Enviar a un amigo     Versión para imprimir     Descargar en PDF

Juan Camilo Restrepo, otro nombramiento por fuera de la línea uribista

Con el nombramiento de Juan Camilo Restrepo como nuevo Ministro de Agricultura Juan Manuel Santos se sigue deslindando del gobierno de Uribe y hace creíble su promesa de impulsar una verdadera política de restitución de tierras.

"Juan Camilo Restrepo es una persona que reúne todas las condiciones y tiene un gran bagaje jurídico y una de las propuestas que tenemos es devolverle las tierras a los campesinos que estaban en manos de los narcotraficantes, para hacer una verdadera reforma agraria", dijo Juan Manuel Santos desde Francia tras reunirse con el presidente francés Nicolás Sarkozy.

Restrepo, de 64 años, es una de las personas con mayor trayectoria en el campo económico en el país y con mejores credenciales para ocupar su nuevo puesto. También ha sido uno de los críticos más acérrimos de la política tributaria y agraria del gobierno Uribe.

Este abogado javeriano antioqueño se conoció con Santos al inicio de su carrera como representante de la Federación Nacional de Cafeteros ante la Organización Internacional del Café en Londres durante el gobierno de Misael Pastrana, tras terminar su doctorado en derecho administrativo en la Universidad de Paris. Allí, le nombraron como segundo a Juan Manuel Santos, quien luego lo sucedió en el puesto, cuando Restrepo entró a trabajar como asesor de la Junta Monetaria. Se cruzó con Santos nuevamente en el gobierno de Gaviria, cuando Restrepo fue ministro de Minas y Energía en plena crisis del sector eléctrico y el presidente electo, ministro de Comercio Exterior. Y luego lo antecedió como ministro de Hacienda durante el gobierno de Pastrana.

Aunque Santos se presentó durante la campaña como el gran salvador durante la crisis económica del 2000 y realmente fue quien sacó adelante la reforma de las transferencias y la dura reforma tributaria de esa época, quien sentó las bases para el rescate financiero fue Restrepo. Y él mismo se encargó en una entrevista con el Nuevo Siglo de corregir esas “mentiras históricas” de Santos, como él las llamó.

“Cuando el doctor Santos llega al Ministerio de Hacienda a medidados del 2000, el grueso del trabajo para recuperar la economía se había hecho: ya se había reducido la inflación a un solo dígito, ya se había reestablecido un nivel bajo de tasas de interés, ya se había reabierto el crédito externo, ya se había acordado un programa de ajsute con el FMI, ya se le había hecho frente a la crisis financiera desactivandola con éxito…En realidad lo que llegó a hacer el doctor Santos fue a recoger la cosecha de quieens con mucho esfuerzo habían sembrado la semilla de la reconstrucción anteriormente”.

Dado lo crítico que fue Restrepo con el gobierno de Uribe, que incluso se movilizó para bloquear su aspiración a dirigir la Federación de Cafeteros, el nuevo ministro no formó parte de la campaña del candidato de la U. Por eso, el nombramiento como Ministro le llegó como una buena sorpresa.

Al aceptar el cargo, Restrepo recalcó que buscará hacerle honor a la parte del nombre del ministerio más olvidada: la del desarrollo rural. “Es un ministerio que está encargado no sólo de orientar la política de la agricultura empresarial, que naturalmente tendrá todo el apoyo del Ministerio, sino del desarrollo rural, de la economía campesina, de la agricultura pobre del país, que hay que apoyar. Los mayores índices de pobreza del país están en esa área”, explicó Restrepo, a quien sus años como líder cafetero le permitieron conocer de cerca la problemática del pequeño agricultor.

Restrepo dijo que adicionalmente tenía otras tres metas: reactivar las relaciones comerciales con Venezuela, un socio imprescindible para la ganadería colombiana; impulsar las exportaciones agropecuarias; y su mayor reto, que será promover una política efectiva de restitución de tierras para los desplazados.

 La política de tierras

La política de tierras

Aunque quizá porque la campaña de Santos fue pensada para convencer a la gente que elegirlo a él era reelegir a Uribe, el presidente electo no ventiló abiertamente su idea de hacer una ambiciosa política de tierras que iría en contravía de los intereses terratenientes que defiende el proyecto uribista. Esa fue la bandera de Gustavo Petro. Pero al parecer la tiene y el nombramiento de Restrepo lo confirmaría.

