Rubèn Novoa, de Israel a Catalunya:

“Sólo pedimos votar y respetaremos el resultado que digan las urnas”

 

Oriente Mediterráneo entrevista a Rubèn Novoa, editor del blog Israel a Catalunya, un portal informativo sobre Israel y Cataluña que ya ha superado las 90.000 visitas en tan sólo 7 meses de vida.

 Este éxito se debe principalmente a su constante empeño en ofrecer a la sociedad catalana información honesta y de primera mano sobre Oriente Medio. Todo ello sumado a su firme activismo en la lucha contra el antisemitismo.

 Defensor incondicional del Estado de Israel e independentista catalán acérrimo, Rubèn Novoa responde a todas nuestras preguntas e inquietudes a continuación.

 

Rubèn Novoa (der.) acompañado del Embajador Alon Bar en la caminata "Walk the Land, Celebrate Life" para commemorar el 65 aniversario de Israel en Barcelona (2013).

Rubèn Novoa (der.) acompañado del Embajador Alon Bar en la caminata “Walk the Land, Celebrate Life” para commemorar el 65 aniversario de Israel en Barcelona (2013).

 

¿Qué repercusión crees que tendrá aquí en Israel la visita del presidente de la Generalitat  en noviembre, y cuál en España?

 

“Antes que nada, Edgardo, quisiera agradecerte esta oportunidad de compartir mis opiniones con tus lectores israelíes, a quien aprovecho la oportunidad para saludar. Bien, espero que la visita del presidente de Catalunya, Artur Mas, vaya mejor que la que hizo el presidente Maragall en el 2006. La mayoría de la gente recuerda de ese viaje el incidente del vicepresidente del gobierno de Catalunya, Josep-Lluís Carod-Rovira, cuando puso una corona de espinas de una parada de souvenirs de Jerusalén sobre la cabeza del presidente Maragall. Lo que era una anécdota aparentemente graciosa y acorde al momento político que vivía nuestro país con la reforma del Estatuto de Autonomía se convirtió en una humillación y hazmerreír públicos de nuestros gobernantes. Algo que se debe evitar a toda costa en este viaje.

 

La sociedad catalana y también su gobierno han interiorizando la importancia de Israel en el proceso cívico que hemos iniciado para conseguir nuestra independencia política. En realidad Catalunya e Israel somos países muy similares, y no sólo acorde a experiencias históricas dolorosas compartidas, el dinamismo y emprendimiento de nuestras economías o nuestras dimensiones geográficas y poblacionales parejas. Me atreviría a decir que no queda tan lejos esa Catalunya considerada en el medievo como ‘la Madre de Israel’ por la escuela cabalística catalana de Rabbi Moshe ben Najman.

 

En un mundo dominado por los intereses en aquello que afecta a las relaciones internacionales, creo que Catalunya puede encontrar un sólido aliado en Israel el día después de nuestra independencia. Tenemos la ventaja de no partir de cero y de poder construir encima de los cimientos de las instituciones que recuperamos mediante nuestro Estatuto de Autonomía. Por su parte, Israel ganaría un país afecto en el sur de Europa y en la ribera oeste del Mediterráneo. Cabe recordar que el índice de antisemitismo de los españoles supera la escandalosa cifra del 60%. Con estos datos, contar con una Catalunya amiga de Israel en nuestra zona geoestratégica debería de ser un asunto de interés nacional para Israel.

 

Por su parte, la cancillería española no es ajena a este relato. Recordarás que el día después de nuestra Vía Catalana hacia la Independencia ––la cadena humana de 2 millones de personas que unió de punta a punta nuestro país exigiendo la independencia–– algunos dirigentes europeos expresaron abiertamente su apoyo a la independencia de Catalunya, especialmente los dirigentes de las repúblicas bálticas. García Margallo, el ministro de Exteriores de España, respondió llamando a consultas a dichos embajadores exigiéndoles una rectificación a la cuál, con más o menos contundencia, se negaron a hacer, y es que el peso político de España en la escena internacional tiende a cero y debemos aprovecharlo. De hecho, la cancillería española no puede esconder su preocupación por el viaje del presidente Artur Mas a Israel en noviembre, y es por ello que están tramitando una nueva normativa legal para prohibir a los presidentes autonómicos viajar al extranjero en representación de su región. Muy democrático ciertamente. Pero esto es lo todo lo que nos ofrece España a los catalanes: la cultura del ninguneo y la prohibición”.

