Historia de Tlatelolco

Metro TlatelolcoEditorial

Hoy, día de la tan mencionada fecha 2 de octubre no se olvida, nos pareció justo recordar los acontecimientos de 1968 pero también lo sucedido en ese sitio desde su fundación en la época prehispánica, hasta el triste episodio del terremoto de 1985. Históricamente, Tlatelolco ha sido un lugar fuertemente golpeado. En la época prehispánica quienes ahí habitaron fueron los que estuvieron en desacuerdo con el su gobierno; crearon una gran ciudad comercial pero eso no los libero del sometimiento mexica. Llegaron los europeos y los Tlatelolcas fueron los últimos en seguir peleando, al caer ante los españoles la conquista quedó consumada. Siglos después Tlatelolco vivió otro triste episodio, la matanza del 2 de octubre y en 1985, la zona no escapo al terremoto vivido en nuestro país, Tlatelolco, cayó una vez más.

 

 TLATELOLCO PREHISPÁNICO

 Tlatelolco, el centro comercial más importante de mesoaméricaFundación de Tlatelolco

La Historia de Tlatelolco a decir de muchos historiadores, inicia en 1337–1338. Aproximadamente 13 años después de la fundación de Tenochtitlán, un sector de la población, que no estuvo de acuerdo con los terrenos que les fueros asignados para vivir, decidió buscar otro lugar para habitar. Fue así como llegaron a lo que hoy conocemos como Tlatelolco. Acerca de la fundación, existen otras versiones, aparentemente no tan certeras, que afirman que los tlatelolcas llegaron directamente a fundar su ciudad sin haber estado nunca antes en Tenochtitlán. Con el paso del tiempo, los tenochcas controlaron el poder ideológico, político y económico; mientras que los tlatelolcas dirigieron el comercio debido a que desde 1428, luego de la liberación del señorío de Azcapotzalco, los mexicas se reorganizaron y trasladaron el mercado de Tenochtitlán a Tlatelolco. No pasó mucho tiempo para que ese tianguis se convirtiera en el más importante del México prehispánico y no solo eso, Tlatelolco se convirtió en el centro comercial más importante de Mesoamérica. Fue por esta importante posición comercial, que los mexicas, aun después de dividirse el poder, continuaron con sus diferencias, las cuales culminaron con la guerra de 1473, en la cual, Axayácatl, gobernante tenochca, subordinó al pueblo tlatelolca.

comercio en TlatelolcoEl Centro Comercial Más Importante de Mesoamérica

Tlatelolco se transformaría en una dinámica ciudad comercial, y su mercado, en el primer centro de intercambio del área, al cual arribaban toda clase de productos y mercancías. El gran mercado o tianguis de Tla­te­lol­co se ubicaba al suroeste del Tem­plo Mayor de la ciudad; operaba en un gran espacio al aire libre donde se reunían compradores y vendedores; alrededor había numerosas habitaciones que eran utilizadas como bodegas y depósitos. Para mantener el control en el interior del mercado, los tres gobernantes del tianguis cuidaban que todos los puestos estuvieran perfectamente ordenados conforme a los productos que se in­ter­cam­bia­ban. Por un lado estaban los vendedores de animales, quienes ofrecían xolo­es­cuin­tles, conejos, ma­paches, ar­ma­di­llos, tejones y tortugas; mientras que otros vendían pájaros con plumajes de gran colorido; allí también podían ob­te­nerse aves de rapiña y serpientes. En otra sección del mercado estaban los puestos de comida preparada, donde las cocineras pal­mea­ban las nutritivas tortillas que acompañaban los guisos de frijoles y chile; ellas ofrecían además ta­ma­les y atole, así como ricos tlacoyos rellenos de haba y frijol. Estas rudimentarias fondas satisfacían las necesidades tanto de los vendedores como de la clientela en su cotidiana visita al mercado. Traídos desde las costas, los pescados eran ofrecidos sobre hojas de palma que los mantenían frescos; conocido es, a través de las crónicas históricas, el gusto que Moctezuma tenía por este tipo de alimento, el cual llegaba diariamente a su mesa. Los jitomates, la chía, el maíz en grano o en mazorca, los frijoles, las calabazas y, naturalmente, los chiles, se ofrecían a la clientela en puestos especializados en vegetales y legumbres, lo mismo que la fruta, ­traída principalmente de las tierras calientes, donde el clima era propicio para su crecimiento y maduración. Había en el mercado gente dedicada al transporte de las mercancías, eran los tamemes o cargadores, quienes realizaban su pesada labor soste­nien­do sobre sus espaldas el cargamento, ayudados de cestas y costales.