Restrepo trabajaría de la mano de Alejandro Reyes, una de las personas que más sabe del tema de tierras en el país (el año pasado publicó el libro “Guerreros y campesinos, el despojo de la tierra en Colombia”), y quien ha sido encargado por Santos para preparar un proyecto de ley que facilite la restitución de las 1,7 millones de hectáreas que fueron arrebatadas por los grupos armados a los campesinos.

Se trataría de encontrar un mecanismo por la vía administrativa para cambiar la carga de la prueba en los títulos de propiedad, de tal forma que sean quienes actualmente poseen los terrenos en los municipios donde ocurrió el mayor despojo quienes tengan que demostrar que adquirieron las tierras lícitamente. Actualmente, las reclamaciones de tierras se hacen a través del sistema judicial, con procesos lentos y con frecuencia bajo presión de los mismos narcotraficantes o sus aliados. Y también está el problema que no todas las tierras de los desplazados están en manos de los narcos. En los últimos cuatro años ha habido una compra masiva de tierras por parte de grandes empresarios, sobre todo antioqueños, e incluso por parte de algunos funcionarios del Gobierno, en zonas recuperadas por la política de Seguridad Democrática.

Por el otro lado, están las tierras incautadas a los narcotraficantes y que están en poder de la Dirección Nacional de Estupefacientes. Esta entidad tiene 530 mil hectáreas incautadas a los narcos bajo su cuidado, de las cuales solo 100 mil ya están expropiadas y el resto en administración provisional. El reto es lograr que la totalidad de esas tierras vuelvan a manos de los campesinos, algo que no está sucediendo hoy.

Fuera de nuevas herramientas para lograr quitarle las tierras a quienes se las robaron a punta de fusil, está el reto de democratizar el acceso a los subsidios y a los créditos. Restrepo fue uno de los grandes críticos de Agro Ingreso Seguro y ha sido un gran abanderado de la equidad tributaria, tema de uno de sus 12 libros. Desde sus columnas, criticó de las gabelas tributarias entregadas por Uribe a los grandes empresarios, muchos de ellos ligados al agro, y estuvo en la orilla opuesta a Andrés Felipe Arias, quien con este nombramiento queda aún más lejos su posibilidad de formar parte del gabinete.

Su reto como Ministro será desmontar los múltiples privilegios de los que gozan hoy los terratenientes y darle la mano a los campesinos. En su ministerio puede radicar la clave de Santos para lograr su nuevo sueño que es pasar a la historia.


Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios

COMENTARIOS

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.

ailicec

13 julio - 8:38 pm

he aquí las primeras de cambio con el descontento de su benefactor por eso vive puyando al Chaves para que en lo posible ni se le arrime.

almabuke

15 julio - 8:53 pm

El hombre que necesitaba el campo.

JuanPablopv

13 julio - 12:36 am

Parece que algunos siguen creyendo en los cantos de sirena de la manguala nacional. Por mas buenas intenciones que puedan tener algunos funcionarios, en la confianza inversionista se termina imponiendo el interés de algunos pocos privados, muchos extranjeros, sobre el interés colectivo de las comunidades. No seamos ilusos, mas allá de algunos contetillos y reformitas para hacer propaganda por los medios, con Santos nada de fondo va a cambiar.

juan manuel rodríguez cárdenas

10 julio - 1:53 pm

Será JUAN CAMILO RESTREPO el probable arquitecto de una auténtica, completa y verdadera reforma agraria integral ?. No lo creo. Amanecerá y veremos. Todo parece indicar a juzgar por sus declaraciones y las del Señor Presidente electo que su gestión administrativa más que en cualquier otro ámbito estará enderezada preferencialmente a superar los obstáculos que se han presentado en la devolución de algunas propiedades a ciertos grupos de desplazados. Aunque problema sensible, especialmente por su limitación, si los porcentajes de reparación no cubren a la mayoría de los tres millones de desplazados, la nueva orientación del Ministerio de Agricultura será opacada porque el alcance es mínimo y la problemática social del campo seguirá igual.

Es menester estructurar una política agraria a largo plazo con carácter de urgencia y empezar a ejecutar actos de gobierno, previa definición de las prioridades inmediatas, de mediano y de largo plazo, pero no restringida unicamente a los desplazados

juan manuel rodríguez cárdenas

10 julio - 1:37 pm

Del Movimiento Social Campesino de los años 60 y 70, hoy no queda sino el recuerdo, algunas personerías jurídicas que poco cuentan; la merma poblacional de las Comunidades rurales a causa del desplazamiento forzado, la emigración a la ciudad como consecuencia de la crisis económica y la descomposición social; la recuperación parcial, traumatizada y problemática de algunos espacios rurales donde operó la guerrilla y el paramilitarismo que siguen haciendo incursión bajo la modalidad de bandas armadas ligadas al narcotráfico.

