

Uno pudiera decir muchas cosas pero yo, aquí desde el corazón, en lo íntimo del ser, diré una palabra que recoge un millón de palabras: ¡gracias!, ¡gracias!, ¡muchas gracias compañeros, compañeras, camaradas, amigas, amigos! ¡Muchas gracias!

Gracias por cuántas cosas. Ustedes saben todos cómo es que Hugo Chávez llegó aquí, y José Vicente, el poeta, lanzó una frase ahora que agradezco tanto sus comentarios y sus reflexiones, sus enseñanzas siempre.

¿Cómo fue que dijiste?: “Tu agónica”. Por aquí la tienes, por aquí está: “Pasión agónica”. Por aquí está: “Pasión agónica”. “Agónica pasión venezolana”.

Sí, es verdad, “agónica pasión venezolana”. Y yo creo que todos llegamos aquí traídos, empujados, por esa agónica pasión venezolana, por esta pasión por Venezuela, ¡por este amor infinito!, ¡por este frenesí!
Asistentes [aplausos].

Venezolano, venezolanista; humano, humanista; social, socialista; rojo, rojito, rojista.
Asistentes [ovación].

Rojo, rojista [risa].
Asistentes [aplausos].

Entonces todos ustedes saben, compañeros, compañeras, camaradas, compatriotas; cómo es que Hugo Chávez llegó aquí, arrastrado, diría nuestro Bolívar, permítanme parafrasearlo, arrastrado por el huracán revolucionario, que me lleva como a una débil paja: el huracán revolucionario.

¡Vaya qué angustia, qué compromiso, qué compromiso!
Aquí en este grupo de compañeros, yo los miraba, los abrazaba, las abrazaba, les condecoraba a nombre del pueblo, reconocimiento supremo, porque salen por la puerta grande.
Ojalá, si yo salgo algún día —como debo salir, ojalá— vivo de esta circunstancia, salga como ustedes: por la puerta grande, con el pecho afuera a darme un abrazo con las calles, con los pueblos y con los campos.
Asistentes [ovación].

A decir: ¡misión cumplida! Como ustedes pueden decirlo hoy. Por eso los envidio. Hasta cierto punto los envidio.

Aristóbulo, vas a poder otra vez ir a bailar tambor ahí en Barlovento, con Merentes... bueno, no con Merentes, tú no bailas con Merentes [risa].
Asistentes [risas].

A José Vicente yo lo conseguí... ¡viejo! ¡Miren cómo rejuveneció en ocho años!
Asistentes [risas].

Él estaba viejo por allá, enchancletado [risa]. No te vayas a poner viejo otra vez ahora. No, porque él va a seguir en la batalla, como lo ha dicho, y todos; esa es la batalla, esa es la batalla.

Ayer yo estaba releyendo, no sé por qué, buscando ideas, sobre todo para mis discursos, no tanto este, porque esto es del alma, yo vine aquí a decir sólo gracias, gracias, y a juramentarlos a ustedes.
Asistentes [risas].

Antier fuimos a bautizar a Isaí, la más pequeña de las hijas de Raúl Isaías Baduel; me ha honrado, somos compadres dobles, triples compadres.
Asistentes [aplausos].

Gracias, Raúl; y a su esposa, mi comadre Cruz María. Y estábamos echándole agua del Orinoco a la carajita...
Asistentes [risas].

Y del río Guárico y del Jordán; y estábamos recordando algunas cosas de estas, estábamos recordando algunas cosas de estas, de esas raíces profundas.

Y preparándome, como ando, pues, para estos discursos que vienen, el de pasado mañana, día de mi juramentación, mi nueva juramentación ante ustedes, ante el pueblo, ante mis raíces...
Asistentes [ovación].

Ante mis recuerdos, como Jorge lo decía, ¡con qué pasión!, recordando a su padre.

Yo recordaba también hace unos días, siempre la recuerdo, todos los días, no dejo nunca, no hay día que yo no la recuerde y la sienta, pero hace unos días, el 2 de enero la abuela Rosa Inés cumplió 25 años de haberse ido a la eternidad, así que estaba recordándola mucho, con mi padre, su hijo, mi familia.

Igual, ese juramento es por ella y por ellos, por esas raíces, ese juramento es por los mártires que sembrados están en la tierra por haberse atrevido a soñar y a tomar el camino de la Revolución.

Consciente como creo estar de mi papel, estaba releyendo —decía— a Jorge, pero no a Jorge Rodríguez sino a Jorge Plejanov, en aquel maravilloso libro que hace muchos años llegó a mis manos y que, cuando era subteniente del Ejército, por allá por el año 76 cuando asesinaron a tu padre, a Jorge, pues andaba el subteniente Hugo Chávez en un campamento antiguerrillero, fíjense las vueltas que da la vida, decía José Vicente.

Yo cargaba en mi morral de campaña ese librito, porque no es muy grande, no tiene muchas páginas pero creo que es medular, me ayudó a ir consiguiendo el camino, me refiero a aquel buen libro llamado El papel del individuo en la historia.

El papel del individuo en los procesos históricos, buscando pues, buscando esas ideas releía a Plejanov y aquello me trajo cuántos recuerdos, porque es el mismo librito aquél, no es otro, es el mismo que logró sobrevivir a los huracanes y a los años; y van apareciendo algunos libros por allí, apareció el de Plejanov, el mismo librito y la misma rayita que uno le puso allá, y la misma flechita y el mismo forro con que yo lo camuflaba para que los superiores míos no me dijeran “¿qué hace usted leyendo eso?”. Lo leía por allá, escondido, con una linterna por las noches, una lamparita de aquellas que uno tenía que darles con... una lamparita de kerosén.

Por eso decía, buscando ideas para mis discursos que vienen, no tanto para este porque estas palabras son así, más de aquí del corazón que de la razón, que de la mente.

Gracias, digo, y en este grupo de compañeros —comenzando por José Vicente— hay cuántas raíces, hay cuántos recuerdos. Así como Jorge dice que su primer voto fue por José Vicente Rangel, yo pudiera decir que mi primer impulso, mi primer deseo para votar —pero no podía porque ya era soldado— fue también por José Vicente Rangel.
Asistentes [aplausos].

Cosas de la vida. Claro era 1973 y era José Vicente candidato de la izquierda, candidato socialista; y “Tribilín” era brigadier, “Tribilín” ya tenía dos rayas aquí, como dicen, una concha aquí, ya mandaba, mandaba a 20 reclutas y uno de esos reclutas era Pepe Rangel, José Vicente Rangel Ávalos, y nunca olvidaré yo aquellas visitas de los viernes, de cuando en cuando lo he repetido, pero aquello se lo dije a José Vicente en unas letras que hice en estos últimos días, en una carta que le envíe hace unos días; y ahora lo digo en público: la figura de aquel candidato socialista de 1973 para mí fue como una luz de esas que aparecen allá en un horizonte oscuro de un viajero sin rumbo; muchacho de 19 años recién cumplidos pero ya con angustias, ya con pasiones despiertas.

Derrocaron a Allende por esos días y lo asesinaron y había oficiales —uno que otro— superiores, oficiales pues de la Academia Militar que se atrevían a hacer comentarios contra la izquierda; yo oí a uno, capitán de aquel entonces, decir, viendo a José Vicente cuando salía del Teatro de la Academia visitando a su hijo aspirante, oí clarito cuando un capitán le dijo a un teniente: “Aquí, si gana este, habrá que hacer lo mismo”, pocos días después del golpe contra Allende. Y yo me resistía, y yo le decía entonces a algunos de mis compañeros más cercanos, como el catire Acosta Carlez, el “Catire Primero” como le llamábamos, asesinado el 1º de marzo de 1989 durante el “Caracazo”; no tengo duda de que mandaron a matar al comandante Felipe Acosta, uno de los fundadores del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR) en el Ejército; con él, García Carneiro, porque con García Carneiro nosotros los vegueros nos íbamos para El Valle, caraqueño, ellos son caraqueños y uno veguero, a ver a las muchachas de El Valle, por allá en el Callejón del Loro para arriba, por ahí.
Asistentes [risas].

García Carneiro ganaba todos los concursos de baile, de salsa y todo eso, y de merengue.
Asistentes [risas].

Yo quedaba de último siempre, pero me fajaba. García Carneiro, Ortiz Contreras, “gochito” de allá de San Cristóbal; Ruiz Rondón, a quien Dios tenga en la gloria junto a Ortiz Contreras.

Ese grupito, ese pequeño grupo de amigos, pues, cadetes todos. Recuerdo que comentábamos, bueno nos hablan de democracia, porque mi promoción, nuestra promoción es la primera promoción del nuevo plan educativo de la Fuerza Armada de nivel universitario, la de Raúl es la segunda.

Siempre decimos esto con mucho respeto por los oficiales más antiguos, donde hay mucha dignidad, como ha quedado demostrado en la historia; sólo nos referimos a algo que es parte de nuestra historia militar en el ámbito académico; así que nosotros nos acostumbramos desde muy jovencitos a discutir mucho, porque ese era el perfil.

