Público.es

Tolstói, el maestro de Gandhi

Coincidiendo con el centenario de su muerte, se publica el ensayo del escritor ruso que marcó el pensamiento político del revolucionario indio. La edición incluye la correspondencia mantenida entre ambos, en la que el autor de Guerra y paz le instruye en la doctrina de la no violencia

Vota
Resultados
Sin interésPoco interesanteInteresanteMuy interesanteImprescindible
29 Votos
Comentarios Comentarios 42     | Vista impresión  |  Aumentar fuente  |  Disminuir fuente  
| Compartir   facebook  twitter  meneame  delicious 
CARLOS PRIETO - MADRID - 06/02/2010 08:00

Apunten esta fecha: 7 de septiembre de 1910. Pocas semanas antes de morir en la estación de tren de Astapovo, Lev Tolstói escribe la última de sus cartas a Mahatma Gandhi. El futuro padre de la independencia de la India vivía entonces en Sudáfrica, controlada por las metrópolis europeas, donde luchaba por los derechos de los indios que trabajaban en ese país.

"Requerir que cese toda aplicación obligatoria de impuestos, así como la abolición de todas las instituciones legales y de la policía y, por encima de todo, de las instituciones militares". Esas eran algunas de las recetas del escritor ruso, pero no sólo para ese país africano, sino para todo el mundo. Para entendernos: Tolstói estaba echado al monte.

"Su lectura me abrumó. Me marcó para siempre", contó el líder indio

El autor de Guerra y paz se había radicalizado en los últimos años de su vida, como demuestra la lectura de El reino de Dios está en vosotros (1890-1893), ensayo casi inédito en España (la anterior traducción se hizo en 1902) que la editorial Kairos publica ahora coincidiendo con el centenario de su muerte. "Su lectura me abrumó. Me marcó para siempre", admitió Gandhi, cuya primera carta a Tolstói, recogida en la nueva edición del ensayo, data de 1901.

De la nobleza a la barricada

Lo curioso es que nada hacía presagiar que el novelista, descendiente de la más antigua nobleza rusa (su padre era conde y su madre princesa), pudiera acabar influyendo decisivamente en el pensamiento del célebre revolucionario indio.

El novelista arremetió en el libro contra la Iglesia y el Estado

Tras pasar por el Ejército y dedicarse con tremendo éxito a la literatura, Tolstói sufrió una "terrible crisis existencial y espiritual que lo sume en una profunda depresión, y que lo lleva al borde del suicidio", recuerda Joaquín Fernández-Valdés, traductor de El reino de Dios está en vosotros. "Siente un abismo y necesita encontrar un sentido a la vida. Busca frenéticamente respuestas en la ciencia y en la filosofía primero, y en la Iglesia ortodoxa después. Muy decepcionado por lo que halla en todas ellas, investiga entonces en la fuente original del cristianismo: las sagradas escrituras", apunta Fernández-Valdés.

Ahí surgió el chispazo en la cabeza del escritor. El autor de La muerte de Iván Ilich concluyó que las enseñanzas pacifistas que Cristo impartió en el Sermón de la Montaña fueron traicionadas por la Iglesia. Preso de ira, abandonó progresivamente la ficción y se centró en la publicación de panfletos de agitación político-religiosa. Su descomunal fama no evitó que El reino de Dios está en vosotros fuera censurado en Rusia "aunque corrió de mano en mano clandestinamente", apunta su traductor-y que se publicara con éxito en países como Inglaterra, Francia, Alemania y EEUU.

Contra todo y contra todos

En las misivas intercambiaron pareceres sobre la no violencia

Tolstói arremetió en el libro contra la Iglesia, por conciliar violencia y religión, y el Estado, que sólo sirve para oprimir a la población en beneficio de unos pocos. "Ni la banda del malhechores más despiadada es tan terrible como una organización estatal", escribió sin tapujos.