Tlatelolco, el gran centro comercialEn este mercado nativo se hallaban también los puestos donde se ex­pendían toda clase de hierbas, animales y diversos polvos, e inclusive rocas, que se utilizaban con fines medicinales; ésta era la sección donde los curanderos mexicas practicaban sus artes terapéuticas. Además, con dichos materiales y sustancias también se realizaban actividades de hechicería. El mercado de Tlatelolco tenía una sección, en su parte central, dedicada a la venta de artículos que sólo los nobles o pipiltin podían adquirir; allí se ofrecían los cactli, o sandalias, que daban identidad jerárquica, siendo ésta la primera indicación que diferenciaba a un pipiltin de un ma­cehualtin.El tianguis de Tlatelolco era además el principal centro de reunión del pueblo; allí acudía la gente a enterarse de las noticias más sobresalientes de los alrededores y a verse con los amigos; y era asimismo el lugar a donde iban los padres de los jóvenes y los ca­sa­men­teros a buscar, entre las jóvenes solteras, la futura esposa de sus hijos.

 TLATELOLCO EN LA CONQUISTA

La caída de Tlatelolco

La Caída de Tlatelolco

A la llegada de los conquistadores, Moctezuma Xocoyotzin gobernaba Tenochtitlán mientras que en Tlatelolco lo hacía Cuauhtémoc, quién había asumido el gobierno desde 1515. Con la muerte de Moctezuma, los mexicas eligieron a Cuauhtémoc señor de las dos ciudades lo que lo llevó a combatir aguerridamente a los europeos. Cuauhtémoc se mantuvo al frente del pueblo mexica aproximadamente un año, hasta que la ciudad de Tlatelolco fue sitiada. Los habitantes resistieron durante 80 días pero al final de éstos Cuauhtémoc cayó prisionero. El 13 de agosto de 1521 fue finalmente capturado por Diego de Holguín. La caída de Tlatelolco marcó el fin del más importante Imperio mesoamericano.

 TLATELOLCO EN LA ÉPOCA COLONIAL

Tlatelolco en la Independencia

Un Colegio para los Indígenas

Años después de lograda la conquista, la orden de los franciscanos llegó a Tlatelolco y para 1537 fundó el Colegio de Santa Cruz para cien niños indios. Uno de sus maestros más distinguidos fue Fray Bernardino de Sahagún. De esa misma época, data el Templo de Santiago, proyectado por Fray Juan Bautista y edificado en 1609 sobre la plataforma de una pirámide prehispánica por su discípulo, el historiador Fray Juan de Torquemada. Actualmente, el interior ha sido restaurado y se conservan la pintura mural de San Cristóbal, las esculturas en barro de los evangelistas en las pechinas del crucero, el fragmento de retablo en el que Santiago Matamoros cabalga sobre motivos indígenas y la pila bautismal en la que, se dice, fue bautizado Juan Diego, a quien se apareció la Virgen de Guadalupe en 1531.

TLATELOLCO EN LA ÉPOCA DE INDEPENDENCIA

Tlatelolco, prisión militar 

Tlatelolco, Prisión Militar

Como sabemos, durante la guerra de independencia no hubo grandes batallas en la Ciudad de México, sin embargo, tal vez como precaución por lo que pudiera suceder, las autoridades Virreinales decidieron hacer algunos cambios en Tlatelolco. Al poco tiempo de iniciado el movimiento, en 1811, el convento de Santiago Tlatelolco fue utilizado como prisión militar.

