Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Apuntes sobre energia nuclear. Lo que los abogados deben saber sobre la tecnología nuclear

De: Diva E. Puig
Fecha: Febrero 2006
Origen: Noticias Jurídicas

I. Sesenta años de uso de la energia nuclear

La era nuclear surge con un hecho apocalíptico como fue la explosión de las primeras bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente. Aunque la primera explosión, de carácter experimental, había ocurrido en Alamogordo, Nuevo México, el 16 de julio de 1945.

Eso significó que aún hoy, pese a las múltiples aplicaciones benéficas en medicina, industria, investigación, el tema nuclear provoque miedo en la población al asociarlo inevitablemente a hechos catastróficos como lo fueron esas bombas o, ya cuarenta años después, el mayor accidente nuclear en la historia, el del reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl en Ucrania, en la ex URSS. Nuevamente hoy el tema nuclear aparece asociado al miedo, al enfrentarnos a la posibilidad del terrorismo nuclear.

La década de 1940 a 1949 se puede denominar “década del miedo” en virtud de que el mundo asiste aterrorizado a la irrupción de la energía nuclear de la mano de la muerte, la destrucción y los desconocidos efectos en la salud con la explosión de las primeras bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

Por ello, luego de la Segunda Guerra Mundial, la atención internacional se centra en el control del átomo. Numerosos científicos y estadistas ven la necesidad de asegurar el control internacional de la energía nuclear y aquí comienzan los primeros pasos de la cooperación internacional en la materia. Se profundizan los estudios de los efectos de las radiaciones ionizantes en los sobrevivientes de las bombas y en y sus descendientes.

El propósito fundamental de la novel Naciones Unidas es mantener la paz y seguridad internacionales, así como realzar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión.

Se forma la Comisión de Energía Atómica de Naciones Unidas el 14 de enero de 1946, en que la Primera Asamblea General de Naciones Unidas aprueba la resolución que la creó y a la que se le encomienda la tarea de desarrollar entre todos los pueblos el intercambio de información científica básica sobre los usos pacíficos de la energía atómica y controlar el uso de la misma para que se hiciera sólo con fines pacíficos.

Se le encomienda el deber de llegar a la eliminación del armamento nuclear y se la dota de poderes de inspección y otras medidas para proteger a los Estados. La CEANU funciona hasta el 19 de julio de 1948 y oficialmente queda abolida en 1952.

En la década de 1950 a 1959, se crea el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) , con sede en Viena , que desempeñará un papel decisivo en la promoción del uso de la energía nuclear con fines pacíficos y en que la misma sea de forma segura , evitando su uso para fines no pacíficos .

En su discurso: “Átomos para la Paz”, en la Asamblea de las Naciones Unidas, el 8 de diciembre de 1953, del Presidente Dwight Eisenhower propone que las principales potencias reduzcan sus arsenales de material fisionable asignándolo a un organismo internacional que supervisaría su uso con fines pacíficos.

Con motivo de conmemorarse los 50 años de ese discurso, el Director General del OIEA Mohamed ElBaradei, dijo: “Yo creo que es apropiado para nosotros tomar nuestros éxitos y nuestros errores - y resolver tomar cualquier acción que se requiera, incluyendo nuevos modos de pensamiento y aproximaciones no convencionales, para asegurar que la energía nuclear continúe siendo una fuente de esperanza y prosperidad para la humanidad y no un arma de auto destrucción.”

El Organismo Internacional de Energía Atómica, es una organización internacional, autónoma e independiente, dentro del ámbito de Naciones Unidas, que sirve de referencia global para la cooperación nuclear. Ochenta y un Gobiernos suscriben su Estatuto. Actualmente tiene 137 miembros.

El art. 2 del Estatuto del OIEA dice que “el Organismo procurará acelerar y aumentar la contribución de la energía atómica a la paz, la salud y la prosperidad en el mundo entero. En la medida que le sea posible , se asegurará que la asistencia que preste , o la que se preste a petición suya, o bajo su dirección o control, no sea utilizada de modo que contribuya a fines militares.”

El OIEA ha desempeñado una función muy importante canalizando la transferencia de tecnología nuclear en agricultura y conservación de alimentos, salud, medicina, investigación, industria e hidrología.

Una función importante del OIEA es la de salvaguardias, que es la verificación de que los materiales y equipos nucleares no se empleen para fines no pacíficos. Esta función se realiza cuando así lo solicitan los Estados miembros, unilateralmente o por convenios internacionales, multilaterales o bilaterales.

Desde su creación, el OIEA ha sido foro donde personas de diferentes países, culturas e idiomas han compartido ideas y recursos a efectos de poner la energía atómica al servicio de fines pacíficos.

En la década de 1960-1969, se produce un auge del uso de la energía nuclear. Se aprueba el Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares en la Atmósfera, Debajo del Mar y en el Espacio. (1963 ) y en 1967 se aprueba el Tratado de Proscripción de Armas Nucleares en América Latina ( conocido como “Tlatelolco ” por el nombre del barrio de México DF donde está la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores donde se firmó ) .

El 1º. de julio de 1968, el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares - TNP- fue abierto a la firma, después de ser respaldado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y entró en vigor en marzo de 1970. Crece el interés en usar reactores nucleares para generación de energía.

La década de los años 70 pone de manifiesto que las centrales nucleoeléctricas no están ajenas a los accidentes, con el primer accidente en una central nuclear en Three Mile Island en EE.UU. (1979). Desde entonces en EEUU no se construyen más centrales nucleoeléctricas pese a que continúa siendo el país con mayor número de ellas. (Más de cien). El Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares entra en vigencia.

En la década de 1980 a 1989 se registran los mayores accidentes en el área. En 1986 el accidente de Chernobyl, el mayor accidente nuclear de la historia, hace rever normas de seguridad y pone a la energía nuclear en el tapete. En 1986, se aprueban las Convenciones sobre la Pronta Notificación de Accidentes Nucleares y la Convención sobre Asistencia en Caso de Accidente Nuclear o Emergencia Radiológica. En 1987, el accidente de Goiania, el mayor accidente radiológico de la historia con una fuente huérfana en la ciudad de Goiania, Brasil, acrecienta la preocupación por la seguridad de las fuentes radiactivas.

La década de 1990 - 1999 se caracteriza por la aprobación del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, aunque éste sólo entrará en vigencia cuando 44 Estados que tienen reactores de potencia o de investigación lo ratifiquen. El OIEA conduce las inspecciones nucleares en Iraq (1991).

La década que comienza en el 2000 pone al mundo nuevamente ante el miedo por el posible uso de la energía nuclear con fines bélicos. Los atentados en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001, muestran el surgimiento de una modalidad de terrorismo con una visión suicida. El riesgo de muerte al manipular material radiactivo peligroso no puede, por tanto, ser más considerado como una barrera eficaz.

Este terrorismo suicida no conoce fronteras ni escamita el uso de ningún medio para cumplir con sus objetivos. Tiene una visión de sociedad en la cual no hay separaciones entre poderes temporales y espirituales y está bien financiado por poderosas redes a gran escala.

El uso de armas químicas, biológicas y radiológicas no se considera apto del punto de vista militar, sin embargo aunque las dos primeras han sido usadas, no así las radiológicas, que son objeto de gran preocupación mundial y en especial por parte del OIEA porque se trata de unir material radiactivo con un explosivo conventional ( “bomba sucia ” ) que dispersaría radiactividad en el ambiente . causando terror y con consecuencias similares a las del accidente de Goiania pero con la diferencia que en este caso el escenario sería elegido expresamente .

El tráfico ilícito de material radiactivo ha aumentado considerablemente en el período 2003-2004 según la Base de Datos del OIEA. El uso y el almacenamiento de materiales radiactivos en la mayoría de los países no es secreto (ej. hospitales), eso significa que el material necesario para construir una “bomba sucia” no sería difícil de conseguir por parte de los terroristas.

Más difícil es el hipotético ataque a una central nuclear o una instalación nuclear de reprocesamiento de combustible, por las grandísimas medidas de seguridad de que están rodeadas. Se toman medidas para el aseguramiento de que las armas nucleares no utilizadas y el material nuclear, cuya adquisición es la parte más difícil para construir una bomba nuclear, no caigan en manos de terroristas.

Claro que el hipotético uso de un arma nuclear es igualmente malo y condenable así provenga de grupos terroristas como de Estados. Como dijo Mohamed El Baradei , cuando se le otorgó el Premio Nóbel de la Paz , conjuntamente con el OIEA que dirige :”hay que extremar los esfuerzos para que el uso de la energía nuclear sea de forma segura.”

Y hace pocos días, cuando se le entregó ese premio, dijo que es necesario llegar a la eliminación completa de las armas nucleares, de lo contrario en unos años serían 20 o 30 los países que tendrían armas nucleares.

II. Radiación y vida

La radiación es energía que se propaga a través del espacio ya sean partículas u ondas electromagnéticas. La luz del Sol es una de las más conocidas formas de radiación, da luz, calor. Para protegernos usamos lentes de sol, aire acondicionado, ropa adecuada. No habría vida en la tierra sin la luz del Sol. Sin embargo, demasiada sobre nuestro cuerpo no es algo bueno y puede ser peligroso, por ello controlamos nuestra exposición.

La única radiación que existía era la natural hasta la invención del tubo de rayos X, en 1895, por Wilhelm Conrad Rontgen, que permitió penetrar el tejido humano y con ayuda de una placa fotográfica obtuvo una imagen en forma de manchas sobre los huesos. En 1896, Henri Antoine Becquerel, premio Nóbel de Física en 1903, descubrió, por accidente, que algunas sustancias naturales como el uranio emiten espontáneamente radiaciones ionizantes. En 1898, Pierre y Marie Curie, encontraron que otra sustancia llamada torio emitía el mismo tipo de radiación que el compuesto de uranio. Sus investigaciones condujeron al descubrimiento de un nuevo elemento llamado Radio.

En 1943, George de Hevesy, Premio Nóbel por desarrollar la técnica de utilización de materiales radiactivos como trazadores: Traza de material radiactivo - detector de radiación ionizante. En 1938, Otto Hahn y Freidrich Strass descubren la fisión. En 1942, Enrico Fermi (Premio Nóbel) obtuvo en la Universidad de Chicago, la primera reacción controlada de fisión nuclear en cadena.

En 1951, empieza a producirse electricidad a partir de la fisión en un reactor experimental en EEUU. En 1956, en Gran Bretaña entra en operación un reactor nuclear de generación de electricidad.

Radiación y Radiactividad. Radiaciones Ionizantes y No Ionizantes

La radiactividad artificial es la transmutación que se logra bombardeando con neutrones átomos estables que al ser fraccionados emiten partículas que alteran el equilibrio de sus cargas positiva y negativa, con esto estos átomos emiten radiaciones y este proceso se sucede en cadena.

La radiactividad está constituida por tres clases de radiaciones:

  • Alfa: partículas formadas por dos protones y dos neutrones, con carga positiva. Pueden ser fácilmente interceptadas por una hoja de papel o la piel, sólo son peligrosas cuando las sustancias que las emiten se introducen en el cuerpo humano por ingestión o por inhalación.

  • Beta: partículas de masa insignificante que prácticamente es cero, cargadas negativamente.
    Tienen más poder penetrante que las partículas alfa, pero pueden ser interceptadas por capas delgadas de agua, vidrio o metal. Pueden ser peligrosas si se incorporan al organismo humano.

  • Gamma: ondas electromagnéticas, sin carga eléctrica. Los rayos gamma y rayos x son similares a las ondas luminosas y de radio, pero con longitudes de onda más cortas. Estos rayos son muy penetrantes y para interceptarlos se requieren materiales de blindaje pesados, como el plomo o el hormigón.

Neutrones: partículas sin carga eléctrica, por ser neutras eléctricamente tienen un gran poder de penetración en la materia. No producen ionización directamente pero al interactuar con los átomos pueden generar rayos alfa, beta, gamma o x que sí son ionizantes. Los neutrones sólo pueden interceptarse con masas gruesas de hormigón, agua o parafina.

La radiación ionizante disminuye con el tiempo. El tiempo necesario para que se disipe la mitad de la radiactividad se denomina “período de semidesintegración”. Los períodos de semidesintegración oscilan entre una pequeña fracción de segundo a muchos millones de años.

La radiación ionizante tiene suficiente energía como para remover electrones de los átomos (Ionización). La radiación no ionizante no tiene suficiente energía como para remover electrones. Ejemplos: microondas, luz ultravioleta, láser, luz infrarroja y radar.

Poco después de que se inventara el tubo de rayos x, es decir, desde las primeras experiencias con las radiaciones, las personas que trabajaban en ellas observaron lesiones en la piel de las manos Desde entonces, el conocimiento de los efectos biológicos de la radiación se ha desarrollado en paralelo al de sus aplicaciones, tratando de encontrar el justo equilibrio entre ventajas e inconvenientes.

Como consecuencia de la radiación ionizante, las células pueden ser dañadas. Si son dañadas pero no muertas, el cuerpo tratará de repararlas, usando el ADN pero la reparación puede ser correcta o incorrecta. Si la reparación es incorrecta, la célula puede sobrevivir pero el programa biológico de la célula puede cambiar (“Mutación”) y esto puede, eventualmente, ser el origen de cáncer.

Por ello los organismos especializados re examinan continuamente las Recomendaciones en la materia para lograr una efectiva protección radiológica a las personas, bienes y medio ambiente.

Cifras de Materiales Radiactivos en el Mundo

De acuerdo a información del OIEA, hay 438 centrales nucleares, y 650 reactores de investigación que suelen tener varias decenas de elementos combustibles cada uno. Hay 250 plantas del ciclo de combustible nuclear con una cantidad desconocida de materiales. Más de 10.000 fuentes teleterápicas con una cápsula de Co 60 cada una, varios cientos de fuentes teleterápicas con una cápsula de Cs137 cada una. Unos 300 irradiadores industriales con numerosas barras cada uno. Varias decenas de miles de fuentes de radiografía industrial (80 % de Iridio 192 , el resto de cobalto 60, selenio 75 y terbio 169). Alrededor de 10.000 fuentes de radiografía industrial de iridio 192 , más de 1000 fuentes de cobalto 60 existen ahora en circulación .Se suministran anualmente unas 1.000 fuentes de selenio 75 y de de terbio 169.

III. Radiación y sociedad

El uso de la energía nuclear con fines pacíficos en sus diferentes aplicaciones, no ha sido lo ampliamente divulgado ante la opinión pública como lo han sido las catástrofes relacionadas con la energía nuclear, como las bombas en Hiroshima y Nagasaki o el accidente de Chernobyl que naturalmente por su magnitud acapararon y aún acaparan gran interés . Pero paralelamente y en forma silenciosa, el uso de la tecnología nuclear ha permitido salvar cientos de miles de vidas en el mundo y ha mejorado la calidad de vida de muchísimas personas. Quizás el otorgamiento del Premio Nóbel de la Paz al Organismo Internacional de Energía Atómica y a su Director General Mohamed El Baradei de un impulso a esta divulgación que, al menos hasta ahora, se ha centrado fundamentalmente en la comunidad científica y en algunos programas que la han llevado a los alumnos de enseñanza primaria y secundaria.

Aplicación en Medicina

Las dos aplicaciones básicas en el campo médico son diagnóstico y terapia.

Diagnóstico: se emplean radiaciones- rayos x- o materiales radiactivos que se aplican sobre la persona- técnica in vivo- o en el laboratorio sobre una muestra para análisis clínicos- técnicas in vitro. Las técnicas in vivo suponen el estudio de la función de diversos órganos con el auxilio de “trazadores radioactivos”. Las técnicas in vitro no implican la administración de radiactividad al paciente.

Terapia: Teleterapia: Cuando la fuente de radiación no está en contacto con el tumor. Braquiterapia: Cuando la fuente de radiación está en contacto directo o inmediato con el tumor.

Según estimaciones que ha realizado la OMS, más de la mitad de los casos de cáncer en el mundo se registran en los países en desarrollo. Un 75% de estos pacientes eran incurables en el momento del diagnóstico, pero las técnicas in vivo e in vitro permiten descubrir la presencia de la enfermedad y en qué medida ésta ha avanzado en el organismo y así colaboran en un mejor tratamiento. Cuatro millones de pacientes son tratados con radiación cada año en el mundo.

Técnicas Analíticas Nucleares.

Se utilizan para estimar los diversos oligoelementos presentes en el organismo, en nuestra dieta y en el medio ambiente. Las técnicas de la medicina nuclear, sondean nuestro medio interno en busca de indicios de enfermedades, y las técnicas analíticas nucleares sondean nuestro medio externo en el cual pueden producirse cambios que provocan algunas enfermedades.

La investigación de la nutrición humana es una esfera en la que los métodos nucleares tienen múltiples aplicaciones importantes. Las técnicas de análisis por activación neutrónica han proporcionado la tercera parte de los resultados obtenidos en una investigación del Organismo Internacional de Energía Atómica sobre un análisis nutricional que recogió muestras de dietas de 123 países industrializados- que incluye todos los microelementos y oligoelementos - 24 en total- que se consideran importantes para la nutrición.

Entre los resultados figura que en algunos países las ingestiones dietéticas reales de numerosos oligoelementos esenciales están muy por debajo de los márgenes recomendados. Algunos efectos de la deficiencia de oligoelementos pueden ser muy visibles. En Asia, se estima que más de 400 millones de personas padecen de deficiencia de yodo en diversos grados.

