30 de Noviembre de 1998
Gimnasia volvió a quedarse otra vez en el umbral
En partido agobiante como la tarde, no pudo con Central

Ya está. Es cosa juzgada. El título es para Boca. Para Gimnasia le queda el premio consuelo del subcampeonato. Que a la luz de lo que rindió ayer en el Bosque frente a Central, tendrá que pelear todavía bastante en los 180 minutos que le quedan por delante hasta que, definitivamente, se corran los cortinados en este Apertura.
Un magro empate ante los Canallas no hace más que acentuar el golpe anímico que este equipo recibió en Córdoba, cuando cayó ante Talleres y sepultó sus últimas ilusiones.

Pero no le quedará otra alternativa que hacer "de tripas corazón", redoblar el esfuerzo y encarar con firmeza esta instancia culminante para quedarse con el subcampeonato.
Gimnasia tiene excusas para esgrimir. Las ausencias (ahora las de Noce y Reggi, ambas tan sorprendentes como llamativas) que le jugaron en contra a lo largo de todo el campeonato; el rival, que supo como manejarse ante las urgencias y los nervios de los mens sana, y el árbitro, porque lo de Madorrán ayer volvió a ser tan criticable como censurable.
Agobiante como la tarde
Así fue el primer tiempo. Lento e impreciso. Con el pelotazo como único argumento válido para sorprender en ataque, y que por lo repetitivo dejó de serlo.

Gimnasia, con sus urgencias y nervios a cuesta, sin la altura de Reggi arriba, se equivocaba con eso del pelotazo. Pero tenía problemas cuando hacía correr la pelota por abajo porque Messera acertaba poco, Troglio desbordaba a cuentagotas y Romero no lo podía hacer todo. Por si fuera poco, la lentitud de Larrosa e Yllana le jugó también en contra.
Aún así, los mens sana fueron un poco más, tal vez más creativos, porque lo de Central se simplificó todo a remates desde fuera del área, todos bien resueltos por Hernando.
Gimnasia llegó poco pero bien. Si hasta terminó transformando en figura a Buljubasich. El golero visitante se lució al taparle remates de gol a Romero (tres veces) y Aurellio. El cierre del equipo de Griguol fue convincente. Sin poder sacarse todos los problemas de encima, ni aquellos nervios a los que hacíamos referencia, se jugó en los últimos minutos, pero no pudo desnivelar. Fue como si allá por los 30 minutos, cuando el juez mandó a todos a refrescarse, se le hubieran aclarado las ideas y los conceptos futbolísticos.
Para Gimnasia no fue uno, sino dos los bombazos que lo estremecieron en el arranque del complemento. El golazo de Carracedo, producto de una notable inspiración individual, con corrida del centro a la izquierda y definición perfecta desde ángulo muy cerrado, y el petardo luminoso que explotó poco después en el área visitante y que por espacio de un par de minutos dejó aturdido a Buljubasich.

La bomba de estruendo partió del sector ahora bautizado "Fierro", en recordación del hincha Marcelo Amuchástegui, y puso al partido al borde de la suspensión y a Gimnasia al borde de alguna sanción.
Con Gatti y Dueña en el campo, al final también con Márcico, con la levantada de Romero, con la ubicación definitiva de Sanguinetti en el medio empujando con fuerza y fútbol, Gimnasia fue por el empate. E hizo méritos hasta que consiguió el objetivo. Porque antes que Gatti impulsara a la red una pelota que había rematado Ferrer y había rechazado parcialmente Buljubasich, había existido un cabezazo de Romero que se había estrellado en el palo izquierdo, y una presión constante que había llevado a todo Central a recostarse sobre su propia área.
Los fallos -exasperantemente irritantes- de Madorrán perjudicaron ayer a Gimnasia en su afán de ir por la victoria. Ignoró un penal que cometió Daniele (mano dentro del área) y lo expulsó a San Esteban, que en su afán por rechazar desde atrás el balón, volteó a Maceratesi que se iba en velocidad por la izquierda buscando el área albiazul.
Ya está. Es cosa juzgada. El punto sirve para buscar la última recompensa. El título es de Boca. Gimnasia tendrá que seguir luchando contra sus propios fantasmas y los rivales, al margen de arbitrajes negativos.



          
La Ciudad El País El Mundo Economía Deportes Policiales Editorial Lectores

©1998 Diario El Día
Diagonal 80 No.817, La Plata (1900), Buenos Aires, Argentina
Teléfono: (021)25-0101

Hosting, diseño y automatización
cefex