Inici
Home
Arquitectes
Architects
Projectes
Projects
Antoni Bonet i Castellana, 1942
Antoni Bonet i Castellana
Antoni Bonet i Castellana
Antoni Bonet i Castellana
1913, Barcelona (Catalunya) - 1989, Barcelona (Catalunya)
Projectes a Catalunya | Projects in Catalonia
Pla Macià Torre Urquinaona
1968-73 - Torre Urquinaona (amb Josep Puig i Torné) (Barcelona)
1934 (no construït) - ACTAR. Pavelló d'Exposició d'Automòbils (Barcelona)
1932-34 (no realitzat) - Pla Macià (amb Le Corbusier, Pierre Jeanneret & GATCPAC: Josep Lluís Sert i                  López, Josep Torres i Clavé...) (Barcelona)
Biografia | Biography
Antoni Bonet
[Fernando Alvarez & Jordi Roig. Modern European Architecture Museum (MEAM)]
The Man
· 13 August 1913, Barcelona-12 September 1989, Barcelona
The son of Magí Bonet and Teresa Castellana, originally from the province of Tarragona, Bonet spent his childhood in the district of the Ronda Sant Antoni in Barcelona. In 1919, he started to attend the Escoles Pies, where on the basis of his academic merit he won a grant which allowed him to complete his secondary studies. In 1929, he enrolled at the Barcelona School of Architecture, with its classical and regionalist teaching of the time.
On the recommendation of his friend Guillermo Diaz Plaja, he joined the practice of Sert and Torres Clavé in 1932, participating in their projects for the Roca Jeweller's and the houses in El Garraf. In 1933, he attended the IV CIAM, where he met the leading figures of the modern movement. In 1934, he became a student member of the GATCPAC (Grup d'Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l'Arquitectura Contemporània - Group of Catalan architects and technicians for the progress of contemporary architecture) and participated in the projects for the Ciutat de Repòs i Vacances (workers' holiday development) and the Pla Macià (Macià plan). In the same year, he was called to the first Summer University in Santander, organised as part of the Republic's programme by the Institución Libre de Enseñanza (Free Teaching Institution) for the "creation of an aristocracy of the spirit".
In 1935, with Sert and Torres Clavé, he formed the firm MIDVA (Muebles y decoración para la vivienda actual - Furnishings and decoration for today's living) and in the following year he completed his studies. These early experiences made their mark on his training, which departed from the calvary of the previous generation, as from the very beginning his technical apprenticeship developed against the backdrop of rationalism and his role as a Republican intellectual, integrated in the search for new ways of life and new social situations.

The culmination of this first phase came immediately after his graduation, when he moved to Paris. There he worked with Sert and Lacasa on the Pavilion of the Spanish Republic for the 1937 International Exhibition in Paris, the context for the first public appearance of Picasso's Guernica and Calder's Mercury Fountain. In the same year, he joined the practice of Le Corbusier, which was the occasion for key meetings: firstly with the Chilean surrealist Roberto Matta, with whom he developed the project for the Maison de Week-end Jaoul, and then with the Argentineans Enrique Ferrari Hardoy and Juan Kurchan, who encouraged him to go into exile in Buenos Aires, given the circumstances of the Spanish Civil War.
There, he co-founded the Grupo Austral, acting as a disseminator of Lecorbusieran imagery in the climate of intense urban planning debate generated by the spectacular growth of the Argentine capital, from where he extended his activity to Uruguay. Bonet designed and built a great many buildings of interest, and also designed prefabrication and furnishing systems, including the famous BKF easy chair (1938). In the book A Decade of Contemporary Architecture, published in 1952, Sigfried Giedion mentions Bonet as one of the most significant architects of the time.
Like Lubetkin, Neutra or Meyer, who travelled the world by obligation or by choice, it took Antoni Bonet some time to find a definitive home. It is difficult to say whether the house at Carrer Cavallers 76 was just one more stop, perhaps a longer, enforced dimora which was less short-lived than others, as the architect built it when he was over sixty years old.
It is interesting to note that, as for the rest of the houses where he lived, most of them rented (the penthouse on the corners of Paraguay and Suipacha; the house in the district of Belgrano in Buenos Aires, Argentina; the little house in the woods at Lussich; La Rinconada house at Punta Ballena, Uruguay; the apartment in La Castellana in Madrid; the apartment on the Gran Via or on the corner of Balmes with Passeig de Sant Gervasi in Barcelona), there are next to no photographs of Bonet in his own, definitive house, in Carrer Cavallers.
