Wild Safari 3D PDF Imprimir E-mail

UNA AVENTURA PARA PANTALLAS DE GRAN FORMATO A TRAVÉS DE ÁFRICA EN BUSCA DE LOS ANIMALES MÁS PELIGROSOS Y ESPECTACULARES DE SUDÁFRICA

 

Safari Salvaje en 3D: una aventura por Sudáfrica constituye una oportunidad para vivir una experiencia real a través de la pantalla gigante en busca de los animales más fascinantes de África: el elefante, el búfalo cafre, el rinoceronte, el leopardo y el león. También conocidos como los “Cinco Grandes”, estas especies se consideran los animales más peligrosos del continente. Con esta nueva experiencia cinematográfica, nWave Pictures rompe con todas las barreras al situar al espectador en el asiento del pasajero durante un safari por Sudáfrica, empleando las más avanzadas técnicas cinematográficas en tres dimensiones.

La primera película sobre la vida salvaje de gran formato y con fotografía estereoscópica, Safari Salvaje en 3D sitúa al espectador en un vehículo descubierto viajando a través de distintas reservas naturales de Sudáfrica, donde se enfrenta a grandes elefantes, leopardos esquivos y leones hambrientos. La vida salvaje no se ha visto jamás con tanto realismo en la pantalla gigante. El espectador viaja junto a Liesl Eichenberger, que dirige el recorrido.

 

Además de la increíble fotografía en 3D, se utilizaron avanzadas técnicas de imágenes por satélite para capturar planos de vista de pájaro de Sudáfrica desde el espacio. Una distancia de miles de kilómetros recorrida en unos pocos segundos.

Breve sinopsis

Con Liesl Eichenberger como guía, Safari Salvaje en 3D transporta al espectador en un vehículo al aire libre a través de un viaje de cinco mil kilómetros por las reservas naturales de África en busca de los animales más peligrosos y espectaculares del continente: los Cinco Grandes. El elefante, el búfalo cafre, el rinoceronte, el leopardo y el león se pueden ver desde cerca y en tres dimensiones en las reservas naturales de Addo/Shamwari, Hluhwe-Umfolozi, Madikwe, Kgalagadi y el Parque Nacional de Kruger. Producida y distribuida por nWave Pictures en asociación con la Oficina de turismo de Sudáfrica, Safari Salvaje en 3D es un ejemplo de protección de hábitats naturales así como el primer documental de vida salvaje en tres dimensiones.

Notas de producción

Después de realizar avances significativos en la industria de la pantalla de gran formato con películas de animación por ordenador, entre las que se incluyen 3D Mania: encuentros con la tercera dimensión, Alien Adventure y Castillo Encantado, el productor y director Ben Stassen ha realizado el primer documental sobre vida salvaje en tres dimensiones. Safari Salvaje se proyectará tanto en cines convencionales como en salas de gran formato de 2D y 3D de todo el mundo.

 

“Esta película funcionará bien tanto en cines convencionales como en salas de gran formato de 2D y 3D, ya que es muy dinámica” – explica Ben Stassen. Y añade: “Tiene más planos de movimiento que cualquier otra película de gran formato que se haya visto. Realizar un recorrido por las reservas naturales con un guardabosque haciendo de guía es un concepto narrativo que funciona a la perfección.”

Los espectadores como pasajeros

En un formato sin precedentes, Safari Salvaje en 3D sitúa al espectador en el asiento del pasajero de un 4 x 4, en un recorrido por las reservas naturales de Sudáfrica. “Tenía el deseo de llevar este tour al nivel más realista posible – comenta Stassen – y situar al público en el asiento trasero del jeep.” El recorrido está dirigido por Liesl Eichenberger, una guardabosque experta y con una experiencia considerable en la reserva de Shamwari en Sudáfrica.

“La primera vez que vemos a Liesl – explica Stassen – es desde la parte trasera de un jeep y nos saluda diciendo: Bienvenidos, os voy a llevar a través de las reservas de Sudáfrica.” Y Eichengerger añade: “Cuando la gente viene de visita a las reservas, un guardabosque hace de guía durante toda la estancia. Tienes que actuar como animador y anfitrión al mismo tiempo.”

La perspectiva en 3D

El uso de tres dimensiones en Safari Salvaje en 3D realza la participación del público en la película. “Las tres dimensiones te permite poner al público en el espacio filmado”, dice Stassen. “Quería acercar al público a un escenario real con animales salvajes. La experiencia en dos dimensiones es espectacular, pero las tres dimensiones la realza aún más.”

Se utilizó la más avanzada tecnología de imágenes en 3D por satélite para ubicar los entornos naturales. “En el inicio de la película utilizamos imágenes por satélite de última generación, – explica Stassen – que incorpora tres satélites para crear la información en 3D con un mapa texturizado. Además, utilizamos un satélite meteorológico con una resolución muy alta para crear una secuencia aérea en tres dimensiones.”

Para construir la tecnología 3D adecuada para filmar entornos naturales, Stassen contó con la colaboración del productor de efectos estereoscópicos Sean Phillips.

“Fue un gran reto aplicar el gran formato en 3D para fotografiar entornos naturales, – comenta Phillips – pero creo que, en muchos aspectos, conseguimos buenos resultados.” Para filmar entornos

naturales en 3D, Phillips diseñó un equipo propio muy notable. “He filmado escenarios naturales con anterioridad, pero casi siempre que he grabado animales, ha sido en condiciones controladas y con adiestradores. En Sudáfrica, los rastreadores y los guardabosques nos condujeron hasta los Cinco Grandes, pero teníamos que estar preparados para filmarlos en cualquier momento y en sus propios términos con una variedad de distancias focales.”