Entramos bachilleres y estudiábamos ciencia, arte, discutíamos el derecho, la historia, la geografía, la política. Nosotros comenzamos a estudiar las ciencias políticas desde primer año, desde el mismo curso propedéutico-científico, aquél nombre que le pusieron a ese curso. Veíamos teoría política, recuerdo el librito aquel básico de Montenegro y nuestros profesores y los debates y los trabajos de investigación; así que leíamos bastante, unos más unos menos pero era un grupo. Bueno, aquel grupo de muchachos.
Entonces discutíamos: “Bueno nos hablan de democracia... ¿y Allende qué era, pues? ¿No era un demócrata?”. Decía “Tribilín”: “¿Cómo lo van a tumbar?, ¿lo van a matar?”.

Y aquí les decía yo a algunos, mira lo que le oí decir al capitán tal que si gana el doctor Rangel, el candidato Rangel habrá que hacer lo mismo y nosotros... ¿apoyaríamos eso? Desde entonces decíamos: “No lo apoyaríamos”, hay que respetar la voluntad del pueblo.
Asistentes [aplausos].

Y así pasaron esos años pues, y henos aquí hoy. Al brigadier “Tribilín”, diciéndole al candidato socialista, al vicepresidente que mereció ser presidente.
Asistentes [aplausos].

Al doctor Rangel, líder de tantas luchas, de tantas batallas, pero contra viento y marea, contra el pacto de Punto Fijo que todo lo dominaba, que todo lo controlaba, ya contaba Jorge que su primer voto se lo robaron, seguro que te aplicaron lo que yo vi una vez de subteniente o de teniente; año 78, ya yo era teniente, fue en las elecciones del 78 cuando ganó Luis Herrera “arregla esto”, arranca, Berroterán...
Asistentes [risas].

“Dame una chicha de las grandotas, no le pongas hielito”. Yo recuerdo todo aquello, chistes y gaitas; bueno José Vicente había sido candidato, ¡claro!, era candidato también pero ya yo estaba de teniente, por ahí en Cojedes, en el Plan República, y yo lo vi con estos ojos, con un grupito de soldados, allá en una mesa electoral en las afueras de San Carlos montaña arriba, se repartían los votos socialistas: “Quiquiriquí, este pa’ ti —el gallo rojo—, quiquiriquí, este pa’ mi”.
Asistentes [risas].

Por cierto, yo no me di cuenta cuando tomé la decisión, porque yo no tomo decisiones bajo ese cristal, pero creo que fue en Últimas Noticias que leí ayer una gran verdad en la historia de Venezuela de los últimos, bueno, no sé cuántos años: tenemos el primer ministro del Partido Comunista de Venezuela (PCV) en el Gabinete, David Nieves Velásquez, camarada.
Asistentes [aplausos].

Bueno, y un ministro del Trabajo también, un hombre joven, un líder obrero; y entonces cuando yo lo llamo me dice: “Presidente, yo quiero decirle algo antes de que se lo vayan a decir por otra parte...”, me refiero al ministro Rivero González, quien me dice: “Yo soy trotskista”. Le dije ¿bueno y cuál es el problema? Yo también soy trotskista.
Asistentes [aplausos].

Yo soy muy de la línea de Trotsky: la revolución permanente. Pero yo dije que no iba a hablar de ustedes, sino de ustedes, ya me fui para allá, con ustedes tenemos pendiente una reunión más tarde.

Pero en verdad, cuántos recuerdos, cuánta sensibilidad, cuánto agradecimiento, porque sí, uno llegó aquí arrastrado por ese huracán, porque precisamente todo aquello que uno vivió en los años 70, haciéndose soldado, creciendo como individuo, como ser humano, estudiando, aprendiendo; luego en los campos, persiguiendo guerrilleros andaba yo en 1975, 1976, por allá por la frontera, yo estaba en el Batallón de Barinas.

Pedro Carreño era un sute realengo, bueno, realengo no porque tiene una madre que siempre, en aquellos años, lo cuereaba; pero le gustaba estar en la placita, al ministro de Interior y Justicia, ministro del Poder Popular Pedro Carreño.
Asistentes [aplausos].

En esos años ya Hugo Chávez, subteniente, andaba con 20 soldados por el río Nula, por el río Sarare, persiguiendo guerrilleros y lo que se topaba era con la miseria, la explotación del hombre por el hombre, el maltrato a los colombianos y a los venezolanos —a todos—, a los hombres y mujeres que un día conformaron una sola gran república que murió en Santa Marta junto a Bolívar.Presidente reelecto de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías Bueno, este es mi primer discurso del 2007, hoy 8 de enero. ¡Feliz año nuevo para todos y para todas! ¡Feliz año nuevo!
Asistentes [aplausos].

Este acto, ya cargado de protocolo, pues, como que obliga a obviar más protocolo.
Saludos a todos, con especial cariño y afecto, de manera especial, muy especial, a José Vicente Rangel.
Asistentes [aplausos].

A Nelson Merentes, a Wilmar Castro, a Aristóbulo Istúriz, a Samuel Moncada, a Francisco Armada, a Ricardo Dorado, a Jacqueline Faría, a Yadira Córdova, a Jorge García Carneiro, a Gustavo Márquez Marín.
Asistentes [ovación].

Sobre todo a ellos y a ellas dirijo yo lo esencial de mis sentimientos esta tarde, lo esencial de mis palabras esta tarde.

Le decía a José Vicente ahora mismo que uno se llena de sentimientos, y muchas veces en momentos como estos, a pesar de que sabemos que no es esta una despedida, sin embargo no deja de ser de cierta manera una despedida.
Y los que colocamos al ser humano en el primer lugar de todo, como decía Cristo, “en el Alfa y en el Omega, en el principio y en el fin”, pues como somos nosotros nos cuesta decir cosas, a pesar de que no es una despedida, José Vicente, compañeros, compañeras.

Poeta Jorge Rodríguez, nuestro nuevo Vicepresidente; poeta José Vicente. Yo traje un verso muy sencillo de Gustavo Pereira, para no quedarme corto ante estos poetas.
Asistentes [risas].

Gustavo Pereira: “En ejercicio del amor nada concluye, todo recomienza”.

Dedico estos versos a ti, a ti, a ti, a ti, a ustedes. “En ejercicio del amor nada concluye, todo recomienza”.
Uno pudiera decir muchas cosas pero yo, aquí desde el corazón, en lo íntimo del ser, diré una palabra que recoge un millón de palabras: ¡gracias!, ¡gracias!, ¡muchas gracias compañeros, compañeras, camaradas, amigas, amigos! ¡Muchas gracias!

Gracias por cuántas cosas. Ustedes saben todos cómo es que Hugo Chávez llegó aquí, y José Vicente, el poeta, lanzó una frase ahora que agradezco tanto sus comentarios y sus reflexiones, sus enseñanzas siempre.

¿Cómo fue que dijiste?: “Tu agónica”. Por aquí la tienes, por aquí está: “Pasión agónica”. Por aquí está: “Pasión agónica”. “Agónica pasión venezolana”.

Sí, es verdad, “agónica pasión venezolana”. Y yo creo que todos llegamos aquí traídos, empujados, por esa agónica pasión venezolana, por esta pasión por Venezuela, ¡por este amor infinito!, ¡por este frenesí!
Asistentes [aplausos].

Venezolano, venezolanista; humano, humanista; social, socialista; rojo, rojito, rojista.
Asistentes [ovación].

Rojo, rojista [risa].
Asistentes [aplausos].

Entonces todos ustedes saben, compañeros, compañeras, camaradas, compatriotas; cómo es que Hugo Chávez llegó aquí, arrastrado, diría nuestro Bolívar, permítanme parafrasearlo, arrastrado por el huracán revolucionario, que me lleva como a una débil paja: el huracán revolucionario.

¡Vaya qué angustia, qué compromiso, qué compromiso!
Aquí en este grupo de compañeros, yo los miraba, los abrazaba, las abrazaba, les condecoraba a nombre del pueblo, reconocimiento supremo, porque salen por la puerta grande.
Ojalá, si yo salgo algún día —como debo salir, ojalá— vivo de esta circunstancia, salga como ustedes: por la puerta grande, con el pecho afuera a darme un abrazo con las calles, con los pueblos y con los campos.
Asistentes [ovación].

A decir: ¡misión cumplida! Como ustedes pueden decirlo hoy. Por eso los envidio. Hasta cierto punto los envidio.

Aristóbulo, vas a poder otra vez ir a bailar tambor ahí en Barlovento, con Merentes... bueno, no con Merentes, tú no bailas con Merentes [risa].
Asistentes [risas].

A José Vicente yo lo conseguí... ¡viejo! ¡Miren cómo rejuveneció en ocho años!
Asistentes [risas].

Él estaba viejo por allá, enchancletado [risa]. No te vayas a poner viejo otra vez ahora. No, porque él va a seguir en la batalla, como lo ha dicho, y todos; esa es la batalla, esa es la batalla.

