Historia del Jiu-Jitsu en Japón (Parte 1)

           Los métodos de combate conocidos como Jiu-Jitsu tienen por lo menos 2000 años de antigüedad, por definición histórica, con mención de ellos en la mitología japonesa. Según Jigoro Kano la definición de Jiu-Jitsu es: “el arte de obtener la victoria por medio de la flexibilidad o de ceder a la fuerza”.

  Desde el año 23 A.C. se dice que Morni-no-Sukune mató a su adversario Tayimi-no-Keyaya usando técnicas de lucha y patadas. Este es el combate desarmado más antiguo que se reporta en la historia japonesa. Otras fuentes han reportado que los orígenes del Jiu-Jitsu pueden rastrearse desde China con su arte marcial más antigua el Chiao-Ti (un sistema de defensa con lucha). Sin embargo es irrelevante si el origen del Jiu-Jitsu es de China o de Japón, ya que fueron los Japoneses quienes refinaron sus orígenes en una arte marcial formidable. Por mucho tiempo se conoció el Jiu-Jitsu como Kumi-Uchi (técnicas de lucha). Estas habilidades eran usadas por el guerrero cuando se encontraba en batalla cuerpo a cuerpo. Talvez desprovisto de sus armas, caído de su caballo, el guerrero necesitaba un método de incapacitar a sus enemigos. Gradualmente a través de los siglos, varios maestros de Kumi-Uchi se les llamó Yawara.

           Los modernos principios del Jiu-Jitsu pueden ser rastreados entre el siglo VIII y el siglo XVI. Durante éste tiempo había constantemente guerra civil en Japón y los clásicos sistemas de armas fueron desarrollados y constantemente refinados en batallas. Se les conoció con los nombres de Kumi-Uchi, Kogusoku, Kempo, Koshi-no-mawari y Hakuda. Las técnicas de pelea cercana (cuerpo a cuerpo) fueron desarrolladas como parte de estos sistemas para ser utilizados junto a armas contra oponentes armados y con armaduras. En este periodo las técnicas de Jiu-Jitsu eran consideradas por los guerreros como un método secundario de pelea, siendo la espada el número uno.

           Según varias escuelas japonesas el origen del Jiu-Jitsu se relaciona al médico  de Nagasaki: Shirobei Akiyama quien estudió su carrera en China. En este país aprendió 28 técnicas de resucitación y el arte llamado Hakuda que consistía de golpes y patadas. Al retornar a Japón enseñó este arte pero sus alumnos le abandonaron. Akiyama sintiéndose dolido por la situación se interna en el templo Tenjin de Tsukushi para rezar por 100 días. Un día en ese lugar, durante una tormenta de nieve, observaba la manera en que las ramas más fuertes de los árboles resistían por algún tiempo el peso de la nieve, pero se acababan por quebrar. Las ramas delgadas al contrario, no ofrecían resistencia, se curveaban para que la nieve se deslizara y volvían a su posición original. Inspirado en esto creó trescientos tres movimientos del Jiu-Jitsu, poniendo la flexibilidad sobre la fuerza. Llamó a su escuela Yoshinryu, el espíritu del árbol delgado.

             La primera escuela de Jiu-Jitsu de la que se tiene información es la Daito-Ryu-Aiki-Jujutsu fundada por el General Shinra Saburo Yoshimitsu durante el periodo Kamakura (1185-1336). El daito era una espada de 39 pulgadas que llevaba el samurai. 

            Existe una colección de breves bibliografías de los maestros de las artes marciales llamada “Bugei Sho-den”, en ella se mencionan las artes marciales del periodo feudal: El Kogusoku y el Ken (equivalente del Kenpo). El Kogusoku era el arte de los agarres y el Ken era el arte de ganar la victoria por la flexibilidad.

          El origen del Kogusoku se le atribuye a Takenouchi Hisamori. El segundo Ryu (escuela) de Jiu-Jitsu reconocido públicamente fue la Take-no-Uchi-Ryu formada por el Príncipe Toichiro (aka Hisamori) Takeuchi en 1532 y consistía de técnicas de espada, bo,  cuchillo y técnicas desarmadas como inmovilizaciones.

         El  Ken se dice que fue traído desde China al Japón por Chingempin. El vivió en el templo Kokushoji en Azabu (Tokio). Allí vivían tres ronines: Fukuno, Isogai y Miura. Chingempin les mencionó de un arte para inmovilizar personas el cual había visto pero no había aprendido sus principios. Entre los tres hicieron investigaciones y se hicieron muy talentosos en él. El origen del Ju (equivalente a Jiu-Jitsu) se le atribuye a estos tres hombres quienes diseminaron el arte. Los principios que redactaron son los siguientes:

1) No resistirse al oponente, debe ganarse la victoria cediendo
2) No proponerse ganar frecuentemente
3) No dejarse llevar al enojo manteniendo la mente vacía y calmada
4) No molestarse por cosas
5) No agitarse en una emergencia, debe estarse tranquilo
*En las anteriores, las reglas de respiración se consideran importantes.

            En 1603, Tokugawa Ieyasu trajo paz a Japón al formar un gobierno militarizado, esto marcó el inicio del periodo Edo de la historia japonesa (1603-1868), por ello el peligro dejó de ser dominante en el estilo de vida japonés. A principio de este periodo hubo un cambio generalizado de estilos armados (Katana, lanza, arco y flecha) a los desarmados. Más tarde fueron practicados por gente común a la cual se le prohibió portar armas. Los estilos desarmados se desarrollaron de las técnicas de lucha de los estilos armados y fueron colectivamente conocidos como Jiu-Jitsu, Tai-Jitsu y Yawara. El estilo de esa época era crudo pero con volteos efectivos, estrangulamientos, puñetazos y patadas. El periodo Edo fue la era del Samurai y el Ju-Jitsu era su principal forma de  combate después de la katana. Las técnicas eran enseñadas de acuerdo al que estuviesen dirigidos ya fueran tropas a pie (Ashigaru), Bushis de bajo rango (Samurai), Bushis a caballo, capitanes o comandantes. Los oficiales de mayor rango eran instruidos además en estrategia militar, caligrafía, poesía, literatura, y reglas de etiqueta de cómo comportarse en los palacios de los Daymios.

            Todos los bushi (guerreros) iniciaban su entrenamiento tan temprano como los 10 años de edad. Entraban a los dojos para practicar por el resto de sus vidas esas técnicas que les servirían en batalla. Todos los bushi eran criados con solo un valor y una ley, la ley del guerrero japonés feudal, el “Bushido”.

            El Bushido, la vía del samurai, tuvo su origen a partir de la fusión del Budismo y el Shintoismo. Esta vía puede resumirse en siete principios esenciales:

1.      Gi: la correcta decisión, la que se realiza con ecuanimidad, la correcta actitud, la verdad. Cuando debemos morir, debemos morir. Rectitud.
2.      Yu: valentía teñida de heroísmo.
3.      Jin: amor universal, benevolencia hacia la humanidad; compasión
4.      Rei: la correcta acción -- una característica casi esencial, cortesía.
5.      Makoto: sinceridad completa y absoluta; apego a la verdad.
6.      Melyo: honor y gloria.            
7.      Chugo: devoción y lealtad.
Ir a página de INICIO Historia del Jiu-Jitsu en Japón (parte 2)
1