Si bien lo anterior es cierto, con el crecimiento generacional de los núcleos poblaciones que quedaron, la necesidad de tierra, crédito a bajos intereses y sin tantos requisitos ni papeleo y los otros elementos que coadyuvan al proceso productivo de las pequeñas y medianas parcelas.

El Dr. JUAN CAMILO RESTREPO, refiere la Reforma Agraria, pero supeditada a algunos predios que son objeto de la extinción de dominio y que han tenido problemas de trámite.

AMADEO GONZALEZ TRIVIÑO

10 julio - 8:56 am

Parece que a partir de muchos distractores, se busca lavar una imagen... cómo les parece... y sobre todo... que seguimos con el Agro Ingreso Seguro... y que todo se aplacó con el proceso electoral en Colombia... y nadie volvió a decir nada... que letargo, que país... que destino nos espera....y todo será lo mismo...

almabuke

15 julio - 8:55 pm

Tranquilo que esto continùa.

almabuke

15 julio - 8:55 pm

Tranquilo que esto continùa.

juan manuel rodríguez cárdenas

10 julio - 7:48 am

La ausencia de ideología y ética en la dirección de las distintas fracciones guerrilleras condujeron a que se generaran comportamientos y se exhibiera una conducta que produjo acciones rayanas en la delincuencia común: el secuestro, el boleteo a los propietarios de tierras y otros eventos armados destructivos, introdujo la violencia en el campo en los años 80 del Siglo XX por parte de las distintas facciones guerrilleras.

Esta violencia fue replicada con mayor sevicia por grupos armados paramilitares que contaron con el patrocinio, el apoyo, la tolerancia o neutralidad benévola de Comandantes de algunas instancias militares o policiales.Así como con la financiación de finqueros agrícolas o ganaderos.

La lucha por la tierra no sólo llegó a su fín, también ocurrió la desvalorización de los predios y su abandono. El ambiente tétrico que se vivió, transformó la situación. Empiezan a aparecer las masacres y el desplazamiento que se incrementarían en la década de los 90.

juan manuel rodríguez cárdenas

10 julio - 7:30 am

Desde mediados de los años 70, el Movimiento Campesino que luchaba por la consecución de tierras y otras reivindicaciones socioeconómicas conexas, entra en una etapa de reflujo. Ello ocurre en relación o proporción directa a como igualmente se presenta la crisis en las organizaciones de izquierda. Algunas de estas se dividen.

La orientación ideológica y política se queda corta ante la dinámica y perspectivas del movimiento. Ilusamente se había considerado una revolución, improbable, por lo demás, en la que los campesinos, aliados a los obreros de la ciudad, liderados por por un Partido y previa la conformación de un Frente con otros sectores políticos producirían una revolución, dado que las condiciones objetivas de pobreza, miseria y represión estaban dadas. Eso se decía.

La no prosperidad en las parcelas. Por falta de crédito, capacitación, asesoría técnica, etc; la tentación de emigrar a la ciudad o hacia Venezuela y otras causas, condujeron a que se empezase a vender las p.

¿Tiene más información sobre lo que publicamos aquí o nueva información que deba salir en este espacio?

PUBLICIDAD

LOS MÁS VISTOS

  • 7128 La salida de Navarro, el golpe más duro para Petro en la alcaldía
  • 5575 Rosa Solís, el dolor de cabeza de los grandes proyectos del Gobierno
  • 5333 Montealegre, de ternado favorito a Fiscal
  • 5131 ¿Sobrevivirá Roberto Pombo a la venta de El Tiempo?
  • 4027 La disputa empresarial detrás de la pelea de Petro y Cárdenas
  • 3696 Lucho, perdido en tierra de Santos
  • 3517 Santos incumple la ley de cuotas
  • 3393 Montealegre: "No entiendo por qué me ubican como una persona dependiente del presidente Uribe"

PUBLICIDAD

LOS MÁS COMENTADOS

  • 66 Las raíces profundas de la violencia contra las mujeres
  • 59 Donación y autodonación Botero
  • 47 ¿Qué tanto trabajan los profesores de los colegios públicos en Colombia?
  • 44 La violencia sexual debilita a las mujeres, la obsesión con eso también
  • 42 Las llaves de la paz son de Santos y la puerta de Piedad
  • 41 ¿Sobrevivirá Roberto Pombo a la venta de El Tiempo?


PUBLICIDAD