Posadas y sus hermanas

La capital misionera tiene firmados convenios de hermanamiento con tres ciudades de otros tantos continentes. Además, con otras hay protocolos de amistad y cooperación. Es más una curiosidad que un vínculo práctico. Pero no está de más conocer esos lugares.

E ncarnación (Paraguay), Albacete (España), Seo Cho Seul (Corea), Cascavel (Brasil), La Habana (Cuba), Bérgamo (Italia), Zahlé (Líbano)… Siete lugares de tres continentes diferentes, en algunos casos a más de 12 mil kilómetros de distancia entre sí. ¿Qué tienen en común? Un vínculo estrecho y formal con Posadas. Las tres primeras son directamente “ciudades hermanas” de la capital misionera, una figura por la cual pueblos o ciudades de distintas zonas geográficas y políticas se emparejan para fomentar el contacto humano y los enlaces culturales. 
La idea surgió en Europa poco después de la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de fomentar los lazos entre poblaciones diversas, desdibujar las diferencias -que, en su efervescencia, habían desembocado poco antes en el horror más crudo del fascismo, el nazismo y el enfrentamiento bélico- y promover proyectos en beneficio mutuo. Por eso el concepto es mucho más popular en la Unión Europea -donde incluso se financia este tipo de proyectos- que en otras partes del mundo. No obstante, en algunos lugares -como la capital misionera- la idea prendió sobre todo como forma de estrechar vínculos de solidaridad, culturales y deportivos. 
Normalmente, las ciudades hermanadas suelen tener características similares entre sí, pero no siempre. Y en el caso de Posadas es patente, salvo en el caso de Encarnación. El enclave paraguayo y el argentino, sin necesidad de mayores protocolos ni papeles, se pueden considerar como “hermanas naturales” por su situación geográfica, sus similitudes en todos los aspectos y el incesante flujo de personas de uno a otro lado del río Paraná, aun antes de que se construyera el puente San Roque González de Santa Cruz. En cualquier caso, el vínculo “formal” entre ambas se selló el 17 de septiembre de 1992, al año siguiente de la habilitación del viaducto internacional, que no en vano multiplicó también el histórico trasiego.
Ese fue el primer hermanamiento de Posadas con otras ciudades extranjeras. Después llegaría el que la “unió” con Albacete (España, el 7 de julio de 1997) y con la coreana Seo Cho Seul, el 6 de noviembre de 2000, en el marco de la visita a Misiones de una delegación comercial de ese país, que en los últimos años fue el que más promovió este tipo de contactos.
En cualquier caso, el “hermanamiento” de ciudades es -en el caso de Posadas- una cuestión puramente simbólica, sin efectos prácticos y concretos. Tanto es así que ni siquiera la Municipalidad capitalina tiene registros específicos de los convenios sellados hasta ahora. La información para este informe surgió directamente de la Cancillería Argentina, donde sí están asentados todos los protocolos internacionales vigentes.
Tal vez, por eso mismo, en Posadas abundan más los acuerdos de cooperación social, cultural y deportiva, que -aunque en su mayoría también se fueron desactivando con el correr del tiempo- en algún momento se utilizaron con fines prácticos. Así, en Cancillería figuran un Convenio de Integración e Intercambio Cultural y Deportivo con el estado brasileño de Río Grande do Sul (del 14 de marzo de 1992), un Convenio de Intercambio Cultural con Zahlé (Líbano, del 1 de diciembre de 1995), sendos Protocolos de Amistad y Colaboración con Bérgamo y Rávena (Italia, firmados el 16 y el 19 de marzo de 1998), un Protocolo de Colaboración y un Convenio de Integración Cultural y Deportiva con Cascavel (Brasil, ambos datan de 2000) y un Protocolo de Intención con La Habana (Cuba) sellado el 6 de noviembre de ese mismo año.
También existen acciones conjuntas con poblaciones recónditas y que se desarrollan en momentos puntuales y sin necesidad de “formalizarlas”. Es el caso, por ejemplo, de Mairena del Alcor, un pequeño pueblo de Sevilla (España) con el que este año se acometió una campaña de promoción de actividades saludables consistente en recorrer -en una caminata en el marco del programa “1.000 ciudades, 1.000 vidas” de la Organización Mundial de la Salud- los 17.754.000 pasos que supuestamente separan a ambos municipios. Si bien esta actividad -que acá está en plena ejecución bajo la órbita de la Secretaría de Calidad de Vida de la comuna- no alcanzó gran difusión, los medios locales de Mairena sí la reflejaron ampliamente semanas atrás, convocando a la población a “devolver” el viaje imaginario a Posadas en una edición que comenzará próximamente.
Otro ejemplo llamativo es el de Santa María, con la que los más memoriosos de la Municipalidad posadeña recuerdan que en su momento -y durante bastante tiempo- se coordinó un encuentro anual de delegaciones institucionales, culturales y deportivas de uno y otro lado, alternando anualmente la “localía” del evento y que recién este año (al menos dos décadas después de que el “ida y vuelta” quedara sin efecto por los altos costos que demandaban esos viajes) comenzó a cobrar fuerza en los papeles.

OTRAS NOTICIAS

Correrán por las Malvinas