Mariscal Ney juicio y ejecución
Escrito por F.J.Giganto   
Domingo, 17 de Enero de 2010 19:54

 

Ejecución del Mariscal Ney

 

Juicio del mariscal Ney

Tras los acontecimientos de los Cien Dias y la vuelta del Rey Luis XVIII, el monarca está dispuesto a dar un escarmiento a los militares díscolos que con tanta facilidad habían vuelto a abrazar la causa Napoleónica. La cabeza de turco elegida para dar escarmiento a los demás no fue otro que “el bravo entre los bravos”, el mariscal Michael Ney

Para tal asunto se decidió formar un Consejo de la guerra para juzgar al  Mariscal Ney. Este debía incluir mariscales de Francia y la Presidencia devuelta  a su decano por derecho, el mariscal Moncey, duque de Conegliano. Esté remitió una carta al rey explicándole su postura de no participar en ese tribunal.

Insatisfecho, el rey tras una segunda renuncia del viejo mariscal,  despidió a Moncey y le impuso tres meses de prisión en el castillo de Ham al tiempo que fue destituido de su grado y dignidades. A continuación el Mariscal Jourdan fue designado para presidir el Consejo de Guerra. Ney es asistido por  Berryer Padre y  André Dupin.


El Mariscal Ney no quería ser juzgado por sus ex camaradas, ya que temía el resentimiento entre los mariscales por desavenencias del pasado. Ney fue elevado a la nobleza por Louis XVIII, lo que  por tanto le daba el derecho a ser juzgado por la Cámara de los Pares. Así pues, antes de la audiencia de mariscales y generales que componían el consejo de guerra, el mariscal Ney rechazó responder a las preguntas, y ante la sorpresa general, pidió someterse a la jurisdicción del consejo de Pares de Francia sobre los hechos que se le imputan, basándose en los artículos 33 y 34 de la Carta, su remisión a la Cámara de los Pares.

El abogado se retiró y el resultado fue 5 votos a favor y 2 en contra de la incompetencia del tribunal, el 10 de noviembre, el mariscal Ney fue juzgado por la Cámara de los Pares. Cuando se le concede esta petición, el mariscal Ney escribe a sus abogados: «Caballeros, me han prestado ustedes un gran servicio. Esa gente me habría hecho matar como a un conejo».

Ya en la cámara de los Pares, el procurador general Bellard desempeñó las funciones del ministerio público ; Segnitr, primer presidente de la cámara real de París se encargó de la instrucción del proceso que con una rapidez nunca vista, terminó a los tres dias. El mariscal como en el consejo de guerra , sería defendido por Berrier (padre) y Dupin el mayor, ayudados por Berrier, hijo.


Varias personalidades destacadas de esta cámara están exentos de participar en el juicio, incluido Talleyrand, quien dijo no querer participar en ese crimen. El juicio pues se trasladó a una Cámara de los Pares compuesta principalmente por realistas y quizá sobre el papel menos proclives a ser magnánimos con el mariscal que sus viejos camaradas.

Al comenzar el juicio los abogados del mariscal hicieron entonces uso de la palabra: Berrier habló el primero y a continuación Dupin, Ambos sostuvieron:
1º, que la responsabilidad de los sucesos del 20 de marzo solamente debía pesar sobre Napoleón.
2º° que habiéndose Europa abstenido de castigar a aquél como principal actor de los hechos, el mariscal Ney, ni aún considerándolo como cómplice suyo, merecía mayor castigo;
3º. que no había premeditación; que Ney había sido impulsado por el movimiento general, y no había hecho mas que dar una mala dirección al sentimiento de amor a la patria, que había sido el móvil de todas las acciones de su vida, y por consiguiente no había criminalidad en sus actos.
4.º. Que se habían relegado al olvido los acontecimientos de 1815, y que Ney no merecía que se hiciese una excepción.