Ayer yo estaba releyendo, no sé por qué, buscando ideas, sobre todo para mis discursos, no tanto este, porque esto es del alma, yo vine aquí a decir sólo gracias, gracias, y a juramentarlos a ustedes.
Asistentes [risas].

Antier fuimos a bautizar a Isaí, la más pequeña de las hijas de Raúl Isaías Baduel; me ha honrado, somos compadres dobles, triples compadres.
Asistentes [aplausos].

Gracias, Raúl; y a su esposa, mi comadre Cruz María. Y estábamos echándole agua del Orinoco a la carajita...
Asistentes [risas].

Y del río Guárico y del Jordán; y estábamos recordando algunas cosas de estas, estábamos recordando algunas cosas de estas, de esas raíces profundas.
Y preparándome, como ando, pues, para estos discursos que vienen, el de pasado mañana, día de mi juramentación, mi nueva juramentación ante ustedes, ante el pueblo, ante mis raíces...
Asistentes [ovación].

Ante mis recuerdos, como Jorge lo decía, ¡con qué pasión!, recordando a su padre.
Yo recordaba también hace unos días, siempre la recuerdo, todos los días, no dejo nunca, no hay día que yo no la recuerde y la sienta, pero hace unos días, el 2 de enero la abuela Rosa Inés cumplió 25 años de haberse ido a la eternidad, así que estaba recordándola mucho, con mi padre, su hijo, mi familia.

Igual, ese juramento es por ella y por ellos, por esas raíces, ese juramento es por los mártires que sembrados están en la tierra por haberse atrevido a soñar y a tomar el camino de la Revolución.

Consciente como creo estar de mi papel, estaba releyendo —decía— a Jorge, pero no a Jorge Rodríguez sino a Jorge Plejanov, en aquel maravilloso libro que hace muchos años llegó a mis manos y que, cuando era subteniente del Ejército, por allá por el año 76 cuando asesinaron a tu padre, a Jorge, pues andaba el subteniente Hugo Chávez en un campamento antiguerrillero, fíjense las vueltas que da la vida, decía José Vicente.

Yo cargaba en mi morral de campaña ese librito, porque no es muy grande, no tiene muchas páginas pero creo que es medular, me ayudó a ir consiguiendo el camino, me refiero a aquel buen libro llamado El papel del individuo en la historia.

El papel del individuo en los procesos históricos, buscando pues, buscando esas ideas releía a Plejanov y aquello me trajo cuántos recuerdos, porque es el mismo librito aquél, no es otro, es el mismo que logró sobrevivir a los huracanes y a los años; y van apareciendo algunos libros por allí, apareció el de Plejanov, el mismo librito y la misma rayita que uno le puso allá, y la misma flechita y el mismo forro con que yo lo camuflaba para que los superiores míos no me dijeran “¿qué hace usted leyendo eso?”. Lo leía por allá, escondido, con una linterna por las noches, una lamparita de aquellas que uno tenía que darles con... una lamparita de kerosén.

Por eso decía, buscando ideas para mis discursos que vienen, no tanto para este porque estas palabras son así, más de aquí del corazón que de la razón, que de la mente.

Gracias, digo, y en este grupo de compañeros —comenzando por José Vicente— hay cuántas raíces, hay cuántos recuerdos. Así como Jorge dice que su primer voto fue por José Vicente Rangel, yo pudiera decir que mi primer impulso, mi primer deseo para votar —pero no podía porque ya era soldado— fue también por José Vicente Rangel.
Asistentes [aplausos].

Cosas de la vida. Claro era 1973 y era José Vicente candidato de la izquierda, candidato socialista; y “Tribilín” era brigadier, “Tribilín” ya tenía dos rayas aquí, como dicen, una concha aquí, ya mandaba, mandaba a 20 reclutas y uno de esos reclutas era Pepe Rangel, José Vicente Rangel Ávalos, y nunca olvidaré yo aquellas visitas de los viernes, de cuando en cuando lo he repetido, pero aquello se lo dije a José Vicente en unas letras que hice en estos últimos días, en una carta que le envíe hace unos días; y ahora lo digo en público: la figura de aquel candidato socialista de 1973 para mí fue como una luz de esas que aparecen allá en un horizonte oscuro de un viajero sin rumbo; muchacho de 19 años recién cumplidos pero ya con angustias, ya con pasiones despiertas.
Derrocaron a Allende por esos días y lo asesinaron y había oficiales —uno que otro— superiores, oficiales pues de la Academia Militar que se atrevían a hacer comentarios contra la izquierda; yo oí a uno, capitán de aquel entonces, decir, viendo a José Vicente cuando salía del Teatro de la Academia visitando a su hijo aspirante, oí clarito cuando un capitán le dijo a un teniente: “Aquí, si gana este, habrá que hacer lo mismo”, pocos días después del golpe contra Allende. Y yo me resistía, y yo le decía entonces a algunos de mis compañeros más cercanos, como el catire Acosta Carlez, el “Catire Primero” como le llamábamos, asesinado el 1º de marzo de 1989 durante el “Caracazo”; no tengo duda de que mandaron a matar al comandante Felipe Acosta, uno de los fundadores del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR) en el Ejército; con él, García Carneiro, porque con García Carneiro nosotros los vegueros nos íbamos para El Valle, caraqueño, ellos son caraqueños y uno veguero, a ver a las muchachas de El Valle, por allá en el Callejón del Loro para arriba, por ahí.
Asistentes [risas].

García Carneiro ganaba todos los concursos de baile, de salsa y todo eso, y de merengue.
Asistentes [risas].

Yo quedaba de último siempre, pero me fajaba. García Carneiro, Ortiz Contreras, “gochito” de allá de San Cristóbal; Ruiz Rondón, a quien Dios tenga en la gloria junto a Ortiz Contreras.

Ese grupito, ese pequeño grupo de amigos, pues, cadetes todos. Recuerdo que comentábamos, bueno nos hablan de democracia, porque mi promoción, nuestra promoción es la primera promoción del nuevo plan educativo de la Fuerza Armada de nivel universitario, la de Raúl es la segunda.
Siempre decimos esto con mucho respeto por los oficiales más antiguos, donde hay mucha dignidad, como ha quedado demostrado en la historia; sólo nos referimos a algo que es parte de nuestra historia militar en el ámbito académico; así que nosotros nos acostumbramos desde muy jovencitos a discutir mucho, porque ese era el perfil.

Entramos bachilleres y estudiábamos ciencia, arte, discutíamos el derecho, la historia, la geografía, la política. Nosotros comenzamos a estudiar las ciencias políticas desde primer año, desde el mismo curso propedéutico-científico, aquél nombre que le pusieron a ese curso. Veíamos teoría política, recuerdo el librito aquel básico de Montenegro y nuestros profesores y los debates y los trabajos de investigación; así que leíamos bastante, unos más unos menos pero era un grupo. Bueno, aquel grupo de muchachos.
Entonces discutíamos: “Bueno nos hablan de democracia... ¿y Allende qué era, pues? ¿No era un demócrata?”. Decía “Tribilín”: “¿Cómo lo van a tumbar?, ¿lo van a matar?”.
Y aquí les decía yo a algunos, mira lo que le oí decir al capitán tal que si gana el doctor Rangel, el candidato Rangel habrá que hacer lo mismo y nosotros... ¿apoyaríamos eso? Desde entonces decíamos: “No lo apoyaríamos”, hay que respetar la voluntad del pueblo.
Asistentes [aplausos].

Y así pasaron esos años pues, y henos aquí hoy. Al brigadier “Tribilín”, diciéndole al candidato socialista, al vicepresidente que mereció ser presidente.
Asistentes [aplausos].

Al doctor Rangel, líder de tantas luchas, de tantas batallas, pero contra viento y marea, contra el pacto de Punto Fijo que todo lo dominaba, que todo lo controlaba, ya contaba Jorge que su primer voto se lo robaron, seguro que te aplicaron lo que yo vi una vez de subteniente o de teniente; año 78, ya yo era teniente, fue en las elecciones del 78 cuando ganó Luis Herrera “arregla esto”, arranca, Berroterán...
Asistentes [risas].

“Dame una chicha de las grandotas, no le pongas hielito”. Yo recuerdo todo aquello, chistes y gaitas; bueno José Vicente había sido candidato, ¡claro!, era candidato también pero ya yo estaba de teniente, por ahí en Cojedes, en el Plan República, y yo lo vi con estos ojos, con un grupito de soldados, allá en una mesa electoral en las afueras de San Carlos montaña arriba, se repartían los votos socialistas: “Quiquiriquí, este pa’ ti —el gallo rojo—, quiquiriquí, este pa’ mi”.
Asistentes [risas].

Por cierto, yo no me di cuenta cuando tomé la decisión, porque yo no tomo decisiones bajo ese cristal, pero creo que fue en Últimas Noticias que leí ayer una gran verdad en la historia de Venezuela de los últimos, bueno, no sé cuántos años: tenemos el primer ministro del Partido Comunista de Venezuela (PCV) en el Gabinete, David Nieves Velásquez, camarada.
Asistentes [aplausos].