The fact that Bonet set up his studio in the basement of the same building where he lived in the penthouse consolidates the hypothesis of a detente, of a desire to establish physical routines between his house and his studio, replacing the wide range of experiences furnished by movement around the city with the memory of what he had experienced.
We know that this house was the scene for the family and social rituals of a Bonet who was by then established, the setting for the works of art he had collected, along with the keepsakes he loved, where he could evoke the years he lived with Ana Maria in Buenos Aires or look out, as from a watchtower, at the skyline of Barcelona in the 1970s and imagine it improved by a rather more generous vision than the prevailing one.

If there is a common factor in Bonet's houses, it is the need to be able to look into the distance: they all overlook broad avenues, street corners or wide natural spaces. Bonet's building is situated in the district of Pedralbes, in the north of Barcelona, and its outer volume is determined by urban planning regulations for this sector, which were at an early stage of development at the start of the 1970s. [...] His works of art and other objects dear to him were arranged in these different spaces: on the walls, the painting by his master, Le Corbusier, and those by his friends Augusto Torres and Maruja Mallo, among others. One characteristic which the building where Bonet's home is situated has in common with others he produced is the predominance of a single material in the facade (bare concrete or sandstone) accompanied by the endeavour to create the effect of dynamic equilibrium with clearly sculptural influences.
To some extent this attitude expresses the need to find his own model for a high-rise building, as shown in the buildings of the same time in the Parc Cervantes and Plaça Urquinaona (Barcelona) and the project for Plaza Castilla (Madrid), at a time when "singular buildings" were beginning to change the city skyline in keeping with property development operations.
We can see his attempt to distinguish himself from the models of what was called "international architecture" of Anglo-Saxon origin (Jacobsen, for instance) which, taking Le Corbusier and the post-war CIAM debates as a starting point, seems to coincide with Italian explorations prior to Aldo Rossi.
In his final years, the precise demarcation of the functional spaces of the home and of the sub-spaces he created in the living-cum-dining room by means of an interplay of false ceilings, horizontal planes, partition walls and pivoting doors, combined with the active use of his own furnishing designs, confirm a constant which dates back to his early works in Buenos Aires, substantiating an architect for whom urban planning, architecture and design are inseparable.

Biography
· 1913: Born in Barcelona.
· 1930: Admitted to the School of Architecture in Barcelona.
· 1936: Qualified as an architect and travelled to Paris where he worked with Sert and Le Corbusier.
· 1938-39: Went into exile in Buenos Aires and set up the Grupo Austral.
· 1945-48: Lived in Uruguay and designed the Punta Ballena development.
· 1949: Directed the Buenos Aires Plan Study Office.
· 1952-63: Consolidated his studio in Buenos Aires, with public and private commissions.
· 1958-62: Opened a studio in Barcelona with Josep Puig Torné, and another in Madrid with Manuel Jaén which produced numerous projects for the coastline of Catalonia and Murcia.
· 1963: Returned to settle in Barcelona. Separated from Puig Torné and centred intense architecture and urban planning activity in Madrid and Catalonia.
· 1976: Moved into his house at Carrer Cavallers 76.
· 1989: Died in Barcelona.
font: http://www.meamnet.polimi.it/archive/008/008m.html
Antoni Bonet i Castellana
[Daniel Giralt i Miracle. Gran Enciclopèdia Catalana, 1971]
(Barcelona 1913) Arquitecte i urbanista. Els seus primers treballs professionals, especialment dirigits a l'estudi de l'habitatge obrer, els féu al taller de Josep Lluís Sert i Josep Torres Clavé. El 1935 col·laborà en l'estudi i la fabricació de mobles estàndard, que obtingueren el primer premi del Saló de Decoració de Barcelona. Com a membre del GATCPAC, el 1935 col·laborà en el pla d'urbanització de la ciutat de Barcelona. El 1937 intervingué en la construcció del pavelló d'Espanya de l'Exposició Internacional de París. A Buenos Aires fundà el Grupo Austral d'arquitectura moderna i la revista del mateix nom. Dissenyà el seient de tub i pell B.K.F. Bastí la Ricarda (1953) al Prat de Llobregat i urbanitzà Punta Ballena (Uruguai) i Solana del Mar (Argentina). En 1956-57 féu un vast projecte de remodelatge de la zona sud del centre de Buenos Aires. Des del 1963 viu a Barcelona, on ha dirigit obres com l'Edifici Mediterrani, el canòdrom Meridiana (premi FAD 1963), el Pla Montjuïc (amb Oriol Bohigas i Josep Maria Martorell), etc, a més d'altres obres a la Costa Brava, Tarragona, Puigcerdà, Madrid i Múrcia. Accepta les dades de la tradició humanista mediterrània, bàsicament la llatina, per fornir un racionalisme de sòlides bases industrials, econòmiques i socials. El seu repertori morfològic és un intent de plantejar i de resoldre d'una manera científica i sistemàtica el remodelatge de les nocions tradicionals en arquitectura sense oblidar els elements estètics i intuïtius.