Investigaciones Ambientales Relacionadas con la Salud

La utilización de técnicas analíticas nucleares ha reforzado el estudio de los metales pesados tóxicos, como el mercurio, el cadmio, el plomo, y el arsénico. En otros programas se investigan metodologías para controlar el cumplimiento de las disposiciones nacionales relativas a las concentraciones máximas permisibles de elementos tóxicos en los alimentos y la contaminación ambiental proveniente de desperdicios sólidos como el hollín y los lodos cloacales.

Aplicaciones Agrícolas y Alimentarias

Las técnicas nucleares son indispensables para las actividades de investigación y desarrollo en el sector de la agricultura y la alimentación. Se usan en el perfeccionamiento de la nutrición animal, en la aplicación de fertilizantes, la creación de nuevas variedades de plantas o de plaguicidas más eficaces y menos nocivos, la erradicación de insectos dañinos y la conservación de productos alimenticios. También se aplican en la lucha contra las enfermedades en los animales. Por ejemplo, por medio de una tecnología conocida como Técnica de Insectos Estériles se ha logrado erradicar la mosca Tse Tse en Zanzíbar, Tanzania

Aplicaciones en la Industria

Figuran entre las primeras aplicaciones de las técnicas nucleares que se desarrollaron:

El uso de la radiación como fuente de energía para diversos procesos industriales se ha ido extendiendo cada vez más a una serie de aplicaciones bien establecidas.

La modificación radio inducida de polímetros se aplica con éxito en procesos industriales, en particular en la industria de cables y alambres, la industria de envases y otras.

Casi todas las máquinas grandes de fabricación de papel, están dotadas de calibradores nucleares que brindan información continua sobre la densidad del papel fabricado y prácticamente todas las acerías de importancia están dotadas de calibradores nucleares de espesor. Los calibradores de nivel se emplean por miles en los procesos industriales.

Brinda un método sencillo para la corrección de anormalidades en la industria fabril, por ejemplo detección de defectos de soldadura o grietas en tuberías, estructuras. Resuelve diversos problemas de medición y brinda soluciones

Esterilización de Instrumentos Médicos Desechables

Los rayos gamma de cobalto 60 son muy eficaces pues permiten la esterilización en frío incluso de plásticos sensibles al calor después que están envasados. No dejan residuos tóxicos en los productos médicos tratados.

Hidrología Isotópica

El agua es la base de las políticas nacionales que exigen ampliar el desarrollo de las nuevas comunidades. Estas técnicas permiten la identificación de trayectorias, utilizando trazadores en corrientes hidráulicas, logrando agua apta para consumo. Se necesita una mejor información geológica para tomar decisiones apropiadas para un gerenciamiento sustentable de agua y recursos geotermales.

Existe la posibilidad de que agua salina de baja calidad procedente de acuíferos contaminados se infiltren hacia acuíferos más profundos .El severo agotamiento de los recursos del nivel del terreno puede acarrear el rápido agotamiento de los acuíferos y puede afectar a ciudades ubicadas en tierras ya sea altas o bajas, afectando a edificios, carreteras, tuberías y produciendo agotamiento y contaminación de las aguas.

Rehabilitación del Medio Ambiente

Se utiliza en la limpieza de emplazamientos contaminados que presentan un riesgo para los seres humanos y el entorno, debido a accidentes nucleares o radiológicos, producción y ensayo de armas nucleares, minería, práctica deficiente de gestión y disposición final de desechos radiactivos.

Uso del Uranio Empobrecido

Se utiliza para coloreado de vidrios (rojo y amarillo), aleaciones de acero, contrapeso en quillas, horquetas, balasto en los primeros aviones 550 Boing 747,blindaje para radiación ya que es mejor que el plomo.

IV. Impacto de la radioactividad natural

Muchos elementos radiactivos naturales existen en la naturaleza, los más conocidos son el uranio y el torio. Se han encontrado muchos otros isótopos radiactivos de elementos naturales como carbono 14 y potasio 40. Cientos de isótopos radiactivos de elementos naturales han sido creados artificialmente incluyendo estroncio 90, cesio 137 y yodo 131. El ser humano vive en un mundo con radiactividad natural: recibe la procedente del espacio y la radiación del radón, procedente de la tierra. Son las radiaciones de fondo o radiación natural, y forman parte del medio ambiente.

La dosis debida a fuentes naturales es variable y depende de diversos factores, pero es mucho mayor que la artificial, o sea que recibimos más radiación de la naturaleza que de exposición a fuentes artificiales. En su mayor parte, la radiación es detenida por la atmósfera. Existen zonas, por ejemplo graníticas, cuyo contenido en material radiactivo es elevado y por tanto contribuyen a una mayor dosis en la población residente en ella. En rocas volcánicas se han encontrado las tasas de dosis máximas y en las sedimentosas las mínimas.

La latitud es determinante de la dosis recibida y quienes viven en las grandes alturas reciben dosis mucho más elevadas de radiación y en algunos casos puede ser de hasta un 50% superior a la media. Las tripulaciones aéreas pasan gran parte de su vida en altitudes en las que la radiación cósmica es 20 veces mayor que la radiación media de fondo.

Científicos de la Universidad de Islandia descubrieron que los asistentes de vuelo que habían trabajado durante cinco o más años, tenían más probabilidades de padecer cáncer de pecho. En otro estudio, científicos del Centro para la Salud Pública de Estocolmo, en Suecia, detectaron un incremento de melanoma maligno entre la tripulación de cabina tanto femenina como masculina. En altitudes mayores se encontraban dosis más altas de radiación cósmica. Las dosis a las que están expuestas las tripulaciones han ido aumentando con el tiempo, al hacerse más comunes los vuelos más largos a grandes altitudes.

La evolución tecnológica modifica la exposición del hombre a las radiaciones. Por ejemplo, en la combustión del carbón se liberan a la atmósfera trazas de material radiactivo natural; el uso de fertilizantes fosfatados aumenta la irradiación debido a los radio nucleidos naturales que contienen, etc.

El Radón

El Radón es un gas inerte y químicamente inactivo. No obstante, sus descendientes de vida corta, cuyas vidas medias son inferiores a los 30 minutos, son emisores alfa e inmediatamente después de su formación dichos elementos proceden a vincularse a las partículas que forman parte del aire que respiramos, quedando una pequeña fracción de los mismos en forma libre en nuestros pulmones constituyendo pequeñas fuentes muy intensas, que proporcionan comparativa y localmente un elevado flujo de partículas a las células más próximas. El radón escapa de los depósitos naturales de uranio del suelo.

En 1986, la Organización Mundial de la Salud, confirmaba el carácter cancerígeno del Radón. En 1988, la Internacional Agency for Research on Cancer, concluyó que existía evidencia científica suficiente como para clasificar al Radón como elemento cancerígeno.

El Radón es uno de los principales componentes de la radiactividad natural ambiental. Las estimaciones efectuadas por el UNSCEAR, muestran que el promedio anual de la dosis equivalente efectiva debida a las fuentes naturales de radiación es 2.4 mSv, de los cuales el 55% se atribuye a los descendientes de vida corta del radón. De ahí el interés en el estudio del impacto radiológico ambiental del radón y sus descendientes.

En varios Estados de los EE.UU., para vender las casas se exige que tengan un certificado “libre de radón”. El radón se concentra más en sótanos, lugares cerrados, sin ventilación, puede penetrar por fisuras de las paredes, cavidades etc. y cuanto más próximo al suelo, más concentración de radón, se recomienda no dormir sobre el suelo sino a más de 50 centímetros.

Como el radón se concentra en los ambientes cerrados, se recomienda que todas las viviendas se ventilen al menos diez minutos diarios como se hace en casi todos los países de la Unión Europea, donde comenzaron los estudios hace más de veinte años al descubrirse que en los países nórdicos había mucha mayor concentración de radón en las viviendas, por el tiempo que permanecen cerradas en virtud del frío , aunque ya se había descubierto la existencia del radón en las minas, hace muchísimos años.

Detectores del Radón

Detectores de trazas (solid-state nuclear track), sobre ellos quedan impresionadas las trazas debidas a la radiación alfa emitida por el 222Rn y sus descendientes después de un largo tiempo de exposición . Son piezas de plástico especial, que se colocan, por ejemplo, en las casas, por periodos entre los tres y los doce meses. Las desintegraciones alfa del Radón y sus descendientes constituyen un proceso muy energético que literalmente hace una muesca en el plástico. Retirado del lugar de exposición, el recuento de la densidad de trazas acumuladas en el detector, obtenidas en el microscopio una vez realizado en las películas los procesos de revelado químico o electroquímico correspondiente, proporciona una medida directa de la concentración promedio de Radón durante todo el tiempo en que permaneció expuesto

Límites de Dosis

Los sentidos no pueden detectar la radiación ni discernir si un material es radiactivo. Sin embargo, hay una variedad de instrumentos que pueden detectar y medirla.
La radiación ionizante es medida en unidades internacionales: Grays (Gy) y sievert (Sv) .Pequeñas cantidades son expresadas en “milisieverts” (mSv), (una milésima), “microsievert”(una millonésima ) .La cantidad de radiación- dosis- recibida por las personas se mide en milisieverts (mSv).

A lo largo de los años, la International Commisssion on Radiological Protection ( ICRP ) ha venido estableciendo los límites de dosis para la exposición del trabajador y del público y conjuntamente con lo estudios del UNSCEAR ( El Comité Científico de Naciones para el Estudio de los Efectos de la Radiaciones Atómicas ) han servido de base para las Recomendaciones realizadas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA ), en conjunto con otros organismos internacionales y de aquel nivel científico, pasando por el de los estándares internacionales, llega a los países (nivel nacional), que las incorpora a sus sistemas.

Exposición/Contaminación

Irradiación se aplica para aquella persona que está sometida a radiaciones procedentes del exterior de la propia persona .Se expondrá si se está cerca de la fuente. Cuanto más tiempo se esté, cuanta más cerca, será más alta la radiación.

Contaminación: Cuando la persona está sometida a radiaciones, a consecuencia de haber incorporado a su propio cuerpo, algunos materiales radiactivos.La incorporación sucede por inhalación y/o ingestión. Estará irradiando a corta distancia hasta que la contaminación sea removida.

Por lo dicho más arriba, nnuestro planeta tiene niveles significativos de radiación ionizante.

Sin embargo, muchos de nosotros debemos nuestras vidas y salud a la radiación producida artificialmente: rayos x médicos y odontológicos ayudan a un adecuado diagnóstico. Otras son usadas para tratar y curar enfermedades y todos nos beneficiamos de sus múltiples usos.

Límites de dosis

Los límites de dosis reconocidos internacionalmente son:

  • Exposición de Trabajador: 20 mSv p/año como promedio en un período de 5 años consecutivos. 50 mSv en cualquier año.

  • Exposición del Público : 1mSvp/año. En circunstancias especiales dosis efectiva de hasta 5mSv en un solo año a condición de que la dosis promedio en 5 años consecutivos no exceda 1mSv p/año.


Dosis Ocupacional Anual para Diferentes Trabajos: (promedio en mSv/año)

Estudios realizados demuestran estas dosis ocupacionales a que han estado expuestas las personas en ocasión de diferentes trabajos:

  • Tripulación aérea (Cósmica) 4

  • Trabajadores de plantas nucleares (Promedio) 2,5

  • Personal médico 0,5

  • Minería (incluyendo Uranio ) 6

  • Radiografía industrial 1,5

  • Investigación 0,8

Las estimaciones efectuadas por el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR), muestran que el promedio anual de la dosis equivalente efectiva debida a las fuentes naturales de radiación es 2.4 mSv, de los cuales el 55% se atribuye a los descendientes de vida corta del radón. Por ello, el estudio del impacto radiológico ambiental del radón y sus descendientes es de gran interés.

V. Agua y tecnología nuclear

El agua es la base de las políticas nacionales que exigen ampliar el desarrollo de las nuevas comunidades. Se necesita una mejor información geológica para tomar decisiones apropiadas para un gerenciamiento sustentable de agua y recursos geotermales. El uso de la tecnología nuclear permite la identificación de trayectorias, utilizando trazadores en corrientes hidráulicas, logrando agua apta para consumo.

Existe la posibilidad de que agua salina de baja calidad procedente de acuíferos contaminados se infiltren hacia acuíferos más profundos .El severo agotamiento de los recursos del nivel del terreno puede acarrear el rápido agotamiento de los acuíferos y puede afectar a ciudades ubicadas en tierras ya sea altas o bajas, afectando a edificios, carreteras, tuberías y produciendo agotamiento y contaminación de las aguas. Ej en México DF (2000 mts sobre el nivel del mar) y Bangkok (al nivel del mar) se observa un grave descenso del nivel del terreno inducido por las aguas subterráneas.

Desde el 2003, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) está ayudando a los países del Nubia en el uso de técnicas isotópicas para entender y mapear los recursos del agua y evaluar las cuencas del Nubia en el desierto del Sahara . Estas técnicas permiten que se estudien las moléculas del agua subterránea que no se pueden ver pero que se pueden llevar a la superficie y examinar la mezcla, el flujo, los orígenes y los procesos de recarga de los acuíferos profundos, ya que la descripción isotópica está dentro de la propia molécula de agua compuesta de hidrógeno y oxígeno.

Las cuencas subterráneas del acuífero de Arenisca del Nubia datan de milenios. Se formaron durante la Edad del Hielo .En la actualidad los lagos yacen superpuestos, escalonados y agrupados muy por debajo de la superficie del desierto del Sahara y de los asentamientos de los oasis de Chad, Egipto, Libia y Sudán. Su superficie es 20 veces mayor que la de los Grandes Lagos de América del Norte. Contiene estimativamente 150.000 kilómetros cúbicos de agua, esto es 30 veces más de lo que actualmente todo el mundo usa. Sus abundantes cuencas subterráneas datan de milenios.

Desalación del agua de los mares

Los recursos renovables de agua dulce ascienden a 40.000 kms. Cúbicos, pero de ellos sólo se extrae el 10% y se consume el 5% debido a una mala distribución por zona geográfica. Dos terceras partes del agua de lluvia, vuelve al mar. De ahí la importancia de contar con agua dulce y de las técnicas para desalación del agua de los mares. Actualmente se están utilizando reactores nucleares en varias plantas de desalación del agua de los mares en varios países.

Esto es un ejemplo más del uso de la tecnología nuclear-

VI. Desechos Radiactivos

Los desechos pueden presentarse bajo forma gaseosa, líquida, o sólida. Su actividad puede variar desde altos niveles - generación de energía nucleoeléctrica y actividades relacionadas con el ciclo de combustible nuclear - hasta bajos niveles: de hospitales y universidades. La gestión de desecho radiactivo va desde que el desecho es producido, es tratado y acondicionado y almacenado hasta su disposición. Los principales problemas radican en que pueden continuar constituyendo una amenaza para el ser humano y el medio ambiente durante períodos muy prolongados de años y por ello necesitan ser almacenados en forma segura.

Fines de la Disposición de Desechos

Son asegurar que los mismos estén depositados de una manera que proteja la salud y el medio ambiente, más allá de límites nacionales y minimice cualquier peligro para futuras generaciones teniendo en cuenta factores sociales y económicos.

VIII. Establecimiento de una estructura legal sobre desechos radiactivos

Debe haber una clara asignación de responsabilidad a todas las partes, protección a la salud humana y al medio ambiente, no debe haber amenazas para la continuación de las especies. Debe haber interdependencia entre generación de desechos y gestión de los mismos. Seguridad de las instalaciones, control de la generación de desechos radiactivos. (Dentro del mínimo practicable).

Se pueden requerir monitoreos para determinar qué efectos están ocurriendo y asegurar que la estabilidad a largo plazo del ecosistema no sea perturbada. Los países adoptan los conceptos del sistema de dosis de la International Comission on Radiological Protection (ICRP):

  • Principio de la justificación: Una práctica que conlleve o pueda conllevar exposición a la radiación sólo debería adoptarse si reporta a los individuos expuestos o a la sociedad un beneficio suficiente para compensar el detrimento radiológico que cause o pueda causar; siempre que no exista otra alternativa tecnológica que produzca el mismo beneficio neto.

  • Optimización de la protección (ALARA) Las exposiciones de los individuos debido a las prácticas que involucren fuentes de radiación deberán ser tan bajas como razonablemente sea alcanzable, tomando en cuenta aspectos económicos y sociales.

  • Limitación de dosis (del riesgo individual) La exposición normal de los individuos se deberá restringir de modo que ni el total de la dosis efectiva ni el total de la dosis equivalente a órganos o tejidos de interés, causadas por la posible combinación de exposiciones originadas por prácticas autorizadas, excedan de cualesquiera de los límites recomendados por las normas internacionales propuestas por el ICRP.


Tal limitación no se aplica a exposiciones médicas debidas a prácticas autorizadas. Comenzamos a asistir a lo que los expertos consideran como los primeros pasos del cambio climático, cuyos impactos podrían, en un tiempo no muy lejano, ser sustanciales e incluir muchos millones de personas expuestas al hambre, inundaciones y escasez de agua y energía.

IX. Acceso a la energía

A ello se agrega el gran aumento en el precio del petróleo, que ha puesto en dificultades a muchas economías del mundo. La mayor parte de la energía que utilizamos proviene de fuentes no renovables y es utilizada ineficientemente, lo que tiene consecuencias cada vez más negativas sobre el medio ambiente. Desde la crisis de energía de la década de los años setenta, muchos países han comenzado a interesarse en el desarrollo de tecnologías de recursos renovables para generación de energía.

Casi dos mil millones de personas en el mundo, carece de acceso a la energía. De ellos, la mayoría están en Asia, seguidos del Sub Sahara africano.