 

 TLATELOLCO EN TIEMPOS DE BENITO JUÁREZ
 

Tlatelolco en el olvido

Se cierra el templo y los hallazgos se van al olvido.

Con la aplicación de las leyes de Reforma, en 1861 la iglesia y el Convento de Santiago fueron cerrados al culto. Un año después se realizaron más excavaciones de las cuales se obtuvieron varias piezas que por desgracia, no fueron documentadas por el gobierno de Juárez.

 

 TLATELOLCO DURANTE EL PORFIRIATO
Llega la modernidad a Tlatelolco

La llegada de la Modernidad a Tlatelolco

A finales del siglo XIX, al impulsar Porfirio Díaz el desarrollo de los ferrocarriles, el entorno de la iglesia fue modificado, ya que en el terreno Norte se instalaron patios, vías, bodegas y áreas para la descarga de los trenes. En la parte Noreste de Tlatelolco se construyó la Aduana del pulque. En 1900, se realizaron excavaciones en la zona para construir el drenaje que corrió desde la antigua calle de Santa Anita, en los linderos del barrio de Santiago Tlatelolco, hasta el canal de La Viga. Cruzaba hacia el Sur por las calles de Brasil, seguía hacia el Oriente por la calle de Las Escalerillas, donde Leopoldo Batres y su hijo Salvador trabajaron en busca del Templo Mayor de Tenochtitlán. Ya en la parte final de su gobierno, Díaz ordenó algunas exploraciones en Tlatelolco, con la finalidad de enviar a Madrid, una muestra del Centenario de la Independencia de México.

TLATELOLCO 68

La Represión de 1968La Represión Estudiantil

El triste episodio del 2 de octubre de 1968 había iniciado más de dos meses antes. El 22 de julio del mismo año, un incidente de fútbol americano entre la vocacional 2 del IPN y la preparatoria Isaac Ochoterena, incorporada a la UNAM, termina en una gresca. El cuerpo policiaco de granaderos intervino y disolvió la turba realizando además varias detenciones en el interior de dicha vocacional. Las protestas por parte de la comunidad estudiantil no se hicieron esperar. Del 26 al 29 de julio diferentes escuelas entraron en paro de labores, mientras que granaderos y el ejército entraban a varias escuelas, entre ellas la que fuera la prepa 1 en San Ildefonso y donde el ejército derribo con un basucazo la puerta tallada perteneciente al siglo XVIII. El 30 de Julio de 1968, el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, condenó públicamente los hechos, se izo la bandera mexicana a media asta y en su discurso se pronunció a favor de la autonomía universitaria. Exigió la libertad de los presos políticos, refiriéndose a los estudiantes detenidos de la Prepa 1. Ese mismo día encabezó la marcha por la avenida de los insurgentes donde surge un lema muy común utilizado por el movimiento estudiantil"¡Únete pueblo!". El 26 de Agosto de 1968 una multitudinaria marcha se dirigió al zócalo capitalino. Fue la primera ocasión en que se insultó públicamente al entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz. La madrugada del 28 de Agosto de 1968, se abrieron las puertas del Palacio Nacional de donde salieron tanques del ejército para dispersar a los manifestantes. El 13 de Septiembre tuvo lugar "La Marcha del Silencio", una manifestación de más de 250,000 personas, a la cual todos asistieron en silencio para evitar que la policía pusiera como pretexto la provocación por parte de los estudiantes. El 18 de Septiembre el ejército ocupó la Ciudad Universitaria; hubo detenidos. Cabe señalar que los trabajadores en el área de investigación, los del área administrativa así como algunos de difusión cultural, no habían entrado a la huelga. Sólo la actividad docente permanecía interrumpida. El 19 de Septiembre, el rector Javier Barros Sierra protestó por la ocupación militar y encabezó la primera manifestación en que rectoría de la UNAM apoyó explícitamente al movimiento; la ocupación duró 12 días. La Cámara de Diputados, en voz de su líder Luis Farías, atacó al rector Barros Sierra, quien presentó su renuncia, sin que le fuera aceptada. La Junta de Gobierno le pidió expresamente que permaneciera al frente de la Universidad Nacional Autónoma de México.