Influido por el ensayo Henry David Thoreau La desobediencia civil, plasmó también su particular visión sobre la doctrina de la no violencia, convirtiéndose en una mezcla de filósofo anarcopacifista e ideólogo cristiano libertario. "El auténtico cristianismo la doctrina de la resignación, del perdón a las ofensas y el amor y el Estado con toda su pompa, su violencia, sus ejecuciones y sus guerras son dos conceptos irreconciliables. La profesión del auténtico cristianismo no sólo excluye la posibilidad de reconocer el Estado, sino que destruye sus cimientos", bramó el novelista ruso.

La lectura del libro inflamó el pensamiento de Gandhi. La correspondencia entre ambos se inició el 10 de noviembre de 1901. Gandhi le escribe desde Londres para hablarle sobre la lucha de los indios en la provincia sudafricana de Transvaal, donde ya se estaba cocinando el experimento sudafricano conocido posteriormente como Apartheid.

"La ley del amor deja de ser válida si se defiende por la fuerza"

Y ya puestos pidió a Tolstói que utilizara "su influencia" para popularizar el movimiento de resistencia. "De tener éxito no sólo sería un triunfo de la religión, el amor y la verdad sobre la irreligión, el odio y la falsedad, sino que muy probablemente sirviera como ejemplo para los millones de seres que viven en la India, o para gentes en otras partes del mundo que pudieran estar oprimidas, y que ciertamente significaría un avance de cara a acabar con la violencia, al menos en la India. Si aguantáramos hasta el final, como creo que seremos capaces de hacer, tengo pocas dudas acerca del éxito final", escribe Gandhi sobre una lucha sin cuartel que desafiaba abiertamente las leyes racistas con actos de desobediencia pacífica reprimidos a lo bestia por las autoridades coloniales.

Vía revolucionaria

Lev Tolstói, que a lo largo de su vida escribió nada menos que 10.000 cartas a personajes tan variopintos como el zar Nicolás II, el poeta Rainer Maria Rilke y al escritor George Bernard Shaw, no tardó en responder a Gandhi. "¡Que Dios ayude a nuestros queridos hermanos y colegas del Transvaal! También entre nosotros se deja sentir intensamente esa lucha entre gentileza y brutalidad, entre humildad y amor, orgullo y violencia, sobre todo en el choque entre deber religioso y las leyes del Estado, expresado en la negación a prestar el servicio militar. Esas negaciones se producen cada vez con mayor asiduidad", escribió aludiendo a los rusos que se negaban a servir en el Ejército de su país.

En la larguísima carta que puso fin en septiembre de 1910 a la correspondencia entre los dos hombres, Lev Tolstói disertó a fondo sobre la táctica que popularizaría Gandhi años después en la India ocupada: la resistencia no violenta. "La vida de las naciones cristianas presenta una contradicción entre el amar, que debería prescribir la ley de conducta, y el uso de la fuerza, que puede reconocerse bajo diversas formas, como gobiernos, tribunales y ejércitos, que se aceptan como necesarios y apreciados", escribe. ¿Y contra las porras y la represión? Una buena dosis de amor, concluyó enfebrecido el novelista ruso: "Lo que denominamos la renuncia a toda oposición mediante la fuerza, simplemente implica la doctrina de la ley del amor no pervertida por sofismas La ley del amor deja de ser válida si se defiende por la fuerza".

Tolstói zanjó su incendiaria misiva profetizando que la no violencia acabará convirtiéndose en el arma revolucionaria que haría tambalear a los poderosos: "Los gobiernos saben de dónde procede la mayor de sus amenazas y permanecen en guardia y ojo avizor, no sólo para preservar sus intereses, sino también para proteger su propia existencia". Lo que sonaba a bravata y a idealización ingenua del amor y la resistencia pasiva, acabaría transformándose en un movimiento de masas que, liderado por Mahatma Gandhi, se llevaría por delante al todopoderoso Ejército británico que ocupaba la India. Quizás las autoridades británicas se arrepintieran a posteriori de no haber controlado la correspondencia de Gandhi.


