arcotriunfal.com | Un Portal a la Historia del Deporte

Fútbol  |  Biografías  |  Cápsulas Informativas  |  Columnistas  |  Crónicas  |  Efemérides  |  Escenarios  |  Especiales  |  Eventos  |  Hall de la Fama  |  Noticias
Fútbol|Crónicas|Campeón 'rifado' por televisión
En los estudios de la Televisión Nacional se definió el certamen de 1976

Campeón 'rifado' por televisión

En 1976 se definió el título entre Atlético Junior y Millonarios con una rueda de lotería
La última fecha del torneo ‘Apertura’ de 1976 se jugó en horas de la noche del jueves 15 de julio de 1976. Atlético Junior y Millonarios que llegaron igualados a 35 puntos, luego de jugar 25 partidos cada uno, liquidaron sus respectivos partidos sin mayores contratiempos, pues los ‘Embajadores’ doblegan holgadamente a Independiente Medellín por 6-1, mientras en Barranquilla los ‘Tiburones’ dieron buena cuenta del Atlético Bucaramanga por 3-1. Así pues, concluyeron el certamen, cada uno con 37 puntos. Deportivo Cali fue tercero con 29.

La igualdad matemática entre bogotanos y barranquilleros obligó a una serie extra de dos partidos, siendo el primero de ellos el domingo 18 de julio en la capital del Atlántico y el segundo en Bogotá el martes 20 de julio, fiesta patria.
El primer partido, que contó con el arbitraje del chileno Mario Canessa García, asistido en las líneas por Octavio Sierra y Omar Delgado, teniendo como escenario el viejo estadio ‘Romelio Martínez’ de la ‘Arenosa’, concluyó con un triunfo amplio y categórico del Atlético Junior por 4-1.El primer tiempo terminó con paridad a un gol, anotaciones del eficaz puntero gaucho Miguel Angel Convertti para Millonarios y Juan Ramón ‘La Bruja’ Verón, de tiro penal para el Atlético Junior.

En la fase final dieron cifras definitiva al resultado del juego los jugadores Bonifacio Martínez, minuto cinco, Gustavo Maldonado, minuto 30 y sobre el final del juego, una vez más ‘La Bruja’ Verón doblegó por cuarta vez al portero Riquelme. Esa derrota significó para el cuadro ‘Embajador’ perder un invicto de 19 juegos.

Con tan nítido triunfo, los pupilos del argentino José ‘Puchero’ Varacka se aprestaron a viajar a Bogotá para el segundo partido, pues con el empate se clasificaban vencedores de la fase ‘Apertura’.

Pero lo que era meridianamente claro, se volvió confuso por arte de magia. Un reglamento elaborado y aprobado en el mes de enero de 1976, con el beneplácito de los 14 equipos integrantes de la Dimayor, fue impugnado 24 horas antes del segundo encuentro entre Millonarios y Atlético Junior, equipos comprometidos en la lucha por el título del certamen ‘Apertura’.

El partido definitivo comenzó con muchos nervios. A los 25 minutos del tiempo inicial, Carlos Alberto Della Savia ganó un balón servido desde el sector medular y venció al portero Juan Carlos Delménico. Junior reaccionó con fortaleza, pero sobre la media hora de juego el tumaqueño Willington Ortiz amplió la cuenta a dos goles, para beneficio de Millonarios.

A 10 minutos de la terminación de la fase inicial, el árbitro Omar Delgado, de pésimo desempeño, decretó la expulsión de Julio Avelino Comesaña del Atlético Junior, así como de Miguel Angel Convertti y Carlos Alberto Della Savia por Millonarios. Esas sanciones comenzaron a crear un clima enrarecido para el resto del compromiso.

Para la fase final, Atlético Junior saltó al gramado del estadio ‘El Campín’, después de un exagerado descanso de 25 minutos, que estableció mayor tensión en las tribunas, totalmente abarrotadas de público. A los tres minutos de esta fase, Bonifacio Martínez, habilitado por un zaguero de Millonarios, anotó el gol de la honrilla, frente al portero Riquelme.

Ante el contraste, los pupilos de Juan Eulogio Urriolabeytia debieron multiplicarse para suplir las ausencias de Convertti y Della Savia. El partido deambulaba por el minuto 18, cuando Javier Tamayo, el mejor jugador ofensivo de los ‘Embajadores’, puso cifras concretas al doblegar al golero Juan Carlos Delménico por tercera vez.

Hasta ese momento las cuentas muy claras: Millonarios ganaba por 3-1 Los visitantes aún se sentían respaldados por el 4-1 de Barranquilla, cifra que les significaba mejor gol diferencia. Y ese mejor gol diferencia se mantuvo hasta el final de los 90 minutos en Bogotá, pues Millonarios si bien ganó, lo hizo por 3-1, mientras Junior en Barranquilla triunfó por 4-1. Un solo gol más a favor.

La gran polémica, que ha podido generar una gran tragedia deportiva en el estadio capitalino, empezó a hacer carrera al iniciarse los 30 minutos adicionales (así interpretados por el Atlético Junior) o el (‘tercer partido’ de la serie) según el pronunciamiento de última hora de la División Mayor, que acogió Millonarios y que decía: Junior tiene la ventaja de un marcador abultado, pero Millonarios conquistará el primer puesto si logra imponerse, así sea por la mínima diferencia en los 90 minutos reglamentarios (desconocimiento automático del gol diferencia) como en el tiempo adicional.

