Marisol (telenovela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marisol
Con amor todo florece
Categoría Melodrama, drama, romance.
País originario México
Canal El Canal de las estrellas
Horario de transmisión Lunes a Viernes a las 18:00
Transferido a las 20:00
Transmisión 22 de enero de 1996
16 de agosto de 1996
N.º de episodios 145
Precedida por Retrato de familia
Sucedida por La culpa
Original de Inés Rodena
Director Julián Pastor
Productor Juan Osorio
Reparto Erika Buenfil
Eduardo Santamarina
Enrique Álvarez Félix
Claudia Islas
Aarón Hernán
Sergio Basañez
Emma Laura
Laura Flores
Ambientación 1996
Tema principal «Por amarte» (por Enrique Iglesias)
Transmitido por El Canal de las estrellas, México
Emisiones en
otros países
Bandera de Colombia Canal A Inravisión Coestrellas
Bandera de Ecuador Gama TV / TC Televisión
Bandera del Perú América Televisión
Bandera de Chile Megavisión, La Red
Bandera de Puerto Rico Telemundo
Bandera de Unión Europea TlNovelas
Bandera de la República Dominicana Color Visión
Bandera de los Estados Unidos Univisión y Galavisión
Bandera de Paraguay Telefuturo
Bandera de Serbia RTS
Bandera de Croacia HRT

Marisol fue una telenovela mexicana producida por Televisa en 1996 producida por Juan Osorio y protagonizada por Erika Buenfil, Eduardo Santamarina y la participación antagónica de la primera actriz Claudia Islas como la villana principal de la historia.

Contenido

[editar] Sinopsis

Marisol tiene una vida pesada, ella posee una cicatriz en su rostro, ya que cuando era niña cayó en un espejo quebrado. Todo parece negro en su vida, hasta que conozca a José Andrés, un joven rico, del cual se enamorará perdidamente.

Marisol es una humilde joven que vende flores de papel para sobrevivir. Ella oculta parte de su rostro con un enorme mechón de pelo. Nadie sabe por qué lo hace. Sólo sus cercanos conocen la verdadera razón. Marisol esconde una horrible cicatriz que tiene desde que era niña, donde tuvo un accidente al tropezarse con un espejo quebrado. Pero a pesar de la herida que marca su rostro, vive feliz al lado de su madre Sofía, en una humilde vecindad. Sofía se encuentra gravemente enferma, postrada en su cama, mientras que su hija Marisol, ahorra cada centavo que gana, para comprar las medicinas que necesita su mamá. Sofía sabe que pronto morirá, así que le confiesa a su hija que ellas en realidad pertenecen a una acaudalada familia, y que debe ir a reclamar lo que le corresponde. Marisol piensa que lo que dice su madre es producto de su enfermedad, y prefiere no creerle. En la vecindad de Marisol viven mucha gente con historias que contar; existe una pareja de tortolos; está Doña Rosita Suárez, una esforzada y abnegada lavandera; está Petra, amiga de Doña Rosita, y típica “vieja metiche”; Zalmudia, una especie de adivina a la que todos asisten, y también se encuentran los hijos de Doña Rosita; Paco, que sueña con ser torero, y Mario, que resulta ser el “novio” de Marisol. Mario se muestra noble ante Marisol, pero en realidad, es un vago sinvergüenza que se aprovecha de su ingenuidad para salirse con la suya. Él mantiene una relación con una cantante de bar llamada Sulema, que es igual de ambiciosa y cruel que él. La vida cambia para Marisol cuando su madre muere, sin lograr revelarle el nombre de su abuelo, y cuando descubre la traición de Mario. Dolida y angustiada, llega a su vida José Andrés, un guapo joven de buena clase social que trabaja de pintor, de quien se enamora. José Andrés conoce a Marisol, el mismo día que muere la mamá de ésta. Él se ofrece a pagar el funeral y entierro de su madre, sin recibir nada a cambio. Marisol se lo agradece, y piensa que no lo volverá a ver más. Ese mismo día, ella conoce a Mimí Candela, una ex mesera, muy divertida y simpática, que se convertirá en su mejor amiga. Días después, Mario le pide matrimonio a Marisol, por un interés muy desconocido. Ella acepta, pero se arrepiente el mismo día de su boda. Mario, lleno de ira, se venga de Marisol cortándole el mechón de pelo con el que cubría su cicatriz. Marisol se encuentra completamente sola; no tiene a su madre, ni tampoco a Mimí, que decidió marcharse. Y para colmo de desgracias, Mario la sigue rondando con la intención de no dejarla vivir en paz. José Andrés, al sentir compasión por ella, la lleva a vivir a la casa de su abuelo, Don Alonso Garcés del Valle. Don Alonso es un viejo aristócrata que vive con el remordimiento de haber echado a su hija de la casa, por desobedecer sus órdenes y casarse con un actor fracasado. Ha querido todos estos años encontrarla, y pedirle perdón.

