Base de Maquillaje

La base de maquillaje es un producto de mucha importancia para lograr un buen maquillaje que realce tu belleza. La base de maquillaje cumple la función de lograr una piel más homogénea y pareja. Sirve para disimular imperfecciones leves y emparejar el color de la piel cuando se tienen manchas. Asimismo, ayuda a realzar los rasgos y dar más luminosidad y vida a la cara. Por otra parte, la base de maquillaje sirve para ayudar a que el maquillaje que se coloca encima se mantenga mejor y dure más tiempo. La base actúa como fijador para lograr que el maquillaje no se corra. Esta función se cumplirá mejor si se pone un poco de polvo suelto encima de la base.

La base se puede conseguir en diferentes tipos de consistencia. Según como sea el tipo de piel de la persona, algunas bases serán más adecuadas que otras.

  • Base líquida: Es la más común y mas utilizada. Va bien con cualquier tipo de piel. Son una buena opción cuando se tiene piel grasa.
  • Base crema: Son las más adecuadas cuando se tiene piel seca. Si se tiene piel muy grasa no se recomienda. No son muy convenientes para aquellas personas que tengan mucha tendencia a padecer de acné y puntos negros, ya que pueden favorecer su aparición.
  • Base Compacta: Son una mezcla entre la base de maquillaje y los polvos compactos. Cuando se tiene brillo en la piel o una piel excesivamente grasa, esta base ayuda a disminuir el efecto y a que la piel se vea más mate.
  • Base en barra: Las bases en barra suelen cumplir la función de ser también correctoras. Su uso correcto requieren de más experiencia y cuidado. Cuando la base en barra está mal aplicada (por ejemplo, porque hay una capa de base muy gruesa), puede dar una sensación de maquillaje excesivo. Algunas bases en barra también incluyen entre sus componentes filtro solar o protectores e hidratantes para la piel.

A continuación te dejamos algunos consejos prácticos sobre como aplicar la base y qué base utilizar.

  • Aplicar la base dando golpecitos muy suaves con una esponja. Evita presionar o arrastrar la esponja por toda la cara ya que esto le quitará naturalidad al maquillaje.
  • Utiliza un tono lo más parecido posible a tu tono de piel. Un color demasiado oscuro, en vez de lograr un efecto de bronceado, solo hará parecer que se esta muy maquillada y resultará poco natural.
  • Si se aplica la base bajo la luz solar, permitirá ver realmente como lucirá el color en la cara. La luz artificial puede hacer que el color se vea distinto.
  • Aplicar la cantidad justa y necesaria. Hay que evitar retocar continuamente la cara agregando más base. Si se hiciera esto, parecería que se lleva puesta una máscara sobre el rostro.
  • Comenzar aplicando la base en el centro del rostro e ir difuminándolo hacia fuera. Esto evitará que se note la diferencia entre la piel que tiene base y la que no la tiene.
  • Busca una base “no comedogénica”. Este tipo de bases están especialmente creadas para evitar que generen la aparición de puntos negros y acné.

Comments are closed.