Premios Príncipe de Asturias

Concordia 1996

Con frecuencia se confunde la concordia con el conformismo y con la uniformidad y creo que nada tiene que ver con ellos. Su raíz estriba precisamente en el pluralismo, la libertad y la solidaridad. Sin ellas no es posible la concordia. La concordia jamás se impone, se busca en común y se realiza con el esfuerzo de todos.

Nacido en Cebreros (Ávila) en septiembre de 1932, Adolfo Suárez se licenció y doctoró en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Desempeñó diversos cargos de responsabilidad en la administración, como gobernador civil de Segovia (1968-1969), director general de TVE (1969-1973), ministro secretario general del Movimiento (1975-1976) y, tras la muerte de Franco, fue designado en 1976 presidente del gobierno por S.M. el Rey. Buen conocedor de las instituciones del régimen anterior, centró sus esfuerzos en sacar adelante ?mediante el diálogo y la integración? la Ley de Reforma Política, aprobada en referéndum en diciembre de 1976 y que le llevó a decretar una amnistía para delitos políticos. El objeto de esta Ley era iniciar un camino de transición hacia un sistema democrático y constitucional en España. Además de favorecer desde su gobierno la legalización de todos los partidos, Suárez fundó la UCD, con la que ganó las elecciones de junio de 1977, encargadas de la elaboración de la Constitución, ratificada en referéndum el 6 de diciembre de 1978.

Con ese instrumento en la mano, se inició la transformación de España hacia un estado de Derecho y de respeto a las libertades. Poco después de aquellas elecciones, en octubre de 1997, logró unir a partidos políticos y agentes sociales en la firma, ante la acuciante situación económica, de los llamados "Pactos de la Moncloa", iniciando simultáneamente el proceso de descentralización hacia las comunidades autónomas, con el establecimiento de los primeros estatutos de preautonomía. Tras su dimisión en 1981 como presidente de gobierno se retiró de la vida política, volviendo poco después para fundar el Centro Democrático y Social, siendo elegido diputado y abandonando definitivamente la política en 1991. Es doctor honoris causa por la Universidades de Asunción (Paraguay), Complutense (Madrid), A Coruña, Politécnica (Madrid) y Valencia.

La propuesta de su candidatura al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1996. destacó en Adolfo Suárez "su ejemplar comportamiento político en la fundación de nuestra democracia, su irreprochable conducta personal y su contribución decisiva a una Constitución para todos los españoles elaborada desde el consenso". Esta papel, así como su defensa de los valores democráticos en España en el contexto de una sociedad dispuesta al diálogo, la tolerancia y el olvido de pasadas divisiones le ha llevado a recibir numerosos reconocimientos a nivel internacional.

Subir