Al poco tiempo de conocerse, entre Don Alonso y Marisol nace una simpatía y un cariño especial, que no es más que el llamado de la sangre, pues ella resulta ser su legítima nieta, la hija de Sofía. A pesar de estar dolido al saber de la muerte de su hija, el longevo hombre siente que la vida le da un regalo, al poder tener a Marisol a su lado. Él y José Andrés deciden no contarle la verdad a Marisol, hasta que llegue el momento indicado. En cuanto la joven se instala en la mansión de los Garcés del Valle, Marisol se gana el odio de Amparo, madre de José Andrés, que se la pasa humillándola. Amparo es una mujer ambiciosa y malvada, que sólo le interesa el dinero y una buena posición. Reniega de su origen humilde, porque en su juventud era secretaria. Se casó con Leonardo, el hijo mayor de Don Alonso, haciéndole creer que esperaba un hijo suyo. Lo que nadie sabe es que el verdadero padre de su hijo José Andrés es el Licenciado Mariano Ruiz, un gran amigo de Leonardo y de la familia, que hasta el día de hoy sigue siendo su amante. Leonardo siempre ha sabido que Amparo no lo ama, y que su matrimonio es tan solo una gran mentira, por lo que ha querido encontrar el amor en mujeres más jóvenes que él, sin éxito alguno. Al enterarse ambos que Marisol es una Garcés del Valle, deciden eliminarla, para evitar que herede la mitad de la herencia. Mario y Sulema, ya enterados del verdadero origen de Marisol, deciden sacar provecho de la situación. Mario se convierte en el nuevo amante de Amparo, para poder sacarle dinero y joyas. Y Sulema, extorsiona a Leonardo con fotos comprometedoras de él con otras mujeres.

