Sábado 19 de octubre de 1996, Buenos Aires, República Argentina

Home

Primera Página

Economía

EVASION, DROGAS Y PROSTITUCION

El fraude criollo, según Tacchi

Dijo que "es fácil clausurar hormiguitas mientras entran 120 kilómetros de containers sin que nadie los vea"




Reclamo de Tacchi. "Hay que dar leña y voltear al que mete la mano".


Para Carlos Tacchi, la ética es "el pulmotor de la sociedad, y hay muchos aspectos en la vida argentina donde no se siguen criterios éticos". En su intervención en una mesa redonda sobre Etica y negocios en la Universidad de Belgrano, se dedicó a enumerar prolijamente las deficiencias del Estado y una larga serie de fraudes que cometen los particulares y las empresas, empleando un tono crítico que no utilizaba cuando era secretario de Ingresos Públicos. Citó desde los casos más pequeños hasta los más grandes, como: dar un peso a un agente de tránsito para que no nos haga una multa, coimear para conseguir buena ubicación en un espectáculo, hasta "dejar entrar 120 kilómetros de containers sin que nadie vea nada". A nivel empresarial, hacer figurar los autos particulares a nombre de la empresa para disminuir el impuesto a las Ganancias. Frente a esto, criticó que se haya subido la tasa máxima del impuesto a las ganancias del 30 al 33%, porque "es hacer pagar a justos por pecadores". Y también mencionó entre las trampas el provocar quiebras fraudulentas y poner testaferros al frente de las empresas.





Mano dura en la DGI: vuelve el jefe de "Los Intocables"
No pedir facturas sería delito





"Hay maniobras con importación de autos vía Montevideo. Triangulación de mercadería que pasa por zonas francas y paraísos fiscales y no paga ningún impuesto. Una práctica generalizada del trabajo en negro", y tomó como ejemplo al club Deportivo Español, que para quedarse con el 14% que correspondía al personal y el 18% como aporte patronal, se juntó con el Hospital Español formando la Unión Española y de esa manera dejó de pagar las cargas sociales al personal del hospital.

Tacchi siguió con su enumeración de críticas: "Tenemos una Justicia lenta y dudable, aunque a veces hace las cosas bien"; y "el amigo Estado no cumple bien con ninguna de sus funciones: no asigna recursos productivos, no se percibe la sensación del gasto, no sabe qué hacer con el nivel de desempleo, y en las tareas de estabilización el pobre anda desesperado".

Definió evasión, drogadicción y prostitución como "comportamientos desviados" de la sociedad. Sobre la ley de clausuras enunció su escepticismo: "Es fácil cerrar hormiguitas. En cambio, un elefante cargado de piedras preciosas recurre a recursos judiciales y tiene tiempo para que nunca le caiga la clausura". Expresó su aprehensión por el hecho de que han desaparecido de todo el país los carteles que decían "No deje que le roben, exija siempre su factura" y terminó a grito pelado: "Dar leña y voltear al que mete la mano", como consigna.

Ofendido, Navajas Artaza, el empresario yerbatero, rechazó airadamente el planteo de Tacchi y dijo que "no todos los empresarios son evasores y tránsfugas, no demos señales equivocadas a la juventud". A lo que Tacchi replicó: "Navajas Artaza debe ser el único (honesto), pero yo no se lo creo". Previamente, Navajas Artaza había dicho que la yerba mate contiene manganeso, que estimula la virilidad, pero por ética a nadie se le ocurrió publicitar el producto de esa manera.

José María Dagnino Pastore, el ex ministro de Economía hace quince años, también tuvo su frase punzante: "Debemos cubrir la brecha del capitalismo salvaje -que recién estamos conociendo en la Argentina, pero que se irá profundizando con la globalización- y cambiarlo por un comportamiento más humano".