Diario LA NACION

Opinión

Jueves 22.01.2009
Editorial I

Preocupante desánimo de militares

Es vital que el Gobierno comience a brindar rápidas soluciones para evitar el éxodo de miembros de las Fuerzas Armadas,,
Noticias de Opinión: anterior | siguiente
Lunes 5 de enero de 2009 | Publicado en edición impresa 

Un estudio encargado por el Ministerio de Defensa puso al desnudo una preocupante realidad que requiere una rápida respuesta por parte de las autoridades: el 47 por ciento de los efectivos del Ejército y el 43 por ciento de los de la Armada han pensado en dejar sus fuerzas en los dos últimos años. Y el 36,8 por ciento de los integrantes del Ejército tiene otro trabajo.

El estudio fue encargado por el Ministerio de Defensa a la Universidad Nacional de Quilmes para relevar las expectativas, los intereses y la situación económica de los miembros de las Fuerzas Armadas.

Si bien la cantidad de unidades de la Fuerza Aérea no alcanza aún el número necesario, el análisis cualitativo de las encuestas indica que los resultados no diferirán sustancialmente de los registrados en las otras dos fuerzas. Se sabe, en cambio, que este año más de 40 pilotos dejaron la Fuerza Aérea para trabajar en líneas aerocomerciales y que 70 oficiales jóvenes del Ejército y la misma cantidad de la Armada abandonaron sus fuerzas.

La situación se torna más grave cuando se analiza el panorama que presentan dos unidades estratégicas del Ejército consideradas de elite. Se trata de la IV Brigada Aerotransportada, en la que el 76 por ciento de sus efectivos pensaron en dejar la carrera militar en algún momento durante los dos últimos años, y del Regimiento de Asalto Aéreo, en el que el 60 por ciento del personal barajó esa posibilidad. Nos referimos a paracaidistas y comandos, dos especialidades que requieren una alta motivación. Pero, precisamente, es en esas dos unidades en las que priva la desmotivación, que también campea en el resto de las guarniciones del Ejército y de la Armada.

Obviamente, el factor económico resultó el principal entre las razones de la pérdida de motivación. Por ejemplo, es común que las esposas de los uniformados trabajen para ayudar al sostén de la familia. Pero esto entraña un problema cuando, debido a la rotación en los destinos militares, la familia debe trasladarse a otro punto del país.

Por este motivo, el estudio arrojó que el 60 por ciento de los hombres del Ejército y el 55 por ciento de los de la Armada están de acuerdo con evitar los traslados si la esposa trabaja.

Que el Ministerio de Defensa haya encargado la encuesta revela el interés de la cartera por conocer la gravedad de la situación. Ahora, llegó el momento de revertir cuanto antes este triste panorama en el que, como dijimos, los bajos salarios son una de las claves, pero no la única, porque hay que agregar la carencia de equipos adecuados y la falta de presupuesto para que los artilleros puedan disparar sus cañones, los aviadores pilotear sus aviones y los marinos navegar sus barcos.

Es lógico, entonces, que exista una falta de motivación entre los hombres de uniforme, cuya formación se prolonga durante décadas y cuyo éxodo a otros ámbitos significa una seria pérdida para las Fuerzas Armadas. El Gobierno debe empezar a brindar soluciones antes de que el éxodo se agrave.

Noticias de Opinión: anterior | siguiente
41  comentarios y 21  respuestas
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 41QuerandiVer perfil del usuario

    07.01.0916:44

  • HACIA LAS MILICIAS POPULARES Los grupos subversivos de izquierda, proponen la formación de milicias populares, conformadas por adictos a su ideología. En su visión cosmopolita y atea de la humanidad, necesitan destruir paulatinamente los valores de fe religiosa y patriotismo. La IGLESIA CATÓLICA constituye un poderoso bastión de la Fe religiosa. Por eso se centran los ataques contra la Institución IGLESIA CATÓLICA por los delitos que pueden cometer sus integrantes y se procura minimizar los valores que la IGLESIA CATÓLICA DEFIENDE. Por otra parte, las FUERZAS ARMADAS, instituidas para defender la soberanía de una Nación, se nutren de un acendrado amor a la PATRIA. Por eso los grupos marxistas también necesitan destruirlas. Las FUERZAS ARMADAS no pueden ser afines a ideologías, están para defender a la Patria. Con el retorno de las instituciones de la democracia, los terroristas enquistados en distintos partidos políticos, continuaron con su ataque sistemático para aniquilar a las FUERZAS ARMADAS. Se las desprestigió de manera exacerbada por delitos cometidos por sus miembros. Se menguó su labor de formadores de patriotas, eliminando el servicio militar obligatorio. Se las avergonzó, poniéndolas a las órdenes de una terrorista a la que ellos habían combatido. Esta Ministra, habiendo llevado los sueldos de las FUERZAS ARMADAS a valores miserables, da lugar a que ni por el sueldo, se interese alguien en ingresas a las FUERZAS ARMADAS, y por el contrario, su personal, altamente
  • Abuso (0) (0)
    Votar
    Responder
  • 40pinto_jorgeVer perfil del usuario

    07.01.0916:35

  • Señor Director: Habida cuenta de que "aparentemente", no existen hipótesis de conflictos, quiero comunicar a las autoridades respectivas que próximamente inuguraré .una FÁBRICA DE HONDAS [GOMERAS],para entrenamiento de los pobres soldados a quienes compadezco.
  • Abuso (0) (0)
    Votar
    Responder
  • 39eneiolivVer perfil del usuario

    07.01.0914:48

  • En la Argentina hay FUERZAS DESHONRADAS Y DESARMADAS; NO hay nda! Se acabaron ! No hay nada para la defenza, acá el que quiera pone el pié y nos invade como y cuando quieran, los aviones ,las armas, nada funciona. UNA VERGUENZA! Esoi si ,hay venganza y castigan los grandes heroers que nos defendieron cuando fue necesário!
  • Abuso (0) (0)
    Votar
    Responder

Ranking de notas

Edición impresa | Opinión