José Andrés empieza a confundir sus verdaderos sentimientos. Por un lado, está en la “obligación” que le imponen sus padres de que se case con Rossana Valverde; una joven rica, pero frívola y caprichosa, que sólo quiere casarse con él para evitar que su familia caiga en la ruina. Pero por el otro lado, ha empezado a sentir amor y cariño hacia Marisol; pero no puede estar con ella, porque cree que es su prima. Rossana y Amparo le harán la vida imposible a Marisol, dentro de la casa, pero la joven contará con el apoyo de Don Alonso; Basilio, el fiel mayordomo de Don Alonso; Mimí, su divertida amiga que vuelve para trabajar para Don Alonso, y José Andrés. A la mansión Garcés del Valle empiezan a llegar nuevos personajes. Entre ellos están la hermana de Amparo, Carmen, y su hija Alejandra. Las dos son totalmente opuestas a la personalidad de Amparo, y comienzan a llevarse bien con Marisol, sin saber la verdad que le ocultan a la joven. Carmen es una mujer emprendedora que acaba de quedar viuda. Al llegar a México, conoce a Mariano, y empieza a sentirse atraída por él, desconociendo también que él es amante de su hermana. Pero también es pretendida por Don Alonso, que le pide que se case con él. Ambas situaciones ponen celosa a Amparo, ya que no quiere perder a su amante ocasional, ni tampoco quiere permitir que nadie más se adueñe de la fortuna de su suegro. Marisol recibe una inesperada sorpresa, cuando reaparece su padre: Alfredo Ledesma, al que creía muerto, pero en realidad él abandonó a su madre y a ella cuando era una bebé. Él consigue un trabajo de asistente del jardinero, para así aprovecharse de Don Alonso y sacarle dinero; pero poco a poco, va descubriendo el peligro que corre su hija en esa casa, y quiere protegerla. José Andrés decide romper su compromiso con Rosanna, y le pide a Marisol, que se case con él. La joven acepta felizmente su propuesta, y también lo que siente por él. Tiempo más tarde, en la mansión se respira un grato ambiente con esta feliz unión, pero es allí donde Amparo decide poner su plan en acción. Amparo al saber que Marisol descubrió que José Andrés es hijo de Mariano, le ordena a Mario que la mate, ofreciéndole a él y a Sulema una gran cantidad de dinero, si lo cumplen. Mario engaña a Marisol, y la secuestra. Escondidos en una cabaña desolada, a kilómetros de la capital, Mario le revela toda la verdad a Marisol acerca de su origen; que es una Garcés del Valle, y que Amparo la mandó a matar. Cuando él intenta abusar de ella, Marisol logra escapar. Perdida en el bosque, aún intentando huir del malvado Mario, Marisol sufre un terrible accidente cuando él la encuentra, y cae a un precipicio, Mario se convence de que murió, y la abandona. Al día siguiente, Marisol, que en realidad está viva, ocupa todas las fuerzas que le quedan para pedir ayuda. Camina débilmente hacia el exterior, y se desmaya. Horas más tarde, unos doctores - padre e hijo- que pasaban por allí en su camioneta, la encuentran y la auxilian llevándola a su clínica. Uno de los doctores, llamado Rubén, resulta ser amigo de José Andrés, y un buen cirujano plástico. Marisol se encuentra con todo el rostro herido producto del accidente que sufrió, y vuelve a sentirse entristecida. Pero Rubén y su padre, el doctor Álvaro, la acogen en su casa durante su recuperación, y se comprometen a reconstruirle parte de su rostro dañado. Marisol decide no revelarle a nadie su verdadero nombre, y se hace llamar “Verónica”. Marisol, ya Verónica, es muy buen recibida por la familia Linares, en especial por los hijos del doctor Álvaro Linares: Camila y Daniel. E igualmente es recibida con mucha hostilidad por Rebeca, la novia del Doctor Álvaro, que no ve con buenos ojos la llegada de una extraña a la que es “su” casa. Y también por Malú, novia de Rubén, quien cree que Verónica podría apartarlo de su lado. Mientras tanto, en la capital, Sulema le inventa a José Andrés que Marisol huyó con Mario, ya que ella fue quien le confesó la verdad de su origen. El joven recibe una nota de Amparo, fingiendo ser Marisol, donde le inventa que nunca lo amó. José Andrés cree lo que dice la carta, y profundamente despechado, termina casándose con Rossana. Mientras que Don Alonso presiente que algo malo le pasó a su nieta, y decide contratar detectives para que la encuentren. Los hombres no arrojan ninguna pista sobre el paradero de Marisol. Don Alonso fallece al final, producto de su vejez, pero dejando estipulado en su testamento que el día en que Marisol aparezca, su herencia podrá ser repartida entre toda su familia. Todos, menos Amparo, quedan afectados con su muerte.