font: "Gran Enciclopèdia Catalana" . Enciclopèdia Catalana, S.A., Barcelona, 1971
Antoni Bonet i Castellana
[Gran Enciclopèdia Catalana, 1997]
(m Barcelona 1989) Arquitecte i urbanista.
font: "Gran Enciclopèdia Catalana" . Enciclopèdia Catalana, S.A., Barcelona, 1997
Bonet i Castellana, Antoni
[Centre de Documentació (COAC)]
· 1913-1989
· Títol d'arquitecte: 1945
· El fons: L'arxiu professional de l'arquitecte va ser donat el 1994 i 1995 per la seva vídua, Ana Martí i la seva filla, Victòria Bonet. L'arxiu està format per 20 metres linials de documentació, realitzat entre 1938 i 1992.
font: http://www.coac.net/COAC/centredocumentacio/arxiu/afonsbcn/BonetCastellana/BonetCastellana_c.htm
"Arquitectura i urbanisme durant la República"
[Oriol Bohigas. 1978]
[...] La primera junta directiva del GATCPAC estigué constituïda per tots els socis fundadors. Delegat: J.Ll. Sert; secretari: Manuel Subiño; tresorer: Cristòfor Alzamora; bibliotecaris: G. Rodríguez Arias i R. Churruca; redactors: J. Torres Clavé i P. Armengou; delegats d'industrials: S. Yllescas i Francesc Perales (n. 1905 t. 1931 m. 1956). Els socis es dividiren en directors, numeraris, industrials i estudiants. Els socis directors eren els arquitectes que realment treballaven en equip, els que portaven les campanyes polèmiques i de divulgació, i dirigien la revista "A.C.", òrgan del grup. El 1931 ingressa com a soci director Joan B. Subirana (n. 1904 t. 1930); el 1933, Ricard Ribas Seva (n. 1907 t. 1932) i Josep Gonzàlez Esplugas (n. 1906 t. 1931); el 1935, Raimon Duran Reynals (n. 1897 t. 1927 m. 1966). Antoni Bonet (n. 1913 t. 1936), que havia ingressat el 1933 com a estudiant, tingué una intervenció com a virtual director a les últimes etapes de l'actuació del grup, sobretot en col·laboració amb Sert i Torres.
font: http://pdl.iec.es/
Antoni Bonet i Castellana
[Enciclopedia ARQVE]
Antoni Bonet i Castellana (1913-), arquitecto catalán nacido en Barcelona, fue uno de los miembros del Grupo de Artistas y Técnicos Catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATCPAC).
Trabajó en París en el estudio de Le Corbusier, donde conoció a Jorge Ferrari Hardoy y Juan Kurchan, con los que organizó en Argentina el Grupo Austral durante la década de 1930. En junio de 1939 publicaron el manifiesto del Grupo bajo el título Voluntad y Acción, en el que defendían la superposición de algunos valores del surrealismo a la formación racionalista de los arquitectos, e incorporaban las necesidades psicológicas del individuo al funcionalismo estricto del movimiento moderno. Este manifiesto expone la postura de Bonet frente a la arquitectura y su esfuerzo por establecer una continuidad con el paisaje, las técnicas y los materiales de cada zona.
