Internacional

Jueves 25 de octubre del 2012. Actualizado a las 10h46 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa NADIE FILTRÓ INFORMACIÓN

La negociación duró más de dos años

Por Agencias - Agencia - 17/09/2012


Un video de guerrilleros de las FARC en el que confirmaron que negociarán la paz con Santos. -   Efe Agencia

Un video de guerrilleros de las FARC en el que confirmaron que negociarán la paz con Santos. - Efe Agencia

Por más de dos años en medio de la guerra y, lo más sorprendente de todo, sin mayores filtraciones hasta los últimos días, el resultado de una serie de mensajes, cartas, gestos, rondas de conversaciones y encuentros dará lugar a las negociaciones que se iniciarán entre el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y las FARC.

El camino que condujo a la próxima instalación de la mesa de diálogos en Oslo, la capital de Noruega, arrancó durante la pasada administración de Álvaro Uribe. En ese gobierno, el entonces alto comisionado de Paz, Frank Pearl, lideró acercamientos con la cúpula guerrillera que se vieron interrumpidos por la entrega de los restos del coronel Julián Guevara, secuestrado durante 12 años por las FARC, en plena campaña electoral de 2010.

Uribe calificó a los guerrilleros de "infames" y acusó a la subversión de "hacer política" con esa decisión unilateral. Tras varios intentos y gestos infructuosos, entre ellos la liberación de Rodrigo Granda, el “canciller” de las FARC, el gobierno de Uribe terminó tal como empezó: sin avances.

Ya como presidente electo y antes de tomar posesión, Juan Manuel Santos recibió de Pearl un “informe de empalme” sobre el estado de esos contactos con la guerrilla. Durante el primer año de Gobierno, Santos no sólo impulsó legislaciones de paz, como por ejemplo la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, sino que también fue claro en que mantenía la puerta de la paz cerrada, pero que la llave la tenía él en el bolsillo.

Las FARC reactivaron ese puente con la administración Santos mediante el envío de misivas. Ese intercambio epistolar derivó en la organización de reuniones iniciales en varios sitios, incluida la isla de Cuba. A cargo de esos contactos estuvieron Alejandro Eder, el consejero presidencial para la Reintegración, y Jaime Avendaño, un veterano funcionario de la Presidencia de la República.

Del lado de la contraparte se sentaron tanto el guerrillero Granda, liberado durante el gobierno Uribe, como Andrés París, ideólogo de las FARC, quien también estuvo presente en los diálogos del Caguán. Esos primeros contactos tuvieron una agenda específica: definir los delicados detalles técnicos de dónde, cómo y cuándo se desarrollaría la siguiente fase del proceso, es decir la de un acercamiento formal y secreto para definir una agenda.


En Video