 

¿Cómo crees que debería actuar Israel durante el proceso de independencia de Cataluña a la luz de las declaraciones del embajador Alon Bar?

 

“El embajador israelí en España y Andorra se reunió el pasado mes de junio en el Parlament de Catalunya con los diputados de la Comisión de Exteriores. Les manifestó, literalmente, que “Israel respetará la voluntad expresada por Catalunya”. Parece ser que el Sr. Embajador, a quien tengo el gusto de conocer personalmente, ha interiorizado a la perfección cuáles son las demandas catalanas, ya que es precisamente lo que pedimos los catalanes: que se respete nuestra voluntad y que se nos deje expresarla democráticamente mediante un referéndum. A su vez, no queremos que Israel salga perjudicada en sus relaciones con España como contrapartida a tenerlas con Catalunya. Con esto quiero decir que no pretendemos deteriorar las relaciones diplomáticas entre España e Israel por la cuestión catalana. No olvidemos que el señor Alon Bar es el embajador de Israel en España y debe seguir procurando mantener una buena imagen y mejores relaciones de Israel con el país en el que está acreditado. Lo común, vaya, en cualquier cuerpo diplomático de cualquier país. Simplemente le agradecemos que su posicionamiento sobre esta cuestión sea estrictamente en defensa de la democracia y el respeto mutuo. Nos es suficiente, solo pedimos que se nos deje votar y que se respete lo que decidamos entre todos mediante las urnas”.

 

¿Desde el punto de vista económico, a Cataluña le conviene ser una región autónoma de España o ser independiente? ¿Por qué?

 

“Suerte que la pregunta me la formula un judío, porqué de no ser así sería tachado de egoísta, insolidario y de preocuparme sólo por el dinero, como acusan los españoles a los catalanes o los antisemitas a los judíos. Bromas  aparte, la asfixia económica a la cual nos somete España, robándonos literalmente entre un 8 y un 12% anual de nuestro PBI, aunque pueda ser visto como la gota que ha hecho colmar el vaso para hacer mayoritaria la opción independentista en nuestro país, no es suficiente. Lo responderé con una sencilla pregunta: ¿A Israel le conviene a nivel económico volver a la soberanía británica o del Imperio Otomano turca o le conviene ser independiente? Creo que se responde sola. En un mundo globalizado como el actual los pueblos y la naciones que no gozan de un Estado propio y están enmarcados en otro de diferentes características lo tienen más complicado para garantizar la supervivencia de su lengua, cultura y tradiciones, y también de su economía. Y si además, como nos pasa a los catalanes, se nos roba parte de nuestros recursos y encima España deja de invertir, no tenemos otra salida que volver a ser independientes como ya lo fuimos en el pasado”.

 

¿Cómo valoras la reciente formación de la ANC filial Israel?

 

“Muy positivamente, conozco y tengo trato con algunos de sus integrantes como por ejemplo la empresaria y emprendedora Esther Moscatel Mendelsohn o el guía turístico Ariel Kanievsky. Me parecen unas voces muy potentes y válidas para representar a esos judíos catalanes que hicieron en su día aliá y que desde su condición actual de ciudadanos israelíes de pleno derecho dan apoyo al país que les vio nacer y dejaron atrás. Es un hecho de normalidad, la ANC tiene secciones en casi todos los países del mundo e Israel no podía ser una anomalía en este sentido”.

 

¿Por qué da la impresión de que no hay un buen diálogo entra la Generalitat y la Moncloa? ¿Cómo crees que va a reaccionar España ante la decisión de una Cataluña independiente?