Pasan dos años desde los terribles acontecimientos. José Andrés ha empezado a triunfar como pintor, Amparo sigue en su relación con Mario, Leonardo ha comenzado a cambiar su actitud frente a los demás, y aún no se lee el testamento de Don Alonso. Sulema y Mario se dan cuenta que fueron estafados por los Garcés del Valle, y juran vengarse. Mientras que en el pueblo de San Miguel de Allende, Marisol ha decidido dejar atrás su pasado, y ha empezado a estudiar fotografía, profesión en la que es muy talentosa, y reconocida por los demás. Rebeca y Malú aun no han logrado sacarla de sus vidas, ni de la casa Linares. Ya ha pasado mucho tiempo desde que ella llegó, y se ha ganado el cariño de toda la familia, en especial el de Rubén. Pasan algunos meses, y Marisol es finalmente operada por última vez. Después de la operación, Marisol al mirarse en un espejo, no puede creer que haya recuperado la belleza que había perdido hace tantos años, y la cicatriz que tanto le atormentaba desapareció para siempre. Los doctores se alegran del éxito de la operación, y de la felicidad de la joven. Marisol ha comenzado a vestirse bien, y se ha vuelta una persona muy refinada y culta. Su talento en la fotografía la lleva de regreso a México, donde se vuelve a reencontrar con José Andrés, su gran amor. Se presenta ante él con el nombre de “Verónica Soriano”, él no logra darse cuenta que ella es en realidad Marisol, pero igualmente empieza a sentirse interesado por esa misteriosa mujer. Marisol, llena de rencor contra sus agresores, maquia vela un plan para vengarse de quienes le hicieron tanto daño y recobrar la herencia que le pertenece. Recibiendo el apoyo de Rubén y el doctor Álvaro, vuelve a la casa de los Garcés del Valle, convirtiéndose en una amiga muy cercana de ellos. Todos ignoran que Verónica es en realidad la “desfigurada” de Marisol, ya que según ellos, no se parecen en nada. También se encuentra con novedades buenas; como por ejemplo, que su amiga Mimí y su vecino Paco, se casaron y están esperando un hijo. Pero vuelve a reencontrarse con Mario, al que odia tanto por haber intentando acabar con su vida. Marisol, a pesar de querer vengarse, no ha podido olvidar lo que siente por José Andrés. Él termina enamorándose de Verónica, debido a que le recuerda mucho a Marisol, ignorando que son la misma persona. Pasa el tiempo, y Amparo descubre que Rossana está en bancarrota, y que se ha vuelto la nueva amante de Mario, por lo que pretende casar a Verónica con José Andrés. Rubén le confiesa a Marisol su amor por ella, a pesar de no ser correspondido. Marisol comienza a descubrir secretos de Amparo, por ejemplo; descubre que su padre está internado en una clínica psiquiátrica para enfermos mentales, por su culpa. Al parecer, Ledesma se enteró que Amparo mandó a matar a su hija, y ella lo acusó de demente. Ledesma le quiere confesar lo que sabe a Basilio, pero Amparo lo asesina asfixiándolo con una almohada. Marisol llega muy tarde para evitarlo. Basilio es despedido, y se va a vivir a la vecindad donde vivía antes Marisol. Tiempo después, Amparo descubre que Verónica es en realidad Marisol e intenta volver a matarla de varios modos, aunque sin conseguir nada. En una de esas ocasiones, mata a Basilio por accidente, al verse descubierta por él. Marisol se descubre ante los Garcés del Valle, dejando claro que recuperará su fortuna a como dé lugar. Días más tarde, Leonardo le pide perdón a Marisol, y muere a causa de un ataque al corazón, provocado por Amparo al enterarse que José Andrés no es su hijo, sino de Mariano, su mejor amigo. Marisol logra recuperar su patrimonio, y ella y José Andrés, después de tanto tiempo, vuelven a estar juntos y planean casarse.

Cuando Marisol y José Andrés creen que por fin van a poder ser felices; ocurren nuevos acontecimientos que cambiaran el destino de su historia, para siempre. Rossana, ya divorciada y convertida en la amante de Mario, es asesinada por Sulema en un ataque de rabia. Mario y Sulema; sedientos de venganza contra Marisol, por haberles arruinado su negocio de hacerse ricos; deciden culpar a José Andrés de haber matado a Rossana. Provocan un accidente automovilístico, donde queda el cuerpo de Rossana totalmente calcinado, para hacerles creer a todos que el autor fue José Andrés. Durante la boda de Marisol y José Andrés, llegan los policías acusándolo del asesinato. Marisol hace lo posible para demostrar la inocencia de su amado, pero las pruebas que incriminan a José Andrés resultan contundentes y es condenado a varios años tras las rejas. Marisol, embarazada de él, lo visita en la cárcel y le pide que se casen, éste acepta y el juez los casa. Meses después, Marisol, ya con un avanzado embarazo, pasea por unas tiendas de ropa, sin sospechar que Mario y Sulema la han estado siguiendo para dar un gran golpe en contra de ella. Marisol empieza a sufrir contracciones y se encuentra a punto de tener a su hijo en un taxi, pero logra llegar al hospital y su bebé nace sano y fuerte. Es allí, donde Mario y Sulema se roban al recién nacido y planean criarlo como suyo. Marisol queda profundamente devastada con este suceso. Su vida parece acabada; el hombre que ella ama está en la cárcel y su hijo ha desaparecido. Además el hijo que tuvieron Paco y Mimí, muere en un incendio que se provoca en la vecindad. Mimí queda destrozada, y Paco decide irse del país. Poniendo fin a su dulce relación. Pasan los días, y una noche Marisol, caminando por las calles, sola y desconsolada, encuentra a una recién nacida abandonada en una caja de cartón, llorando; la recoge y la cría como su propia hija poniéndole de nombre Vanessa.