Antoni Bonet construyó entre 1938 y 1939 la que se considera primera obra moderna de Buenos Aires, un edificio de viviendas en las calles Paraguay y Siupacha. Posteriormente construyó edificios como la casa OKS en Martínez (1954-1958) o la torre Rivadavia en Mar del Plata (1956). Durante la década de 1940 se instaló en Uruguay, donde trabajó en el proyecto urbanístico para Punta Ballena, Maldonado, y construyó el hotel restaurante La solana del mar (1947) y la casa Berlingieri (1946), donde las bóvedas a la catalana prolongan las dunas del paisaje. En estas arquitecturas vuelve a observarse la libertad de formas característica de Bonet, pero siempre sin abandonar su fondo racionalista. De vuelta a Argentina en 1950, se reunirá de nuevo con los componentes del desaparecido Grupo Austral para participar en la redacción del Plan de Buenos Aires. Antoni Bonet supuso sin duda alguna uno de los enlaces definitivos de la arquitectura de vanguardia europea con los arquitectos latinoamericanos.
font: http://arqve.iespana.es/enciclopedia/?case=A0
Pioneros: Antoni Bonet Castellana
[PuntaBallena.com.uy]
Antonio Bonet Castellana, Arquitecto y urbanista catalán nacido en el año 1913 (-1989). Fundó el grupo Austral de arquitectura moderna, elaboró proyectos urbanísticos en Buenos Aires, zonas costeras de Argentina y Uruguay. Aquí en 1945 pisa Punta Ballena y de allí se plantea un cambio rotundo al balneario, donde sus reglas se harán seguir por décadas, reglas que, según él, eran para llegar a una compatibilidad entre lo moderno, el territorio y el crecimiento que debía tener el balneario.
Bonet, impulsó la vanguardia artística y arquitectónica de los años treinta, siguiendo los principios de la Bauhaus, el racionalismo de Le Corbusier y los presupuestos de la arquitectura moderna europea y americana.
En 1936 terminó sus estudios y se integró al estudio de Le Corbusier en París. Allí realiza dos proyectos en colaboración con el pintor surrealista chileno Roberto Matta Echaurren. A fines de esa década se traslada a Buenos Aires, donde desarrolla una intensa labor. También trabaja en Uruguay, donde realiza la urbanización de Punta Ballena y construye la casa La Gallarda para el poeta Rafael Alberti. En 1946 construye en la costa de Punta Ballena el edificio Solanas del Mar, con una estructura extremadamente moderna para la época, basada en piedra, madera y ventanales. En 1962, junto con Dominguín y Picasso, proyecta una plaza de toros cubierta, en cuyas fachadas se incorporan grandes cerámicos diseñados por el pintor malagueño. Entre 1965 y 1987 proyecta, diseña y construye infinidad de edificios en Cataluña, España y América.
font: http://www.puntaballena.com.uy/Secciones/Pioneros/Bonet.htm
Internacionalismo/Regionalismo: Emergencia de unas directrices en el diseño catalán y latinoamericano, a mediados de los años 30. El exilio como puente
[Mercè Vidal. II Reunión de Historiadores y Estudiosos del Diseño "Emergencia de las Historias Regionales" (La Habana, Cuba), Junio 2000]
[...] 5. La pervivencia en Latinoamérica. El exilio como puente
La emergencia de unas directrices iniciadas, a partir de 1934-35, en el seno del GATCPAC, mantendrán su vigencia en el contexto latinoamericano. Cuando algunos de sus protagonistas por las circunstancias políticas -Guerra Civil Española (1936-1939) y Segunda Guerra Mundial- se verán obligados a emprender el exilio.
Nos referimos a Germà Rodríguez Arias, exiliado durante algunos años en Santiago de Chile, y a su vinculación con "Muebles 'SUR'"; una empresa creada, en 1943, también por exiliados catalanes (Tarragó, Labayen y, poco después, se integraría Aguadé). [...]
Otro caso importante a destacar sería el de Antoni Bonet Castellana y su aportación a la arquitectura y diseño argentino; primero a través de su contribución a la creación, en Buenos Aires, del Grupo Austral (1938) y, poco después, con los trabajos realizados en distintos puntos del país y en Uruguay.
En una carta escrita desde París (febrero de 1938), poco antes de su marcha a Buenos Aires, dirigida a su amigo y compañero del GATCPAC, Josep Torres Clavé, entre otras cosas indica algo que me parece primordial para terminar de perfilar lo qué supuso -para quién llegó a entenderlo verdaderamente- la reorientación que marcó de 1934 a 1937 la actividad del GATCPAC.

Bonet señalaba la conclusión a la cual había llegado, junto a otro compañero en París, en "la búsqueda de nuevos caminos para hacer avanzar la Arquitectura". Decía: "Tomamos como base lo que siempre hemos llamado "Arquitectura Moderna", es decir, "Le Corbusier". Desde aquí nos vamos hacia el campo psicológico (llegando en un cierto sentido hasta el surrealismo). Éste podría ser el sentido filosófico de nuestra arquitectura.