México 68El 23 de Septiembre se enfrentan las fuerzas del gobierno y los estudiantes en el Casco de Santo Tomás, uno de los dos principales campus del Instituto Politécnico Nacional (IPN). El día 27 de Septiembre se realizó un mitin en la Plaza de las Tres Culturas, ahí se invitó a otro mitin que se llevaría a cabo el 2 de Octubre, en ese mismo lugar a las cinco de la tarde. El 1 de Octubre se reanudaron las labores de investigación, administración y, parcialmente, las de difusión cultural en la UNAM. El Consejo Nacional de Huelga (CNH) decidió mantener la huelga escolar. 

Plaza de las Tres Culturas en 19682 de octubre de 1968

 La tarde del 2 de octubre de 1968, un día después de la salida del ejército de los campus de la UNAM y del IPN, miles de personas se reunieron en un nuevo mitin en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. Mientras tanto, el ejército vigilaba, como en todas las manifestaciones anteriores, que no hubiera disturbios, principalmente porque el gobierno tenía temor de que fuera asaltada la Torre de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Por su parte, miembros del Batallón Olimpia (cuyos integrantes iban vestidos de civiles con un pañuelo o guante blanco en la mano izquierda) se infiltraban en la manifestación hasta llegar al edificio "Chihuahua" donde se encontraban los oradores del movimiento y varios periodistas. Cerca de las seis de la tarde, casi finalizado el evento, un helicóptero sobrevoló la plaza del cual se dispararon bengalas, presumiblemente, como señal para que los francotiradores del Batallón Olimpia apostados en el edificio "Chihuahua" abrieran fuego en contra de los manifestantes y militares que resguardaban el lugar, para hacerles creer a estos últimos, que los estudiantes eran los agresores. Los militares en su intento de defenderse, repelieron "la agresión de los estudiantes", pero ante la confusión, los disparos no fueron dirigidos contra sus agresores, sino hacia la multitud de manifestantes que se encontraban en la plaza de Tlatelolco. Muchos manifestantes que lograron escapar del tiroteo se escondieron en algunos departamentos de los edificios aledaños, pero esto no detuvo al ejército, que sin orden judicial, irrumpió en cada uno de los departamentos de todos los edificios que conforman la Unidad Tlatelolco, para capturar a los manifestantes. Aún se desconoce la cifra exacta de los muertos y heridos. El gobierno mexicano manifestó en 1968 que fueron sólo 20 muertos, tres años más tarde, la escritora Elena Poniatowska, en su libro La noche de Tlatelolco publicó la entrevista de una madre que buscó entre los cadáveres a su hijo y reveló que por lo menos había contado 65 cadáveres en un solo lugar.

TLATELOLCO EN EL SISMO DE 1985
Tlatelolco en 1985 

 

Otra caída de Tlatelolco

Aquella mañana del 19 de septiembre de 1985, la Ciudad de México vivió una de los episodios más tristes en su historia. Eran las 7:19 de la mañana cuando un sismo de 8.1 grados en la escala de Richter termino con miles de construcciones en su totalidad y dejó muchas más con daños parciales. El edificio Nuevo León en Tlatelolco se vino abajo y como consecuencia, 12 de los edificios multifamiliares del Conjunto Urbano Nonoalco Tlatelolco y 9 del Multifamiliar Juárez tuvieron que demolerse. En los 6 meses siguientes, se derribaron más de 152 edificios en toda la ciudad. La peor perdida fue la humana, las cifras oficiales informan que el saldo fue de 6 mil muertos y 10 mil heridos, sin embargo, datos extraoficiales estiman que hubo más de 10 mil muertos y más de 30 mil afectados. Más de 50 mil familias perdieron sus hogares.


titleSabiasQue

 Tlatelolco 

 

Significado de la Palabra Tlatelolco

Diferentes autores han investigado el origen del nombre de Tlatelolco. La mayoría de ellos indican que el nombre viene del Náhuatl tlatelli que significa terraza o de xaltilolli, que significa punto arenoso.