La defensa veía que tenía poco que hacer en cuanto a los hechos, y se centro en  el tratado que Mariscal Davout había firmado con los aliados el 3 de julio  un acuerdo en que el artículo 12 especificaba que no se podía juzgar a los oficiales y soldados por su conducta durante los Cien Días. Condenar al Mariscal Ney  supondría violar el tratado. La Cámara de los Pares decidió prohibir la defensa desarrollar en esta dirección porque se le juzgaba en función a las leyes francesas y dentro de ese marco tendría que desarrollarse la defensa.

Otro de los argumentos que intentó usar la defensa fue el lugar de nacimiento de Ney, Saarlouis, que se había convertido en Prusia desde el Tratado de París del 20 de noviembre. Dupin dijo que Ney no podía ser juzgado porque es ahora Prusiano. El mariscal Ney, se levantó, e interrumpiendo a su abogado y dijo: "¡Yo soy francés, y moriré francés! “.

Tres cuestiones fueron votadas en el juicio además de la pena:
1. ¿El Mariscal Ney recibió emisarios en la noche del 13 de marzo al 14? La votación tuvo los siguientes resultados: 111 votos a favor, 47 en contra. Conde Lanjuinais, Aligre Marqués y Conde de Nicolaï se abstuvieron, en protesta por que no podían juzgar  fuera del marco de la Capitulación de París.
2. ¿El Mariscal Ney leyó 14 de marzo, una proclama instando a la deserción de tropas?  Tres Pares, votaron en contra y 158 votaron a favor.
3. ¿El Mariscal Ney que cometió un atentado contra la seguridad del Estado? "La votación fue de 157 votos a favor, 3 votos con atenuantes y 1 voto en contra. Lanjuinais contestó "sí", pero añadiendo "cubierto por la capitulación de París"; Aligre y Richebourg "sí", pero gracias a la generosidad de la Cámara. El voto negativo fue el duque de Broglie, un joven Par de Francia.

La última pregunta se refiere a la sanción a aplicar. Lanjuinais apoyado Malville, Lemercier, Lenoir-Laroche y Cholet, tratando conmutar la pena por la de deportación que 17 compañeros votaron. Entre ellos, el duque de Broglie. Cinco pares, el Conde de Nicolaï, Aligre marqués, conde Brigode, el conde de Sainte-Suzanne y el duque de Choiseul-Stainville mientras que la abstención, recomendaba la oferta de clemencia mariscal del rey.

Por último, 139 votos, se redujeron a 128, porque de la misma calificación de los Pares, exigiendo la pena de muerte. Entre los que votaron la muerte 5  mariscales del Imperio: Sérurier, Kellermann, Pérignon, Víctor y Marmont (por el contrario, el mariscal Davout vino a defenderle, y el mariscal Gouvion Saint-Laurent-de-Cyr votó el destierro), Vizconde de Chateaubriand, el conde Ferrand apodado "el blanco Marat" y Lynch nombrado conde por Napoleón alcalde de Burdeos, comte de l'Empire y Caballero de la Legión de Honor también votaron en ese sentido.


Además, no contento con haber obtenido la condena del Mariscal, Bellarte exige que sea retirado de los marcos de la Legión de Honor

El veredicto se otorga a once horas y media de la noche. “Compañeros aplicar la norma de la junta directiva de la guerra, en ausencia del acusado.“Los defensores ya se daban cuenta  de que toda esperanza estaba perdida no asisten a la lectura de la sentencia y prefieren ir a la celda ocupada por el mariscal Ney en los dos últimos días, en el Palais du Luxembourg. Se trata de una pequeña habitación en el tercer piso bajo el techo en el extremo oeste de la galería donde los conservadores del Senado habían instalado sus archivos, a lo largo de la actual sala de conferencias. Una placa de mármol se colocó allí en 1935.


