| Inicio | Mapa del web | Contactar | Enlaces
  
 
 
HISTORIA DE BENEIXAMA (I):
“Beneixama en sus orígenes. Época antigua y siglos medievales”.
 
 

    El propio topónimo denota un origen musulmán2 . El nombre de Beneixama ha sido estudiad o por diversos filólogos que han dado opiniones diversas. A falta de un estudio serio y riguroso sobre el topónimo árabe, contamos con la breve aportación de Joan Coromines, muy parecida a la de la arabista, Carmen Barceló, en la que se concluye que Bäni- o ben äsSahmi, significaría “hijos de las tierras fértiles”. La fertilidad de la tierra, su gran aprovechamiento para la práctica de la agricultura, sería determinante a la hora de situarse para formar un pequeño núcleo de población. Hay que tener en cuenta que el río Vinalopó queda a muy poca distancia de Beneixama y atraviesa todo el valle del mismo nombre. Benixàmer sería en sus orígenes una alquería islámica, un asentamiento andalusí cerca de un río. La relación de este asentamiento con el agua es puesta de manifiesto en el Llibre del Repartiment. Los recursos hídricos que deparaba el lugar serían aprovechados mediante una red de acequias, de la que existen testimonios a lo largo del llamado carrer de la Sèquia, actualmente calle Cardenal Payá, y que también llegó a conocerse como carrer dels Molins. En las concesiones de tierra después de la conquista se pone de manifiesto la cualidad del territorio. Sería en sus primeros momentos de formación musulmana un lugar habitado por una comunidad de campesinos libres e independientes, una comunidad rural solidaria como tantas otras que se formaron en el Sharq al-Andalus . La otra interpretación del topónimo Beneixama pensamos que ha quedado un tanto desfasada. Se trata de la aportación de Asín Palacios. Según la base árabe, los Bani Xaima serían los descendientes de un clan familiar que vinieron a habitar estas tierras desde un lugar desconocido del orbe musulmán.


    Si bien es escasa o nula la documentación de origen árabe sobre Beneixama, encontramos bastantes referencias posteriormente en la época cristiana. Como antes apuntábamos, en el Llibre del Repartiment encontramos las primeras referencias documentales. Así, aparecen las primeras donaciones o repartimientos. Las primeras concesiones de tierra (la más importante), en donde aparecen los primeros pobladores cristianos, se otorgaron el 26 de mayo de 1248:


    “A Romeu de Castalla, cuatro jovades4 de tierra en la alquería de Benixàmer; y otros treinta y nueve pobladores, compañeros tuyos, tres jovades de tierra a cada uno de ellos en la misma alquería, y sendas casas allí mismo, francas y libres, a cada uno de ellos; y a ti, Romeu, unas casas en Xàtiva, francas y libres. 26 de mayo”.


    La segunda concesión se produce el 24 de junio de 1248:


    “A Sancho Jiménez d´Embit, la torre que se llama (de) Negret5 , cerca de Beneixama; y diez jovades de tierra de regadío en el término de la misma torre, por heredad propia, franca y libre; de manera que no lo venda en vida y que, después de su muerte, la ceda a una persona parecida a él que tenga la residencia en el Reino de Valencia; y que venda las posesiones que tenga en otro lugar y compre aquí, al cabo de un año, resida aquí”.
 
2 Para el caso de la toponimia puede consultarse los interesantes trabajos de SARRIÓ I BELLOD, F.: “Beneixama: una decisió valenta”, Revista de Fiestas de moros y cristianos, 1995, págs. 54-55; y también los de GASCÓ I NAVARRO, F.: “Testimonis escrits del topònim Beneixama”, Revista de Fiestas de moros y cristianos de Beneixama, 1995, págs. 56-57.

4 La jovada equivaldría en la actualidad a tres hectáreas de terreno.

5 La donación se refiere a la torre que se encuentra en las proximidades del Salze, concretamente en la actual finca “la Torre”. Se encuentra en un buen estado de conservación gracias a que sus propietarios actuales la mantienen como una estancia más de la casa.

 
  
 
©2004 - CDMAP S.L. - DCM