Pasan 18 años, Marisol se ha convertido en una empresaria millonaria de mucho éxito, pero no ha perdido las esperanzas de encontrar a su hijo. Ha criado sola a su hija Vanessa, junto a sus amigas de toda la vida: Mimí y Dolores, la cocinera. Vanessa es una joven muy bella, pero caprichosa, rebelde y perversa. Marisol no ha logrado ver los defectos de su hija, al estar tan ocupada por su trabajo y de sus propios problemas. Marisol conoce a la jueza Sandra Luján, hija de una amiga de Amparo, exitosa abogada que logra conseguir la libertad de José Andrés. Ahora él y Marisol vuelven a estar juntos para ir en la búsqueda de su hijo perdido. Pero las dificultades vuelven a comenzar; Vanessa descubre que es adoptada, y se enamora locamente de José Andrés, e incentivada por Amparo, decide conquistarlo para separarlo de su madre adoptiva. Pero Sandra también se enamora de él, y al igual que Vanessa, hará lo que sea para quedarse con José Andrés. Madre e hija, enemigas, sin saber el lazo que las une, se enfrentarán por el amor del mismo hombre. Vanessa atropella accidentalmente a un vendedor de flores, llamado José María "Chema". Chema se ha enamorado de ella, pero ésta lo rechaza al considerarlo "poca cosa" para alguien de su clase social. Lo que nadie sabe es que este joven es el hijo que tanto ha buscado Marisol; vive en una humilde vecindad donde se ha criado con el afecto de sus vecinos, y con la crueldad y desprecio de Mario y Sulema, al que él cree sus padres. Marisol y José Andrés lo conocen, y surge entre los tres una gran simpatía y cariño. Ellos deciden apoyarlo en los problemas que tenga, sin saber que es su hijo. Tiempo después, Vanessa y Amparo ponen su plan en acción; le hacen creer a Marisol que José Andrés abusó de la joven, Marisol cae la trampa y echa a José Andrés de su casa, profundamente dolida. Vanessa se empeña en enamorar a José Andrés a toda costa, planeando cualquier clase de artimaña. Mientras que Amparo y Sandra planean deshacerse de Vanessa, para que Sandra sea quien se case con José Andrés. Mario y Sulema, también metidos en un plan, le hacen creer a Marisol que Daniel, un joven de su vecindad apodado "El Chupa Cabras", es su verdadero hijo. Marisol vuelve a ser engañada, y Daniel logra conseguir lujos que jamás pudo haber tenido. Mario lo obliga a robarle joyas a Marisol, para así tener mucho dinero, empeñándolas. Mientras que Vanessa, al ver que José Andrés la rechaza, decide someterlo a la fuerza; al saberse embarazada, inventa que está esperando un hijo de él, para que Marisol lo obligue a casarse con ella. Pero la verdad es que el hijo que espera es de Leonel, un amigo suyo que siempre ha estado enamorado de ella. Marisol cree lo que dice su hija y se separa de José Andrés. Amparo al enterarse del plan de Vanessa, decide matarla definitivamente, provocando un accidente automovilístico, donde Vanessa casi pierde a su hijo.