La energía es sinónimo de desarrollo, por ejemplo Nigeria tiene un consumo de electricidad de alrededor de 70 kilowatt-hora por año, mientras que en los países de la OCDE,(Organización de Cooperación y Desarrollo Económico ) , el promedio es de 8000 kilowatt-hora por año . El acceso a los servicios de energía es esencial para mitigar la pobreza y para alcanzar las metas del desarrollo sostenible. La energía es un motor para el desarrollo a la vez que fuente de muchos de los problemas con que nos enfrentamos Alrededor de 71 % de la electricidad generada en 2003 en EEUU, la más grande economía del mundo, y que tiene el mayor número de centrales de generación núcleo eléctrica (más de 100), provino de combustibles fósiles, 20 % de generación núcleo eléctrica, 7% de instalaciones hidroeléctricas, 2% de otras fuentes renovables.

Del total de electricidad en el mundo, un 16 % proviene de 441 reactores de potencia (esto es, reactores nucleares para generación de energía) situados en 30 países. En otras palabras, en estos países, cuando se enciende una lamparita, esa energía puede provenir de una central nuclear.

Actualmente hay 24 centrales de generación núcleo eléctrica en construcción en el mundo y de ellas, 22 están en Asia y Europa del Este. Rusia planifica doblar su capacidad núcleo eléctrica para 2020. China e India tienen similares proyectos de expansión. Indonesia y Vietnam, están moviéndose gradualmente hacia planes de inversión en reactores nucleares.

En Europa Occidental, la primera construcción nuclear construida desde 1991 es Olkiluoto-3 en Finlandia, iniciada en junio de 2005. Finlandia ocupa el quinto lugar en el mundo en cuanto a consumo de electricidad por habitante y las dos terceras partes de su energía provienen de fuentes externas: importa petróleo y gas de Rusia, además de electricidad. La construcción de más plantas de energía usando combustibles fósiles fue descartada por las obligaciones del Tratado de Kyoto sobre emisiones de gases de efecto invernadero. Los principales argumentos de la decisión del gobierno finlandés de 2002, que permitió la construcción en el país del quinto reactor nuclear, fueron ambientales. La planta de agua presurizada de 1.600MW comenzará a generar energía en 2009.

En Francia, el European Pressurized Water Reactor (EPR) en Flamanville está previsto para comenzar en 2007.

En EEUU, donde luego del accidente de la central nuclear de Three Mile Island (primer accidente en una central nuclear) en marzo del año 1979, no se construyeron más centrales nucleares, la crisis energética que sufrió, sobre todo el Estado de California, unos años atrás, llevó a reconsiderar el tema y es así que actualmente 35 plantas nucleares han recibido extensión de sus licencias por 20 años más y 14 están a la espera. El Departamento de Energía (DOE) ha aprobado asistencia financiera a dos consorcios de industrias para examinar el proceso de licenciamiento de nuevas plantas. También se han extendido varias licencias de plantas nucleares en Canadá.

En Gran Bretaña, donde se construyó el primer reactor de generación núcleo eléctrico con fines comerciales en 1956, un año y medio atrás el Gobierno lanzó un "Energy White Paper" exaltando las virtudes de energías renovables y denominando a la energía nuclear como una "opción atractiva."

En Italia, donde no hay centrales nucleares , el Ministro de Medio Ambiente dijo que Italia podría " mirar a las centrales nucleares nuevamente" , aunque agregó que llevaría entre 10 y 15 años construir cualquier planta y necesitaría el apoyo de la oposición para levantar una prohibición de tener tales centrales Argentina se apresta a finalizar Atucha 2 y Brasil ,que tiene Angra 1 y Atucha 2, mientras la construcción de la Unidad 3 de Angra para la cual todos los equipos están en el lugar, esperado por la decisión del Gobierno federal . Si la decisión final fuera positiva, serán necesarios de 5 aa 6 años para la
conclusión.

El OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) estableció el INPRO, ( International Project on Innovative Nuclear Reactors and Fuel Cycles).Su contribución primaria ha sido asegurar que las futuras necesidades de todos los países, relacionadas con el tamaño de los reactores , factores económicos y de infraestructura, así como seguridad , resistencia y gestión de los desechos sean tenidos en cuenta cuando los nuevos sistemas innovadores sean evaluados.

Luego de los grandes accidentes de Three Mile Island y sobre todo de Chernobyl , en abril de 1986, se han acrecentado las medidas de seguridad y actualmente la industria nuclear es la que más gasta en ese rubro.

Sin duda los acontecimientos que se han precipitado, han hecho que el tema de las centrales nucleares esté nuevamente en la agenda de los encargados de la planificación energética en el mundo.

IX. Seguridad nuclear y radiologica

El fenómeno de globalización y el proceso de integración regional han generado nuevas y desafiantes características en el accionar criminal, el que ha adquirido una creciente dimensión transnacional. En este marco se inscribe, entre otras, la problemática que suscita el tráfico ilícito de material nuclear y/o radiactivo. Después del 11 de septiembre de 2001, debe haber mayor iniciativa internacional para reforzar la seguridad de materiales e instalaciones en todo el mundo y aplicar las recomendaciones internacionales para asegurar que todos los materiales nucleares de bombas no utilizadas estén registrados y seguros de sabotaje.

Los problemas se centran en las instalaciones y materiales nucleares y fuentes y materiales radiactivos.

Instalaciones y Materiales Nucleares

Se deben tomar las medidas adecuadas para asegurar que las armas nucleares en desuso y el material nuclear cuya adquisición es la parte más difícil para construir una bomba nuclear, no caigan en manos de terroristas.

Los controles deben estar basados en:

  • Instalaciones nucleares y materiales nucleares protegidos de un sabotaje en masa.

  • Sólida estructura de control de armas y medidas de no proliferación obligatorios para los Estados.

  • Acuerdos de cooperación para resolver problemas.

  • Control de armas y acuerdos de no proliferación, otorgando a los gobiernos más autoridad para controlar las instalaciones y empresas privadas.

  • Limitar el acceso a materiales, que son los ingredientes necesarios para construir una bomba nuclear.

Fuentes Radiactivas

Existen miles de fuentes radiactivas en el mundo en actividades tales como medicina, industria, agricultura, investigación. Muchas fuentes están huérfanas de todo control. Algunas de estas fuentes son poderosas y de uso no-convencional. Aun aquellas fuentes que están bien reguladas, no están aseguradas de manera especial. Las fuentes pueden ser utilizadas en actos malévolos simples pero aterrorizantes. Estos actos tienen un potencial demostrado de disrupción social.

Armas radiológicas

Si bien el tema del terrorismo es un tema de larga data y preocupación, después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, hay una nueva realidad y es que para ciertos grupos terroristas, ya no es un obstáculo la exposición a la radiación ionizante con el fin de cometer un acto terrorista. Las misiones suicidas invalidan así una hipótesis hasta entonces eficaz en cuanto a la disuasión de actos de este tipo y por ende es necesario rever medidas de defensa frente a los terroristas y los sabotajes.

Esta clase de terroristas no está motivada únicamente por razones políticas o religiosas, tiene una visión de sociedad en la cual no hay separaciones entre poderes temporales y espirituales y están bien financiados por poderosas redes a gran escala. Son individuos dispuestos a sacrificar sus vidas, buscando activamente acceso a armas de destrucción masiva para maximizar el número de víctimas. La adquisición de armas nucleares fue elevada a “deber religioso”.

Desde que al terrorista no le importa exponerse a las radiaciones, nada impediría que fabricara y utilizara armas radiológicas debido a que se requieren muy pocos conocimientos técnicos para construirlas y usarlas, en comparación con un dispositivo nuclear. Además, estos materiales radiactivos, usados mundialmente en la medicina, la agricultura, la industria y la investigación, están más fácilmente disponibles y son más fáciles de obtener en comparación con el uranio o plutonio clasificado para armas.

Eventualmente los terroristas también podrían contaminar alimentos o fuentes de abasto de agua dispersando material radiactivo en ellos. (Dispersión Radiológica Simple: DRS).

Cualquiera de las acciones antes mencionadas crearía una situación sobre la que no tenemos conocimiento. La falta de conocimiento lleva al miedo y éste puede causar pánico, más aún que, en cambio, si existe gran conocimiento y miedo sobre los efectos de las armas nucleares así como de los grandes accidentes nucleares como Chernobyl o radiológicos como Goiania.

Los accidentes radiológicos se pueden definir como aquellos que ocurren con fuentes radiactivas y equipos generadores de radiaciones ionizantes: robo, abandono, pérdida, de una fuente, una fuente que no regresa a su blindaje .Los mayores han ocurrido en el área de la medicina e industria. El material radiactivo que se dispersa, dependiendo de la cantidad e intensidad, podría causar enfermedades, producto de la radiactividad, en personas que se encontraran en las cercanías, por ejemplo si inhalan grandes cantidades de polvo radiactivo.

Dispositivo de Dispersión Radiológica (DDR): es la comúnmente llamada “bomba sucia” y su uso por parte de terroristas se considera mucho más probable que un dispositivo nuclear.

Estas armas radiológicas son una combinación de explosivos convencionales y material radiactivo, diseñadas para dispersar cantidades peligrosas y no letales de material radiactivo sobre un área general. El número de muertes inmediatas y heridos por la explosión de una “bomba sucia” con una fuente robada de uso médico o una fuente industrial, dependería de la clase de fuente así como de las condiciones del tiempo, pero se estima que sería relativamente bajo.

La severidad de las heridas dependería del tipo del material radiactivo usado, cómo se extiende y cuán rápidamente son atendidas las víctimas. Sin embargo, los efectos psicológicos y los costos de descontaminación, demoliciones, realojamientos, etc. serían muy grandes. Los efectos a largo plazo aún son bastante inciertos.

El miedo y el pánico por el tema nuclear y radiactivo, objetivo primario de los terroristas, se apoderaría de la ciudad, y duraría mucho tiempo. Esto haría que los terroristas prefirieran esto al uso de otras sustancias tóxicas que también podrían causar severos efectos en la salud pública y trastornos sociales, con menos esfuerzo y riesgo para ellos.

Contrariamente a las armas nucleares, químicas o biológicas, las armas radiológicas nunca se han usado. Como las armas químicas o biológicas, las armas radiológicas han sido consideradas inapropiadas para fines militares. Las armas nucleares requieren técnicas muy sofisticadas que no están al alcance de los terroristas.

Efectos de las Radiaciones

Según los estudios realizados, fundamentalmente en los sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki, los efectos de las radiaciones producen aumento de riesgo de cáncer. A ello se deben agregar efectos psicológicos entre la población, ambientales, económicos sociales y políticos. Las lecciones aprendidas de los accidentes nucleares y radiológicos, fundamentalmente Three Mile Island y Chernobyl y Goiania respectivamente, han mejorado las medidas preventivas y se han llevado a cabo investigaciones en todo el mundo.

Fuentes Huérfanas

Fuente huérfana, es una fuente que posee un peligro radiológico suficiente como para estar bajo control regulatorio pero que no lo está porque nunca lo ha estado, o ha sido abandonada, perdida, robada, o removida sin la autorización debida. Las fuentes “huérfanas” representan una seria amenaza a la seguridad y deben ser: identificadas, localizadas, recuperadas, y aseguradas.

Se estima que muchos materiales radiactivos como cobalto 60 o cesio 137 con cientos de aplicaciones en medicina e industria se pierden, roban, o son abandonados en el mundo. Hay países que no tienen registro de tales fuentes huérfanas, sin embargo a lo largo de los años se han conocido, muchas veces apareciendo en fundiciones de metal como ha sido el caso del mayor accidente radiológico de la historia, el de Goiania, o de ciudad Juárez en México y otros, sin intervención de terroristas y sin uso de detonadores pero con gravísimos efectos. Hay fuentes huérfanas en varias partes del mundo, muchas en situación precaria, tanto en Estados miembros como no miembros del OIEA.

Tráfico Ilícito de Material Radiactivo

La Base de Datos de Tráfico Ilícito del OIEA (ITDB) fue establecida en 1993 y hasta el 31 de diciembre de 2004 registraba 662 incidentes confirmados de Estados Miembros. De ellos, 196 involucraban material nuclear, 400 otro material radiactivo, fundamentalmente fuentes radiactivas, 24 ambos: materiales nucleares y radiactivos, 5 otros materiales. La mayoría involucraba delitos: robo, posesión ilegal, contrabando, intento de venta ilegal de los materiales.

Por primera vez desde el año 2000, registra un incremento en 2004: 121 incidentes reportados relacionados con tráfico ilícito de material radiactivo así como otras actividades no autorizadas relacionadas con materiales nucleares y otros materiales radiactivos.

La ITDB muestra que sólo un incidente fue reportado desde el año 2003 que involucraba material fisionable - uranio altamente enriquecido o plutonio- necesario para construir un arma nuclear. Ocurrió en junio de 2003 cuando una persona fue arrestada en posesión de 170 gramos de uranio altamente enriquecido intentando transportarlo ilegalmente a través de la frontera. La mayoría de los incidentes reportados durante 2003- 2004 no mostraron evidencia de actividades criminales.

El número actual de casos puede ser considerablemente más grande. De hecho, la base que lleva INTERPOL registra un número mucho mayor de casos. Los funcionarios de aduana, los guardias de frontera, y los policías siguen descubriendo numerosas tentativas de pasar de contrabando y vender fuentes robadas. El OIEA ha estado asistiendo activamente a los Estados a reforzar sus puestos de frontera contra el tráfico ilícito y mejorar su protección física de fuentes radiactivas.

Seguridad. Medidas de Protección Física

Mejorar la seguridad de las fuentes radiactivas puede ayudar no solamente a reducir la probabilidad que ellas se conviertan en huérfanas, sino que también vuelve más difícil que las mismas sean adquiridas para ser usadas con fines malevolentes. En el caso que medidas de seguridad adicional no prevengan el robo de material, deben proveer una pronta identificación de la pérdida, permitiendo una rápida respuesta por parte de las autoridades competentes.

La participación de contrabandistas profesionales y criminales aumenta las probabilidades de que algunos materiales radiológicos terminen en manos de terroristas. La fuentes radiactivas, aún aquellas bien reguladas, no están aseguradas de una manera especial.

Algunas de ellas, debido a su tamaño, potencia y disponibilidad, son pequeñas, simples de ocultar, fáciles de robar, romper y dispersar, aún con su blindaje pueden ser fácilmente transportadas en una camioneta o bolso de mano.

Millones de fuentes han sido distribuidas por todo el mundo durante los últimos 50 años, para usos en medicina, industria, agricultura, combate a las plagas, investigación, y actualmente hay cientos de miles en uso. La falta de control sobre ellas hace que su adquisición y uso por terroristas sea una posibilidad real. Para proteger al público de los riesgos de las radiaciones ionizantes, es esencial el control de todas las etapas del ciclo de estas fuentes radiactivas.

Proveer controles de seguridad para materiales nucleares y radiactivos no es algo nuevo. Medidas de sentido común se han requerido durante años, dependiendo del tipo y cantidad del material radiactivo, tales como estrictos inventarios, instalaciones de almacenamiento cerradas y guardias de seguridad. Pero el enfoque en el pasado estuvo centrado en los riesgos de seguridad y prevenciones por inadvertencias más que exposiciones deliberadas. Es esencial el establecimiento de un efectivo régimen regulatorio y una infraestructura apropiada.

Aún en EE.UU. y Europa, donde los controles regulatorios son relativamente exigentes, miles de fuentes radiactivas han sido perdidas o robadas. Por otro lado, únicamente entre 5 y 10 % del tráfico ilícito en el mundo es detectado.

La Conferencia Internacional de Dijon, organizada por la EC, OIEA, INTERPOL y WCO del 14 al de 18 Septiembre de 1998, trató temas con el fin de formular una seguridad efectiva de sistemas nacionales para el aseguramiento de las fuentes de radiación y de los materiales radiactivos.

La protección física se restringe a mantener la fuente confinada evitando robo o acceso no autorizado. Se concentra en evitar la pérdida del control inadvertido o intencional, o la posesión no autorizada de la misma. Para fuentes peligrosas se deben extremar medidas para restringir la obtención ilegal, mediante, aplicación de patrones de inteligencia, control del mercado negro, monitoreo en fronteras, rastreo de recursos financieros Hay que tener la infraestructura adecuada para prevenir el robo de armas nucleares así como la adquisición de material nuclear con el propósito de construir un dispositivo nuclear y actos violentos y maliciosos contra instalaciones nucleares.

Ello requiere tomar adecuadas medidas de protección, ya sea del material nuclear y armas nucleares como de otro material radiactivo e instalaciones y áreas vitales de instalaciones nucleares y una efectiva y eficaz capacidad de detección y respuesta.

X. El accidente de Goiania. ¿Por qué hoy?

A casi 20 años, el accidente radiológico de Goiania tiene un significado muy especial hoy, además de por características propias, por ser un ejemplo de qué podría suceder en la eventualidad de que terroristas hicieran explotar una llamada "bomba sucia" algo que los expertos consideran muy probable y que, como aún no ha sucedido, el ejemplo de Goiania sirve para mostrarnos el eventual escenario en que nos encontraríamos , agravado porque en caso de atentado el lugar sería elegido ex profeso y por sus repercusiones políticas, además de las sanitarias, económicas y sociales .

Algunos accidentes pasados involucrando material radiactivo resaltan diferentes tipos de amenazas pasibles de ocurrir, desde una simple amenaza en el orden interno hasta el terrorismo internacional. El ejemplo del accidente de Goiania, hasta ahora el mayor accidente radiológico en la historia, es demostrativo de los efectos en la población.