Bueno, y un ministro del Trabajo también, un hombre joven, un líder obrero; y entonces cuando yo lo llamo me dice: “Presidente, yo quiero decirle algo antes de que se lo vayan a decir por otra parte...”, me refiero al ministro Rivero González, quien me dice: “Yo soy trotskista”. Le dije ¿bueno y cuál es el problema? Yo también soy trotskista.
Asistentes [aplausos].

Yo soy muy de la línea de Trotsky: la revolución permanente. Pero yo dije que no iba a hablar de ustedes, sino de ustedes, ya me fui para allá, con ustedes tenemos pendiente una reunión más tarde.

Pero en verdad, cuántos recuerdos, cuánta sensibilidad, cuánto agradecimiento, porque sí, uno llegó aquí arrastrado por ese huracán, porque precisamente todo aquello que uno vivió en los años 70, haciéndose soldado, creciendo como individuo, como ser humano, estudiando, aprendiendo; luego en los campos, persiguiendo guerrilleros andaba yo en 1975, 1976, por allá por la frontera, yo estaba en el Batallón de Barinas.

Pedro Carreño era un sute realengo, bueno, realengo no porque tiene una madre que siempre, en aquellos años, lo cuereaba; pero le gustaba estar en la placita, al ministro de Interior y Justicia, ministro del Poder Popular Pedro Carreño.
Asistentes [aplausos].

En esos años ya Hugo Chávez, subteniente, andaba con 20 soldados por el río Nula, por el río Sarare, persiguiendo guerrilleros y lo que se topaba era con la miseria, la explotación del hombre por el hombre, el maltrato a los colombianos y a los venezolanos —a todos—, a los hombres y mujeres que un día conformaron una sola gran república que murió en Santa Marta junto a Bolívar.

Todo eso fue convirtiendo los vientos en huracanes, porque yo, con un fusil, me preguntaba: ¿qué hago yo detrás de cuáles guerrilleros? Alí Rodríguez era uno que yo tenía en mi lista, Rafael Ramírez era aspirante a guerrillero, tú andabas entrenando por allá por La Azulita; Adán Chávez también, los dos eran estudiantes, ya profesores, profesionales muy jóvenes y andaban por allá por los campos de Mérida, por La Azulita, con Douglas Bravo, entrenando.

Y después en Oriente también, después en Oriente detrás de la guerrilla y estudiando el fenómeno guerrillero, ¿por qué guerrilla?, ¿cuáles son las razones? Y al final colocado en el medio de una gran duda existencial. Este fusil, ¿a quién?, ¿contra quién lo apunto? Y oyendo a Alí Primera: “Soldado vuelca el fusil contra el oligarca”. Oyendo a Alí Primera, oyendo su canto, su canto incendiario.
Asistentes [aplausos].

Y leyendo a Bolívar y a Zamora, y asumiéndome soldado, soldado, porque eso es lo que en esencia yo terminé siendo en mi vida: soldado.
Lo de presidente, eso es una circunstancia, lo de soldado es esencia.

Y luego los 80 y la gran crisis y la gran tragedia, y el 89, explosión, horror, estaba recordando hace días en la Academia Militar, el 28 de diciembre, cuando fui a dar el mensaje, el último del año 2006 a la Fuerza Armada; nos fuimos a la oficina del general Alcalá Cordones, Carlos; director ahora de la Academia Militar, y estaba Baduel y el Alto Mando; y fuimos a oír la exposición de un grupo de cadetes y cadetas del quinto año.

Una muchacha, una cadeta que me dio parte y novedades hace varios meses y yo le hice unas preguntitas y entonces no quedé muy conforme con alguna respuesta, ella respondió bien pero sacó como 95 puntos sobre 100, y le dije: bueno, me haces un trabajito de investigación, que era mi estilo en la Academia cuando yo era cadete y era teniente y capitán: trabajo de investigación. Yo era enemigo de las sanciones físicas, tenemos que ser enemigos de las sanciones físicas, eso tiene que acabarse definitivamente en el Ejército, en la Fuerza Armada.
Asistentes [aplausos].

Esos son vestigios de salvajismo, ¡eso es salvajismo!, sanciones físicas, torturas, incluso a medianoche, bajo el frío con casi cero ropa.

A nosotros nos paraba un teniente por allá, en La Elvira, en el curso —por cierto— de contraguerrilla, a media noche; a mí me pararon como tres veces, a media noche en una quebraba que aquello era hielo, hielo, en chorcitos nada más: tortura.
Pero son reminiscencias de tiempos viejos, ahora no: trabajo de investigación, biblioteca, estudia y después me explicas qué conclusión sacaste, pues.

Bueno a esta muchacha yo, la... no fue ninguna sanción, ¡no!, ella sacó 95, pero yo quería que sacara 100 y le coloqué la tarea de investigar sobre la vida y cómo murió el comandante Acosta Carlez. Y la muchacha estaba allá: “aquí está el trabajo”.

¿Y ustedes saben qué nombre le pusieron esos muchachos? Porque ella organizó un equipo, yo le di libertad, o lo haces tú sola. ¡Y qué bueno que ya estén las muchachas en quinto año!, las mujeres en la Fuerza Armada, ¿y por qué no?, mujeres, igualdad, igualdad, igualdad: socialismo.
Asistentes [aplausos].

Entonces ella seleccionó otro conjunto de compañeros, y le pusieron al equipo de trabajo “Célula Revolucionaria Felipe Acosta Carlez”, ¡ese es el nombre que le pusieron al grupo de trabajo! Son señales interesantes, ¿no?, de las cosas que vienen pasando en Venezuela.

La Fuerza Armada venezolana a partir de ahora comienza a llamarse Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela, Ejército Bolivariano de Venezuela, Armada Bolivariana de Venezuela.
Asistentes [aplausos].

Aviación Bolivariana y Guardia Bolivariana de Venezuela. Estamos entrando en verdad en una nueva era y yo los invito a todos, cuando he firmado el decreto cambiándole el nombre a los ministerios, y ahora llamándolos “Ministerios del Poder Popular”, eso no es sólo para que suene bonito cuando damos un discurso, ¡no!, los quiero y las quiero allá, cada día más metidos en el alma del poder popular, a los ministros, a las ministras, al Vicepresidente; y primero, por supuesto, yo mismo.
Asistentes [aplausos].

Son señales de lo que viene, son señales para esta nueva era, este nuevo horizonte al que invito a la nación toda, sin exclusiones de ningún tipo.
Nada ni nadie podrá desviarnos del camino hacia el socialismo bolivariano, el socialismo venezolano, nuestro socialismo.
Asistentes [aplausos].

Gracias pues, José Vicente, porque así como llegué traído por el huracán del 4 de febrero, que tú mencionabas en tus palabras; el huracán del 4 de febrero, ese fue un huracán que produjo otros huracanes; qué iba a pensar el comandante Hugo Chávez que el 4 de febrero lo iba a colocar —como lo colocó— en el ojo de la tormenta durante quién sabe cuántos años, porque han pasado... ¿cuántos?, 15, vamos a conmemorar el próximo 4 de febrero los 15 años de aquél día de revolución, de rebelión bolivariana ¡y quién sabe cuántos más!; pero así son las cosas de la vida, así son las revoluciones: en verdad nadie las planifica, ellas explotan como el volcán; así explotó el “Caracazo”, así explotó el 4 de febrero; hubiera ocurrido de una o de otra manera; pero he ahí los signos de la historia. Los acontecimientos inexorables de la historia, y dentro de ellos nosotros, los seres individuales, que somos arrastrados por ella.

Y como decía Carlos Marx, ese gran pensador revolucionario, bueno los hombres sí podemos hacer historia, pero en el marco que nos impone la historia. Digo gracias porque cuánto compromiso, cuánto compromiso desde aquél día 4 de febrero, desde aquél día 6 de diciembre de 1998. ¿Cómo cumplir con ese juramento hecho una y otra vez?

Por eso, gracias José Vicente, y gracias compañeros, camaradas, hermanos, hermanas por haber ayudado tanto a este soldado de ustedes, a tratar de cumplir su juramento, a tratar de cumplir su compromiso.

Son ustedes además, compañeros ministros, que han entregado con la frente en alto su cargo, han sido víctimas de muchas maneras de los ataques, de los ataques por distintos flancos de quienes pretenden detener la marcha de la Revolución, porque es de Aristóbulo, del filósofo Aristóbulo la frase, recuerdo una frase del filósofo Aristóbulo, cuando dijo que Chávez es como el Guaire, ¿te acuerdas Aristóbulo? Que Chávez es como el Guaire, que mientras más porquería le echan, más crece. Algo así fue que dijiste por allá por el 98. Una bonita comparación.
Asistentes [risas].

Que le acepto, sobre todo ahora que Jacqueline nos deja el Guaire, no hemos terminado, pero hemos comenzado, y ya qué bonito se ven algunos tramos del Guaire, el Guaire volverá a ser ese río bello que fue en una época, nunca será tan bello como fue, pero será bello de nuevo.