Comentarios - total 42

Comentarios - total 42
1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  Siguiente >
  • -1.0  |  1  |  julio pereira  |  07-02-2010 00:13:17

    En mi clase de literatura universal nos mencionaban a Tolstoi. No hubo tiempo para conocer mas. La vez pasada que vi La guerra y la paz en pelicula. Ahora, con mas tiempo me ha dado por conocer mas a los clasicos y este articulo me viene a motivar mas.

    Creo que la lucha de Gandhi hay que ubicarla en un contexto mas realista. La lucha pacifista tenia su validez desde el punto de vista que era posible en el gran escenario mundial. Estaba La Otan y el polo opuesto, El Pacto de Varsovia o la Union Sovietica. Gandhi busco una via viable.

    Lo que dice Tolstoi de alguna manera tambien lo aplican los chinos. Los chinos han optado por una politica pacifista. Tienen recursos como para formar un gran ejercito y conquistar al estilo gringo muchos pueblos, pero no lo hacen. Tratan de conquistar a traves de proponerles buenos negocios y eso da mejores resultados que cualquier bomba atomica. En mi pais se estan llevando el oro las compagnias canadienses. Dejan el 1% en regalias, nos dejan sin oro, sin agua y con bastante cianuro-cancer, muchos muertos porque tienen que reprimir. El final, una tragedia completa. Un desgaste politico horrible para el sistema.

  • 0.0  |  2  |  NURDIN  |  06-02-2010 23:46:05

    aL VALIENTE 26, brillante inteligencia la tuya que ante los atropellos del Imperio en Irak, Afganistán Líbano,Palestina, Pakistan, los violentos y la amenaza son(somos) los musulmanes.Insisto, brillante y acerada su reflexión.Probablemente tenga un libro de Jorge Valdano en su mesilla de noche.

  • 2.0  |  2  |  deiv  |  06-02-2010 19:59:18

    Para más información sobre la vida y la dedicación de Gandhi a los más necesitados os recomiendo a todos su autobiografía.

  • 1.0  |  5  |  A Korla  |  06-02-2010 19:30:14

    Vamos a ver. Si hay que juzgar a un hombre yo lo haría por sus actos y luego sus razones, no por su familia. Yo no arriesgaría tanto apostando que él era como ellos. Cada uno de nosotros, cada cosa en este planeta no se repite, es singular, y con el tiempo más. El tuvo la decencia y valor de mostrar como miles de manos cogiendo un puñado de sal podían cuestionar la apropiación de recursos.

    En política nada va en linea recta entre dos puntos. desconozco si le pusieron trenes, pero a no ser que sea historiador, y te hayas pasado 10 años de investigación en los entresijos de ese periodo, no sabremos muy bien el porqué.

    También se le asocia sólo con el pacifismo, bueno, el también admitió que el diálogo no sirve con las máquinas y las bestias. Y es porque se dió cuenta de esto que tomó a los británicos por lo que son, seres humanos con razonamiento, con reglas a las que se puede acceder. Eso no basta para cambiar toda una sociedad y todo lo que llevamos a cuestas, pero es un gran paso hacia el autocontrol y la solidaridad con los otros.

    No era muy brillante? vaya, pues los pensadores con los que enlaza si lo eran al menos. Yo no me voy a considerar más brillante ni con tanto coraje como él, él caminó esas millas, y bikkhu está en lo cierto.

  • 6.0  |  14  |  Korla  |  06-02-2010 18:47:23

    Para Huevos y Bikkhu. Huevos, después de la segunda guerra mundial, con una China apunto de caer en manos del comunismo y con una India en la que esta misma ideología tomaba fuerza en las regiones del sur y en las grandes ciudades, Gandhi era el hombre de los británicos. Los mismos ingleses le brindaron trenes para que viajara por el país. Lo cierto es que este personaje había calado en el pueblo. Nunca fue brillante, pero supo representar lo que la gran masa quería y además no hacia ascos a los ingleses. Bikkhu, la familia de Gandhi venía de una casta superior: su padre fue gobernador. Los únicos que querían cambiar las cosas en la India eran los comunistas. A este hombre lo mataron y sobre ello hay cuarenta versiones, pero lo cierto es que Gandhi venía de una familia muy religiosa y reaccionaria y él mismo seguía esa línea.