En septiembre de 1987 ocurrió un accidente con un equipo de teleterapia de cesio 137 abandonado en las instalaciones que había ocupado el Instituto Goiano de Radioterapia (IGR) en la ciudad del mismo nombre, capital del Estado de Goiás, en Brasil.

El Instituto Goiano de Radioterapia era un instituto privado de radioterapia de propiedad de un consorcio médico. Las instalaciones para el tratamiento de pacientes de la clínica incluían salas de teleterapia con cesio 137 y cobalto 60.

Dicho Instituto había cumplido con los trámites correspondientes para la obtención de las licencias que habían sido otorgadas por el ente regulador (Comisión Nacional de Energía Nuclear: CNEN).

Sin embargo, a fines de 1985, ese instituto dejó de funcionar en esas instalaciones y se mudó a otras instalaciones nuevas. En tanto, la propiedad de los bienes de la clínica se discutía judicialmente, y la unidad de teleterapia de cobalto 60 fue trasladada a las nuevas instalaciones y la de teleterapia de cesio 137 fue abandonada en su lugar original por estar embargada.

La mayor parte de la clínica fue demolida al igual que propiedades adyacentes. Las salas de tratamiento no fueron demolidas pero estaban en estado ruinoso, abandonadas. El hecho no fue notificado a la autoridad licenciante - Comisión Nacional de Energía Nuclear: CNEN.

Personas extrañas penetraron en el local, y pensando que estaban ante algo valioso quitaron el portafuente del cabezal de irradiación del equipo, y lo llevaron a la casa de uno de ellos donde trataron de desarmarlo y la cápsula de la fuente se rompió.

Ello provocó que muchas personas recibieran altas dosis de radiación, causadas por la exposición a la radiación externa y contaminación interna. El destello azulado que emanaba de la fuente de cloruro de cesio radiactivo les hizo creer que se encontraban frente a un fenómeno maravilloso y la alta solubilidad del cloruro de cesio contribuyó a que se produjera una extensa contaminación de personas, viviendas y medio ambiente. Trozos de la fuente fueron distribuidos entre varios presentes, muchos de los cuales se los pasaron por el cuerpo. Los restos del portafuente fueron vendidos como material de desecho.

El accidente fue descubierto el 28 de setiembre de 1987. Las consecuencias y repercusiones del accidente de Goiania fueron semejantes a las de un accidente nuclear. Se identificaron y monitorearon alrededor de 120.000 personas, esto es el 10 % de la población de la ciudad, que a esos efectos fueron llevadas al Estadio Olímpico de la ciudad de Goiania. Veinte personas requirieron tratamiento hospitalario. Algunos sufrieron contaminaciones internas y exposiciones a dosis extremas muy elevadas debido a la forma de manipular el polvo de cloruro de cesio, incluso frotándolo sobre la piel y comiendo con las manos contaminadas y por la vía de la contaminación de viviendas, muebles, y artefactos del hogar.

Cuatro de los irradiados más graves, entre ellos una niña, fallecieron en los días siguientes y veintiocho personas sufrieron quemaduras por radiación. Las tareas se hacían más difíciles para el personal que trabajaba allí por las altas temperaturas de alrededor de 35 grados centígrados. La descontaminación requirió la demolición de siete viviendas y varios edificios y la remoción de capas superiores del suelo de grandes zonas. Se produjeron alrededor de 3.500 metros cúbicos de desechos radiactivos.

Todos los hechos así como el sensacionalismo y el pánico llevaron a actitudes de discriminación hacia los habitantes de la ciudad de Goiania así como hacia los productos provenientes del Estado de Goiás. Los problemas psicológicos también fueron de entidad. La respuesta demandó seis meses. Hoy la Fundación Leide das Neves lleva el nombre de la niña de 4 años que murió víctima de las radiaciones en el accidente.

XI. Hacia la no proliferación

El mundo asiste hoy a una especial preocupación porque dos países, Corea del Norte e Irán no lleguen a la fabricación de la bomba nuclear. En su momento el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) limitó la proliferación horizontal, pero no así la vertical consagrando un status quo con los cinco Estados poseedores de armas nucleares existentes al momento de aprobación del Tratado.

Al presente, India y Pakistán se han unido al club nuclear y posiblemente también Israel. Son muchos los esfuerzos que la comunidad internacional ha venido y viene realizando para tratar de evitar la proliferación de armas nucleares. Por su actualidad el tema adquiere hoy una especial relevancia. Hagamos un repaso de los principales esfuerzos en la materia.

Zonas Libres de Armas Nucleares

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 3472 B(XXX), definiendo las Zonas Libres de Armas Nucleares : “Se considera ZLANs cualquier zona, reconocida como tal por la Asamblea General, que ha sido establecida por un grupo de Estados en el libre ejercicio de sus derechos soberanos y a través de un Tratado Internacional o una Convención . . .”

“El establecimiento de zonas militarmente desnuclearizadas está íntimamente vinculado al mantenimiento de la paz y la seguridad en las respectivas regiones;” y “La desnuclearización militar de vastas zonas geográficas, adoptadas por la decisión soberana de los Estados en ellas comprendidos, habrá de ejercer benéfica influencia en favor de otras regiones, donde existan condiciones análogas”.

Las ZLANs han sido reconocidas plenamente por la Comunidad Internacional como un acercamiento de “paso por paso” al proceso de control de armamentos y al desarme.

Sus objetivos son: inmediato, el fortalecimiento de la seguridad de los Estados Miembros a través de la prohibición completa del arma nuclear dentro del área de aplicación de cada Tratado y el compromiso de los Estados poseedores de armas nucleares hacia la región a través de las Seguridades Negativas. Objetivo final, es el que se menciona expresamente en el Tratado de Tlatelolco, que se refiere al objetivo del desarme general y completo, el que necesariamente debe buscar alcanzar la opción cero en armas nucleares, mediante la suma de todos los Tratados regionales que crean las ZLANs.

Tratado de Proscripción de Armas Nucleares en la América Latina (Tlatelolco)

Se aprobó el 14 de febrero de 1967 así como sus dos protocolos adicionales. Entró en vigencia el 25 de abril de 1969 en once Estados como consecuencia de un arduo proceso de negociación entre los países.

Como consecuencia de este Tratado, América Latina se convirtió en la primera región en que surgió un acuerdo sobre el establecimiento de una zona libre de armas nucleares.

Es un Tratado multilateral, regional, abierto indefinidamente para la firma. No se recogió la diferencia tradicional entre firma: para los Estados que lo han negociado, y adhesión para los Estados que acceden al Tratado después, pero restringido geográficamente.

El objeto del Tratado es el establecimiento de dos regímenes jurídicos:

  1. La desnuclearización para fines bélicos de la América Latina, sujeto a un específico mecanismo de control y

  2. La creación de OPANAL, el Organismo Para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina, con sede en México.

Por muchos años Brasil y Argentina no fueron parte de él. Brasil porque no aceptaba suscribir un acuerdo de controles generales con el OIEA y Argentina que lo había firmado en 1967 pero recién lo ratificó en 1994 porque también cuestionó los controles del OIEA.

Hay cuatro categorías de países: no signatarios, signatarios, signatarios sin dispensa y ratificantes con dispensa de todos o alguno de los requisitos del art. 28.
Sólo está vigente entre los Estados que lo han ratificado con dispensa de todos los requisitos del Art. 28. No admite reservas.

Es el primer instrumento convencional por el cual Estados poseedores de armas nucleares se han comprometido formalmente a garantizar la seguridad de Estados que han renunciado voluntariamente a la posesión y uso de estas armas.

Por el Protocolo Adicional I los Estados no latinoamericanos que tienen territorios bajo su responsabilidad internacional a cualquier título situados en la zona de aplicación del Tratado sumen las mismas obligaciones que los Estados partes en cuanto se refiere al estatuto de desnuclearización de dichos territorios.

Por el Protocolo Adicional II, los Países Poseedores de Armas Nucleares garantizan a los Estados parte en el Tratado que respetarán el estatuto establecido en el mismo

Salvaguardias

Por primera vez en la historia, los Estados soberanos aceptan que un organismo internacional- el OIEA- realice inspecciones sistemáticas y periódicas de instalaciones muy importantes y delicadas situadas en sus territorios. El Tratado prevé acuerdos bilaterales y multilaterales de salvaguardias con el OIEA sobre instalaciones nucleares existentes y futuras.

Tratado de Rarotonga. Pacifico Sur

En 1983 Australia propuso el establecimiento de una Zona Libre Nucleares (ZLN) en la región del Pacífico Sur. Australia, las Islas Cook, Fiji, Kiribati, Nauru, Nueva Zelandia, Nieu, Papua Nueva Guinea, Isla Salomón, Tonga, Tuvalu, Vanuatu y Samoa Occidental,:s Miembros del Foro del Pacífico Sur, firmaron el Tratado el 6 de agosto de 1985, en la ciudad de Rarotonga, capital de las Islas Cook, estableciendo la Zona propuesta.

Posteriormente, la República de las Islas Marshall, y los Estados Federados de Micronesia se convirtieron en Estados elegibles para suscribir dicho Tratado.
Complementa su texto con 2 Protocolos Adicionales, como en el caso del Tratado de Tlatelolco, para su suscripción por parte de los Estados poseedores de armas nucleares y por parte de los Estados que de jure o de facto posean territorios bajo su responsabilidad en la Zona de adscripción del Tratado.

Un tercer Protocolo Adicional compromete a los Estados Nucleares a no realizar pruebas nucleares dentro del área de adscripción. Esta disposición fue una novedad con relación al Tratado de Tlatelolco.

Tratado de Pelindaba- África

Como consecuencia de la primera prueba nuclear el 24 de noviembre de 1961, por parte de la República Francesa en el Desierto del Sahara Occidental, en territorio de la actual Argelia, la Asamblea General hizo un llamado a los Estados Miembros de las Naciones Unidas para evitara que se siguieran llevando a cabo estas pruebas en territorios del África del Norte densamente poblados.

A partir de 1991 cuando Sudáfrica, el único país del continente africano que había desarrollado una capacidad tecnológica para fabricar armas nucleares, se convierte en parte formal del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), que se abren los caminos para el establecimiento de una Zona Libre de Armas Nucleares en el África.
El Tratado fue abierto a la firma el 12 de abril de 1996 en la ciudad de El Cairo. Con la firma del Tratado de Pelindaba se suman 54 Estados independientes de la Comunidad Internacional que pueden ser Miembros de esa Zona Libre de Armas Nucleares.

Tratado de Bangkok

Fue firmado el 15 de diciembre de 1995. Su origen está en Origen la Declaración de Kuala Lumpur de 1971, que definió la determinación de los Estados de la ASEAN de asegurar el reconocimiento y el respeto para una "Zona de Paz, Libertad y Neutralidad en el Sudeste Asíatico (ZOPFAN)". Diciembre de 1995, los 7 Estados de la ASEAN que son: Brunei, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam; además de Laos, Camboya y Myanmar han firmado el Tratado, creando la Zona Libre de Armas Nucleares del Sudeste Asiático.

También se complementa con un Protocolo Adicional destinado a ser suscrito por las grandes potencias nucleares. Sin embargo, éste es el único Protocolo Adicional al Tratado de Bangkok en tanto que en esa región geográfica no se presenta la figura de los Estados que tienen territorios bajo su jurisdicción en el área de adscripción

Mongolia

Es una idea única e innovadora con respecto a la teoría de las Zonas Libres de Armas Nucleares, ya que no es un grupo de países sino un país. Con el fin de la Guerra Fría y la disolución Soviética, la situación geopolítica de Mongolia había cambiado dentro de sus dos papeles históricos de ser un importante Estado tapón y un trampolín estratégico entre los dos poderes regionales, a un país en busca de definir y perseguir sus propios intereses y prioridades nacionales.

La idea de Mongolia de un territorio desnuclearizado nace de las tensiones y confrontaciones entre sus vecinos, China y la entonces Unión Soviética, a finales de la década de los 60's y principios de los 70's.

Resolución 53/77D aprobada en la 53va sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 4 de diciembre de 1998, acoge con beneplácito la decisión de Mongolia de declarar su territorio zona libre de armas nucleares.

Ley de Mongolia sobre su condición de Estado Libre de Armas Nucleares", aprobada por el Parlamento de Mongolia el 3 de febrero de 2000 y que entró en vigencia ese mismo día distribuido en la 55va Asamblea General con el número A/55/56 S/2000160

Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares TNP

Este Tratado se ha extendido indefinidamente en la Conferencia de 1995.

Principales Objetivos del Tratado

  • Prevenir la proliferación horizontal de armas nucleares

  • Facilitar el intercambio de información de materiales y tecnologías para usos pacíficos de energía nuclear

  • Someterse a salvaguardias del OIEA


El régimen de no proliferación cubre algunos riesgos, sobre todo los referidos a tráfico ilícito de material nuclear, apropiación indebida, o material nuclear civil para usos militares así como transferencias de tecnología y equipamiento.

Tratado de Prohibición parcial de Ensayos Nucleares

1963: Prohibió ensayos nucleares en la atmósfera, debajo del mar y en el espacio. Pero ni Francia, ni China, ambos Estados poseedores de armas nucleares, lo firmaron

Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBT)

Alrededor de 50 explosiones nucleares tuvieron lugar entre el 16 de julio de 1945- Alamogordo, New Mexico, EE.UU- y el 31 de diciembre de 1953. El Primer Ministro Nehru de India propuso la eliminación de todas las pruebas de explosiones nucleares en 1954. El 10 Setiembre de 1996 se aprueba el CTBT por la Asamblea General de Naciones Unidas.

  • Prohíbe todas las explosiones nucleares.

  • Fue abierto a la firma en New York el 24 Setiembre 1996, firmado por 71 Estados, incluyendo los cinco Estados poseedores de armas nucleares

  • A la fecha, 175 Estados lo han firmado y 122 lo han ratificado pero sólo entrará en vigencia cuando 44 Estados que tienen reactores de potencia o de investigación lo ratifiquen. De ellos:
    - Firmaron: 41
    - No firmaron: 3( Republica Democrática Popular de Corea, India y Pakistán)
    - Ratificaron: 33
    - No ratificaron: 11


Tiene una oficina con sede en Viena. Sus objetivos son:

  • Contribuir efectivamente a la prevención de la proliferación de armas nucleares en todos sus aspectos así como al proceso de desarme nuclear.

  • Incluye todo el ambiente.

  • Provee el sistema de un único Régimen global de verificación que consiste en un Sistema de Monitoreo Universal , un proceso de consulta y clarificación , inspecciones en el lugar y confiables medidas de los edificios.

  • La información es procesada por el Centro Internacional de Información en Viena y están disponibles para los Estados Miembros que en definitiva son los responsables de analizar la información.

Hacia la No Proliferación. Requisitos

  • Acuerdos de los Estados dentro del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, etc.

  • Introducción de zonas libres de armas nucleares en Medio Este y un sistema de controles efectivos


Es un requisito imprescindible, tener un clima pacífico para concluir acuerdos, introduciendo estos sistemas legales y no al revés. En el año 2005, se llevó a cabo en México, una reunión de miembros de zonas libres de Armas Nucleares. Los Gobiernos deben revisar sus arreglos de seguridad para prevenir que armas nucleares o materiales nucleares o radiológicos caigan en manos de terroristas así como que aumenten los países poseedores de armas nucleares.

XII. Salvaguardias

Por salvaguardias se entiende la verificación que los materiales y equipos nucleares no se empleen para fines no pacíficos.

Esta función la realiza el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) cuando así lo solicitan los Estados miembros unilateralmente o por convenios internacionales, multilaterales como el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares (TNP), o bilaterales- acuerdos de cooperación en virtud de los cuales se suministra material o equipos nucleares. En estos casos los Estados interesados concluyen acuerdos con el OIEA donde se prevén las condiciones de la aplicación de salvaguardias.

La abrumadora mayoría de los Estados del mundo, se ha adherido al TNP, de carácter general, o a tratados regionales como el Tratado de Tlatelolco para América Latina y el Caribe. La contención de la "proliferación horizontal" se ha logrado gracias a los ingentes esfuerzos de muchos Estados que abandonaron la política de denegación y prefirieron la cooperación en sus esfuerzos de no proliferación.

El cambio comenzó en 1953 con el programa “Atomos para la paz” presentado por el Pte. Eisenhower de los EE.UU., en que se proponía una transferencia liberal de la tecnología nuclear a condición de que los Estados receptores se comprometieran a no emplearla con fines militares. Para garantizar que el Estado receptor se adhiriera a este compromiso, en el programa se preveían disposiciones de verificación, las salvaguardias. En este contexto se fundó el OIEA en 1957 y se le encomendó la doble función de promover y al mismo tiempo salvaguardar el desarrollo internacional de la energía nuclear.

A principios del decenio de 1960, EE.UU., comenzó gradualmente a transferir al OIEA sus derechos en cuanto a la aplicación de salvaguardias, ejemplo que pronto fue imitado por la mayoría de los demás países exportadores. Así el OIEA tuvo que asumir una responsabilidad sin precedentes en la historia de las relaciones internacionales: actuar como un auditor internacional imparcial enviando inspectores a muchos países para verificar en su territorio la legitimidad de las actividades que realizaban en una esfera considerada en general como delicada..