Estás invitada, Jacqueline, a bañarte en el Guaire, y todos ustedes, vamos a bañarnos en el Guaire, no quisimos bañarnos en octubre-noviembre porque nos íbamos a bañar era ahí en Catuche, por allá arriba, ¿no era? En Anauco, pero yo dije no, prefiero bañarnos en la mitad del Guaire, así que mejor es esperar un poquito más.

Entonces decía que, víctimas de la conseja mediática, de los laboratorios de la guerra mediática, de la guerra inmunda que contra nosotros lanza de manera permanente la oligarquía venezolana, el imperio norteamericano y sus laboratorios, la CIA a través de diarios y televisoras en Venezuela, y en buena parte del mundo.

Entonces es muy frecuente leer u oír una construcción, una construcción que busca satanizar a todo al que a mí se acerque, como yo soy como el Guaire, entonces arremeten contra ustedes para luego decir, con eso pretenden confundir al pueblo: “No, Chávez está rodeado de incapaces; Chávez está rodeado de holgazanes”.

Así me decía por cierto uno de los militares más confundidos con los que hablé la madrugada aquella, el amanecer aquel, no fue del 11 sino la noche del 12 para amanecer el 13, cuando me llevaron a Turiamo, allá me querían asesinar, yo iba a morir en Turiamo, así estaba señalado por el imperio y la oligarquía venezolana.

Entonces uno de los militares allá, dialogando, porque yo sentía que iba a morir, y bueno, sin comparaciones de ningún tipo pero con respeto por la vida, cuando vi el rostro de Saddam Hussein, con dignidad, asumiendo su muerte, ¿no? Incluso hablando con sus verdugos. Nadie filmó a Chávez aquella madrugada por allá, pero yo recuerdo más o menos, que así creo que yo estaba asumiendo mi muerte, inquiriéndoles, respondiéndoles, señalándoles, ¿qué van a hacer conmigo mañana cuando salga el sol? ¿Qué van a hacer con mi cadáver? ¿Qué le van a decir al pueblo venezolano cuando salga a preguntar dónde está Chávez, qué lo hicieron?
Asistentes [aplausos].

Entonces uno de ellos me decía: “Bueno, es que usted no lo hizo mal del todo —me decía— pero se rodeó muy mal, se rodeó muy mal ¡dígame!, nos puso de ministro de Defensa al comunista ese...”.
Y te juro José Vicente, te juro, que aún sintiéndome yo al borde de la muerte salí en tu defensa y dije: ¿comunista? Bueno, podrá ser comunista, yo también lo soy, le dije, yo también lo soy, y luchamos por la dignidad de los seres humanos, imbécil —le dije—, lo que pasa es que tú no sabes ni lo que estás diciendo...
Asistentes [aplausos].

No sabes ni lo que estás diciendo, recuerdo que utilicé una frase de Jesús, mi Señor: “Perdónalos, que no saben lo que hacen, que no saben lo que dicen...”. Es la ignorancia y la manipulación del imperialismo y de la burguesía criolla, aprovechando la ignorancia en algunos.
Entonces recuerdo que me decían eso: “No, no lo hizo tan mal usted, pero se rodeó muy mal...”. Estos buenos compañeros que tanto han trabajado, algunos a mi lado estos últimos 8 años, José Vicente, desde una partida de bolas criollas allá en un lugar como lo escribí, de cuyo nombre no quiero acordarme, aceptó ser Canciller. Desde entonces Canciller, ministro de la Defensa, Vicepresidente, 8 años sin descanso ni un día, sin vacaciones ni nada, aguantando ataques, difamaciones, amenazas, poniendo el pecho y poniendo la vida como aquel 11 de abril, recuerdo al José Vicente de aquella noche y su mirada escrutadora como diciéndome: “Tribilín, ¿qué vas a hacer ahora?”.
Pero asesorándome, ayudándome a entender, ayudándome a visualizar...
Asistentes [aplausos].

Presentadora Allá se fue José Vicente Rangel, yo lo voy a repetir: honor a quien honor merece, allá se fue al despacho, a aquel despacho, el mismo cuarto aquel donde hace 98 años Juan Vicente Gómez selló la traición no sólo a su compadre Cipriano Castro sino a la Patria, para entregarla luego a la voracidad imperialista, aquel mismo despacho donde Rómulo Gallegos, cayendo ya, derrocado ya prácticamente aquella madrugada le dijo a Giacopini Zárraga, interlocutor con los golpistas: “No voy a dialogar con ellos, ellos son Doña Bárbara, yo soy Santos Luzardo”.

En ese mismo despacho, allá llegó José Vicente y me dijo: “Aquí estoy, siempre le dije a Anita (desde aquí un beso para Anita Rangel y mi reconocimiento por su amistad, por su afecto, su apoyo) que si este día llegaba se quedaría viuda”.
Asistentes [aplausos].

Y llamó a “Pepe”, y allá llegó el “Pepe”, el alcalde. Y cuánto admiré entonces y admiraré siempre aquella capacidad, aquella serenidad para asumir la inmolación si había que asumirla.

Bueno, pero Dios no lo quiso así, la historia no lo quiso así, el pueblo no lo quiso así; nuestros soldados bolivarianos no lo quisieron así, y aquí estamos hoy, José Vicente, y entrega la vicepresidencia con la frente en alto a ese ilustre venezolano que es Jorge Rodríguez.
Gracias, José Vicente.
Asistentes [aplausos].

Merentes, y los más lejanos recuerdos que tengo de Merentes en la universidad: la matemática, los análisis políticos desde Yare, nos conocíamos en Yare, porque Yare fue punto de encuentro, y luego su humildad, su entrega, su trabajo permanente, consistente; ahora podrás casarte...
Asistentes [risas].

Parece que le han propuesto matrimonio y no ha querido: ministro, no le da tiempo. Ahora, no sé.
Wilmar Castro Soteldo, ¡imagínate tú!, desde los años aquellos cuando juntos preparábamos el Movimiento Bolivariano, lo impulsábamos, lo comandábamos, Luis Reyes Reyes, Wilmar Castro; 4 de febrero, recuerdo que a Castro lo enviaron a Centroamérica poco antes del 4 de febrero porque alguien lo delató, que andaba en un Movimiento Ezequiel Zamora en Maracay, y Castro fue a mi casa, recuerdo, se iba ya, le dijeron de un día para otro: “Mire, mañana tiene que estar en Centroamérica...”. Primero fue a llevarme, porque Luis estaba en Estados Unidos, Luis Reyes estaba en Estados Unidos, su hijo muy enfermo, el “Tato” —que después se convirtió en angelito— estaba muy enfermo, y Luis se fue a Estados Unidos a hacer esfuerzos por salvar al niño; y Wilmar quedó entonces representante de la Fuerza Aérea en el comando revolucionario. Así fue, ¿verdad Wilmar? Tal cual. Entonces él fue a llevarme a quien lo iba a relevar, quien iba a quedar encargado, y ese que iba a quedar encargado es el hoy comandante de la Fuerza Aérea, el general Cordero Lara, era mayor, eran pilotos de Mirage y de F-16, de todos esos aparatos, como Luis; porque ahí venía galopando el movimiento revolucionario militar, venía galopando en el Ejército y la Fuerza Aérea, no tanto en la Marina por otras consideraciones, no porque en la Marina no haya revolucionarios ni los haya habido, en contrario, —recordemos el Porteñazo, el Carupanazo— otras consideraciones, incluso a veces hasta personales, no nos conocíamos; en cambio nosotros siempre, los paracaidistas, hasta vecinos éramos después; creo que tú le quitaste una novia a Luis Reyes también en Barquisimeto y entonces tuve yo que meterme allí, en el medio de los dos, ¿te acuerdas? Eran otros tiempos, uno tuvo novia por ahí. Y entonces se fue Wilmar y me dijo: “Mira Hugo, me mandas a avisar porque yo me vengo de Centroamérica...”. Creo que un helicóptero tenías allá a disposición y entonces estaba pensando venirse en helicóptero, ¿llegan los helicópteros? “Bueno, llegaremos como sea”.

Por fin no pudimos avisarle, no pudimos avisarle de la rebelión y a él lo sorprendió en Centroamérica. Ya nosotros en prisión, él regresa, y una carta: “Y aquí estoy como soldado: listo”. Y el 27 de noviembre era uno de los líderes de la rebelión bolivariana. Wilmar Castro, gracias. Nelson Merentes, gracias...
Asistentes [aplausos].

¡Y qué decir del negro Aristóbulo! Aristóbulo también es como el Guaire. Gracias, Aristóbulo, gracias.

A Aristóbulo yo no lo conocía antes del 4 de febrero, creo que una noche estuvimos a punto, en unas reuniones que teníamos por allá; ya yo sabía quién era Aristóbulo, era diputado ya, era diputado. Pero sobre todo Aristóbulo y nosotros nos sellamos el 4 de febrero de 1992, porque fue uno de los pocos líderes políticos, casi el único que salió prácticamente a defender la rebelión militar con coraje, con valentía desde las tribunas del entonces Congreso Nacional...
Asistentes [aplausos].

