EN EVIDENCIA

viernes, 23 de noviembre de 2012

Capítulo Cubano siempre estará con La Joven Cuba

La Joven Cuba
Por Vincenzo Basile (Capítulo Cubano)

Me gustaría pensar que sí...siempre he confiado en el sentido común. Gracias a todos los amigos que se han preocupado por nosotros y han dado la cara, un verdadero revolucionario debe ser consecuente con muchos principios. Un error de estos nunca nos convertiría en renegados ni nada por el estilo, en todo caso nos asegura más en los grandes desafíos que tiene la Revolución por delante. [Harold Cárdenas Lema]

Los veía ocupados en sus tareas diarias, universitarias y personales. Los imaginaba imposibilitados a conectarse debido a las deficiencias infraestructurales en la Isla. Cientos de veces, durante los últimos meses, he entrado al blog La Joven Cuba deseando encontrar un nuevo brillante artículo escrito por Osmany, Roberto o Harold; y siempre me esperaba la decepción.

Pero el más grande desengaño, una mezcla entre impotencia, aflicción, rechazo e incomprensión, acaba de llegar. Como no soy cubano, ni vivo en Cuba, siempre me resulta difícil enterarme de la realidad diaria de la Isla, de lo que no se sabe afuera. Por lo tanto, hasta el momento, nunca había imaginado lo que estaba ocurriendo a los tres muchachos matanceros.

Como dicho, acaba de llegar una noticia que provoca el terrible desengaño. La Joven Cuba está siendo bloqueada. Parece paradójico, alguien dirá casi tragicómico, usar esta terrible palabra, que tanto dolor ha provocado durante las últimas décadas, para llevar adelante un discurso crítico, un acto de acusación, contra la misma Revolución.

Ayer, 22 de noviembre, el blog Cubano1er.Plano publicaba un texto escrito por Alejandro Cruz y dedicado a la desaparición de La Joven Cuba. Entre otras cosas, Alejandro Cruz escribía:

En la capital algunas personas se han referido a LJC como un "grupúsculo disidente de derechos humanos". Obviamente se trata de un rumor que se ha ido transformando de boca en boca hasta convertir a estos jóvenes en contrarrevolucionarios, pero: ¿donde nació esta crítica? ¿cómo se sentirá un revolucionario cuando ve que su propia gente lo margina? ¿cuántas personas no habremos perdido antes por esto? Estamos a tiempo de salvar la situación y que se haga justicia o que al menos exista transparencia. [...] En otra universidad del país, un rector mencionó a LJC frente a la comunidad universitaria como ejemplo de blog negativo.

Nada puede ser dicho frente a esas cosas. Toda palabra, todo comentario, todo intento de explicación -y lo escribe alguien que defendería con las uñas y los dientes a la Revolución cubana- sería inútil. Nadie, y digo nadie con un verdadero sentido común, puede dudar del auténtico carácter revolucionario de estos tres jóvenes que han cometido el único grandísimo error de ser demasiados revolucionarios.

Los muchachos de La Joven Cuba han sido críticos, irreverentes, cuestionadores. Nunca se han callado frente a los problemas que afectan a la realidad cubana. Han afirmado claramente que ‘el pensamiento crítico es necesario y útil para preservar la condición de revolucionarios y que la verdad siempre es revolucionaria’. ¿Alguien puede cuestionar ese asunto?

No se, ni puedo saber, que está pasando. No se quien está bloqueando a La Joven Cuba. Pero ese desconocimiento no me alivia la conciencia, no puede representar un alibí, una excusa para callarse e ignorar la cuestión. Algo está ocurriendo y yo no me callaré frente a lo que considero, aquí públicamente, un verdadero asesinato informativo. Por tanto, he decidido sumarme a Alejandro Cruz en esta revolucionaria batalla por la transparencia, por la justicia, por la Revolución.

Muchos dirán que ese texto le va a ser útil a la contrarrevolución, que le ‘dará a los enemigos’. Tal vez será así. Pero no me asumo la culpa de eso, ni me importa nada de eso. No puedo considerarme culpable por haber dicho la verdad sobre una barbaridad. No es la verdad la que daña la Revolución, la verdad siempre es revolucionaria. Es precisamente la barbaridad que se pretendía esconder el auténtico y único acto de contrarrevolución, en las propias entrañas de la misma Revolución.

Capítulo Cubano está con la Revolución y siempre lo estará. Capítulo Cubano está con la justicia y con la transparencia. Es por eso que ahora Capítulo Cubano declara públicamente estar con la Joven Cuba, con el futuro y con su auténtica Revolución. Los otros, los supuestos revolucionarios bloqueadores, representan un pasado que ya pertenece al merecido olvido histórico. 


PARA COMUNICAR CON CAPÍTULO CUBANO

capitulocubano@gmail.com