En 1961, la Junta de Gobernadores del OIEA aprobó un documento- INFCIRC/ 26 (Circulares Informativas) en que se establecían diversas condiciones jurídicas para la aplicación de las salvaguardias. Este documento abarcaba sólo los reactores de hasta 100 mw(t) y sirvió de base para los primeros acuerdos de salvaguardias. En 1962 se llevó a cabo la primera inspección de un reactor de investigación en Noruega.

El documento INFCIRC/ 26 ha sido sustituido por otros más elaborados, y que abarcan las principales instalaciones del ciclo del combustible nuclear. En estos se describen las circunstancias que exige la salvaguardia de los materiales nucleares y otros, así como los servicios, equipo, instalaciones e información. Se define que el propósito de las salvaguardias es asegurar que los elementos salvaguardados no sean utilizados de modo que contribuyan a fines militares.

También se describen procedimientos de salvaguardias, como por ejemplo, el examen de los planos, la comprobación de los registros e informes, así como la finalidad y la intensidad de las inspecciones.

De conformidad con el acuerdo de salvaguardias concertado entre un Estado y el OIEA, el Organismo recibe periódicamente informes acerca de los materiales salvaguardados. Asimismo los acuerdos facultan a los inspectores del OIEA a inspeccionar todas las instalaciones que contengan material nuclear sometido a las salvaguardias, con el propósito de que verifiquen in situ los datos previamente suministrados al Organismo.

Las salvaguardias suponen un complejo proceso de interacción entre las actividades en el terreno y diversas medidas en la sede del OIEA. Los resultados de cada inspección y las conclusiones que derive el OIEA de una serie de inspecciones, se hacen llegar al Estado interesado mediante comunicaciones oficiales que tienen por objeto informarlo de si, por ejemplo, han ocurrido problemas o se han hallado anormalidades. El OIEA elabora un resumen anual de los resultados de las inspecciones que se presenta como informe sobre la aplicación de las salvaguardias y se somete a consideración de la Junta de Gobernadores del Organismo.

Las salvaguardias, pues, entrañan principalmente una verificación por parte de los inspectores de la contabilidad de los materiales fisionables de las centrales que visitan. Se realizan mediciones in situ y se envían muestras al laboratorio del OIEA situado en la periferia de Viena para su análisis a fin de determinar si la información ofrecida es correcta, por ejemplo si un elemento combustible dado contiene realmente el material que se informó. Los inspectores comprueban también si el equipo fijo del OIEA en las instalaciones funciona de forma correcta y si no se ha alterado indebidamente ni modificado.

Ese equipo incluye los precintos, las cámaras automáticas - incluidas las cámaras de televisión que vigilan continuamente las operaciones en ausencia del inspector- y los contadores automáticos de haces de combustible para los reactores recargados en servicio.

Todos los datos recopilados de los informes, incluidos los millones de fotografías tomadas por las cámaras estacionarias, se someten entonces a un análisis parcialmente computarizado en la sede del OIEA. Las actividades de inspección debidamente equilibradas llevan a descubrir discrepancias o anomalías , como se les llama, y todas ellas se investigan cuidadosamente para determinar las causas- errores del contador, o un descuido que redunde, por ejemplo en un error de contabilidad, cámaras defectuosas, precintos rotos, etc. Para que la verificación de las salvaguardias goce de credibilidad, ha de ser independiente y lo suficientemente exhaustiva.

El primer Tratado que estipulaba la aplicación de estas " salvaguardias totales " por el OIEA fue el Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina - Tratado de Tlatelolco- , el cual fue abierto a la firma en 1967. La inspección del sector de la energía nuclear mediante la aplicación de las salvaguardias del OIEA, se lleva a cabo en países que han demostrado su conformidad con el arreglo al TNP, el Tratado de Tlatelolco u otros acuerdos de salvaguardias.

Actualmente el Protocolo Adicional al TNP del cual muchos países ya son parte, ha extendido esas facultades prevé que los inspectores del OIEA tengan acceso no sólo a las instalaciones s nucleares declaradas sino también a otros sitios y sin aviso previo (Ejemplo reactores en desuso, centros de investigación etc). Las salvaguardias son uno de los instrumentos internacionales más importantes en la esfera del control de los armamentos nucleares.

Para cumplir con las obligaciones que el TNP asignaba al OIEA fue preciso definir un sistema de salvaguardias apropiado para todo el ciclo de combustible de los países industrializados adelantados que se esperaba se adherirían al tratado.

En 1970, se creo el " Comité de Salvaguardias " del OIEA con vistas a elaborar las directrices que serian utilizadas por el Director General en la concertación de los acuerdos de salvaguardias previstos en el Art. 3 del TNP. Antes de 1970, el ámbito de aplicación de las salvaguardias se limitaba principalmente a instalaciones nucleares que emplearan determinadas cantidades de materiales nucleares, así como a materiales y equipo especialmente diseñados o adaptados para su uso en actividades industriales, de investigación y desarrollo nucleares.

En cambio, las salvaguardias exigidas por el TNP se aplican a todos los materiales básicos o materiales fisionables especiales en todas las actividades nucleares con fines pacíficos realizadas en los Estados No Poseedores de armas nucleares. Así, la entrada en vigor del TNP modificó las exigencias planteadas al Organismo.

Otros cambios afectaron también las actividades de salvaguardias del OIEA. Antes de 1970, los materiales nucleares sujetos a las salvaguardias del OIEA eran uranio muy enriquecido -ume- en forma de elementos combustibles destinados a reactores de investigación, o cantidades relativamente pequeñas de uranio natural destinadas a instalaciones de investigación y desarrollo, así como a instalaciones experimentales de producción.

Además de la decena, aproximadamente, de Estados industrializados que iniciaban sus programas nucleoeléctricos , sólo 10 o 12 países en desarrollo aplicaban programas de investigación y desarrollo nucleares. Por consiguiente, eran aislados los casos de tráfico internacional de materiales y equipo nucleares.

En el informe del Comité de salvaguardias titulado " Estructura y contenido de los acuerdos entre Estados y el Organismo requeridos en relación con el TNP", publicado con la signatura INFCIRC/ 153, se recomendó la incorporación en los acuerdos de salvaguardias de disposiciones que en gran medida, aunque no del todo, eran aceptables para los Estados industrializados y los Estados en desarrollo.

Las recomendaciones tenían el propósito de brindar al Organismo, las posibilidades de verificación exigidas por el TNP y, al mismo tiempo, de evitar toda la interferencia injustificada en las actividades nucleares, ya fuesen industriales o de investigación.

Según las condiciones propuestas para la realización de las inspecciones de salvaguardias, el Organismo sólo verificaría los materiales nucleares en puntos estratégicos, determinados conjuntamente por el Estado y el Organismo, en las instalaciones en que se aplicarían las salvaguardias. El Comité recalcó la necesidad de tener en cuenta varios factores:

  • los sistemas de contabilidad y control de materiales que ya existían en los Estados o que habrían de crearse,

  • la interdependencia con otros Estados

  • las características de los materiales nucleares,

  • las capacidades del ciclo del combustible

  • y las tecnologías de salvaguardia en evolución.


Se destacó la importancia de los sistemas nacionales de contabilidad y control y la función que desempeñan entre el Organismo y los explotadores de las centrales como medio de agilizar y simplificar la aplicación de salvaguardias. Como medida primaria de verificación se sistematizó la contabilidad del material nuclear, sobre la base de consideraciones estadísticas y se introdujeron los primeros instrumentos - los medidores analíticos estabilizados- para los ensayos no destructivos.

La contención y vigilancia, importantes medidas complementarias, comenzaron a aplicarse mediante la colocación de precintos en recintos y recipientes con material nuclear y mediante el desarrollo de un sistema de cámaras automáticas a prueba de interferencias extrañas que permitía vigilar puntos estratégicos en ausencia de inspectores.

Con el aumento en el número de reactores sometidos a las salvaguardias del OIEA, también aumento drásticamente el número de instalaciones complejas y estratégicamente importantes del ciclo del combustible, como las plantas de reelaboración y las plantas de fabricación de combustible de óxidos mixtos.

Estas instalaciones exigen la adopción de medidas especiales en cuanto a metodología y ejecución de la verificación.

Durante la segunda conferencia de examen del TNP, celebrada en 1980 en Ginebra, se pusieron de manifiesto diferencias entre los Estados desarrollados que destacaron la importancia de que, se aplicaran salvaguardias más estrictas, y los países en desarrollo, que consideraron que la transferencia de tecnología nuclear prometida en el TNP no se había materializado debidamente. La conferencia concluyo sin aprobar una resolución. No obstante, todas las partes se expresaron en favor del ulterior desarrollo de las salvaguardias del OIEA.

Como resultado del ataque israelí al reactor de investigación Osirak, cerca de Bagdad, en junio de 1981, la confianza en el sistema de salvaguardias del OIEA sufrió un serio revés. Se reconoce que el sistema de salvaguardias del OIEA es un componente importante del objetivo de un mundo libre de armas nucleares. Sin embargo, las salvaguardias no pueden evitar la violación de las obligaciones- la desviación de materiales fisionables. Lo único que pueden hacer es poner al descubierto las infracciones o despertar sospechas, dar la señal de alarma. Toda supervisión internacional efectuada de conformidad con los acuerdos de desarme o limitación de armamentos debe limitarse necesariamente a la observación y a la información.

Otra limitación de las salvaguardias, como de cualquier otro procedimiento posible de verificación para el control de armamentos, es que no puede predecir las posibles intenciones futuras de un Estado sometido a inspección. El sistema de salvaguardias informa sobre la situación imperante.

Otra limitación de las Salvaguardias es que en un país determinado, el OIEA puede ser invitado a aplicar salvaguardias sólo a algunas instalaciones y otros materiales, pero ese no es el caso del gran número de países que se han adherido al TNP o Tlatelolco, o al Protocolo Adicional al Acuerdo de Salvaguardias porque el compromiso de esos Estados es más amplio.

Las salvaguardias del OIEA aceptadas fuera del marco de esos acuerdos multilaterales, generalmente en virtud de acuerdos bilaterales de cooperación nuclear, pueden referirse a instalaciones o materiales nucleares enunciados concretamente. En ese caso, el OIEA solamente puede emitir comunicaciones oficiales sobre el uso con fines pacíficos de esas instalaciones y de esos materiales. No puede emitir comunicaciones sobre actividades que no estén sometidas a salvaguardias.

Las actividades de salvaguardias del OIEA son el primer caso en la historia en que Estados soberanos invitan a una organización internacional imparcial a revisar su contabilidad y a llevar a cabo inventarios y otras inspecciones dentro de su propio territorio. No es una infracción coercitiva de la soberanía. Los Estados convienen con el OIEA como cuestión de interés propio, la aplicación de salvaguardias a fin de que sus vecinos y el resto del mundo queden plenamente convencidos de que sus actividades nucleares se destinan exclusivamente a fines pacíficos.

Las salvaguardias son hoy un requisito previo indispensable para la importación de tecnología nucleoeléctrica, combustible de uranio y muchos tipos diferentes de materiales para el sector de la energía nuclear.

El OIEA no participa en las cuestiones relativas a la " proliferación vertical ", pero aplica salvaguardias por invitación espontánea de EE.UU., Reino Unido, Francia y la ex URSS, con quienes han concertado acuerdos de salvaguardias de esa índole.

Evidentemente esos acuerdos no están encaminados a evitar la proliferación de las armas nucleares, pues los Estados interesados ya las poseen. Uno de sus objetivos ha sido contrarrestar algunas de las críticas según las cuales los Estados poseedores de armas nucleares se han beneficiado porque se les ha eximido de los gastos e intrusiones que entrañan las inspecciones.

El aspecto más importante de la aceptación de las salvaguardias del OIEA por los Estados poseedores de armas nucleares es que muestra su disposición a someter a inspección imparcial instalaciones importantes dentro de su territorio. Desde el comienzo mismo de las actividades de salvaguardia del OIEA, el Organismo siempre ha reconocido la importancia de garantizar que los cambios tecnológicos que se produzcan en la esfera nuclear queden recogidos de inmediato en la formulación de nuevos procedimientos y técnicas de salvaguardias.

Desde la entrada en vigor del TNP se han celebrado conferencias de examen cada cinco años con miras a asegurar el cumplimiento de sus objetivos y disposiciones. El caso de Irak, puso a las salvaguardias en el tapete. Actualmente los mayores problemas son con Irán. Los treinta y cinco miembros de la Junta de Gobernadores del OIEA ha decidido enviar el caso al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

XIII. Seguridad nuclear y radiológica en la región sudamericana

El OIEA trata de aumentar la capacidad de los Estado materiales nucleares, almacenamiento y transporte contra actos de terrorismo nuclear , fortaleciendo la capacidad de los Estados Miembros para evaluar la vulnerabilidad de sus instalaciones ante posibles actos maliciosos, desarrollando metodologías para identificar áreas vitales, recopilando información, análisis y evaluación, diseminación de información , intercambio de información con otras organizaciones internacionales.

Los Estados han aumentado significativamente su adhesión a instrumentos internacionales así como la implementación de los mismos como la Convención de Protección Física de Materiales Nucleares y Recomendaciones del OIEA.

También el OIEA ayuda a mejorar las medidas nacionales de seguridad con respecto a materiales radiactivos para aquellos casos de fuentes que puedan eventualmente quedar fuera del control regulatorio , por ejemplo localizando y asegurando fuentes huérfanas .

Todo el material nuclear en los Estados Miembros del OIEA está apropiadamente contado y controlado, y esa información está actualizada. Ello está establecido como obligación para los Estados Miembros ya sea a través de los Acuerdos de Salvaguardias, de la Convención de Protección Física de Materiales Nucleares, acuerdos bilaterales, o instrumentos técnicos y administrativos para contar el material nuclear.

Hay que mejorar el entendimiento público sobre qué es una bomba sucia y cómo la comunidad internacional está abordando la amenaza.

La Seguridad en el Hemisferio tiene como base fundamental el respeto a los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y en la Carta de la Organización de los Estados Americanos.

También ha sido un hito a destacar la Declaración sobre Seguridad en las Américas, aprobada en la tercera sesión plenaria, celebrada el 28 de octubre de 2003.

A nivel del MERCOUR, el Consejo del Mercado Común, aprobó el Plan General de Cooperación y Coordinación Recíproca para la Seguridad Regional MERCOSUR /CMC/ DEC. No. 22/99: Optimizar los niveles de seguridad comunitaria ante hechos delictivos en general, y en particular los que trasciendan las fronteras, sobre la base de: la asistencia recíproca entre los Organismos de Control y las Fuerzas de Seguridad y/o Policiales, mediante el intercambio de información , la cooperación y coordinación para el desarrollo de actividades operativas y de control de manera simultánea, el establecimiento de los medios materiales necesarios para el ejercicio del accionar policial, mediante la implementación de sistemas informáticos y de comunicaciones, la utilización racional de los recursos humanos disponibles mejorando su capacitación a través de la relación entre distintos Organismos de Control y las Fuerzas de Seguridad y/o Policiales así como el intercambio de experiencias entre ellos .

El Plan General constituye el documento rector que orientará y regulará, de conformidad con la legislación interna de cada Estado Parte o Asociado, la actividad de las Fuerzas de Seguridad y/o Policiales y Organismos de Control comprometidos en la ejecución y en su necesaria lucha para optimizar los niveles de seguridad en todo el territorio de la región

No constituye un obstáculo para otros acuerdos bilaterales entre los Estados Parte y Asociados.

La ejecución del Plan General se materializará por medio de acciones concretas que deberán ejecutar los distintos organismos intervinientes de los Estados Parte y Asociados, en el marco de sus respectivas competencias y jurisdicciones, de la mejor manera y en el más breve plazo posible.

Las Secciones Nacionales asegurarán el cumplimiento de las acciones que se encuentran bajo responsabilidad y competencia de los Organismos de Control y de las Fuerzas de Seguridad y/o Policiales

La Subcomisión de Seguimiento y Control ejercerá, en forma periódica, la supervisión de las distintas acciones implementadas, con el fin de evacuar su desarrollo y proponer, de ser necesario y por vía de la Comisión Técnica, nuevos modos de acción, a los efectos de asegurar su cumplimiento MERCOSUR /CMC/DEC No 12 /00: Complementación del Plan de Cooperación y Coordinación Recíproca para la Seguridad Regional en Materia de Tráfico Ilícito de Material Nuclear y Radiactivo.

En el marco de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), los países miembros acordaron, mediante la Declaración de San Francisco de Quito de julio de 2004, el “Establecimiento y desarrollo de la Zona de Paz Andina”, contribuyendo al desarme internacional y a la efectiva proscripción de las armas de destrucción masiva - nucleares, químicas, biológicas y toxínicas - y su tránsito por la subregión.

XIV. La energía nuclear y el derecho

El hecho precede al derecho y ante el impacto de esta energía, con Hiroshima y Nagasaki, se tomó conciencia de la necesidad de normatizarla, dominarla y encauzarla, en el orden técnico y en el orden del derecho.

La utilización de la energía nuclear es una realidad social. La guerra transforma el hecho natural en objeto cultural suceptible de ser apreciado positiva o negativamente, y de ser considerado jurídicamente y en Hiroshima quedan definidos tres elementos que congregados, precisan el fenómeno jurídico: conducta, norma y justicia.

La terminología científica invade este derecho, la norma legal sobre la energía nuclear es eminentemente científica, pero no es necesario para el abogado nuclear, adentrarse en toda la temática de la bibliografía científica y técnica, en lo que respecta a su extensión como a su profundidad. El jurista necesita que, teniendo presente la verdad científica y técnica, se le ofrezcan lo más literalmente posible los conceptos instrumentalmente necesarios para su trabajo específico de juristas. Se deben adquirir los conocimientos científicos indispensables para desenvolverse en esta simbiosis de ciencia- derecho nuclear.

