Kalipedia
Saltar directamente a:


Edición

Cambiar





Herramientas de visualización e impresión:

Intermedio Tardío: costa norte

-Desaparecido el Imperio Huari, las tradiciones regionales se fortalecieron y empezó, hacia el año 1000, una nueva época de diversidad cultural: el Intermedio Tardío. En la costa norte destacaron los Lambayeque y los Chimú.

Vota:
3 estrellas
  • 1 votos
  • 2 votos
  • 3 votos
  • 4 votos
  • 5 votos

Resultado:
3 estrellas
  • 1 votos
  • 2 votos
  • 3 votos
  • 4 votos
  • 5 votos

Guárdame Amplíame Compárteme: Facebook Google Ver más

Chimú (1000-1470)


La sociedad Chimú se desarrolló en el valle de Moche. Los orígenes del reino están íntimamente ligados a un personaje legendario venido del mar, llamado Tacaynamo. Este reino era una confederación de pequeños grupos que mantenían sus propios mitos, lengua y costumbres. Los incas los conquistaron hacia 1470.

Asentamientos

Entre los asentamientos más importantes destacan, al norte del reino, Farfán y Pacatnamú; y al sur, Cerro orejas y Chan-Chan. De todos ellos sobresalen dos sitios: Pacatnamú y Chan-Chan. El asentamiento de Pacatnamú se ubica en el valle de Jequetepeque y está compuesto por varias pirámides truncas de índole ceremonial rodeadas por murallas. Es probable que estas pirámides fueran la residencia de las divinidades locales (Sol, Luna y Mar).

Chan-Chan: capital del reino Chimú

Chan-Chan es el complejo arqueológico de barro más grande de la América Prehispánica. En su construcción se usaron materiales locales como adobe y adobón. Los adobes rotos y la basura se utilizaron como relleno para los pisos, las paredes, las rampas y las plataformas. La madera se empleó en postes, columnas y dinteles; además, se usó la caña, el carrizo y las esteras. Los techos fueron hechos con paja amarrada. La ciudad se extiende en un área de 24 kilómetros cuadrados y se divide en tres sectores:

  • Área monumental, conformada por: I) diez ciudadelas rectangulares con murallas de adobe de hasta nueve metros de altura y tres de espesor en la base. Funcionaban como palacios donde vivía con lujo el jefe máximo con su familia y la servidumbre. Cuando un soberano moría, quien lo reemplazaba construía su propio palacio. Por eso se han encontrado diez palacios (Gran Chimú, Squier, Velarde, Laberintos, Tello, Bandelier, Uhle, Rivero, Tschudi y Chayhuac) que harían referencia a diez dinastías de poder; II) pirámides truncas con fines ceremoniales, como la Huaca Toledo, Las Condes, Obispo y El Higo; y III) las «audiencias», estructuras en forma de «U» destinadas a cuestiones políticas. Presentan almacenes para los tributos y bienes de lujo.
  • Área intermedia, es la zona donde aparentemente vivía la gente del común que, si bien no pertenecía a la nobleza, podía acceder a ciertos bienes de mayor estatus.
  • Área de barrios, unidades domésticas pequeñas de forma irregular y construidas con quincha y palos. Se calcula que albergaron hasta un total de 30.000 habitantes, algunos de ellos expertos artesanos, mientras que otros eran simplemente servidores del soberano.

Organización social

A partir de su arquitectura, se puede inferir que la sociedad Chimú tuvo cuatro estamentos: I) el soberano o jefe máximo, II) la alta burocracia urbana, III) los artesanos y IV) los campesinos de las zonas rurales.

Los artesanos: ceramistas y talladores

Los alfareros chimúes fueron herederos de la tradición Moche. Sin embargo, a diferencia de sus predecesores, la calidad de su cerámica fue inferior como resultado de la producción en serie con la ayuda de moldes. Estos ceramistas realizaron vasijas de técnicas escultóricas y pictóricas con decoración en bajorrelieve y con diseños geométricos y de animales, plantas y frutos. Destacan las botellas globulares negras con asa estribo, en las que se puede apreciar una pequeña escultura, generalmente de un mono, colocado en la unión del pico con el arco, en el cuello del vertedero. La cerámica se identifica por su coloración negra, que era producto de una atmósfera reductora, es decir, con hornos cerrados sin la entrada de oxígeno. Los talladores realizaron representaciones humanas, generalmente decoradas con un tocado en forma trapezoidal, que tienen incrustaciones de nácar en los ojos, orejas, dedos, uñas y otras partes del cuerpo.

La orfebrería

Para los chimúes, los colores dorado y plateado tenían un gran valor simbólico porque se relacionaban con la nobleza, el poder y, sobre todo, la religión. Sus técnicas metalúrgicas permitían dorar o platear (por medio de aleaciones de cobre con oro y plata) las superficies de ciertos objetos de metal para obtener así piezas con la apariencia de haber sido hechas con oro y plata maciza.


Participa