En los últimos y desesperados intentos de librar a Ney de una muerte segura se intenta acudir a algunos de los firmantes del tratado de París para que testifiquen. La mujer de Ney intenta ponerse en contacto con Wellington Pero Wellington permaneció inflexible: respondió que la capitulación no era obligatoria más que para los aliados, y que de ningún modo obligaba al gobierno de Luis XVIII, sobre quien dijo que no tenia valimiento alguno. La señora Ney recurrió vanamente al barón Vincent, embajador austríaco, y a los demás representantes de los aliados. Richelieu habia dicho:-Europa quería sangre.


La Ejecución del Mariscal Ney.


Durante la lectura de la sentencia, será en su celda acompañado de sus defensores, el mariscal escucha la condena a muerte con una entereza ejemplar. Después, comienza a escribir sus disposiciones y duerme totalmente vestido.


A las 3 de la mañana, el secretario del archivo de la Cámara de los Pares, Cauchy, informa de que puede recibir tres visitas de su esposa, el notario y su confesor. La mujer de Ney acudió a visitar a su esposo en la celda con sus cuatro hijos sobre las cinco de la mañana. Ella se desmayó al saber la sentencia.


Cuando se separó de su esposo la mujer de Ney, fue a las Tullerias para ver al duque de Duras, gentil hombre de cámara de Luis XVIII, a fin de obtener una audiencia del rey. Allí permaneció esperando largo tiempo. Cuando el duque se vio en el caso de decirla que todo estaba ya acabado, la manifestó ; “Señora, la audiencia que solicitáis del rey es ya enteramente inútil” La apenada esposa no comprendió inmediatamente el sentido de estas palabras: a continuación le explicaron lo que esto representaba, y a los pocos momentos la condujeron casi exánime hasta su casa. De allí a pocos días la obligaron a pagar los gastos del proceso, que ascendían a la suma de veinte y cinco mil francos.

Se propuso un confesor para Ney, a quien este le expresó, "Me está molestando con su oficio”. Luego finalmente aceptó, convencido por un antiguo soldado en la campaña de Rusia, se convirtió en  creyente en el último momento.

Muchos oficiales que habían servido a las órdenes del mariscal formaron un complot para rescatarlo en el momento que le condujeran por el llano de Grenelle. La policía descubrió el plan y lo desbarató. Desde por la mañana se prendió a varios oficiales, y entre ellos al coronel Pailhes, jefe del complot. Como no existían pruebas contra los oficiales que habían sido arrestados, tuvieron que ponerles en libertad, pero les mandaron salir de la capital, y retirarse a las diferentes localidades que se les designaron.

Ney habla por última vez con su cuñado. Luego habla con el sacerdote de Saint-Sulpice.

A las 8 am  se le avisa para que se ponga un uniforme civil y emprenda el camino en coche al cadalso La procesión se detiene avenue de l'Observatoire. El Mariscal se niega a presentarse ante los soldados con los ojos vendados las palabras que dice ante el pelotón de fusilamiento son discutidas hoy en día:

"Camaradas, disparen, el objetivo soy sólo yo! . Rochechouart también habló estas palabras: "Francia, protesta ante Dios y la patria contra la sentencia que me condena. Hago un llamamiento a los hombres, a la posteridad, a Dios. Vive la France! . Entonces él se derrumba ante las balas. La frase que él preparó "Soldados, apuntad a la derecha en el corazón "Parece más ficción que verdad.

Cae con la cara contra el suelo. Según la costumbre, el cuerpo sigue siendo sólo de quince minutos..  Su cadáver fue llevado al hospicio de la maternidad, y velado por las hermanas de la Caridad. Al día siguiente se lo entregaron a su esposa, y recibió sepultura en el cementerio de Mont-Luis. Un funcionario ruso, quien había expresado abiertamente su alegría, fue eliminado de las listas del ejército ruso por Alejandro I, que valoraba al mariscal Ney.

 

Última actualización el Sábado, 13 de Febrero de 2010 19:11
 
 
Búsqueda personalizada

Encuestas sobre napoleon

Si Napoleon hubiera ganado en Waterloo ¿habria cambiado el curso de la historia europea?