El derecho nuclear se caracteriza por la reglamentación jurídica de los usos pacíficos de la ciencia y la tecnología nuclear. La palabra usos pacíficos elimina del derecho nuclear, a mi criterio, los propósitos militares.

Las normas jurídicas relacionadas con la ciencia y tecnología nuclear deben evolucionar al mismo ritmo que los conocimientos y experiencia adquiridos en ella.

La legislación nuclear comprende dos cuestiones fundamentales:

  • Promover el desarrollo de la ciencia y la tecnología nuclear

  • Proteger al hombre y medio ambiente de los riesgos que derivan de las aplicaciones pacíficas de esta energía.


El derecho nuclear está limitado por su relación con la ciencia y la tecnología nuclear y se expande con su crecimiento y exige estructuras jurídicas adecuadas. Se caracteriza por la fuerte intervención reguladora del Estado, ello debido a la naturaleza de la energía nuclear, la multiplicidad de aplicaciones y la gravedad y extensión de los posibles daños que puedan derivarse y el grado de protección es el máximo. Actualmente se sigue la práctica se distribuir competencias entre organismos reguladores y organismos de promoción.

Los organismos internacionales, creados por los Estados, son los encargados de fomentar la redacción y coordinación de las legislaciones al respecto y los propios países, a dar cuenta a tales organismos de las legislaciones que promulguen. Luego estos organismos publican los textos legales. Por otra parte, la necesidad de la cooperación internacional así como la conciencia de que los peligros derivados de la aplicación de la energía no sólo se limitan al ámbito nacional, ha llevado a la creación de una regulación interestatal abundante.

Aspectos Tutelados

Esta nueva realidad necesita ser regulada, dándole la forma que la convierta en realidad jurídica. Entre los derechos de la persona, está el derecho a la protección física, a disfrutar de un medio ambiente adecuado y por ello , el derecho a la protección de los riesgos derivados de la energía nuclear que pueden ser graves y alcanzar a generaciones actuales y futuras.

Se tutela:

1. Defensa de los individuos.

El uso indebido de las radiaciones ionizantes, doloso o culposo, puede afectar la salud y la vida de las personas, por ello es necesario la protección y el control del Estado, que debe prever el establecimiento y el cumplimiento de un orden normativo de protección.

2. Defensa del medio ambiente

La naturaleza en si merece cuidados estructurados jurídicamente y amparo a la vida animal y vegetal. Las aplicaciones de la energía nuclear, correctamente aplicadas son beneficiosas, pero deben tener un orden normativo de protección pues mal aplicadas pueden afectar a la naturaleza, en dos formas:

  • inmediata, con la destrucción.

  • mediata, por medio de la contaminación, que tiene efectos duraderos y perjudiciales, para las actuales y próximas generaciones.

La naturaleza en si y el medio ambiente deben ser tutelados para la preservación de la propia vida humana.

La energía nuclear puede ser utilizada de dos formas: con fines bélicos y con fines pacíficos, si bien la mayor parte de los países han acordado y aceptado su utilización con fines exclusivamente pacíficos.

3. Defensa del Estado y de la Sociedad

Si esta energía es mal empleada, tiene un potencial destructivo que puede conducir a una situación que atañe a la seguridad nacional. Los efectos podrían hacer inhabitable el territorio de un Estado, destruyendo vidas humanas y desorganizando profundamente a una Sociedad.

Sería una agresión al Estado si atenta contra sus elementos constitutivos y a la Sociedad cuando atenta contra las vidas humanas y pone en riesgo el regular funcionamiento de instituciones y servicios públicos.

4. Defensa de la economía de los países

En los países que utilizan esta fuente de energía, el Estado dirige y controla esta materia por su influencia en la economía, teniendo en cuenta que en el futuro la Humanidad deberá afrontar el grave problema de la disminución de las fuentes convencionales de energía.

5. Protección al regular funcionamiento de los centros nucleares

En todo lugar donde funcione un centro nuclear se deben observar rígidas normas de seguridad.

Estos centros pueden ser objeto de actos dolosos o culposos, sabotajes, hurtos o robos de piezas o conjuntos de ellas, desvíos intencionales o culposos o incluso errores humanos.

XV. Características propias del derecho nuclear

El derecho nuclear tiene características propias, que son:

  • Universalidad de sus preceptos. La legislación de los países es común, adoptando un mismo lenguaje porque se ha ido elaborando internacionalmente en congresos y conferencias internacionales. Sus principios y bases técnicas surgen de recomendaciones de organismos internacionales que luego son incorporados por las legislaciones de los distintos países.

  • Internacionalidad. Hay una necesaria y muy amplia colaboración internacional.

  • Intervención estatal muy acentuada. Ello se debe a la doble finalidad del derecho nuclear, de promover el desarrollo de la ciencia y la tecnología nucleares, y- proteger de los riesgos que entraña la energía nuclear y prevenir de su aplicación para fines no pacíficos por medio de acuerdos y del sistema de salvaguardias. Generalmente un conjunto de normas regula los organismos encargados de la promoción del uso y aplicación pacífica de la energía nuclear y otro los organismos reguladores y de control.

  • Evolutivo. Es un derecho en constante formación y por ello en constante transformación.

  • Naturaleza multidisciplinaria. Desde el punto de vista técnico, la energía nuclear no pertenece a un área determinada, porque son múltiples y diversos los campos de aplicación, igualmente, desde el punto de vista legal, el derecho nuclear si bien es una rama autónoma, tiene carácter público como privado, con estrechos contactos con otras ramas del derecho.

    El jurista debe, por un lado, prestar la mayor protección jurídica al ser humano y al medio ambiente y por otro, tratar de no dificultar, sino, por el contrario, promover el desarrollo de la ciencia y la tecnología nuclear.

    Actualmente la mayoría de los países ha legislado, en mayor o menor grado, sobre las actividades nucleares, fundamentalmente en protección radiológica, basándose en los en los principios básicos y recomendaciones formuladas por el Organismo Internacional de Energía Atómica y la Comisión Internacional de Protección Radiológica.

  • Científico. La norma legal es eminentemente científica.

  • Empleo frecuente de definiciones que deben ser las mismas que las empleadas en los instrumentos internacionales de los cuales el país es parte.

XVI. Programa de legislacion nacional

Cuando un país emprende el desarrollo de las aplicaciones pacificas de la energía nuclear, se hace necesaria la preparación de un programa de legislación nacional. Es posible que ya existan leyes que regulen las actividades peligrosas:

  • seguridad en el trabajo,

  • la proteccion de la salud

  • y del medio ambiente.


Esta legislación también será aplicable, en la medida que corresponda.

Pero la naturaleza particular de la energía nuclear exige condiciones de seguridad y medidas de proteccion más rigurosas, lo que añade nuevas dimensiones a los sistemas tradicionales de reglamentación y, hace indispensable la existencia de una autoridad apropiada o de instituciones especializadas.

Objetivo

  • contribuir al desarrollo de la energía nuclear en el país.

  • proveer las bases reguladoras que aseguren una razonable seguridad de que las instalaciones nucleares y radiactivas sean construidas y operadas sin riesgo indebido.

  • asegurar a terceras partes en la eventualidad de un accidente nuclear.

La forma y los medios por los cuales se establece e implementa en un país, depende de su estructura constitucional y administrativa pero en todos los países tienen un mismo objetivo y bases comunes. Es importante la cooperación entre países, adoptar principios, normas o recomendaciones de alcance internacional.

También es necesario tener presentes las obligaciones contraídas por el Estado a través de convenios o tratados, así como la realización de acuerdos de cooperación con otros países. Es importante obtener la cooperación de diferentes instituciones nacionales y organizaciones especializadas existentes en el país, tanto en el proceso de elaboración de las leyes como en la preparación y ejecución de las actividades de reglamentación.

Se deben usar definiciones que serán la base de futuras legislaciones y que sean las utilizadas por convenciones o recomendaciones internacionales.

Normas de seguridad

Las leyes - o actas- reglamentos- ordenes, reglas o regulaciones- códigos de practica- o disposiciones - establecidas para proteger al hombre, bienes y medio ambiente contra el peligro de las radiaciones ionizantes y reducir la mínimo el peligro.

Leyes

El objeto es la regulación y control de toda actividad que implique riesgo de exposición a las radiaciones ionizantes.

La legislación de un país sobre el tema, en el marco de la generalidad, debe ser lo más completa posible, de modo de encontrarse con la preparación suficiente para hacer uso de las múltiples aplicaciones de la energía nuclear que la haga compatible con la proteccion de las personas, bienes y medio ambiente.

Lo específico debe quedar librado al ámbito reglamentario, más técnico, de modo de contar con una base legislativa y reglamentaria permeable.

Fines esenciales

Son:

  • establecer el marco legislativo dentro del cual se reglamentara el desarrollo sin riesgos de la energía nuclear y el empleo de esta, atendiendo al interés nacional, teniendo presente los compromisos que al respecto haya contraído el estado en virtud de convenios o tratados.

  • fijar los principios fundamentales y las condiciones de su puesta en practica, dejando a una reglamentación especifica la función de determinar las modalidades y procedimientos de aplicación en cada sector, según las necesidades.

  • crear una estructura de reglamentación revestida de autoridad suficiente para poder controlar y vigilar de manera efectiva las actividades autorizadas.

  • garantizar una proteccion financiera adecuada contra los daños derivados de un accidente nuclear.

Contenido de la legislación

El contenido que debe tener es el siguiente:

    Establecimiento de la autoridad competente, a la que le corresponde proponer y aplicar la legislación, la adopción o proposición de reglamentos, normas, guías y procedimientos para la autorización y control de materiales e instalaciones nucleares y coordinar con otras organizaciones publicas o privadas competentes en la materia, así como la autorización, control y supervisión de todas las actividades nucleares en el ámbito de aplicación de la legislación.

Esta deberá gozar de gran independencia, competencia y confiabilidad en el ejercicio de sus funciones y poderes.

Debe haber cuerpos técnicos consultivos, representativos de otros organismos competentes.

Establecimiento de un sistema de autorizaciones previamente concedidas para todas las actividades desarrolladas en aquellas instalaciones en las que exista riesgo de exposición a las radiaciones ionizantes.

Se deben definir los principios y condiciones bajo las cuales el organismo reglamentario podrá autorizarlas.

La legislación deberá definir las normas de seguridad, las condiciones técnicas y los procedimientos a aplicar y los requisitos que deberá llenar el solicitante así como las condiciones bajo las cuales se otorgará, modificará, suspenderá o revocará una autorización y las obligaciones y responsabilidades resultantes de la autorización.

Generalmente la ley establece que:

  • la actividad debe ser compatible con los principios generales establecidos en la ley y los objetivos de seguridad.

  • el solicitante debe estar capacitado del punto de vista técnico y financiero.

  • la actividad no debe suponer ningún riesgo para la salud y seguridad de la población, para los bienes ni para el medio ambiente y debe cumplir medidas adecuadas de proteccion física.
    se deberá prever la posibilidad de apelar una decisión en materia de autorización ante una autoridad superior.

La seguridad radiológica, la salud, la proteccion al medio ambiente.

La proteccion radiológica implica una serie de elementos como,

  • la fijación de las dosis limite,

  • el empleo de equipos e instalaciones adecuadas ,

  • la organización de servicios adecuados de vigilancia y supervisión ,

  • la instrucción debida a los trabajadores ocupacionalmente expuestos a las radiaciones ionizantes y las personas afectadas

  • y la organización de un sistema de vigilancia para el medio ambiente.

Se establecen medidas para que la exposición sea lo mas segura posible, con medidas como

  • distancia,

  • tiempo de exposición,

  • dosis máxima admisible.

Una dosis aceptable para los propósitos de proteccion radiológica se denomina " dosis admisible", y "dosis máxima admisible" es aquella tomada como el máximo que se debe permitir bajo las particulares circunstancias de exposición de trabajadores.

La dosis límite para la exposición interna o externa deberá estar acorde con las recomendaciones internacionales. Se deberá contemplar la protección al paciente expuesto a las radiaciones por razones médicas, previendo la reducción de la exposición al mínimo compatible con la eficacia del tratamiento.La atribución de responsabilidad en toda actividad que implica el uso de fuentes de radiación deberá especificarse claramente.

Régimen de inspección

Se deberá prever un régimen de inspección otorgando las facultades necesarias a la autoridad competente para intervenir e imponer sus decisiones cuando surjan deficiencias en una instalación o las condiciones de trabajo no sean las adecuadas o en casos de urgencia.

Sanciones.

Se establecerá un régimen de sanciones para el caso que se infrinjan leyes o reglamentos y disposiciones complementarias, que variarán según la gravedad, entre

  • multas,

  • suspensión,

  • revocación de una autorización

  • clausura

  • otras previstas en el derecho penal del país.

Reglamentos

Deberán ser preparados por el organismo reglamentario. Los reglamentos abarcarán los detalles técnicos de protección radiológica y cubrirán operaciones específicas.Deberán ser concisos y contener lo que el órgano reglamentario considere como el mínimo necesario para asegurar el mantenimiento de la seguridad nuclear. Los reglamentos deberán ser flexibles.

La reglamentación nuclear deberá contener referencia a:

  • proteccion radiológica

  • seguridad nuclear

  • transporte de materiales radiactivos

  • gestión de desecho radiactivos

  • proteccion del medio ambiente

  • responsabilidad civil por daños nucleares

  • proteccion física de materiales e instalaciones nucleares

  • compatibilidad y control de materiales nucleares.

Códigos de práctica

Son de carácter más explicito y son necesarios en virtud del alto grado de tecnicismo en proteccion radiológica y complementan a la ley y al reglamento. Los códigos de práctica son manuales de operaciones detalladas y técnicas que se aplicaran para los mismos tipos de operación en todas partes.No son parte de los reglamentos y se basan en los códigos internacionales sobre las mismas materias, que contienen el resultado de largas y valiosas experiencias.

Normas de seguridad del OIEA

Por normas de seguridad se entienden las normas de seguridad establecidas por el OIEA bajo la autoridad de la junta de gobernadores, como ya vimos.

Estas normas comprenden:

  • las normas básicas de seguridad para la proteccion radiológica que prescriben las dosis máximas admisibles y las dosis límite.

  • los reglamentos especiales del Organismo que son prescripciones de seguridad relativas a determinados campos de actividad.

  • los códigos prácticos del Organismo que establecen , para actividades concretas , las condiciones que deben cumplirse a fin de conseguir un grado adecuado de seguridad teniendo en cuenta la experiencia adquirida y el estado alcanzado por la tecnológica.


Los códigos prácticos se complementan, cuando procede, con guías de seguridad que recomiendan uno o más procedimientos para darles efecto.

Normas básicas de seguridad en materia de proteccion radiológica.

Campo de aplicación

Las normas se aplican a la introducción de nuevas fuentes o practicas existentes que entrañen exposición a las radiaciones ionizantes y estén sujetas al control de la autoridad competente.

El objetivo es facilitar orientación para la proteccion del hombre contra los riesgos indebidos resultantes de los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes, permitiendo al mismo tiempo las practicas que son beneficiosas pero que entrañan exposición a las radiaciones ionizantes.

Principales previsiones.

  • Responsabilidad administrativa.

  • El trabajador es responsable de su propia proteccion radiológica pero se asigna la responsabilidad de la proteccion a la dirección del establecimiento que debe designar un responsable cualificado de la proteccion radiológica y proveer los medios, servicios y personal adecuado y suficiente proteccion radiológica.

  • La dirección es igualmente responsable de las medidas de restricción de la exposición, de la organización administrativa, vigilancia física y medica, del mantenimiento de los registros adecuados, del entrenamiento del personal, etc.

  • Condiciones de exposición.

Las normas consideran dos condiciones distintas de exposición:

  • las condiciones en las cuales la ocurrencia de la exposición es previsible y puede ser limitada por el control de la fuente y por la aplicación del sistema de limitación de dosis. estas son consideradas condiciones normales de exposición.

  • las condiciones en que la fuente de radiación no está sujeta a control, de modo que la magnitud de toda exposición resultante solo puede limitarse, eventualmente, mediante medidas correctoras. estas se consideran condiciones anormales de exposición.

Definición de límites

El sistema de limitación de dosis comprenderá

  • La justificación de cada dosis - que produzca un beneficio neto- positivo.

  • La optimización de la proteccion radiológica- deberá realizarse de modo que asegure que las exposiciones se reduzcan al valor mas bajo que pueda razonablemente alcanzarse teniendo en cuenta factores económicos y sociales.

  • La fijación de límites anuales de dosis equivalente.

Limitación de las dosis.

Un límite es un valor de una magnitud que no ha de ser superada. Los límites usados en proteccion radiológica son:

  • limites primarios. son los referentes a la dosis equivalente según las circunstancias de la exposición y que se aplican a un individuo o grupo crítico.

  • limites secundarios. son necesarios cuando los límites primarios de dosis no puedan aplicarse directamente. en el caso de exposición externa, los limites secundarios pueden expresarse en función de los limites anuales de incorporación.

  • limites derivados : se relacionan con los limites primarios mediante un modelo definido tal que si se satisfacen los limites derivados, es casi seguro que también satisfagan los limites primarios.

  • limites autorizados: en general son inferiores a los limites primarios o a los derivados.

Limites para los trabajadores expuestos.