Plásticamente intentamos dar el máximo valor escultórico a las formas arquitectónicas y damos una importancia primordial al color
". Y añade: "Todo esto, explicado en 4 líneas, podría alarmarte y hacerte pensar que me he vuelto loco como todos esos que corren por ahí en Montparnasse". Aunque la carta es más extensa y el mismo Bonet le indica que, en Buenos Aires, con sus jóvenes amigos arquitectos piensa crear algo parecido al GATCPAC, y así fue como surgió allí el Grupo Austral, me interesaba destacar lo que señalaba Bonet. De hecho reafirmaría esa nueva dimensión desde la cual abordar el hecho proyectual -ya sea arquitectura o mobiliario- sin sucumbir a restricciones ortodoxas, sino todo lo contrario. Convertir la modernidad en una búsqueda que, en este caso, reencuentra en el subconsciente individual y/o colectivo su referente.
Mi intervención termina, pues, haciendo referencia a una fotografia, no sé si realizada por el mismo Antoni Bonet, pero, en cualquier caso, sí, que diría guiada por él. Se trata de su taller-estudio en Buenos Aires, ubicado en el ático del edificio que él mismo, junto a Vera Barros y López Chas, construyeron en la esquina de las calles Paraguay y Suipacha, en la ciudad de Buenos Aires. Un espacio delimitado por bóvedas casi parabólicas -que evocan ese mundo onírico tan afín a Gaudí-, donde la silla "BKF" -de Bonet, Kurchan y Ferrari-Hardoy- denominada, entonces, también como "Modelo Austral" dando, así, primacía al espíritu de colectivo -tema que desarrollé en la "1era. Reunión Científica de Historiadores y Estudiosos del Diseño" (Barcelona, primavera de 1999)- convive junto a unos pocos elementos de una gran simplicidad y donde reaparece aquel mobiliario popular de raíz mediterránea. Donde, nuevamente, aquel "regionalismo" emergía como signo de la modernidad.
font: http://www.dancingmind.co.uk/cuba%202000/Ponencias/P%20Merce%20Vidal.htm
Antoni Bonet
[Oriol Bohigas. El País, 16 de Noviembre, 2005]
Hace pocas semanas se celebró en Barcelona el simposio El GATCPAC y su tiempo, organizado por Docomomo Ibérico y el Colegio de Arquitectos, bajo la dirección de Antonio Pizza. A pesar de los estudios recientes sobre el tema, se han vertido ahora nuevos datos, especialmente en la consideración del entorno y las consecuencias del movimiento, lo cual ha permitido entender a los arquitectos del GATCPAC como un sector específico dentro de una modernidad general de los años treinta, apoyada en la fuerza intelectual de la II República y la autonomía catalana. La especificidad de este sector se puede definir de muchas maneras. Una de ellas se refiere a sus posiciones metodológicas y estilísticas: el establecimiento de modelos generales para una cierta reforma social, más allá de la puntualización de cada proyecto, y la adscripción a un lenguaje de ruptura ya casi codificado que no admitía modernidades superficiales y se sumaba, en cambio, a la revolución formal de las vanguardias, especialmente bajo la maestría incuestionable de Le Corbusier.
Pero hay otra manera de entender el alcance de la modernidad del GATCPAC, más allá de los términos lingüísticos y de la funcionalidad socialmente generalizable: el convencimiento de que la arquitectura y el urbanismo eficaces para la reforma social se debía articular con el poder político. Le Corbusier fue durante toda su vida un practicante de ese compromiso, de esa voluntad de trabajar con y para los gobiernos establecidos, superando incluso diferencias ideológicas. Los planes de París, la ciudad de Chandigarh, los proyectos suramericanos fueron revoluciones urbanísticas que dependían de la acción de los gobiernos y la condicionaban. Josep Lluís Sert, el capitoste indiscutible del GATCPAC, fue otro practicante conspicuo del sistema: comprometió a la Generalitat en el Plan Macià de Barcelona y luego trabajó en América Latina para imponer desde EE UU planes urbanísticos a ciudades no precisamente regidas por gobiernos progresistas, sino por tiranías ignominiosas. Lo importante era no limitarse a la pequeña experimentación de la obra privada, sino alcanzar la envergadura pública.
