Ruta

Home Noticias Antropología LA HISTORIA DE LA AGRICULTURA ES DIEZ MIL AÑOS MAS ANTIGUA

LA HISTORIA DE LA AGRICULTURA ES DIEZ MIL AÑOS MAS ANTIGUA PDF Imprimir E-mail
Lunes, 03 de Noviembre de 2008 10:03

Hasta hace muy poco, los científicos habían considerado cierta la versión sobre la historia del origen de la agricultura según la cual el cultivo de las plantas comestibles apareció de repente en Oriente Próximo hace unos 10.000 años, y de allí se extendió con rapidez hacia Europa. En un principio, la genética parecía apoyar esta versión, pero ahora han comenzado a aparecer fisuras con la obtención de nuevas evidencias, que han hecho tambalearse la certidumbre en torno a este modelo.

Las nuevas evidencias han sido obtenidas por un equipo bajo la dirección de Robin Allaby, de la Universidad de Warwick. Los investigadores han desarrollado un nuevo modelo matemático que muestra cómo la agricultura comenzó en realidad mucho antes de lo que se creía.

Hasta ahora, los científicos creían en el establecimiento repentino de la agricultura eficiente, que se manifestó a través de la selección artificial, y que fue capaz de predominar con facilidad sobre la selección natural de las plantas y, como consecuencia, se venía suponiendo que la mayoría de los cultivos habían llegado de una misma zona geográfica y de un único evento de domesticación.

Sin embargo, las evidencias arqueológicas recientes ya han comenzado a socavar las bases de este modelo, alejando la fecha de la primera aparición de la agricultura. El mejor ejemplo de ello es el yacimiento arqueológico Ohalo II, en Siria, donde más de 90.000 fragmentos de plantas de hace 23.000 años demuestran que los cereales silvestres habían sido cosechados unos 10.000 años antes de la fecha que se consideraba como la más antigua en la historia de la agricultura, antes incluso del último máximo glacial (hace entre 18.000 y 15.000 años).

Estudios amplios sobre el genoma de cultivos como la cebada, cuyo origen se había estimado en el pasado dentro de una estrecha área geográfica, algo que apoyaba la hipótesis de un rápido establecimiento de la agricultura, han entrado en conflicto con otros estudios genéticos. El conflicto más notable está precisamente en el caso de la cebada, ya que existe ahora un amplio volumen de evidencias que apuntan a que se empleó más de un ancestro común para su desarrollo.

A la luz de los últimos hallazgos, el desarrollo de la agricultura parece haber sido mucho más lento de lo que se ha venido creyendo, y no se basó en unas pocas especies específicas siendo domesticadas, sino en bastantes, con combinaciones posteriores de ellas y otros elementos de configuración que muestran ahora al surgimiento de las especies de cultivo como un proceso mucho más complejo de lo que se creía.

Scitech News

   
 
 
 
 

Créditos

Copyright 2008 NC&T; All Rights Reserved

 
 
 
Template by Inspiration