Se prevé un límite de dosis equivalente efectiva anual para los trabajadores y en las mujeres aptas para procrear. La exposición debería distribuirse lo más uniformemente posible a lo largo del tiempo.

Limites para los individuos del público.

Se establecen límites, estableciéndose que deberán tenerse presentes los parámetros biológicos y metabólicos y otros factores tales como costumbres alimenticias, distribución geográfica y utilización del terreno que sean características del grupo crítico. Hay disposiciones referentes a aprendices y estudiantes.

La exposición especial planificada debe ser objeto de autorización adecuada y se debe conceder únicamente en situaciones excepcionales cuando no es posible emplear otros métodos y su autorización excluye a trabajadores que hayan sufrido anteriormente exposiciones anormales y trabajadoras aptas para procrear. El trabajador tiene derecho a estar perfectamente informado.

Condiciones de trabajo.

Se consideran dos clases- a y b- de condiciones de trabajo en las que los trabajadores quedan expuestos a las radiaciones ionizantes en razón de su trabajo.

Se delimitan zonas de trabajo-

  • controlada

  • vigilada


según:

  • el nivel potencial de exposición.

  • el alcance de las medidas de precaución y vigilancia radiológica

Vigilancia física.

El empleador debe establecer un sistema de vigilancia física para determinar la índole de las medidas de precaución a adoptar a fin de garantizar el cumplimiento de los limites de dosis.

Vigilancia médica.

El empleador debe disponer lo necesario para la vigilancia médica de los trabajadores y cuidara que se lleve a cabo el programa correspondiente. Las normas recomiendan implícitamente una vigilancia particular a trabajadores que realicen sus tareas en condiciones de trabajo a.

Exposición del público.

Reposa en la noción de grupo crítico, donde la definición debe ser aprobada por la autoridad competente.

Las normas introducen las nociones de exposición del publico, sea por intermedio de

  • productos de consumo,

  • por exposición a fuentes naturales de radiación que resulten acrecentadas por motivos tecnológicos.

Son sujetas a un sistema de límites.

Exposición accidental.

La autoridad competente debe establecer un plan de intervención para hacer frente a toda situación accidental.

Toda exposición profesional anómala deberá ser objeto de una investigación de causas y consecuencias.

XVII. Más armas y menos seguridad

La divulgación que EEUU y Gran Bretaña habrían usado armas químicas en la ocupación de Irak, se une a episodios anteriores, por ejemplo Saddam Hussein contra los kurdos en 1988. En la Guerra del Golfo 1991 se usaron por primera vez armas con uranio empobrecido, repetido en el Conflicto de Kosovo y la zona de seguridad de Sarajevo.

El uso de armas químicas, biológicas y radiológicas no es considerado apto del punto de vista militar. Las dos primeras se han usado, no así las radiológicas. Pero algunos incidentes pasados involucrando material radiactivo resaltan diferentes tipos de amenazas pasibles de ocurrir, desde una simple amenaza en el orden interno hasta el terrorismo internacional, por ejemplo, entre otros, en 1979 en EE.UU., un trabajador de una planta de procesamiento de combustible fue detenido luego de amenazar con esparcir Uranio en una ciudad a menos que recibiese U$ 100.000, en 1995 en Moscú, un rebelde de Chechenia amenazó con usar una bomba sucia contra rusos, descubriendo 13 kg de Cs-137 y dinamita enterrados en un parque, en 1999 en República Checa, ocurrió una amenaza de bomba en una central nuclear, en 1995 en Japón un farmacéutico fue detenido después de esparcir Iodo radioactivo en una estación de metro, en 2002 en Afganistán, se descubrieron barras conteniendo Uranio de bajo tenor, con la sospecha que Al-Qaeda estuviese planificando la utilización de una “bomba sucia.”

Recientemente se conoció que Al- Qaeda estaría divulgando por internet cómo construir una “bomba sucia.” El término “bomba sucia”, se emplea vulgarmente para designar un artefacto construido con explosivos convencionales -como dinamita u otro- cubierto con material radiactivo. Al explotar, el material radiactivo se dispersa.

Las armas radiactivas, técnicamente no son armas de destrucción y no provocaría la devastación que provocaría la explosión de un arma nuclear. Sin embargo el tema no pasa por una cuestión militar, y su repercusión psicológica y política sería enorme. Esta clase de terrorismo con una visión suicida, tiene habilidad para utilizar tecnologías modernas con fines destructivos, lo cual favorecería sus intenciones de causar pánico y daños entre la población, El riesgo de muerte al manipular material radiactivo peligroso no puede, por tanto, ser ya considerado como una barrera eficaz.

Existen más de 30.000 armas nucleares en el mundo. A esto se agrega el tema de las posibles armas nucleares en Irán, Corea del Norte, que es motivo de esfuerzos constantes por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que conjuntamente con su Director General, el abogado nuclear egipcio Mohamed El Baradei, ha sido galardonado con el Premio Nóbel de la Paz.

Estamos asistiendo a una escalada de violencia que pasa por todos los niveles y cuando esa violencia es ejercida por poderosos, ya sean Estados o grupos terroristas, que tienen en sus manos la posibilidad de uso de armas que podrían causar severísimos destrozos sin respetar los derechos del Hombre, el tema es más que preocupante y exige un trabajo sin pausa, pues ningún país está libre.

El rol de Naciones Unidas- cuyo propósito fundamental es mantener la paz y seguridad internacionales- y de organismos como el OIEA es clave, así como el de todos los Estados.

En lo que hace al posible uso de la “bomba sucia”, se deben extremar los controles para impedir el tráfico ilícito de material radiactivo, ya que el material radiactivo que se usaría, proviene de fuentes cuyo uso es muy habitual en medicina, industria, etc. en casi todos los países del mundo. Durante el período 2003- 2004 el número de incidentes reportados por los Estados a la Base de Datos de Tráfico Ilícito de Material Radiactivo del OIEA aumentó considerablemente comparado con los años anteriores.

XVIII. Minerales y materiales radiactivos


Todo país que emprenda actividades de prospección, minería y tratamiento de minerales radiactivos deber tener presentes los peligros de radiación que entrañan tales actividades y conocer las medidas reglamentarias y de control de radiaciones que deben aplicarse. Desde hace tiempo, la industria de uranio se ha asociado con enfermedades profesionales, particularmente con el cáncer de pulmón. Existen pruebas epidemiológicas evidentes de que la exposición a los productos resultantes del radón en cantidades significativas puede causar cáncer de pulmón. También se ha comprobado que la incidencia del cáncer de pulmón es muy superior en los mineros que fuman que en los no fumadores.

Las características de la industria minera del uranio presentan, sin embargo, diferencias con la de otros componentes del ciclo de combustible nuclear, sujeta como está a peligros de radiación tales como los procedentes del radón y los productos del mismo, del polvo del mineral y de la torta amarilla.

Además, los abundantes volúmenes de desechos que constituyen las colas del tratamiento del mineral producen efectos nocivos sobre el medio ambiente. Sin embargo, las constantes mejoras introducidas en los métodos de minería, ingeniería y control de la ventilación además de la proteccion radiológica- incluyendo la aplicación de umbrales de exposición a los productos del radón- han mejorado considerablemente las condiciones de trabajo.

Los progresos logrados sugieren que se puede extraer y tratar el uranio y el torio con seguridad, sin indebido riesgo para los trabajadores o para el público. Sin embargo, es preciso velar meticulosamente en todo momento para garantizar condiciones seguras para los trabajadores y no se deben escatimar esfuerzos para mejorar lo ya logrado.

Cabe poner de relieve que todo país que emprenda actividades de prospección, minería y tratamiento de minerales radiactivos debe tener presente los peligros de radiación que entrañan tales operaciones y conocer igualmente las medidas reglamentarias y de control de radiaciones que deben aplicarse.

Es preciso esforzarse especialmente por reducir la exposición a los nucleidos hijos del radón y a otras fuentes de radicación, recurriendo en particular a medidas de ventilación y de control del polvo. Las Normas de Seguridad del OIEA tratan del control de la exposición profesional a las radiaciones y la radiactividad en las operaciones de minería y tratamiento.

También publicaciones de la OIT tratan sobre seguridad e higiene en el trabajo. Las disposiciones del OIEA, se aplican a la minería y tratamiento de minerales de uranio y torio, a las minas y plantas de tratamiento que extraigan uranio o torio como subproductos y a las actividades subterráneas de exploración y de desarrollo en busca de uranio y torio.

Algunas partes pueden ser de aplicación a las minas y plantas de tratamiento de minerales no uraníferos en cuya atmósfera se hallen en suspensión nucleidos hijos del radón o del torio.

Las disposiciones se aplican específicamente a los riesgos radiológicos profesionales resultantes de actividades como la excavación, transporte y almacenamiento de minerales, trituración, molienda, selección, flotación y otros procesos físicos de concentración así como a la producción de concentrados por medios químicos.

La responsabilidad de adoptar y asegurar el cumplimiento de las Normas corresponde al empleador.

Sus principales responsabilidades son:

  1. Controlar la exposición de los trabajadores a las radiaciones y a los materiales radiactivos. El empleador tiene el deber de asegurarse que la exposición a las radiaciones y la incorporación de sustancias radiactivas de cada trabajador sea controlada de forma que se ajuste a los límites prescritos para los individuos en las Normas. Se recomienda realizar todos los trabajos, incluidos los de almacenamiento y evacuación, de modo que se cumplan los requisitos prescritos.

  2. Tener en cuenta la proteccion de la salud y seguridad de los trabajadores en todas las fases de concepción y planificación de un proyecto de minería y tratamiento. Antes de comenzar las actividades, facilitar a la autoridad competente información sobre los probables riesgos radiológicos y sobre los métodos a adoptar para controlar la exposición a las radiaciones ionizantes y a las sustancias radiactivas.

  3. Mantener las exposiciones individual y colectiva de los trabajadores al nivel más bajo que razonablemente pueda alcanzarse, habida cuenta de los efectos económicos y sociales.

  4. Asegurar la disponibilidad de las instalaciones, material y equipo, equipo de proteccion personal, ropa de trabajo e instalaciones de lavado y primeros auxilios prescritos en las Normas.

  5. Facilitar, mantener e inspeccionar, que los trabajadores realizan sus tareas de conformidad con lo dispuesto.

  6. Asegurarse de que todo trabajador y supervisor recibe instrucción sobre los métodos básicos de ventilación y de proteccion radiológica aplicados en toda la mina o planta de tratamiento, y de que está informado sobre la naturaleza, origen y posibles efectos nocivos para la salud de las sustancias radiactivas y sobre el control de las mismas mediante el mantenimiento de un adecuado sistema de ventilación, la debida higiene personal y el uso apropiado del equipo individual de proteccion.

  7. Asegurarse que todo trabajador que comienza un nuevo cometido es instruido en lo que atañe a sus deberes y responsabilidades, a las fuentes de exposición a las radiaciones y a las sustancias radiactivas relacionadas con su trabajo y a las medidas de control adoptadas, especialmente en lo que se refiere a la ventilación.

  8. Cuando un trabajo es realizado conjuntamente por cierto numero de personas, asegurarse de que todos los trabajadores conocen sus responsabilidades particulares y colectivas referentes al control de la exposición de los demás y de ellos mismos, a las radiaciones y a las sustancias radiactivas, y de que tales trabajadores están adecuadamente supervisados.

  9. Asegurarse de que, para cada tipo de trabajo y de cometidos, se colocan en sitios destacados y accesibles copias de las instrucciones operacionales relativas a las medidas de control adoptadas para ese lugar de trabajo y ese cometido, de que tales avisos están escritos en las lenguas necesarias para que lo comprendan todos los trabajadores de la mina y de la planta de tratamiento y de que son legibles en todo momento.

  10. El empleador debería asegurarse de que se renuevan a intervalos regulares, las instrucciones dadas a todos los trabajadores.

  11. Debería establecer, de acuerdo con la autoridad competente, niveles de referencia - niveles de investigación o de intervención - basados en las condiciones reales de la mina o de la planta de tratamiento, de forma que puedan adoptarse las medidas correctas apropiadas si se rebasan tales límites.

  12. Asegurarse de que todos los trabajadores reciben la vigilancia medica prescrita.

  13. Informar a los trabajadores de que fumar aumenta los riesgos resultantes de la exposición a los nucleidos hijos del radón y del torón suspendidos en el aire y aconsejar que no se fume.

  14. Enviar cada año a la autoridad competente resúmenes de los registros relativos a la exposición de los trabajadores a las radiaciones, de los registros de las mediciones de concentraciones de sustancias radiactivas, así como de todos los demás registros que requiera la autoridad competente con la frecuencia que dicha autoridad prescriba en cada caso.

  15. El empleador, al clausurar una mina o una planta de tratamiento, debería enviar a la autoridad competente todos los registros relativos a la exposición a las radiaciones.

Deberes generales de los trabajadores.

  1. Observar, conforme a las instrucciones del empleador, todas las reglas y reglamentos para el control de la exposición a las radiaciones y a las sustancias radiactivas en el ambiente de trabajo y abstenerse de prácticas o acciones negligentes o imprudentes cuyo resultado verosímil sea una exposición innecesaria de ellos mismos o de sus compañeros de trabajo.

  2. Utilizar, de acuerdo a las instrucciones que reciban,

    - Los dispositivos, instalaciones y equipo protector facilitados para
    limitar su exposición y la de sus compañeros de trabajo a las radiaciones y las sustancias radiactivas.

    - Los dosímetros individuales y otro equipo de vigilancia radiológica que les sean facilitados con el fin de evaluar la exposición a las radiaciones y a las sustancias radiactivas.

  3. Se recomienda que ningún trabajador, a menos que se halle debidamente autorizado, perturbe, retire, altere o cambie de sitio ningún dispositivo de seguridad, equipo de ventilación u otro equipo facilitado para su proteccion o la proteccion de otras personas y que no perturbe ningún método o proceso adoptado para controlar la exposición a las radiaciones y a las sustancias radiactivas. Los trabajadores deberían adoptar todas las precauciones razonables para evitar daños a tal equipo y para mantenerlo en buen estado de funcionamiento.

  4. Conviene que los trabajadores adopten prácticas satisfactorias de higiene personal tales como lavarse antes de comer y de fumar, usar regularmente ropa limpia de trabajo y ducharse al final del trabajo, ya que estas practicas contribuyen a reducir al mínimo la incorporación de sustancias radiactivas.

Notificación, registro, concesión de licencia.

Se recomienda notificar a la autoridad competente de las propuestas de trabajo de desarrollo, excavación, tratamiento y manipulación de minerales de uranio y torio que estén sujetas a concesión de licencia, si es preciso, previo cumplimiento de los requisitos establecidos.

Limite de edad.

No se deberían emplear menores de 18 años.

Principios para limitar la exposición a las radiaciones.

Se debería adoptar el principio de la Internacional Comisión on Radiological Protection(ICRP) de justificación de la práctica, optimización de la proteccion y los limites de dosis equivalente a los individuos.

Ninguna persona debería exponerse innecesariamente a las radiaciones ionizantes.

Organización administrativa de la proteccion radiológica

Clasificación de los trabajadores.

Se pueden clasificar según:

  • Los que trabajen en condiciones en que la exposición anual combinada pudiera rebasar 3/ 10 del limite.

  • Los que trabajan en condiciones en que sea improbable que la exposición anual combinada rebase 3/10 del limite.

El primer grupo,( a) debería someterse a vigilancia medica apropiada y se recomienda la evaluación individual de exposiciones.

En la practica, es probable que casi todos los trabajadores de una mina subterránea se encuentren en las condiciones de trabajo a.

El segundo grupo, condiciones b, debería someterse a vigilancia medica apropiada pero no es necesario que se evalúen las exposiciones individuales.

Clasificación de las zonas de trabajo.

  1. Zona controlada. Cualquier zona de trabajo en que los trabajadores pudiesen sufrir exposiciones anuales combinadas que rebase los 3/ 10 el limite. El acceso a estas zonas debe estar controlado y someterse a
    instrucciones operacionales.

    En las zonas controladas se recomienda practicar tanto la vigilancia radiológica como la de zonas.

    Se recomienda marcar las zonas controladas con señales de advertencia colocadas en los puntos de entrada y en el interior. El acceso a las mismas solo debe permitirse al personal que trabaje en ellas y a personas autorizadas.

  2. Zona supervisada. Cualquier zona en que las exposiciones anuales combinadas pudieran rebasar 1 /10 pero no es probable que rebasen 3 /10 del limite. Se recomienda proceder a la vigilancia radiológica de las zonas supervisadas y marcarlas con señales colocadas en las entradas. Conviene que el acceso de los trabajadores a las mismas se someta a instrucciones operacionales locales.

Proteccion radiológica.

Un programa efectivo de proteccion radiológica requiere los servicios de:

    • un médico

    • un especialista en proteccion radiológica

    • un especialista en ventilación.


Estos especialistas deben ejercer su labor en estrecha cooperación y mantener estrechos contactos con las personas encargadas del control de los riesgos no radiológicos.

Se recomienda que todas las personas que puedan estar expuestas a riesgos radiológicos sean instruidas adecuadamente acerca de los riesgos, los métodos y técnicas de trabajo en condiciones de seguridad, las precauciones, y todas las medidas necesarias para su proteccion.

Vigilancia

Los principales objetivos de la vigilancia radiológica son, evaluar las exposiciones de los trabajadores y ofrecer los datos necesarios para el control adecuado.

A fin de conseguir un control efectivo de la exposición a las radiaciones, la vigilancia radiológica debería facilitar:

  • La detección y evaluación de las principales fuentes de exposición.