 

“El diálogo sólo puede producirse entre iguales, cuando una de las partes tiene la capacidad de imponer a la otra en ningún caso podemos hablar de diálogo o desencuentros. Moncloa impone a la Generalitat, pero el gobierno español y sus servicios de inteligencia deben interiorizar que podrán imponer todo lo que quieran a la Generalitat, pero no podrán imponer un bozal al pueblo de Catalunya. El 85% de los catalanes quiere ser consultado sobre la independencia en un referendum.

 

Perdón, pero… ¿qué pintan los servicios de inteligencia españoles en todo ésto?

 

“Mucho. Y me sirve para contestar a su pregunta anterior sobre la reacción española a una hipotética independencia de Catalunya. Esta respuesta ya se está dando. Se ha revelado que el presidente Rajoy ha encargado al CNI (Centro Nacional de Inteligencia) un plan para defender la unidad de España. Fuentes del CNI han confirmado a dos medios españoles (Interviú y El Confidencial Digital) la existencia de una operación para abortar cualquier opción secesionista en Catalunya. Incluso se ha revelado el nombre de dicha operación: “Horizonte Después”. Además, esta misma semana se ha sabido que la inteligencia española ha dado apoyo operativo y logístico a algunas de las asociaciones minoritarias que organizaron una manifestación en defensa de la unidad de España el pasado 12 de octubre en Barcelona a la que apenas asistieron 10.000 personas según nuestros cálculos. Cómo revertir la tendencia independentista y dar voz a quienes apuestan por la unidad de España, es, en líneas generales, el plan encargado por Mariano Rajoy al Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia, el general Félix Sanz Roldán. Es una lástima que siendo Barcelona un foco caliente de yihadismo, de los más preocupantes de toda la Unión Europea, la inteligencia española, por órdenes de Moncloa, destine sus recursos no a combatir a los terroristas islámicos sinó a combatir una aspiración legítima y democrática del pueblo catalán. Es un escándalo de amplia magnitud equiparable a las escuchas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a los ciudadanos estadounidenses. Y dice mucho de cómo aborda esta cuestión el ejecutivo español: asumiendo a Catalunya como un problema para la seguridad nacional y tratándonos a los catalanes como si fuéramos los yihadistas y salafistas que campan a sus anchas por Catalunya gracias a este grave error de apreciación de prioridades en la misma comunidad de inteligencia española”.

 

¿Cómo aprecias las declaraciones de Albert Rivera de Ciutadans cuando dice que “Artur Mas ha perdido el norte”?

 

“Las pondría en su justo contexto. Albert Rivera preside un grupo parlamentario de tan sólo 9 diputados en un Parlament de Catalunya de 135 escaños. Su partido fue creado en el año 2006, justo después del fracaso del Estatut. Me atrevería a decir que la inteligencia española también ha ayudado a crear y consolidar este movimiento político minoritario y exaltado que basa su acción política en el sentimentalismo y la apelación a las raíces españolas de muchos catalanes para oponerse a la independencia de Catalunya, sin mayor argumentación política de los beneficios que supondría a los catalanes seguir siendo españoles. Además su percepción es totalmente inversa a la realidad. Artur Mas ha evolucionado al independentismo después de muchos años de indefinición. Por fin ha escogido un camino que muchos le exigíamos años atrás”.

 

¿Qué pasaría si en el referendo ganara el no a la independencia de Cataluña? ¿Irían a un segundo referendo como ha sucedido en el Quebec?

 

“Los partidarios de la independencia de Catalunya sólo pedimos votar y respetaremos el resultado que digan las urnas ya sea el sí o el no. La pregunta se tendría que formular al revés: ¿Está acaso dispuesta la Moncloa a dejarnos votar y aceptar el resultado que marquen las urnas? De momento, ya vemos que no. En todo caso en el 2014 tendremos una oportunidad histórica única, de esas que la Historia no acostumbra a regalar a los pueblos y esperemos que ese sentimiento mayoritario de independencia presente en la sociedad catalana culmine en un sí acaparador hacia nuestra independencia. Llegado el momento, y recordando que España no reconoció al Estado de Israel hasta el año 1984, nos gustaría que Israel no tardara más de los 11 minutos que tardaron los Estados Unidos en reconocer la Declaración de Independencia de David Ben Gurion”.