 


txtPrimeraVez

Antiguedades mexicanas falsificadasLas Primeras Falsificaciones de Antigüedades Mexicanas

De Acuerdo con el Autor Leopoldo Matres, en su Libro Antigüedades mejicanas falsificadas: falsificación y falsificadores, cuando los españoles llegaron a México entre las tantas cosas que mandaban a su patria iban jarros y figurillas de barro usados por los indígenas en su vida cotidiana. Estos ejemplares gustaron tanto en Europa, que los españoles obligaron a los Tlatelolcas alfareros a producir ollas, jarros, flautas y un sin numero de figurillas para comercializarlos en el viejo continente. Sin embargo, podemos decir que estos utensilios no fueron realmente genuinos ya que la decoración de los mismos fue impuesta por los españoles, además de que no fueron instrumentos realmente utilizados por los indígenas. Esta industria alfarera continuó en Tlatelolco hasta el año de 1860, cuando la zona comenzó a transformarse al convertirse en un barrio habitado por mestizos y europeos

txtPata

Tlatelolco hoyLa Plaza de las Tres Culturas

Nuestra Pata de Xoloescuintle nos llevará a recorrer un lugar de la Ciudad de México que ha sido testigo de varios sucesos históricos que nos han dejado marcados, La Plaza de las Tres Culturas. Éste sitio debe su nombre a que en él, se ubican edificios representativos de tres etapas históricas de México: de la época prehispánica, de la virreinal y del México contemporáneo. Se encuentra al sur de la Unidad Oriente de las tres que forman el Conjunto Habitacional. Fue construido entre 1962-1964 bajo la dirección del Arq. Mario Pani, sobre una superficie de un millón de metros cuadrados para 90,000 ocupantes. En la Plaza de las Tres Culturas, la prehispánica está representada por las estructuras del basamento del templo de Tlatelolco, templo que se narra, fue una reproducción del Templo Mayor de su vecina Tenochtitlán. Tlatelolco alojó población muy numerosa y un mercado que asombró a los europeos, éste mercado fue visitado por visitado por Hernán Cortés antes de la guerra de la conquista. Unos días más tarde, tuvo lugar la última y decisiva batalla contra los mexicas el 13 de Agosto de 1521. El cronista Bernal Díaz del Castillo describe que la matanza de mexicas, ese día, fue tan sangrienta que era imposible caminar por el lugar debido a la cantidad de cadáveres apilados. Se estima que más de 40,000 indígenas fueron muertos ese día. Un convento y el templo católico de Santiago, representan a la cultura española. Los conquistadores tenían la costumbre de construir sus templos cristianos exactamente arriba de los templos prehispánicos ya que además de mostrar su dominio, aprovechaban las piedras para las nuevas construcciones. Aquí también se fundó el Colegio de Santa Cruz. Por último la Cultura del México Moderno es representada por la Torre Tlatelolco, la cual fue sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores hasta el año 2005. Actualmente es sede del Centro Cultural Universitario y Memorial del 68 de la UNAM.

FUENTES

López Méndez, Ricardo. Estampas de Historia de México. SEP. México, 2003.

Matres Leopoldo. Antigüedades mejicanas falsificadas: falsificación y falsificadores.

Poniatowska Elena. La Noche de Tlatelolco. Ediciones Era, México.

Inah.gob.

AddThis Social Bookmark Button

LEAVE A REPLY