Gracias, Aristóbulo.
Samuel Moncada, compañeros, éramos de la clase de historia de la Academia Militar, por allá por los años 80, desde entonces comencé a respetar a este muchacho, perdóname que te llame muchacho, somos muchachos, pues. Samuel era profesor de historia de la Academia, y siempre comentábamos, me llamaba la atención, ya yo andaba en revolución, dando clases de historia uno fue captando, muchachos.

Ayer estábamos recordándolo con un grupo de muchachos y muchachas de la Fuerza Armada, cómo la historia militar aquella nos permitió ir impulsando el Movimiento Revolucionario.

Recuerdo cuando veíamos por ejemplo, en la historia militar venezolana, que es historia política, no hay historia militar sin historia política, sin historia económica; entonces por ahí comenzaba la conspiración, la historia es una sola, no es militar; era una conspiración.

¡Claro! Era romper los paradigmas, los viejos paradigmas que enseñaban la historia militar bueno, segmentada; la decapitaban, le quitaban lo económico, le quitaban lo político, le quitaban el alma: ¿cómo se entiende Carabobo?, ¿cómo se entiende Boyacá?, ¿cómo se entiende la Guerra de Independencia? Sin la colonia, sin el modelo esclavista, sin el despertar de la conciencia, de las juventudes criollas, ¿cómo se entiende el año 1814? Sin la rebelión popular de los negros, de los pardos, de los peones de la sabana que se fueron detrás de José Tomás Boves como esperanza de redención social; 1814 fue un año de guerra de clases, eran esos años y Moncada, Samuel, yo siempre lo observaba y aprendí mucho de él y aprendí a respetarlo más cuando con mucho valor y coraje escribió aquél libro: Los huevos de la serpiente, cosa que valió que lo echaran de la Academia, tuvo que irse de su cargo de profesor de historia.

Los huevos de la serpiente, siempre recomiendo ese libro para que entendamos bien cómo nació Fedecámaras y todos esos organismos de la burguesía venezolana, y cómo han estado siempre detrás de golpes de Estado, detrás de la entrega del país; cómo estuvieron el 11 de abril y todos estos años. ¡Ojalá cambiaran!, ojalá cambiaran y asumieran un proyecto nacional, un empresariado nacional, necesitamos y estamos dispuestos a trabajar junto con un empresariado criollo, nacional, que sienta orgullo de ser venezolano y que trabaje para satisfacer las necesidades del pueblo venezolano, de la sociedad venezolana.
Asistentes [aplausos].

Gracias Samuel, gracias Francisco. Francisco Armada, bueno de la escuela de Gilberto Rodríguez Ochoa, de aquél médico patriota, revolucionario infinito y ejemplo para todos nosotros; Francisco Armada, no lo conocía yo, a Francisco, sólo que llegó por esa vía de Gilberto, de la muchachada de Gilberto. Así me dijo un día Gilberto: “Tengo una muchachada por ahí, una escuela de médicos sociales”, de esos médicos que colocan como deber ser al ser humano en primer lugar, enemigos del capitalismo médico, adversarios de la privatización de la medicina. Gracias Francisco, gracias por todo el esfuerzo y todo el avance que hemos logrado en Barrio Adentro, en la salud, así como en la educación bolivariana con Aristóbulo al frente en estos años, salud, educación; salud, educación, las finanzas, ¡cuánto inventamos, Nelson!; ahí queda el Fonden (Fondo de Desarrollo Nacional), aquí queda el Fonden.

El Banco Central, ¿ya les dijiste, antes de irte? Ahora tú vas para el Banco Central. He designado a Nelson Merentes como uno de los nuevos directores del Banco Central de Venezuela (BCV), Giordani es director también. ¿Cuándo me van a dar los 7 mil millones de dólares?
Asistentes [risas].

¡Ah! ¿Se acuerdan que mamaban gallo con el “millardito”? Bueno ahora no es uno, son varios. Las reservas internacionales... ¡ah!, y les digo una cosa, hay presidentes de otros países que ya nos están preguntando, “Mira, ¿cómo es que ustedes...?, ¿qué es lo que ustedes inventaron allá, Chávez?”. ¡Claro!, era una estupidez lo que aquí ocurría.

Las reservas internacionales todas colocadas, la mayor parte, en los bancos norteamericanos, y con ese dinero nos prestaban a nosotros, nos pagaban de interés 3% y nos prestaban a 8%, a 10%, toda la vida fue así y aquí nadie sabía, sólo una élite que hacía negocios.

Y luego, no sólo eso, sino unas reservas internacionales que no se podían tocar, no se podían tocar porque el Banco Central es autónomo y él maneja las reservas, que por cierto, es una de las cosas que quiero modificar en la Constitución, porque así quedó en la del 99, la nuestra, y eso es nefasto. El Banco Central de Venezuela no debe ser autónomo, no debe ser autónomo.
Asistentes [aplausos].

Esa es la tesis neoliberal, como me decía el presidente Correa, economista por cierto, con postgrados en no sé qué universidad en Estados Unidos, en Harvard, no sé cuál otra. ¿Qué me decía Correa? Me decía: “Bueno Chávez, tienes razón: los bancos centrales han sido autónomos de nuestras repúblicas, de nuestros gobiernos, pero no han sido autónomos en relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), dependiendo del Fondo Monetario estuvieron mucho tiempo”. Es el Gobierno mundial, así como Pdvsa (Petróleos de Venezuela) dependía era de allá, también el Banco Central dependía de allá, ¡qué esperanza podíamos tener nosotros los venezolanos! Estábamos totalmente esclavizados, totalmente esclavizados.

Por eso uno no puede entender. Yo ayer conversé por teléfono —y le dije que iba a hacer público esto— con monseñor Mario Moronta, porque la jerarquía católica vuelve por sus fueros. Ayer yo oía al Presidente de la Conferencia Episcopal diciendo unas barbaridades, otra vez. Entonces yo le digo a Mario Moronta, bueno Mario ¿y tú eres mudo?, ¿perdiste el habla?, ¿dónde está el Mario Moronta que salía a decir cosas, a defender verdades? ¡Ah!, lo mandaron allá a la frontera, allá lo tienen en San Cristóbal.
Asistentes [aplausos].

No es que estar en San Cristóbal no sea digno, pero a él lo movieron. Entonces la disciplina, él me dice: “Bueno, la disciplina...”, bien, está bien, acepto la disciplina, pero el que calla otorga. Entonces viene el Presidente de la Conferencia, y más grave, el Cardenal, ¡el Cardenal ahora defendiendo lo indefendible!, creo que están expuestos a que Cristo los condene.
Asistentes [aplausos].

Y además están perdiendo buena parte del respeto que los venezolanos les tenemos, a la jerarquía, y sobre todo los católicos como yo. ¡Cómo se le ocurre al Cardenal salir a decir que, por esta decisión soberana que ya he tomado...! Les juro que nada ni nadie impedirán que se cumpla esa decisión de no renovarle la concesión a ese canal de televisión, que ya todos saben cual es.
Asistentes [aplausos].

Nada ni nadie podrá evitarlo.
Asistentes ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna!

Entonces, ¿cómo entender a esta jerarquía católica?, ¿cómo entenderla? ¡Ah!, pero son incapaces de criticar, nunca criticaron el golpe de Estado, ni lo que estos canales hicieron, jamás lo criticaron, no vi a un solo obispo venezolano criticar el golpe de Estado, o darse por lo menos un golpe de pecho.

Por allá en el Paraguay, en cambio, un obispo se lanzó de candidato a la presidencia, y parece que anda hablando de socialismo. Aquí un obispo habla de socialismo y les da un... ¿cómo se llama eso?, ¿cómo es que llaman...? ¿Un bayú, no es? Un yeyo, les da un yeyo.
¡Cristo es uno de los más grandes revolucionarios que hayan nacido en esta tierra!
Asistentes [aplausos].

Cristo, el verdadero Cristo; no el que algunos sectores de la Iglesia Católica manipulan. Cristo era un verdadero revolucionario socialista. Igualdad, igualdad: “Bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino de los cielos”. “Más fácil será que un camello entre por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos”. Ese es Cristo, el verdadero; ese es Cristo, el verdadero, el de la propiedad común, Cristo era comunista, incluso más que socialista era un comunista auténtico, antiimperialista, enemigo de la oligarquía, enemigo de las élites del poder.

¡Ah!, pero en muchas ocasiones en la Iglesia Católica todavía hay corrientes que manipulan al Cristo Señor, para tratar de convertir a esa religión, como dijo Marx, en el opio del pueblo.
Aquí no, aquí no es opio, aquí es combustible del pueblo, porque nuestro socialismo, nuestra Revolución no es que sea eminentemente cristiana, ¡no!, pero tiene raíces cristianas, auténticas, de la justicia social, de la lucha por la dignidad del hombre, del ser humano, de la igualdad, de la libertad.