Por otro lado, José Andrés descubre que la verdadera madre de Vanessa es Sandra cuando ella le cuenta que en su juventud se vio obligada por su padre a abandonar a su hija en un parque, y que la escondió en una caja de cartón. La historia de Sandra resulta ser idéntica a la versión de Marisol de cómo encontró a Vanessa. Sandra dice que no tenía otra opción, ya que ni siquiera pudo contar con el apoyo del hombre que la embarazó, quien resulta ser Diego Montalvo, un amigo y administrador de las empresas, de Marisol. Diego conoce a Marisol desde hace muchos años, y ha esperado el momento para conquistarla y casarse con ella. Cuando Sandra se entera que Vanessa es su verdadera hija decide renunciar a José Andrés, para que su hija pueda ser feliz a su lado. Daniel conmovido del sufrimiento que pasa Marisol, le confiesa que él no es su hijo, volviendo a vivir a la vecindad de donde salió. Además, Sulema va a la cárcel por robar en una joyería, dejando a su cómplice Mario, libre para hacer lo que se le antoje. Marisol y José Andrés descubren que Chema es en realidad su hijo perdido, pero Amparo se les adelanta y lo empuja por las escaleras de un hospital, con la intención de matarlo, quedando el joven paralítico, quizás para siempre. Los doctores le recomiendan a Marisol que envíe a su hijo a Houston, EE. UU, donde existen las mejores clínicas para que Chema pueda tratarse y volver a caminar. Marisol está dispuesta a hacerlo con tal de poder estar cerca de su hijo. José Andrés insiste en acompañar a Marisol a Estados Unidos, pero ella se lo impide, recordándole que debe estar al lado de Vanessa por el "hijo" que van a tener. Marisol se prepara para el viaje, pero ocurre una nueva tragedia en su vida. Diego Montalvo es encontrado muerto en su departamento, sin saberse que fue Amparo quien lo asesinó, y la última persona en ser vista con él fue Marisol. La policía la declara la principal sospechosa del asesinato, prohibiéndole estrictamente salir del país. Amparo es al final, quien acompaña a Chema a Houston. Leonel le confiesa a Marisol que él es el verdadero padre del hijo que espera Vanessa, y también le cuenta todas las intrigas que ella inventó para separarla de José Andrés. Marisol no puede creer todo el daño que le hizo su hija adoptiva. Vanessa, mostrando su verdadera cara, decide irse de la casa, no sin antes jurarle a Marisol que se vengará de ella. En ese tiempo, aparece la madre de Diego Montalvo, Doña Andrea, quien sabe que Vanessa es su nieta biológica, y se lo hace saber a Marisol, prometiéndole hacerse cargo de la joven. Marisol conoce al abogado Raúl Montemar, quien la defenderá en el juicio contra ella. Amparo, no tal como un ser perverso, le inventa a Marisol que su hijo murió, dejándola profundamente abrumada. Pero la verdad es que Chema está vivo, y Amparo lo tiene escondido, sólo para hacer sufrir a Marisol. En el juicio contra Marisol, muchas personas testifican en contra de ella; incluso Vanessa afirma que Marisol es una asesina. Pero al no poseer pruebas concluyentes, Marisol es declarada inocente.

En ese mismo período, sucede otro gran acontecimiento. Diego, antes de morir, traspasó todos los bienes de Marisol, a su nombre, y por lo tanto, ahora su heredera legítima es Vanessa, quien ya sabe que es hija de Diego. Vanessa, ahora dueña de todo lo que antes fue de Marisol, la echa de la mansión Garcés del Valle, sin ningún remordimiento. Marisol se muda con José Andrés donde Sandra, pero ella vuelve a separarlos, y al final Marisol se va al departamento de Raúl, donde no es muy bien recibida por Mariana, una celosa antigua novia suya, ni por Sabrina, su hermana discapacitada, pero logra ganarse el cariño de ésta última. Marisol sigue recibiendo el apoyo de sus amigas Mimí y Dolores y de Raúl, que le confiesa estar enamorado de ella, y le pide matrimonio. Pareciera que Marisol está de nuevo en el lugar donde comenzó; sin dinero, sin empresas y sin José Andrés. Por otro lado, Sandra arrepintiéndose de sus malas acciones, descubre que el hijo de Marisol y José Andrés está vivo, y que Amparo lo tiene internado en EE.UU. José Andrés se entera de lo sucedido, y va a su rescate. José Andrés recupera a su hijo, pero no le revela su existencia a Marisol, hasta que no rompa con Raúl. Mientras tanto, Mario planea otro golpe para ser rico: conoce a Vanessa, y se propone en enamorarla para casarse con ella y poseer así su anhelada fortuna, valiéndose de cualquier bajeza para seducirla. Para ganarse su confianza, le revela que su verdadera madre es Sandra, lo que fomenta el odio que siente la joven hacia ella, y el dolor que le produce a Sandra ser rechazada por su hija. Al sentirse sola y muy triste, Vanessa acepta casarse con Mario, sin saber sus verdaderas intenciones. Amparo intenta matar a Sandra, por haberla traicionado con el asunto de Chema. Pero comienza a sentirse mal físicamente. Amparo empieza a ver alucinaciones, y se le informa que tiene un tumor maligno en su cabeza, y que morirá muy pronto. Amparo no soporta más el dolor, y empieza a delirar con todas las personas a las que mató: Ledesma, Basilio y Diego Montalvo. Ella le pide perdón a su hijo, y le confiesa todos sus crímenes, y que ella fue quien empujó a su hijo por las escaleras. Es internada en una clínica psiquiátrica, para tratar sus últimos días. Pasa el tiempo, y Marisol empieza a compartir mucho tiempo con Raúl, y comienza a cuestionarse si podrá lograr enamorarse de él. Mariana, no pudiendo controlar el odio que siente por Marisol, se decide a hacerle la vida imposible. Le pone trampas mortales, y le inventa a Sabrina que ella es la verdadera culpable de la muerte de Diego Montalvo. Semanas más tarde, Amparo completamente fuera de sí, tiene una última alucinación con Diego, y muere al caerse por accidente del piso donde se encontraba, el más alto del hospital. José Andrés lamenta la muerte de su madre. Mientras que Marisol, acepta la propuesta de matrimonio de Raúl, y ponen fecha para su boda. Mario logra casarse con Vanessa, a pesar de las súplicas de Sandra y Marisol, y de Doña Andrea. Lo único que él y Vanessa tienen en común, es en hacer infeliz a Marisol. José Andrés decide no darle el divorcio a Marisol, para evitar su matrimonio con Raúl. También le confiesa a Chema que él y Marisol son sus padres, lo que pone muy contento al joven, pero también le dice que su madre ahora se va a casar con otro hombre, produciendo el rechazo de Chema hacia Marisol.

