Dirección de contacto | Busqueda Comisión Europea> Pesca > La Política Pesquera Común
La Política Pesquera Común
Gestión de un recurso común
La Política Pesquera Común (PPC) es el instrumento de gestión de la pesca y la acuicultura de la Unión Europea.

Las primeras medidas comunes en el sector pesquero se establecieron en 1970, cuando se acordó que los pescadores de la UE debían tener igualdad de acceso a las aguas de los Estados miembros. Aun así, se reservó una franja costera para que los pescadores locales que faenaban tradicionalmente cerca de sus puertos de origen pudieran seguir haciéndolo. También se adoptaron medidas para crear un mercado común de productos de la pesca y se estableció una política estructural para coordinar la modernización de los buques y de las instalaciones en tierra.

Todas estas medidas adquirieron un mayor relieve en 1976, cuando, a raíz de los acontecimientos internacionales, los Estados miembros ampliaron sus derechos a los recursos marinos de 12 a 200 millas a partir de sus costas y decidieron que la Unión Europea era mejor interlocutor que cada uno de ellos para gestionar los caladeros de las aguas bajo su jurisdicción y defender sus intereses en los foros internacionales. Tras años de arduas negociaciones, la PPC vio la luz en 1983. Veinte años después, se reformó radicalmente. El objetivo de la reforma de 2002 era garantizar el desarrollo sostenible de la actividad pesquera desde los puntos de vista ecológico, económico y social. También se quería que las decisiones se basaran en unos dictámenes científicos sólidos y transparentes y en una mayor participación de los interesados. Otros elementos importantes eran la responsabilidad, la eficacia y la coherencia con las demás políticas de la UE, especialmente las de medio ambiente y desarrollo.

La PPC en la actualidad

La Política Pesquera Común - Guía del usuarioLa Política Pesquera Común se reformó en 2002 para garantizar la explotación sostenible de los recursos acuáticos vivos. Se introdujo entonces un criterio de precaución encaminado a proteger y conservar esos recursos y reducir al mínimo el efecto de la actividad pesquera en los ecosistemas marinos. La meta era contribuir a la eficacia de las actividades en una industria pesquera y acuícola económicamente viable y competitiva, ofrecer un nivel de vida equitativo a quienes dependen de la actividad pesquera y tomar en cuenta los intereses del consumidor.

La reforma de 2002 introdujo una estrategia de gestión pesquera más a largo plazo, mediante planes plurianuales de recuperación de las poblaciones que estuvieran por debajo de los límites biológicos de seguridad y planes plurianuales de gestión de las demás poblaciones. El objetivo era la aplicación progresiva de una gestión pesquera basada en el concepto de ecosistema.

En 2008 la Comisión inició una revisión de la Política Pesquera Común en la que analizará los aciertos y desaciertos de la política actual y estudiará las experiencias de otros sistemas de gestión pesquera al objeto de entresacar posibles directrices para el futuro.

En el folleto La Política Pesquera Común - Guía del usuario encontrará una descripción detallada del funcionamiento práctico de la PPC.

La PPC debe tener en cuenta la dimensión biológica, económica y social de la pesca.Conservación

Para que la presión de la pesca no supere los límites que pueden soportar las poblaciones de peces, la PPC cuenta con medidas de conservación, como son los totales admisibles de capturas, la limitación del esfuerzo pesquero o las medidas técnicas (normas referidas a los artes de pesca y tallas mínimas de desembarque), y obliga a registrar y comunicar las capturas y los desembarques.

Medio ambiente

La PPC cuenta con diversas medidas para limitar las repercusiones medioambientales de la pesca. Entre ellas cabe mencionar la protección de las especies no objetivo – mamíferos marinos, aves y tortugas –, los juveniles y las poblaciones vulnerables (por ejemplo la estrategia para prevenir las capturas accesorias y eliminar los descartes), o la protección de los hábitats vulnerables (por ejemplo las medidas para eliminar las prácticas pesqueras destructivas).

Estructuras

El  Fondo Europeo de Pesca (FEP) es el elemento financiero de la PPC. Tiene una vigencia de siete años (2007-2013) y un presupuesto total aproximado de 3 800 millones de euros. Su objetivo es sostener los objetivos de la Política Pesquera Común (PPC) mediante lo siguiente:

  • apoyo de la explotación sostenible de los recursos pesqueros y de un equilibrio estable entre éstos y la capacidad de la flota pesquera comunitaria
  • consolidación de la competitividad y la viabilidad de los agentes económicos del sector
  • fomento de métodos de pesca y producción respetuosos del medio ambiente
  • apoyo adecuado a los trabajadores del sector
  • incentivo al desarrollo sostenible de los caladeros.

Gestión de la flota

La política de gestión de la flota de la PPC va encaminada a limitar su capacidad pesquera, con objeto de conseguir un mejor equilibrio entre ésta y los recursos disponibles.  

Organización común de mercados

La meta de la organización común de mercados (OCM) es equilibrar las necesidades del mercado y los intereses de los pescadores en la Unión Europea y garantizar el cumplimiento de las normas de competencia leal.

Relaciones con los terceros países

La UE mantiene bastantes acuerdos con terceros países que le permiten acceder a sus caladeros. Con la reforma de 2002, los acuerdos pasaron de ser concesiones de acceso con una contrapartida financiera a verdaderas asociaciones para el desarrollo de la pesca sostenible y responsable.

La UE ha suscrito numerosos acuerdos internacionales en materia de pesca y derecho del mar y desempeña una importante labor en diversas organizaciones regionales de pesca que gestionan los recursos pesqueros en alta mar y luchan activamente contra la pesca ilegal y las prácticas pesqueras destructivas.

Control y cumplimiento de las normas

Corresponde a los Estados miembros de la UE garantizar que se cumplan las normas de la PPC. El control de la pesca es esencial para impulsar el cumplimiento, disuadir del fraude y garantizar la pesca sostenible. Existe también una inspección de la UE para garantizar que todas las autoridades nacionales responsables apliquen los mismos criterios de exigencia e imparcialidad. Para reforzar los controles, en la reforma de 2002 se decidió crear una Agencia Comunitaria de Control de la Pesca, que empezó a funcionar en 2007 y que potenciará la uniformidad y eficacia del cumplimiento de las normas aunando los medios de inspección y control nacionales y de la UE y coordinando las actividades. En 2008, la Comisión propuso una reforma del sistema de control de la pesca con objeto de fomentar una mentalidad proclive al cumplimiento de las normas y crear unas condiciones equitativas para los pescadores europeos.

Más sobre el desarrollo de la Política Pesquera Común

Última actualización: 08.07.2009
Imprimir | Comienzo