Los arquitectos del GATCPAC tuvieron la suerte de coincidir en Cataluña con un gobierno de izquierdas, aureolado incluso por algunos martirios reaccionarios. Me pregunto qué papel habrían hecho con un gobierno de otro cariz. Seguramente, hubieran intentado también su apoyo, sin las facilidades de las coincidencias ideológicas. Es decir, hubieran actuado con esperanza testimonial, reafirmando la obra pública al servicio de una política social, aunque fuese con contradicciones ideológicas.

Al lado de Sert había otros dos activistas en este sentido: Torres Clavé -fallecido en las trincheras- y el jovencísimo Antoni Bonet, que se inscribió en el GATCPAC a sus 20 años, cuando todavía era estudiante, que pudo demostrar esa vital obcecación a lo largo de su carrera profesional, hasta su fallecimiento en 1989. Se han publicado más de media docena de monografías y se han celebrado algunas exposiciones -en Argentina y en Cataluña-, pero Bonet sigue poco citado en las referencias antológicas del GATCPAC y del renacimiento de nuestra arquitectura a partir de los años sesenta, seguramente porque su complicada biografía y su distancia generacional lo marginan de los textos habituales, y ha sido uno de los arquitectos españoles más sobresalientes del siglo XX español. Exiliado desde 1938 a Argentina, se proclamó enseguida delantero del movimiento racionalista pilotando el grupo Austral, construyendo una serie sorprendente de edificios -desarrollados según los principios lecorbuserianos transidos de referencias regionales y reconversiones menos adustas- y resolviendo temas territoriales tan significativos como Punta Ballena en Uruguay y aceptando del presidente Juan Domingo Perón el encargo de la reforma de toda la zona sur de Buenos Aires, un proyecto de enorme envergadura que no se aprovechó a pesar de ofrecer las bases para un compromiso gubernamental.
De vuelta a Barcelona, sorprendió a toda su generación con una serie de casas que permanecen en las antologías más exigentes, como La Ricarda en El Prat o la Cruylles en Aiguablava, que avalan la continuidad de los principios y las enseñanzas del GATCPAC bajo la sombra lecorbuseriana. Pero donde perduran mejor es en las grandes propuestas urbanísticas para Madrid, para La Manga del mar Menor y, sobre todo, para una Barcelona que estaba en sus momentos más bajos. No se resignó a la inmovilidad y se arriesgó a dialogar con el alcalde José María Porcioles. El Plan de la Ribera y el Plan de la Zona sur de Montjuïc marcaron las primeras expectativas para el frente marítimo de Barcelona, y la torre de Urquinaona fue uno de los pocos edificios singulares bien enhebrados en la trama Cerdá.
Es, pues, evidente el papel de Bonet como impulsor de grandes proyectos públicos, pero, aunque su complicado itinerario autobiográfico le haya dificultado el debido reconocimiento universal, también hay que considerarlo un artista de elevado calibre en un momento decisivo para la arquitectura en el que el racionalismo generaba nuevas tendencias.
font: http://www.elpais.es/articulo/elpepiautcat/20051116elpcat_10/Tes/
La Solana del Mar y La Ricarda
[Oriol Bohigas, arquitecto. El País, 17 de Septiembre, 2008]
Han llegado hasta aquí persistentes rumores de una protesta colectiva contra la degradación y la destrucción parcial de uno de los edificios más significativos de la arquitectura moderna en Uruguay y seguramente en toda la América Latina: La Solana del Mar, en Punta Ballena, obra del catalán Antoni Bonet (1913-1989).
Josep Lluís Sert y Antoni Bonet fueron, en dos etapas muy próximas y consecutivas, los mejores representantes en el Estado español del Movimiento Moderno, los arquitectos con mayor cultura internacional y con una sensibilidad extraordinaria que les permitió elaborar la evolución de los iniciales dogmas racionalistas hacia la reintegración crítica de las realidades locales, las tradiciones constructivas y el complejo identitario del genius loci, en lucha contra el amaneramiento del International Style. Los dos sufrieron el exilio después de la Guerra Civil y desarrollaron su obra en América hasta que retornaron a Cataluña, donde pudieron volver a trabajar, con intervalos sucesivos pero con obras significativas y sin duda muy valiosas.