  • -1.0  |  1  |  Ama Lis  |  06-02-2010 17:54:53

    No hay que olvidar la otra cara de Gandhi. Os dejo un artículo de Diego Urioste intitulado "El otro Gandhi":

    http://urioste.eu/2009/11/12/el-otro-gandhi/

  • 3.0  |  13  |  Tolstoi EL PODER  |  06-02-2010 17:48:31

    La única crítica válida al islam es desde el humanismo secular y desde el ateísmo. Desde el laicismo en definitiva. Judios, musulmanes y cristianos, los pueblos autodenominados "hijos de Abraham" que rendian culto a su personaje mitológico Yaveh/Alah el dios del desierto. De Tolstoi una lectura recomendable es EL PODER. Cualquier otra crítica, y viendo el tipo de comentarios antiprogresistas, viene claramente de la caverna. Que los mismos que se organizan para eliminar leyes que nos igualan acusen de machismo y homofobia a los musulmanes es sencillamente ridiculo. De hecho, en teoría, los que tienen como filósofo preferido a ese supuesto personaje histórico (Jesus), ya hace mas de mil quinientos años tenian una palabra muy clara, cuando alguien proclamaba principios que no cumplia lo llamaban HIPOCRITA, e hipocritas son los cristianos nacionalistas españoles que luchan contra la igualdad, contra los homosexuales, contra las mujeres y luego adjetivan de machistas y homofobos a los inmigrantes. Sois iguales, y si aqui hay libertades es porque luchamos contra vosotros, los enemigos de la libertad, vosotros sois ellos aqui, los otros hijos de "Abraham", el referente moral vuestro que casi mata a su hijo en un relato de ficcion, porque su deidad asesina le mando hacerlo.

  • 5.0  |  15  |  Hoy es lunes  |  06-02-2010 17:29:16

    Ojalá el trío de las Azores hubiesen leído a Tolstói i a Gandhi.

  • 9.0  |  15  |  bikkhu  |  06-02-2010 17:27:12

    Korla, que yo recuerde Gandhi sí abogó por la eliminación del sistema de castas. Es difícil cargarle con la culpa de no haber eliminado el sistema cuando lo mataron medio año después de la independencia y además nunca llegó a ostentar ningún cargo político oficial.

  • -17.0  |  25  |  Paz, Pan y Clan  |  06-02-2010 16:03:45

    Dále un barniz progresista de izquierdista de salón (socialista o de izquierda desunida), una bandera judia o americana para quemar, un puesto de trabajo fijo en la administración, una camiseta del Ché, un puesto de liberado sindical y varias consignas a favor del pacifismo musulman con pañuelito palestino de zara. Mézclalo todo en su cerebro con una buena batidora y el resultado: otro zombi capaz de justificar el terrorismo, machismo, homofobia e islamonazismo con tal de no perder la paz y el pan de su clan: islamoprogrenazis. Si Marx y el Ché levantaran la cabeza, los corrían a gorrazos.


1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  Siguiente >

Participa. Envíanos tu comentario

Público.es no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios
Normas para comentar
Introduce los caracteres tal y como aparecen en la caja para enviar el comentario
introducir este texto en la contenedor de la izquierda
PUBLICIDAD

Dixio

Doble clic en cualquier palabra para ver su definición.

Comentario más valorado

Leon Tolstoy fue un gran escritor, pero a Gandhi se le ha ensalzado más de [...]
- Korla -

Lo Último en ...

CULTURAS

© Diario Público.
Calle Caleruega nº 104, 1ª planta. Madrid 28033.
Teléfono: (34) 91 8387641
Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones S.L.
~