14 de Enero de 2010

Módulos - Tejido Hematopoyético
    Cátedra
   Página Principal
   Presentación
   Cronograma
   Programa
   Docentes
   Módulos
   Mesas Redondas
   Investigación
   Cursos
   Galería de fotos
   2003
   Notas de
   Opinión  
   
    Recursos
   Proyecto Humano
   Visible
   Atlas
   Biblioteca Virtual
   Café
   Download
   Email
   Otros sitios
   Libro de Visitas
   Ateneos Internos
   Foro  
   Clasificados
   Chat  

Buscar en este sitio:





   Recomendanos a un
   amigo
Anátomo-Histología - Módulos: Tejido Hematopoyético
SANGRE Y HEMATOPOYESIS
por G.Gigola
 
GUÍA DE TRABAJO PRÁCTICO

Entendemos a la sangre como un tejido conectivo altamente especializado.

La obtención y observación de un frotis de sangre periférica difiere en algunos aspectos con respecto a los preparados histológicos que hemos estado viendo hasta el momento:

   1. Esta preparación es una monocapa de células entre las cuales no vamos a distinguir sustancia intercelular alguna, no porque no la posea, sino porque no se colorea debido a que está constituída en un 90% por agua.

   2. Un frotis de sangre periférica se realiza con una gota de sangre fresca que se extiende sobre un protaobjeto con ayuda de otro que se denomina extensor y se deja secar al aire.

   3. Para la fijación se emplea metanol puro en lugar de formol 10%.

   4. La coloración que se utiliza es la de May Grünwald-giemsa o simplemente Giemsa. El colorante de May Grünwald es una solución metílica de eosinato de azul de metileno y el Giemsa es una solución metílica de azur II y eosina.

   5. Los extendidos de sangre una vez coloreados no se montan como los preparados histológicos (con bálsamo y cubreobjeto), se secan y están listos para ser observados.

   6. Para el estudio de las células de la sangre utilizaremos por primera vez el objetivo de 100X, que nos dará un aumento total de 1000X. Para esto se coloca aceite de inmersión entre la lente frontal del objetivo y el preparado.

Como estamos acostumbrados a estudiar los preparados con objetivos de bajo aumento, comenzaremos con el objetivo de 40X. Observamos una gran cantidad de células de pequeño tamaño, sin núcleo y de color rosado las que corresponden a eritrocitos o hematíes (glóbulos rojos). Estas células constituyen el 95 a 99% del total del volúmen celular sanguíneo.


Eritrocitos X1000 May Grünwald - Giemsa

Intercalados entre los eritrocitos observaremos a los leucocitos, de los cuales existen 5 tipos, los que se distinguen claramente por ser células nucleadas y de mayor tamaño. Para identificar sus características utilizaremos el objetivo de 100X.

Antes de rotar el revólver del microscopio para posicionar este objetivo debemos colocar sobre el portaobjeto una gota de aceite de inmersión y luego enfocar con extremo cuidado ya que la distancia frontal del mismo es sumamente pequeña. Una vez que logramos el foco, podemos observar con claridad el aspecto de los hematíes, anucleados, de color rosado, teñidos por la eosina. Miden aproximadamente 7 mm de diámetro, tienen forma redondeada con un centro más claro y una periferia de color más intenso, lo que se debe a la forma de disco bicóncavo que tiene esta célula.

El descripto es el aspecto que normalmente presentan los eritrocitos, pero en distintas patologías se pueden alterar su color, su forma y su tamaño.

A continuación, si recorremos el preparado encontraremos las distintas células blancas o leucocitos, pudiendo distinguir los 5 tipos:

Para ubicarnos en el tamaño de estas células recordemos el correpondiente al eritrocito.

Los neutrófilos (60-65% del total de los leucocitos) miden entre 10 y 15 mm, es decir que lo veremos de aproximadamente el doble del tamaño de un eritrocito. Estas células tienen un núcleo multilobulado, con 2 a 5 lóbulos, fuertemente basófilo. Su citoplasma es eosinófilo, claro, en el cual podemos observar los gránulos azurófilos (toma el azur) o primarios distribuídos irregularmente, de color azul o púrpura intenso. Los gránulos neutrófilos o específicos no se observan por ser muy pequeños.


Neutrófilo X1000 May Grünwald - Giemsa

Los eosinófilos tienen un tamaño similar al de los neutrófilos, se encuentran en menor cantidad, del 1 al 3% del total de los leucocitos. El citoplasma es ligeramente basófilo, pero en general no podemos observarlo debido a la presencia de gran cantidad de granulaciones gruesas que lo cubren totalmente, dejando libre el núcleo. Este presenta en general dos lóbulos.