Raúl al darse cuenta que Marisol no lo ama, rompe su compromiso con ella. Marisol decide empezar desde cero y consigue un puesto como enfermera en una reconocida clínica, donde de nuevo Mariana, acompañada de su tía Wilma, querrán hacerla sufrir, acusándola de varias cosas; por ejemplo: robar medicamentos. José Andrés emprende un viaje a Nueva York, dejando a su hijo bajo los cuidados de Sandra. Pero el avión sufre un accidente, donde cae al mar. La noticia se expande por todos lados, y Marisol se preocupa de si José Andrés sobrevivió o no. Lamentablemente, él no se encuentra en la lista de sobrevivientes. Esta noticia deja a Marisol devastada, porque se siente culpable de lo que pasó. Vanessa empieza a darse cuenta que fue una mala idea casarse con Mario, ya que él solo quiere su dinero, y la agrede. Sandra, para alejar a Mario de su hija, intenta seducirlo, pero no logra nada. Incluso Doña Andrea le ofrece una gran cantidad de dinero, por dejar a su nieta. Pero tampoco consigue nada. Mario empieza a pedirle dinero prestado a Vanessa, para pagar deudas de juegos que tiene. Ella le propone muchas veces que se divorcien, o lo entregará a la policía por haberse robado al hijo de Marisol, y por sus otros delitos. A él lo deja sin cuidado lo que dice, y amenaza con matarla si es que lo hace. Por otro lado, Marisol logra reunirse con su hijo, que la desprecia al principio, por todo lo que le dijo José Andrés acerca de ella y Raúl. Sandra demuestra un acto humano, cuando es ella misma quien reconcilian a Marisol con su hijo. Al final todo sale perfecto, y ella con Marisol, se vuelven buenas amigas. Marisol, aún trabajando como enfermera, es asignada por sus superiores de cuidar de un enfermo que acaba de ser trasladado a la clínica. Al verlo, no puede creer que sea José Andrés. Marisol no ha podido dejar de amar al hombre que alguna vez fue su esposo, y él, aunque haya perdido la memoria, empieza a enamorarse de ella, de nuevo. Marisol cuida a José Andrés durante toda su recuperación. Pero Vanessa aprovecha esa situación para seducirlo, inventándole que el hijo que espera es suyo, y que ella es su esposa, para así ponerlo en contra de Marisol. Pero Marisol logra alejarla de él, prohibiéndole acercársele. José Andrés recupera la memoria y vuelve a estar con Marisol y su hijo. Mimí, por su cuenta, se reencuentra con Paco, luego de casi 20 años de ausencia. Él le pide perdón por dejarla, y le ofrece irse a vivir con él a EE.UU, ya que se ha convertido en un empresario exitoso. Mimí duda de lo que siente hacia él.

