DeporMax.com
 
 Revista Deportiva Online Para Panamá y el Mundo Portada    -    Archivo de Noticias
Secciones
Portada
Béisbol
Fútbol
Baloncesto
Boxeo
Motor
Tenis
Ajedrez
Natación










ARTICULO - 100 AÑOS DE DEPORTE
Futbol
El fútbol ha sido un deporte muy popular en Panamá desde hace años. Opacado por el béisbol en la asistencia a los estadios y en popularidad, se ha convertido en los últimos años en el deporte que más expectativas ha creado.

Esto se debe en gran parte a los logros alcanzados en los últimos años por las selecciones menores comandadas por el director técnico Gary Stempel, que sin temor a equivocarnos marcó el más grande hito en la historia del fútbol panameño al clasificar en el 2002 a la Selección Sub-20 al Mundial de la categoría que se realizará en los Emiratos Árabes en noviembre del 2003. Este torneo de selecciones nacionales es el de mayor importancia a nivel internacional, después del Mundial Mayor.

Gary Stempel nació en Panamá donde vivió hasta los siete años, para irse a Inglaterra de donde regresó para realizar un proyecto con el Instituto Nacional de Deportes (INDE) que nunca se realizó.

Stempel, quien se considera un extranjero en Panamá debido a todo el tiempo que vivió en el país europeo, tomó la selección de Panamá que iba para los Juegos Deportivos Centroamericanos de San Pedro Sula el 1 de julio de 1997, con lo que empezó a escribirse la historia del técnico que más alegrías ha dado al fútbol panameño. En esa ocasión Panamá ganó la medalla de plata.

Criticado por muchos como un técnico poco flexible y por sus planteamientos tácticos, los logros de Gary Stempel hablan por él, y lo hacen muy bien. Su trabajo con las selecciones menores del istmo ha mostrado a todo el país que Panamá sí puede.

La Federación Panameña de Fútbol (FEPAFUT) entró a formar parte de la FIFA el 29 de agosto de 1937 durante el período del Doctor José Antonio Molino, primer presidente del organismo rector del balompié nacional.

Ha sido largo el camino para que el fútbol panameño llegue a tener el leve reconocimiento que tiene a nivel internacional. En esa senda existen futbolistas a destacar.

Debemos mencionar a Pedro Pablo Arosemena como el primer jugador panameño en darse a conocer fuera de las fronteras panameñas. "Empanada" Arosemena como se le conocía, era portero y jugó en el Club Juventud Asturiana del balompié cubano. Arosemena sería años después miembro de la selección cubana de fútbol.

Luego de Arosemena llegaron muchos otros futbolistas como: Carlos "Negro" Martínez, Félix Tejada, Jorge Rambo Méndez, Gerardo Warren, Luis Ponce, Minay Valderrama, Carlos Torres y por supuesto, el orgullo de la Liga Alajuelense: el guardameta Roberto Tyrrel.


Luis Ernesto "Cascarita" Tapia

De toda esa generación de pioneros del fútbol panameño, hay uno que debemos destacar. Autor del primer gol panameño en eliminatorias mundialistas frente a Costa Rica el 4 de abril de 1976; orgullo del Alianza de El Salvador con quien ganó tres campeonatos consecutivos (1964-1965; 1965-1966; 1966-1967), Luis Ernesto "Cascarita" Tapia, marcó sin duda una época que abrió el trecho para los panameños a nivel centroamericano.

Profeta en tierra extraña, "Cascarita" Tapia fue todo un fenómeno del fútbol panameño, en un momento cuando a este deporte se le daba muy poca cobertura a nivel nacional, opacado por el boxeo, béisbol y baloncesto que se encontraban en apogeo.

Nacido el 21 de octubre de 1944 en El Granillo de la ciudad de Panamá, "Cascarita" empezó a escribir su historia cuando en 1963, con sólo 19 años jugó en el primer Campeonato Centroamericano de Fútbol efectuado en San Salvador. Tapia llamó la atención de los "busca talentos", por lo que Don Manuel Ruglianchi, alto funcionario del gobierno panameño en El Salvador consigue que "Cascarita" entre en las filas del Alianza F.C. del vecino país centroamericano.

Tapia hizo su debut en el club cuscatleco en la pretemporada de la liga 1964-65, bajo la dirección técnica del chileno Hernán Carrasco Vivanco. Juntos consiguieron los mayores logros en la historia del balompié de El Salvador.