Una de las obras que catapultaron a Bonet al prestigio internacional fue, precisamente, la urbanización de Punta Ballena, construida en los años cuarenta en un paraje todavía inmaculado de una belleza sorprendente. En los últimos años esa belleza natural ha sido gravemente mutilada por la especulación turística adocenada y abusiva. A pesar de ello, el conjunto de la urbanización, las viviendas privadas proyectadas por Bonet y el centro social de la colonia -la Solana del Mar- han mantenido su presencia activa, si no en el nivel de uso que prometían, por lo menos como testimonio de una aventura cultural en el paisaje y en la forma de vida. Parece, no obstante, que la degradación y la ausencia de una protección oficial están afectando al conjunto, sobre todo al edificio central, de carácter más comunitario y, en cierta manera, más representativo.
Desgraciadamente, la obra de los arquitectos hay que juzgarla teniendo en cuenta el complicado itinerario de fracasos y encargos interrumpidos. Los dos proyectos urbanísticos más ambiciosos de Bonet fueron el Plan de Buenos Aires de la época de Perón y el Plan de la Ribera en Barcelona de la época de Porcioles. Ninguno de los dos llegó a realizarse a pesar de los buenos apoyos políticos y económicos, y del interés programático de las propuestas. En ambos estableció una nueva fidelidad a los principios del urbanismo racionalista o funcional, condicionados, no obstante, a un inicial realismo estructural y estético, por lo cual pueden todavía citarse como testigos de un momento crucial en la evolución de los nuevos asentamientos urbanos y en la rehabilitación de los antiguos, adictos a la esencia del lecorbusierismo, pero tendentes al reconocimiento de una urbanidad más consensuada.

Esa misma actitud -con las variantes impuestas por el tema- se descubre también en las diversas viviendas unifamiliares que Bonet construyó en Cataluña. Entre ellas, las más representativas son la Casa Gomis, en La Ricarda, junto al aeropuerto de El Prat, y la Casa Cruïlles, en una playa de Aiguablava, dos obras maestras indiscutibles, adaptadas a las exigencias del paisaje, definidas con racionalidad geométrica, construidas con sistemas de bóvedas según tradiciones locales, enmarcadas en un lenguaje a la vez radicalmente innovador y pudorosamente tradicional. A la torre de la plaza de Urquinaona -una de las mejores obras de la época incierta de los "edificios singulares"- podrían aplicarse los mismos adjetivos.
La maravillosa casa de La Ricarda, ante los cambios del aeropuerto y la proximidad de las nuevas pistas, las normativas de la costa y la depauperación ambiental, ha dejado de funcionar como una vivienda unifamiliar estable, pero se mantiene con dificultades como un modelo paradigmático. El profesor Jordi Garcés inicia cada año su curso en la Escuela de Arquitectura acompañando a todos sus alumnos a visitar esa casa y a analizar los parámetros estilísticos y metodológicos que pueden ser todavía el sustento de un programa pedagógico. Es un monumento, por tanto, que hay que conservar y potenciar con inteligencia y con sentido de la historia. Y en este caso la conservación pasa ineludiblemente por destinarle un uso más colectivo -más histórico- que supere los residuos de una vivienda familiar, hoy día ya prácticamente imposible. Sé que ha habido gestiones con la Generalitat, el Ayuntamiento de El Prat, la Universidad Politécnica y el Colegio de Arquitectos para definir y promover institucionalmente esos nuevos usos, sin resultados positivos. Parece que la propiedad está dispuesta a colaborar y, de momento, mantiene la estabilidad y el valor paisajístico de esa joya de la arquitectura. Pero no es suficiente: el único camino eficaz para mantener un monumento que ha perdido su uso es aplicarle otra función adecuada y compatible.
Evidentemente, tenemos que sumarnos a la llamada colectiva en defensa de La Solana del Mar y de todo el conjunto de Punta Ballena, pero en paralelo tendríamos que preocuparnos fundamentalmente de La Ricarda y, en segundo término, de otras obras de Bonet construidas en Cataluña que pueden estar en peligro de decadencia e incluso de ruina. Casi siempre la solución será encontrar nuevos usos a las edificaciones que se han convertido parcialmente en obsoletas, porque, sin un contenido adecuado, la arquitectura se momifica y acaba en una extemporánea y difícil pieza de museo insostenible o en una ruina ni siquiera aureolada por un contexto romántico.
font: http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Solana/Mar/Ricarda/elpepuespcat/20080917elpcat_4/Tes
1