Eosinófilos X1000 May Grünwald - Giemsa

El último tipo de leucocito polimorfonuclear es el basófilo, es el menos abundante, se encuentra en un porcentaje menor al 1%, razón por la cual es difícil encontrarlos en los extendidos. Son algo más pequeños que los anteriores, con un diámetro promedio de 10 mm. Su citoplasma es acidófilo y está cubierto por granulaciones grandes, irregulares, de color negro purpúreo que cubren también el núcleo. Por esta causa no es posible observar claramente su forma.


Basófilo (elemento inferior) X1000 May Grünwald - Giemsa

A continuación describiremos los dos tipos de leucocitos monomorfonucleares. Esto merece una breve aclaración, todos los leucocitos son mononucleares, tienen un solo núcleo. En algunos textos se puede encontrar a los linfocitos y monocitos como leucocitos mononucleares, lo que no es correcto ya que dijimos que todos lo eran. Lo que se observa es la segmentación de un único núcleo en los leucocitos neutrófilos, eosinófilos y basófilos. Si los estudiamos con detenimiento veremos que estos lóbulos están unidos por finos hilos de cromatina. Hablamos entonces de lóbulos y no de distintos núcleos. Entonces diremos que existen leucocitos polimorfonucleares y monomorfonucleares.

También existe confusión cuando se habla de granulocitos, refiriéndose a los polimorfonucleares, y agranulocitos, respecto de los monomorfonucleares. Todos los leucocitos poseen gránulos azurófilos o primarios, además los polimorfonucleares poseen gránulos específicos o secundarios.

Los linfocitos constituyen aproximadamente el 30% del total de los glóbulos blancos. Se pueden encontrar de distintos tamaños, grandes, medianos y pequeños. Los linfocitos pequeños son los que se encuentran más comunmente y su diámetro es aproximadamente igual o ligeramente mayor al de un hematíe. El núcleo es redondo, basófilo, puede presentar agragados de cromatina y una pequeña escotadura en su contorno. El citoplasma se limita a una estrecha franja que rodea al núcleo de color azul-celeste; en general no se observan granulaciones en él.


Linfocito (elemento superior) X1000 May Grünwald - Giemsa

Si encontramos linfocitos de tamaño mayor observaremos el núcleo desplazado hacia la periferia, mayor cantidad de citoplasma y algunas granulaciones azurófilas. La basofila del citoplasma de los linfocitos de debe al gran contenido de ARN y se puede tornar en un azul más intenso cuando son estimulados.

Frecuentemente puede observarse en estas un halo perinuclear más claro e incluso en los medianos y grandes puede verse la imagen negativa del complejo de Golgi cercana al núcleo.

Los monocitos son los leucocitos de mayor tamaño, con un diámetro de 15 a 20 mm, casi tres veces el de un eritrocito. El núcleo es grande y presenta polimorfismo, puede ser redondo, oval o en forma de herradura, esta última es la más característica; puede encontrarse central o excéntrico. La cromatina es laxa, reticular, suele decirse que presenta aspecto cerebroide.


Monocito (sup.) y neutrófilo en banda (inf.) X1000 May Grünwald - Giemsa

En el citoplasma no se observa el halo perinuclear característico de los linfocitos, es abundante, levemente basófilo, de un color gris azulado con granulaciones azurófilas dispersas. Podríamos decir que el aspecto del citoplasma es ligeramente "sucio" en contraste con el del linfocito que es "traslúcido".

Resta describir los elementos formes más pequeños de la sangre que son las plaquetas o trombocitos. No se trata de células, sino de porciones de escindidas del citoplasma de una célula gigante que se encuentra en la médula ósea y se denomina megacariocito.

Son muy pequeñas, miden entre 2 y 3 mm, de forma irregular, aunque en los extendidos de sangre periférica se observan redondeadas.

Presentan un color parduzco tenue y se pueden observar tanto aisladas como agregadas, debido a una de las características propia de estos elementos de unirse para formar el tapón que impide las hemorragias (pérdida de sangre).

Su número en circulación oscila entre 200.000 y 400.000 por ml de sangre, es decir que vamos a encontrarlas fácilmente en el frotis.


Plaquetas X1000 May Grünwald - Giemsa


 

Versión de Impresión   |   Enviar por email

 

 Firmar Libro de Visitas |   webmaster@histologia.zzn.com   

Hay en este momento 22 visitantes activos



Diseño Christian Gatti - Pablo Orellana