Mario, en un ataque de rabia, empuja a Vanessa, y ésta queda inconsciente. La llevan al hospital, y da a luz a una niña. Vanessa rechaza a la criatura, pues no está dispuesta a hacerse cargo de ella. Días después, la maldad de Vanessa llega a un límite cuando abandona a su hija de la misma forma que fue abandonada ella, sólo que está vez, lo hizo sin ningún arrepentimiento. Mario paga por todas sus maldades al saber que ha contraído el VIH. Dolido le pide perdón a toda la gente a la que él le hizo daño, incluida Marisol, y se marcha muy lejos, esperando su muerte. Pero es encarcelado, y muere tras las rejas. Vanessa es obligada a devolverle todo el dinero a Marisol, pero ella se niega, y al verse acorralada por los que la rodean, Vanessa acaba con su vida lanzándose a un barranco, sin revelarle a nadie el paradero de su hija. Sandra y Marisol, sufren mucho cuando se enteran que Vanessa murió, pero logran salir adelante. Al final, Marisol y José Andrés vuelven a estar juntos, después de tantas intrigas que existieron para separarlos. Mimí perdona a Paco, y ambos tienen trillizos. Marisol encuentra a la hija de Vanessa despues que sofia escapara con la bebe y que en su intento muera doña chancla, y se la entrega a Doña Andrea. Leonel acaba de recibir una beca para estudiar en el extranjero, por eso le pide a Sandra que cuide de su hija por el largo tiempo que estará fuera del país. Sandra acepta orgullosa tener a su lado a su nieta, ya que hay mucho amor en ella que no pudo entregarle a Vanessa, y ahora está al lado de un hombre honesto que la ama; Raúl Montemar. Mariana se queda sola, sin haber logrado hundir a Marisol, ni enamorar a Raúl. Daniel se vuelve un joven de bien, y forma una banda. Además consigue enamorar a la sumisa Sabrina, y ambos se vuelven novios. José María se recupera lentamente de su accidente y vuelve a caminar. También se enamora, pero esta vez de su mejor amiga de la vecindad, la trapecista Yolanda “Yoli”, que siempre estuvo enamorada de él. Doña Andrea le devuelve a Marisol todo el dinero que le fue robado, volviendo de nuevo Marisol, a ser rica. Marisol y José Andrés adoptan a una niña que ella encontró en la calle a la que llamaban "Piojito", a la cual le ponen el nombre de Sofía.

Tiempo después todos quedan felices hablando sobre tener hijos y del amor, en la fiesta del bautizo del nuevo hijo de Marisol y José Andrés; José Andrés Jr. Marisol y José Andrés recuerdan también a todos sus seres queridos que pasaron a mejor vida; Sofía, Don Alonso, Ledesma, Basilio, Amparo y Vanessa. Y al tomarse toda la familia Garcés del Valle una foto familiar, José Andrés decide hacer un brindis por su padre; Leonardo Garcés del Valle. Ya que según él “Padre es el que cría, y no el que engendra”. Todos lo recuerdan con mucho cariño, sobre todo en sus últimos días, antes de sufrir el ataque cardíaco que le quitó la vida. José Andrés brota una lágrima que expresa el orgullo de haber tenido a Leonardo de padre y saliendo de un recuerdo de José Andrés se puede ver lo siguiente: << Enrique Álvarez Félix>> Q.E.P.D, y dándose Marisol y José Andrés un beso, sienten a Leonardo mirándolos desde el cielo.

Y así concluye esta longeva, turbulenta, pero encantadora historia.

[editar] Reparto

[editar] Versiones

[editar] Premios y nominaciones

[editar] Premios TVyNovelas 1997

Categoría Nominado(a) Resultado
Mejor telenovela Juan Osorio Nominado
Mejor actriz protagónica Erika Buenfil Nominada
Mejor actor protagónico Eduardo Santamarina Nominado
Mejor primera actriz Claudia Islas Nominada

[editar] Enlaces externos

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Imprimir/exportar
Herramientas
En otros idiomas