Los Cinco Grandes

La idea central de Safari Salvaje en 3D era centrar todos los esfuerzos en filmar a los Cinco grandes. “El término ‘Cinco Grandes’ o ‘Big Five’ surgió entre los cazadores del siglo XIX”, cuenta Stassen. “Se trataba de los cinco animales más temibles que los visitantes trataban de cazar como trofeos cuando viajaban a África.” Los Cinco grandes son el elefante, el búfalo cafre, el rinoceronte, el leopardo y el león. “En la actualidad, el mayor reto para los turistas que viajan a Sudáfrica a realizar un safari, es conseguir ver a los cinco animales en un solo viaje”, dice Stassen. “Ésa es la idea de la película.”

Sin embargo, filmar a los ‘Cinco Grandes’ sigue siendo una propuesta peligrosa. “En una ocasión, un león empezó a alterarse con nuestra presencia e intentó abalanzarse sobre nosotros”, relata Stassen. “Entonces nos sentamos y nos quedamos quietos. Cuando nos acercamos a él por segunda vez, el león saltó de nuevo por lo que Liesl metió la marcha y nos fuimos. La primera vez que un león ruge, es un aviso. La segunda vez, ataca. El león podía haber atacado a alguno de los que estábamos en el vehículo descubierto, así que fue bastante peligroso.”

Con la ayuda del prestigioso director de documentales de naturaleza John Varty y sus rastreadores, Stassen y su equipo consiguieron fotografiar al escurridizo leopardo. “Tuvimos muchísima suerte”, dice Stassen. “Nos encontramos a un leopardo hembra tratando de llamar la atención de un macho que estaba reposando en la rama de un árbol. El macho desapareció y de repente aterrizó delante de nuestra cámara. Unos segundos más tarde, la hembra reapareció desde detrás de un árbol y comenzó a rodear y a moverse delante del macho. Jamás hubiéramos conseguido fotografiar a los leopardos sin la ayuda de Varty.”

Un recorrido por las reservas

De mediados de mayo a finales de junio de 2004, Stassen y su equipo visitaron seis Parques Nacionales de Sudáfrica, concentrándose en un animal concreto en cada reserva. La estación de lluvias, que dura de febrero a abril, acababa de terminar. “Había agua por todas partes – comenta Stassen – por lo que resultó muy difícil tratar de encontrar animales simplemente con dirigirnos a una charca y esperar a que aparecieran.”

El equipo comenzó el recorrido en el punto más austral de Sudáfrica. “Empezamos en las reservas de Shamwari y Addo, que están situadas a una distancia de unos 15 km entre ellas”, cuenta Stassen. “El parque nacional de Addo cuenta con la manada de elefantes más grande de Sudáfrica.”

Desde allí, el equipo voló hasta Hluhluwe Umfolozi, que es el Parque Nacional más antiguo de Sudáfrica. Situado en la costa este de África y fundado en 1895, está dedicado a la protección de búfalos y rinocerontes. “En 1920, sólo quedaban 50 rinocerontes blancos en el mundo”, apunta Stassen. “Todos ellos se encontraban en Hluhluwe Umfolozi. Muchos de los rinocerontes blancos que existen hoy en el mundo tienen su origen aquí.”

 

En el Parque Nacional de Kruger abundan los leopardos y los leones y es aquí donde el equipo de Safari Salvaje en 3D, con la ayuda de John Varty, fotografió a los leopardos. “Los leopardos se están acostumbrando a la presencia de humanos”, dice Stassen. “Todavía son bastante difíciles de encontrar, pero una vez que lo haces, te puedes acercar bastante.”

Tras sendas paradas en Madikwe y en el Parque Nacional de Kalahari Gemsbok, el equipo finalizó el recorrido con unas tomas de leones y jirafas. “En el Kalahari nos topamos con una manada de doce leones y conseguimos grabar unas cuantas secuencias”, comenta Stassen. “Los leones del Kalahari son los más hermosos y fuertes del mundo debido a las condiciones extremas en las que viven, con temperaturas muy altas y escasez de comida.”

El mensaje ecologista

Para la realización de Safari Salvaje en 3D, la productora nWave Pictures trabajó con la Oficina de Turismo de Sudáfrica. “Estamos orgullosos de haber colaborado con nWave en la primera producción cinematográfica sobre el mundo natural en 3D”, afirma Rick Menell, portavoz de la Oficina de Turismo de Sudáfrica. “Y estamos seguros de que esta singular película en pantalla gigante favorecerá los trabajos de preservación.”

La productora Charlotte Huggins considera que la preservación del medioambiente y el aprendizaje constante son dos puntos principales de la filosofía de nWave. “Con nuestra segunda película sobre el mundo natural – comenta Huggins – estamos demostrando el compromiso de nWave con la ciencia, la educación y el medioambiente.”

Stassen asiente y añade que “Gracias especialmente a la realización de películas desde la década de 1970, podemos ahora disfrutar de los leopardos. Se me ocurrió que si conseguía acercar suficientemente al público a la vida salvaje, y en 3D, aumentaría su aprecio por la misma.”