Entonces, cuesta entender esas posiciones, señor Cardenal, como también cuesta entender —ya lo señalaba Jorge— las posiciones del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, el doctor Insulza, es una posición bien insulsa de verdad, la del doctor Insulza.
Asistentes [aplausos].

Da vergüenza. ¡Ojalá me lo consiga yo ahora en Managua!, ¡se la canto de frente y delante de los presidentes y delante del mundo!, debe darle vergüenza, debería renunciar a la Secretaría de la Organización de Estados Americanos el insulso doctor Insulza, por atreverse a jugar el papel... ¿de qué?, ¿qué quiere ahora ser Insulza? ¿Un virrey del imperio? Doctor Insulza Venezuela es libre, caballero. Venezuela se liberó para siempre, doctor Insulza, váyase con su insulsez a otro lado.
Asistentes [aplausos].

Vaya que es bien pendejo el doctor Insulza, un verdadero pendejo.
Bueno, desde que el doctor Úslar Pietri —que en paz descanse— usó esa palabra..., él, literato, escritor de gran profundidad, a quien respeto, yo respeto mucho al doctor Úslar y ustedes lo saben.
Entonces es un verdadero pendejo, desde la “p” hasta la “o”.
Asistentes [aplausos].

El doctor Insulza. Da pena, vale. José Vicente ¿tú te acuerdas de las conversaciones con el doctor Insulza? Ahora viene a decir que el Gobierno venezolano no debería, y además a lanzar una amenaza, que si nosotros no le damos la concesión a este canal de televisión, habrá “implicaciones políticas”. ¿Qué implicaciones políticas, doctor Insulza? ¡No sea pendejo!
Asistentes [aplausos].

Debería renunciar. Un secretario general que llegue a ese nivel, por dignidad debería salir de ese cargo; perdió todo, toda moral para estar al frente de la Organización de Estados Americanos, a menos que alguien pretenda convertir a la OEA de nuevo en lo que una vez señaló Fidel Castro... Hey, Fidel! How are you?
Asistentes [risas].

Vamos a mandarle un saludo a Fidel, ése nos está viendo allá en La Habana, hermano, compañero, camarada, padre, amigo, baquiano de los caminos.
Asistentes [aplausos].

Bueno Fidel una vez dijo que la OEA, en aquellos años 60, la OEA llegó a ser, ¿cómo qué?, ¿cómo fue que dijo Fidel? “El ministerio de las colonias”, el ministerio de las colonias. ¿Será que el doctor Insulza...? ¡Caramba! ¿Saben qué?, extraña mucho más en un hombre que se dice muy cercano, o que estuvo muy cercano a Salvador Allende, al presidente mártir, ¡qué cosa tan extraña!, ¿no? Uno puede pensar cualquier cosa del doctor Insulza.

Pero bueno, doctor Insulza, sencillamente no se meta con nosotros. Respete a Venezuela, ¡Venezuela se respeta! ¡No le permitimos a nadie que se meta en los asuntos internos de Venezuela! ¡Patria libre y soberana!
Asistentes [aplausos].

Por supuesto que voy a denunciar la injerencia del Secretario General, y la falta de respeto, en todas las cumbres a las que vaya en los próximos meses, la próxima reunión en Managua, la próxima reunión en Quito, la Cumbre de Mercosur, para ponerlo en su lugar. No le tenemos miedo, señor, usted está muy equivocado, muy equivocado.
Lo mismo que al Cardenal, yo le ruego al señor Cardenal que ocupe su puesto, que ocupe su puesto: zapatero a su zapato.
Asistentes [aplausos].

Pero aquí no valdrán ni amenazas ni manipulaciones, o intentos de manipulación, esa es la oligarquía, ¡claro! Esta oligarquía, esa crema, pero es una crema nauseabunda, pestilente, de la oligarquía venezolana, busca refugiarse detrás de las sotanas, busca refugiarse detrás de instituciones como la OEA, y van a seguir, ustedes van a ver; la batalla comenzó temprano, pero Venezuela no se rinde, la Revolución venezolana no se rinde.
Asistentes [aplausos].

La batalla comenzó temprano. Nos disparan desde la OEA, el mismísimo Secretario General; nos disparan desde la Conferencia Episcopal, y ahora vienen los obispos a exigir que nosotros les expliquemos qué es eso del socialismo. Señores, vayan a buscar los libros de Carlos Marx, de Vladimir Lenin, vayan a buscar la Biblia para que vean el socialismo ahí.
Asistentes [aplausos].

¿Que yo les voy a explicar a los obispos qué es el socialismo? Yo no tengo nada que explicarles, señores obispos, bastante se supone que ustedes han estudiado, y si no lo han hecho, estudien pues. Estudien, vayan a estudiar el socialismo, les pudiéramos mandar unos libritos de los tantos que están saliendo; Nicolás... no, Jesse, perdón... no, Jesse no, a Jesse lo llaman “el enrocado”; Carreño, Carreño que es el nuevo ministro de Interior, vamos a mandarle unas cajas, todos los libros de socialismo que consigas, Carreño, como regalo a la Conferencia Episcopal Venezolana; porque ellos parece que no tienen idea de lo que es eso, para que estudien pues, para que estudien.

Y el primer libro es la Biblia, el Viejo Testamento, el Nuevo Testamento, el “Sermón de la Montaña”, el verdadero sermón.
Ustedes saben que el “Sermón de la Montaña” tiene varias versiones, ¡ah!, a Cristo, así como escondieron cartas de Bolívar, las quemaron para luego manipular —la oligarquía venezolana, la colombiana— utilizando a Bolívar contra el propio Bolívar, contra el propio pueblo; lo mismo han hecho, en muchas ocasiones, las corrientes conservadoras de la Iglesia Católica que lamentablemente son la mayoría: han manipulado a Cristo, le han quitado palabras y han querido convertirlo en un señor lejano, a veces con cara de bobo.
Una vez un obispo aquí —de estos oligarcas— se molestó porque yo dije “el flaco de Nazaret”. ¿Y acaso que Cristo era gordo?, era un flaco, el flaco...
Asistentes [risas].

El que andaba montado en un burrito, ¿por qué no se irán los obispos montados en burrito por los pueblos? Hay algunos que lo hacen, me consta que Mario Moronta es uno de ellos, hay obispos, pero no hablan, eso es lo que yo les critico, que andan calladitos, sí hablan pero hablan por allá, calladitos. No, ¿por qué no asumen? Estamos en un momento existencial de la vida venezolana, nosotros vamos al socialismo, y nada ni nadie podrá evitarlo, vamos al socialismo, seguiremos haciendo la Revolución Bolivariana...
Asistentes [aplausos].

Está la presidenta de la Asamblea Nacional aquí, ¿verdad? Cilia. Bueno, yo no sé si ya este discurso será el de pasado mañana, ya no tendré qué hablar pasado mañana, me juramento y listo, si me dan permiso, yo me subordino a lo que ustedes digan.

Luego, Ricardo Dorado, ministro del Trabajo saliente, llegó por vía de María Cristina y todos esos caminos, al Ministerio del Trabajo, Vuelvan Caras y todo aquello; y agradezco a Ricardo su desempeño, su entrega, la Misión Madres del Barrio, cuánta sensibilidad, cuánto trabajo, cuánta eficiencia.

Por eso digo, víctimas han sido de esa conseja de la burguesía, de que Chávez está mal rodeado, de que Chávez no sabe escoger sus colaboradores. Claro, muchos de los que critican quisieran estar aquí para robar, para hacer lo que hacían antes, ministros de Finanzas que eran banqueros, ¡zamuro cuidando carne!, y así por el estilo: grandes negocios, subordinación al imperialismo y a la oligarquía.

Gracias Ricardo, gracias Jacqueline, Jacqueline Faría, entregada desde toda su vida al trabajo por la justicia social, por la felicidad de nuestro pueblo, ¡y qué pasión le pone Jacqueline a su trabajo!, todo el trabajo, el inmenso trabajo de salvar el ambiente amenazado por el desarrollismo, por el capitalismo, cuánto esfuerzo, cuánta orientación, cuánto enrumbar, porque hoy Venezuela está enrumbada, Venezuela hoy tiene rumbo, hace pocos años no había rumbo, hoy tenemos la dirección clara y estamos comenzando esa nueva etapa, esa nueva era, gracias a que ha sido exitosa la etapa que concluye.

No pudiéramos para nada ni estar soñando entrar en una nueva era si no hubiésemos sido exitosos en la etapa anterior; alguien puede pensar que esos —¿cuánto fue al final, el último boletín de votos? ¿Cuánto fue que sacamos al final?— 7 millones 300 mil votos bolivarianos y conscientes del 3 de diciembre los logró Chávez porque él habla bastante o porque tal o cual cosa. No, ¿por la verruga?
Asistentes [risas].