  • La evaluación de la eficacia del equipo de control.

  • La detección de alteraciones del funcionamiento que se traduzcan en mayores concentraciones de sustancias radiactivas.

  • La predicción del efecto de las actividades futuras sobre la exposición a las radiaciones y a las sustancias radiactivas.

  • Vigilancia radiológica del ambiente de trabajo.

Las zonas en que las exposiciones individuales anuales combinadas pudieran rebasar 1/ 10 de los limites, deberían ser objeto de vigilancia radiológica bajo la dirección de un oficial encargado de la misma.

  • Vigilancia de la radiación externa.

  • Vigilancia radiológica de los nucleidos hijos del radón y del torón.

  • Vigilancia radiologica dle polvo radiactivo.

  • Bioensayos.

    Se recomienda proceder con regularidad a la vigilancia radiológica del uranio y torio en la orina, en el caso de los trabajadores empleados en las zonas de secado y envasado del producto y en el de los trabajadores dedicados a triturar y manipular mineral de muy alta ley. La frecuencia de esta vigilancia radiológica debería ser aprobada por la autoridad competente.

  • Vigilancia medica.

Todas las personas que trabajen en la minería y tratamiento de minerales radiactivos deberían ser objeto de examen medico, antes de comenzar ese trabajo y durante, a intervalos convenientes.

Los exámenes deberían facilitar información sobre el estado general del trabajador y revelar los cambios de dicho estado que puedan hallarse relacionados con la exposición profesional del interesado.

También se debería hacer un examen médico al cesar en esa actividad.

Notificación de afecciones, de casos de sobre exposición.

Todos estos hechos deberían ser notificados prontamente por el trabajador.

Registros sanitarios y de vigilancia radiológica

Se recomienda llevar registros en forma aprobada por la autoridad competente. Deberían contener toda la información pertinente, por lo menos en lo que respecta a:

  • La índole de los trabajos que entrañan exposición a las radiaciones, el tipo de radiaciones y los periodos en que tuvo lugar la exposición.

  • Los resultados de la evaluación de las exposiciones individuales.

  • Los resultados de los exámenes médicos llevados a cabo, respetando su carácter confidencial.

Se recomienda mantener los registros en la forma que determine la autoridad competente y conservarlos durante toda la vida de la persona a que se refieren, y en todo caso, 30 años, como mínimo después del cese de los trabajos que entrañan exposición a las radiaciones.

Se recomienda hacer entrega de los registros a la autoridad competente.

Medidas tecnológicas y administrativas de proteccion.

Se recomienda dar siempre preferencia a los medios tecnológicos de proteccion contra las radiaciones incorporados en la instalación y no al equipo de proteccion individual. El equipo individual debería usarse como medida adicional, aunque temporal, hasta que se instalen controles tecnológicos adecuados.

Hay que:

  • Controlar el polvo en las mimas.

  • Empleo de sistemas de ventilación bien diseñados y adecuadamente controlados en las minas subterráneas.

  • Medidas de control en el tratamiento de minerales.

En el diseño de las plantas de tratamiento y de los procesos empleados para la extracción y concentración de materiales radiactivos, lo primero que conviene tener en cuenta es el confinamiento de dichos materiales.

Las sustancias radiactivas que no puedan ser confinadas eficazmente dentro del correspondiente proceso, deberían ser controladas por adecuada ventilación, a fin de evitar la emisión de contaminantes y reducir al mínimo la exposición del personal durante las operaciones.

Conviene aplicar, lo más posible, medidas tecnológicas de control, tales como buen diseño, instalación, mantenimiento, explotación, organización administrativa e instrucción del personal antes de recurrir al equipo protector para seguridad y proteccion de los trabajadores.

Cuando las medidas de control no sean suficientes para obtener condiciones seguras de trabajo, o bien cuando haya de efectuarse un trabajo de emergencia, debería facilitarse equipo de proteccion para limitar la exposición de los trabajadores.

El equipo individual de protección comprende ropa,- batas, capuchas, guantes, prendas de trabajo de cierre hermético, calzado impermeable y delantales impermeables, respiradores, - aparatos de proteccion respiratoria - etc. los trabajadores que posiblemente hayan de utilizarlo deberían ser adiestrados debidamente en su empleo, funcionamiento, mantenimiento y limitaciones.

Se recomienda seleccionar los dispositivos y el equipo de protección en función de los riesgos a afrontar.

Por lo general los puestos fijos de trabajo no deberían situarse en galerías para el aire de retorno ni en zonas expuestas a fuertes radiaciones externas.

Se recomienda facilitar a todas las personas instalaciones de aseo adecuadas para el lugar de trabajo. Nadie debería comer, beber, mascar chicle o tabaco, fumar en las zonas de trabajo en que pudieran ingerirse sustancias radiactivas concentradas.

Deberían instalarse botiquines de primeros auxilios en las zonas apropiadas de trabajo.

Conviene adoptar precauciones especiales al limpiar heridas causadas en zonas donde haya sustancias radiactivas concentradas y de heridas causadas por equipo contaminado.

Antes de entrar en las zonas de trabajo conviene cubrir adecuadamente con vendajes impermeables los cortes y heridas, particularmente en las manos.

Conviene limpiar lo antes posible todos los derrames de sustancias radiactivas en las plantas de tratamiento, a fin de reducir al mínimo la difusión de la contaminación. Se recomienda descontaminar la zona eliminado toda sustancia no fijada.

En las minas con zonas de altos niveles de exposición a las radiaciones, cuando no se disponga de medios prácticos de control, convendría estudiar la posibilidad de introducir la rotación en el trabajo a fin de reducir la exposición individual de los trabajadores.

Sólo debería recurrirse en circunstancias excepcionales a la rotación en el trabajo, la cual no debería ser un sucedáneo de la labor de estudio y aplicación de métodos adecuados de control de las radiaciones.

XIX. Los accidentes en centrales nucleares

Los peligros mayores que provienen de los materiales radiactivos derivan del hecho de que los sentidos no pueden percibir las radiaciones ionizantes , y la exposición excesiva puede causar lesiones físicas , enfermedades y hasta la muerte y los efectos pueden ocurrir años después de la exposición .
La energía nuclear aporta un importante porcentaje de electricidad en los países industrializados, alrededor del 16 % desde que en 1956 entró en operación en Gran Bretaña, el primer reactor nuclear de generación nucleoeléctrica .Actualmente hay más de cuatrocientas centrales de generación eléctrica en el mundo.

En América Latina existe Laguna Verde unidad 1 y 2 en México, Angra do Reis, Unidad 1 y 2 en Brasil, Embalse y Atucha I y 2 en avanzado estado de construcción en Argentina.

Desde que comenzó a utilizarse la energía nuclear con fines pacíficos, se reconoció que ésta acarrearía riesgos que por su posible magnitud y características peculiares, no serían comparables con los riesgos convencionales. Si se produce un accidente en una instalación nuclear, sus efectos pueden significar la muerte o lesiones para muchas personas, así como restricciones del uso de las propiedades aún las situadas a distancias lejanas a la instalación.

Un accidente ocurrido en una instalación nuclear de un país puede ser causa de que una nube de materiales radiactivos se extienda sobre otro país, o sobre otros países, como ocurrió con el accidente de la Usina No 4 de Chernobil, en 1986, causando daños personales y materiales, o puede ser que dichos materiales se depositen en cursos de aguas internacionales u océanos, causando su contaminación.

Ello trae como consecuencia la dificultad de contratar seguros.

La comunidad internacional dedica grandes esfuerzos a mejorar la seguridad de las centrales hasta su cierre definitivo ya que un posible accidente en cualquiera de ellas puede tener consecuencias en toda la industria nuclear y la seguridad de las centrales nucleares se ha visto fortalecida por las enseñanzas derivadas del accidente de Chernobil y de los numerosos estudios nacionales e internacionales realizados a consecuencia de ello.

Un accidente en un reactor es muy difícil que ocurra pero de ocurrir, puede liberar radionucleidos gaseosos y volátiles del combustible al sistema interno de refrigeración del reactor y tener efectos transfronterizos . En el caso de un fallo en la contención, habría también una emisión hacia la atmósfera y el viento transportaría el material radiactivo que se diluiría y se dispersaría.

Algunos radionucleidos se depositarían en el suelo. Un accidente grave produciría una gran contaminación hasta decenas de kilómetros de distancia, y por lo tanto sería posible que los pobladores sufrieran altos niveles de exposición a la radiación como consecuencia de un accidente en un país vecino o en otro de la región ya que estos accidentes no conocen fronteras.

El Organismo Internacional de Energía Atómica y la Agencia de Energía Nuclear de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico , elaboraron en 1990 una Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) que se diseñó tomando como base los sistemas nacionales y los sucesos nucleares se clasifican en una escala de cero (ninguna trascendencia), uno (anomalía) , dos (incidente), tres (incidente importante), cuatro (accidente sin riesgo significativo fuera del emplazamiento) , cinco (accidente con riesgo fuera del emplazamiento) seis (accidente importante) a siete (accidente grave). Se clasifican según el alcance de los efectos radiológicos y la respuesta de los sistemas y estructuras de seguridad de la instalación para casos de emergencia. Los sucesos son analizados y clasificados por las autoridades nacionales. La escala se aplica a todas las instalaciones nucleares, por ejemplo centrales de tratamiento de combustible nuclear, almacenes de combustible, centrales nucleares y otras.

El accidente más grave ocurrido en una central nuclear ha sido el del reactor número 4 de Chernobil que fue completamente destruido por una explosión el 26 de abril de 1986 que voló el techo del reactor.

El accidente de Chernobil es el único ocurrido en una central comercial de energía nuclear en el que ha habido muertes inmediatas debidas a la radiación.
Los efectos agudos se ven en cualquiera que reciba una dosis lo suficientemente elevada .Existen ciertos umbrales para la aparición de dichos efectos: una dosis de magnitud semejante, repartidas a lo largo de varias semanas, meses o años, producen síntomas menos graves o ningún síntoma.

Ocurrió por recalentamiento del combustible nuclear que hizo que ardiera la masa de grafito en el reactor. El fuego se prolongó por diez días y destruyó gran parte del combustible y en los gases de humo se liberaron productos de la fisión radiactiva hasta una altura superior a los 1.000 metros. Desde allí se dispersaron y cayeron al suelo en una precipitación seca o húmeda. Como consecuencia de dos explosiones químicas también se expulsaron sustancias radiactivas hacia la atmósfera. Lo que quedó del reactor fue cubierto por una inmensa estructura de hormigón conocida como “sarcófago”. Uno de los reactores originales continuó en operación hasta el 15 de diciembre de 2000 en que fue clausurado.
El saldo del accidente fue de 237 personas ocupacionalmente expuestas que fueron hospitalizados , 28 de ellos murieron en los tres meses posteriores al accidente debido a lesiones agudas producidas por la radiación y 14 murieron a lo largo de los diez años siguientes . Posteriormente se diagnosticó que 134 personas sufrían enfermedades graves debido a la radiación a la cual habían estado expuestos.

Dos personas murieron en la explosión y otra posiblemente por un accidente coronario.

Se evacuó a todas las personas que vivían en un radio de 30 kilómetros de la central (alrededor de 116.000 personas).

Luego ha habido accidentes en instalaciones nucleares de menor envergadura.
Continuamente se revisan y modernizan las medidas de seguridad en ella, para hacer que el uso de la energía nuclear sea “seguro” al decir del Director General del OIEA, Mohamed El Baradei .

XX. Repercusiones de los accidentes nucleares

Para proteger al Ser Humano y medio ambiente se deben tomar medidas razonables para prevenir accidentes nucleares y los países deben adoptar y aplicar un sistema adecuado de disposiciones que regulen las actividades e instalaciones nucleares, a nivel nacional e internacional.

La mitigación de las consecuencias de un accidente nuclear a través de una pronta como adecuada compensación es un componente importante en un régimen de utilización segura de la energía nuclear. La cooperación internacional en el campo de la seguridad nuclear es un factor muy importante.

Desde el advenimiento de la industria nuclear se ha reconocido que por la característica de los daños potenciales, éstos no pueden tratarse correctamente a través de las leyes civiles ordinarias establecidas para riesgos convencionales a terceras partes.

Cuando las medidas de prevención y atenuación de accidentes no logran evitar los daños causados por instalaciones nucleares debe existir un régimen amplio de responsabilidad y la obligación de pagar una indemnización por todos los daños nucleares.

Surge entonces la necesidad de un sistema legal o un conjunto de sistemas legales que dispongan lo necesario para satisfacer los diversos intereses afectados

Es un tema complejo ya que hay varios intereses en juego, a saber:

  • Personas que integran el publico en general - terceros- que pueden sufrir lesiones personales o daños en sus propiedades a consecuencia de la dispersión de partículas radiactivas, ( les interesara saber si la indemnización es adecuada y si es fácil obtenerla).

  • Propietarios y explotadores de instalaciones nucleares y de los que se califican como "proveedores", ( les interesará contar con la protección que requieren para satisfacer las obligaciones de la responsabilidad a que están sujetas, las cuales pueden ascender a sumas tan exorbitantes que causarían su ruina económica).

  • La mejor forma de velar por el interés que el publico en general tiene en la seguridad de las personas y medio ambiente, es la de cerciorarse de que se tomaron todas las medidas razonables para prevenir accidentes.


Un accidente ocurrido en una instalación nuclear de un país puede ser causa de que una nube de materiales radiactivos se extienda sobre otro país, o sobre varios países, causando daños personales y materiales, o puede ser que dichos materiales se depositen en cursos de agua internacionales u océanos, causando la contaminación de las aguas, daños a pesquerías y otros perjuicios similares.

Un sólo accidente podría ser causa de litigios en varios Estados y los tribunales que entendiesen en ellos podrían aplicar leyes diferentes a demandas similares originadas por el mismo accidente.

De aplicarse múltiples legislaciones nacionales habría una situación de tal incertidumbre jurídica que llevaría a que los casos derivados del mismo accidente nuclear podrían tener distintas soluciones con la aplicación por los tribunales de los Estados de diferentes leyes para reclamaciones similares. Ello haría muy difícil asegurar una protección financiera igual y ordenada para las víctimas y los explotadores nucleares estarían expuestos a riesgos impredecibles de responsabilidad. También haría muy difícil la contratación de seguros para todas las personas asociadas con actividades nucleares, llevando a una “innecesaria pirámide de reaseguramientos”.

Tiene que existir un sistema legal que disponga lo necesario para satisfacer los diversos intereses afectados, esto es los intereses de personas que integran el público en general - terceros- que pueden sufrir lesiones personales o daños en sus propiedades a consecuencia de la dispersión de partículas radiactivas, los intereses de los propietarios y explotadores de instalaciones nucleares y de los "proveedores", que han proporcionado servicios de diseño, construcción, y reparación y partes componentes de las instalaciones nucleares.

Por ello se adoptaron reglas especiales de responsabilidad por daños nucleares , tanto en la legislación nacional como en instrumentos internacionales, con el objeto de proporcionar a las víctimas de accidentes nucleares del acceso simplificado a una equitativa compensación , protegiendo , al mismo tiempo , a la industria nuclear de incertidumbres de responsabilidad bajo leyes civiles ordinarias.

Los principios básicos han sido la responsabilidad absoluta, estricta y exclusiva del explotador, limitación financiera de responsabilidad, cobertura financiera obligatoria, limitación de responsabilidad en el tiempo, unidad de jurisdicción y aplicación de sentencia y no discriminación. No admite los casos clásicos de exoneración por culpa de la víctima, fuerza mayor, caso fortuito, o culpa de terceros.

En el derecho común, la responsabilidad depende de la culpa. En el campo nuclear, sin embargo, esta teoría no es aceptable. No sólo sería extraordinariamente difícil para un demandante establecer la existencia de alguna culpa si la hubiera, sino que habría casos donde no habría ninguna culpa. y otros en que nos sería posible establecer con certeza el origen de lo que causó el daño.

En muchos países existen normas más estrictas de responsabilidad para daños causados por actividades peligrosas y se deben aplicar normas específicas sobre daños nucleares que complementarían las que existieran en las áreas de salud pública y seguridad y prevención de accidentes.

Hay varias Convenciones al respecto, la de Viena de 1963 nació dentro del seno del OIEA y el, Convenio de París de 1960, para los países miembros de la OECD.
Más tarde fueron revisadas y se aprobó un Protocolo Conjunto entre ambas para facilitar la aplicación entre países miembros de una y de otra.

El problema de la responsabilidad civil consiste esencialmente en saber a quién y en qué proporciones y condiciones incumbe la responsabilidad jurídica a posibles víctimas de daños causados por accidentes nucleares. Cuánto de este riesgo será soportado por el explotador de la instalación en un determinado accidente nuclear, cuánto por las personas que han sufrido el daño y hasta dónde el Estado debe tener fondos públicos disponibles para compensar.

Por otro lado, el público expuesto debe asegurarse una adecuada protección contra daños desconocidos, por razones legales y psicológicas, y la industria nuclear no debe soportar una carga de responsabilidad que sería intolerable en el caso de un accidente que asumiera proporciones catastróficas y no fuera cubierto por seguros adecuados.

No es fácil obtener un balance de estos intereses, sobre todo debido a la multiplicidad y variedad de principios jurídicos que deben ser modificados o dejados de lado. Estas y otras posibilidades como los aspectos inherentes a los seguros dan lugar a otros problemas legales que pueden trascender las fronteras nacionales.

Dr. Diva E. Puig.
Jurista. Especialista en Derecho Nuclear.

Vuelve al principio del art�culo...