La primera ‘norma’ estaba cumplida al concluir los 90 minutos del partido en ‘El Campín’: triunfo de Millonarios por 3-1, olvidándose por completo del gol diferencia.

Como lo interpretó el onceno ‘Tiburón’, los 30 minutos extra eran la prórroga del partido que ya ganaba Millonarios por 3-1. Como lo interpretó el equipo bogotano del técnico Urriolabeytia, los 30 minutos eran otro partido, un tercer partido, para ser más exactos, con adjudicación de dos puntos al vencedor.

Así las cosas, mientras algunos narradores deportivos cantaban el cuarto gol de la tarde para Millonarios, otros relataban la primera anotación del segundo partido adicional de la jornada, muy raro por cierto, pues estaba programado irregularmente a media hora. Y precisamente en el minuto 11 del primer tiempo suplementario (o segundo partido del mismo día) Javier Tamayo, al recibir habilitación de Oscar Ortega, encaró al portero Delménico y puso a Millonarios a ganar, 4-1 para algunos o 1-0 para otros.

De inmediato surgieron las agresiones, los insultos y la expulsión de Obdulio Miranda del Atlético Junior. Receso obligado del juego, dirigentes entran y salen del camerino del árbitro central y declaración final suspendiendo el juego, cuando restaban ocho (8) minutos del primer tiempo, supuestamente suplementario y los 15 de la otra mitad.

En medio de ese absoluto caos, Millonarios y Atlético Junior, cada uno por su lado, iniciaron la ‘vuelta olímpica’ más estúpida en la historia de los 28 campeonatos profesionales de Colombia, contabilizados hasta ese entonces.

Siete días más tarde, en horas de la madrugada, el Consejo Directivo de la División Mayor del Fútbol Colombiano decidió que el título de ganador del torneo ‘Apertura’ 1976 se definiría el día miércoles 28 del mismo mes, en horas de la noche, a través del Canal Nacional de televisión, con la presencia de delegados de ambos equipos.

Como en los juegos de lotería, Atlético Junior se consagró vencedor al salir el número 4 en la rueda ‘fichet’ de la televisión. Dicho número correspondía al par anotado en la balota que inicialmente favoreció al equipo costeño. En la insólita ‘definición’ del torneo se hicieron presentes los señores León Londoño Tamayo, gerente de la Dimayor, y los dirigentes Francisco Escobar y Edgardo Castro, ambos del Atlético Junior. Un caso ‘único’ en la historia del balompié profesional.

Millonarios, se dijo en ese tiempo, que apelaría tan absurdo fallo.

En forma temeraria, la Dimayor programó la II fecha del certamen ‘Finalización’, domingo 8 de agosto de 1976, con el partido en Barranquilla entre Atlético Junior y Millonarios, cuando los ánimos estaban al rojo vivo por lo acontecido en Bogotá, entre los mismos rivales, escasos 18 días atrás. Con empate a dos goles terminó la confrontación, pero el árbitro argentino Humberto Dellacasa declaró públicamente: "Jamás en mi carrera, mi vida corrió tanto peligro".

El recién llegado juez gaucho, sancionó al equipo local con dos faltas penales que, bien ejecutados por Willington Ortiz, permitieron la igualdad de Millonarios, luego de perder inicialmente por 0-2.

Como epílogo del juego se vivió un violento enfrentamiento entre aficionados enardecidos y policía montada, lo cual motivo disparos al aire y múltiples contusos y vitrinas rotas.
Tobias Carvajal Crespo, 19 de julio de 2006

Comentarios

ADRIAN / santo tomas atl (colombia)

18-09-2010 10:25:47 am

omar delgado pudo ser una buena persona pero hay hechos que no lo enaltecen como dejar que pele volviera a la cancha despues de la expulsion del chato y cuando le robarron el campeonato a junior en cali

ALVARO ARIZA / santo tomas atl (colombia)

18-09-2010 10:22:12 am

EN COLOMBIA EL CENTRALISMO Y LOS TRAIDORES HAN HECHO DAÑO A NUESTRO PAIS A CHILE FUERON LOS MEJORES Y CUANDO CALI MILLONARIOS NAL Y DIM ESTEN PARA EL DESCENSO CAMBIAN EL REGLAMENTO ASI TENDREMOS UN FUTBOL CORRUPTO DEJEMOS TANTA TRIQUIÑUELAS Y DEJEMOS QUE PREDOMINEN LAS BUENAS ACCIONES

drigelio bravo / bogota (colombia)

29-08-2008 01:05:03 am

la historia de de esa final de 1976 es el resultado de querer beneficiar a los equipos de la capital
pero la ley divina no la cambia nadie, y junior fue un merecido campeon.
Nombre:
E-mail:
Ciudad:
País:
Comentario y/o aporte:
Por favor escriba el código de seguridad:
Este código nos permite bloquear el ingreso de mensajes automáticos.
Portal desarrollado por Carlos Andrés Carvajal y Juan Manuel Hernández
Redacción y dirección Tobías Carvajal Crespo
Todos los derechos reservados 2004 - 2011 © Tobías Carvajal 2012
Prohibida la reproducción total o parcial sin previa autorización.
571rht21