No: conciencia de un pueblo y de buena manera gracias al esfuerzo y al éxito de los planes del Gobierno en educación, en salud, en el desarrollo económico, y en eso yo solo, ¿qué voy a hacer yo solo? Nada haría, gracias a mis ministros, a mi Vicepresidente, a este grupo de buenos compañeros que hoy dignamente entregan sus cargos, gracias, gracias.
Asistentes [aplausos].

Yadira muchas gracias. Yadira Córdova, desde los tiempos de la universidad, nosotros en el 4 de febrero y aquel grupo que ustedes tenían de profesionales que hizo —estaba Giordani también— una propuesta alternativa, la UCV al país, la Universidad Central de Venezuela. Desde entonces yo conocí a Yadira y leí sus escritos, y luego esta etapa en el Gobierno, y ahora al frente del Ministerio de Ciencia y Tecnología, un ministerio nuevo que ella fundó con su equipo, con nuestro equipo, y ahí está entregando el Ministerio, que estamos haciendo desde un satélite en China, hemos aprendido a reparar tanques de guerra que tenían años que no podían rodar porque no había aquí quien con ingenio y con dedicación se pusiera a estudiar el cerebro electrónico de los tanques; la Misión Ciencia, el apoyo al desarrollo, los Infocentros, la telemática, la fábrica de computadoras, la de vehículos por allá, la de celulares. En fin, cuánto hemos avanzado, tenemos un piso, tenemos un piso sólido, sólido para ahora crecer, desarrollarnos mucho más en todos los ámbitos de la sociedad, de la economía, de la política, de la ciencia, de la tecnología.

Gracias Yadira, gracias Jorge. Jorge García Carneiro ha fundado también, con este equipo nuestro, el Ministerio nuevo de Participación Popular, los Consejos Comunales, un impulso extraordinario, es el piso, es el motor fundamental del Poder Popular, de la democracia revolucionaria, viejo amigo, camarada y compañero desde los días aquellos de la Academia Militar de 1971.

Gracias Jorge García Carneiro.
Gracias Gustavo Márquez, Gustavo Márquez Marín, ¡cuánto ha ayudado Gustavo en el enrumbamiento de Venezuela hacia el Mercosur!, en la integración de Venezuela a la unidad suramericana, en llevar nuestras posiciones a infinidad de reuniones, de talleres, de cumbres, de asambleas. Gracias por el desprendimiento de todos y por lo que han aportado, como ellos son muy modestos, pues no dicen nada de esto, yo lo digo en justicia: honor a quien honor merece, se van ustedes por la puerta grande, y yo agradecido a nombre del pueblo venezolano todo, a nombre de la Revolución toda...
Asistentes [aplausos].

En ejercicio del amor nada concluye todo recomienza. Gracias muchachos, gracias muchachas, compañeros.
Asistentes [aplausos].

Y como dicen allá en el llano: perdonen de mi parte lo malo, no es fácil trabajar conmigo. Si yo no fuera Chávez, le pediría a Chávez que me mandara lo más lejos posible de él a trabajar, si es que de trabajar con él se tratara, si fuera a jugar bolas criollas, pelota de goma, softbol. ¡Ah, no! ¡Chévere, chévere que chévere!
Por eso digo, perdonen lo malo. He aprendido mucho de ustedes, y aquí seguiremos, y como lo ha dicho José Vicente, pues en la batalla continuamos; tampoco es que se van del Gobierno, José Vicente dijo: “Los que nos vamos del Gobierno no nos vamos de la Revolución”. No se van tampoco del Gobierno, porque no olvide José Vicente, no olviden compañeros, compañeras, que hoy en día el Gobierno cada día debe ser más otra cosa, o una cosa muy distinta al Consejo de Ministros, al presidente Chávez; el Gobierno debe ser cada día más el pueblo, la calle, el campo, el Gobierno popular, el Poder Popular...
Asistentes [aplausos].

Señores ministros, ministras, señor Vicepresidente: tendría muchas cosas que decirles, pero prefiero dejarlo para la reunión que tenemos más tarde allá en Palacio, les agradezco mucho a todos los que han llegado hoy, o los que han asumido el cargo, yo los he juramentado a todos por cuanto Rafael Ramírez, por ejemplo, ya no es el ministro de Energía y Petróleo nada más, es el ministro del Poder Popular, eso tiene, ustedes lo saben, un gran reto, una gran significación y un gran compromiso, todos: ya Baduel no es ministro de la Defensa simplemente, es ministro del Poder Popular para la Defensa, eso obliga, eso compromete mucho más; entre otras cosas deben ustedes abrir canales para alimentar las instituciones, los ministerios, la burocracia con esa corriente viva, con ese amor profundo y con esa fuerza transformadora del Poder Popular; el Poder Popular debe llegar a todos los espacios institucionales y las instituciones deben irse al Poder Popular.

Una de las características del nuevo Gobierno, así lo digo señor vicepresidente Rodríguez, señores ministros, ministras del Poder Popular, permítanme decirlo en dos palabras: Gobierno Endógeno.

Por ejemplo, les voy a poner un ejemplo, ALÓ PRESIDENTE pronto reaparecerá, próximo domingo, domingo 14, si mal no recuerdo...
Asistentes [aplausos].

Pero ese día, mientras yo esté en un punto “equis” del mapa, mi amigo el Vicepresidente debe estar en el punto “ye” del mapa, en el otro extremo de Venezuela, y debe estar —seguramente— con un grupo de ministros; y vamos a organizar el Gabinete en grupos de recorrida, de patrullaje por el país, para recorrer los campos, las calles, los pueblos, en equipos de trabajo...
Asistentes [aplausos].

Los lunes, martes, miércoles, tendremos tiempo para la oficina, para el despacho y atender las cosas que haya que atender en Caracas. Pero jueves, viernes, sábado y domingo ¡a la calle, a los campos, a los pueblos!, por supuesto con un plan de trabajo...
Asistentes [aplausos].

Gobierno en la calle, Gobierno Endógeno, creo que ya lo dije, eso es sólo un adelanto de las sorpresitas que les tengo preparadas a mis muy queridos, ellos van a ser felices, se van a liberar de una parte, aún cuando lo hemos venido haciendo pero no lo habíamos hecho hasta ahora de manera planificada, Giordani, planificación. Y luego el lunes nos reunimos el Vicepresidente y yo, todos los lunes, ya cuando nos reunamos él debe tener un resumen de todos los equipos, de lo que consiguieron por aquí, lo que vieron por allá, porque por todos lados uno consigue dificultades, fallas.
Miren, por ejemplo esa campaña electoral última sirvió para muchas cosas, una de ellas abrirme más el pecho y el compromiso con los más humildes, con los más pobres, porque por allá llegué a Delta Amacuro, por ejemplo, a Tucupita, y del aeropuerto salió la caravana, y aquella gente toda en la calle, vaya con qué frenesí —esa expresión es de Giordani, cuando fuimos a San Fernando, ustedes saben, entonces él dijo: “Esto es más que amor, es frenesí”—. Ese frenesí en las calles, y más allá de los pueblos, más allá del frenesí, ranchos y ranchos por todos lados, pobreza y miseria, pero ahí está el pueblo, y ahí está el 3 de diciembre, vean ustedes que los más altos porcentajes de votación los obtuvimos precisamente por allá en las zonas indígenas, por allá en las regiones más pobres, más alejadas, allá en los barrios más pobres de las grandes ciudades, en muchos de ellos aún no hay agua potable, en algunas partes aún no hay energía eléctrica, o la carretera no sirve, o la escuela no sirve, o no llega el crédito para los productores, o no hay transporte, no hay médicos, no hay medicinas; ratifico pues mi compromiso con los más pobres, con los venezolanos más pobres, es con todos el compromiso, pero primero-primero, señor Vicepresidente, señores ministros, ministras, los más pobres.
Por eso decía que uno consigue por todos lados, por todos lados, problemas de todos los tipos y de todos los colores.

Entonces el lunes, Jorge, el Vicepresidente, tendrá un resumen del resultado de la travesía; hasta el Canciller tiene que hacer eso, todos, todos; unos más, unos menos: Nicolás menos que Yubirí, por ejemplo, o que Carreño, pero todos; Rodrigo Cabeza, nuevo ministro de Finanzas, tiene que ir a chequear allá cómo se están utilizando los recursos.
Asistentes [aplausos].

Cada ministro, cada ministra, el Vicepresidente, debe ser un inspector, severo inspector. Les he dicho que quiero verlos llegando de manera imprevista, sin previo aviso, a cualquier lugar del país donde se esté haciendo alguna obra, algún trabajo, quiero que me llamen de allá y me digan: “Presidente, aquí estoy en la carretera que se está construyendo entre Guasdualito y Elorza —por ejemplo— y he descubierto esto, esto y esto”. “Aquí estoy, Presidente, en el Núcleo Endógeno, en tal parte”. “Aquí estamos en el...”, etcétera.
En todas partes, a cualquier hora, a medianoche, en la madrugada, domingo, sábado...
Asistente ¡Mándalos para Tejerías!

Para todas partes van a ir, para todas partes van a ir, para Tejerías también van a ir.
Asistentes [aplausos].

¡Gobierno Endógeno