"Cascarita" consiguió ser el máximo goleador de la liga tres veces consecutivas, de la misma manera que el club consiguió los tres títulos ligueros consecutivos. El Alianza también ganó el campeonato de clubes de la CONCACAF.

El 23 de febrero de 1996, "Cascarita" Tapia hizo el saque de honor en la conmemoración de los 30 años del impresionante Tricampeonato del Alianza. En el Estadio Cuscatlán, unos 35,000 aficionados vitorearon de pie al jugador que les hizo vivir el momento más grande en la historia de este equipo, y tal vez del todo el fútbol de El Salvador.

Llamado por algunos "El Pelé de Centroamérica", Luis Ernesto Tapia llegó a compartir la cancha con el astro brasileño, Edson Arantes Do Nascimento "Pelé". El 19 de marzo de 1971 en el entonces Estadio Revolución, unos 25,000 aficionados presenciaron el duelo entre el Santos de Brasil y el Atlético Marte de El Salvador. En el equipo brasileño se encontraba el Rey Pelé, mientras que por el lado del Atlético Marte "Cascarita" Tapia reforzó las líneas del club cuscatleco. Después del partido en Panamá hubo un fuerte temblor.

En la actualidad Luis Ernesto "Cascarita" Tapia entrena a jóvenes atletas en la escuela de fútbol de un colegio de la ciudad de Panamá.


El Fútbol No Aficionado en Panamá.

Coetáneamente con el desarrollo de los jugadores como "Cascarita" Tapia debemos recalcar los esfuerzos que se han realizado en Panamá por tener una Liga de Clubes.

Según los historiadores, en Panamá se ensayaron proyectos de esta índole en los años 1967, 1980, 1984, y uno más entre 1986-1987. El último intento fue en el año de 1988, que ha durado hasta nuestros días con el nombre de la Asociación Nacional Pro-Fútbol (ANAPROF).

El nombre de la liga "ANAPROF" fue creado por el periodista Edmundo Vargas y nació de un torneo de exhibición efectuado en 1987, el cual fue ganado por el Sporting Cristal. Su fecha exacta de nacimiento fue el 13 de enero de 1988, cuando la Federación Nacional de Fútbol de Panamá promulga la resolución que le da vida. Sus principales gestores fueron Giancarlo Gronchi, Ángel Valero, Edgar Plazas, Jorge Zelazny, Jan Domburg, Osvaldo Blackman y Juan Carlos Delgado.

El 26 de febrero de 1988 se da la patada inicial en el entonces "Estadio Revolución" en el partido que comenzó todo: Plaza Amador vs Tauro. La terna arbitral fue compuesta por James Holder (árbitro central), Mario Caballero y Alberto Thomas. En ese momento se disputaba la "Copa Bayer", y con un gol de Carlos "Buco" Maldonado del Tauro se realizaba el primer tanto en la historia de la ANAPROF. En el mismo encuentro se cobró el primer penal de la liga, convertido por Virgilio Reid del Plaza Amador al minuto 67. El encuentro concluyó 1-1.

Los equipos de esa primera temporada fueron: Deportivo Plaza Amador, Tauro F.C., Deportivo La Previsora, Deportivo Perú, A.F.C. EuroKickers y Chiriquí F.C.

En ese año de 1988 la primera temporada dio otros eventos históricos, como:
  • Primer jugador expulsado: Alfredo Poyatos del Tauro el 26 de febrero (Poyatos empujó al árbitro central del encuentro, James Holder);
  • Primer jugador en anotar dos goles en un encuentro: Braulio Cuero de El Chorrillo el 28 de febrero;
  • Primer auto gol: realizado por David Sosa del Deportivo La Previsora el 28 de febrero ante el EuroKickers;
  • Y la primera goleada, propinada por el Deportivo La Previsora contra el Chiriquí F.C. de 8 goles a 0.

    Con muy poco público (como a veces sucede en la actualidad), y menos difusión en los medios, el Plaza Amador se convirtió en el primer campeón de la liga, el 21 de agosto de 1988 en el entonces "Estadio Revolución". Vencieron 4-2 al Deportivo La Previsora. El goleador y Jugador Más Valioso del torneo fue Miguel Tello del Plaza Amador con 13 tantos. El técnico del Plaza Amador fue Carlos Lollazos.

    Los premios de 8 mil para el ganador, 4 mil para el segundo lugar y 3 mil para el tercero no fueron pagados por la empresa patrocinadora quien se había comprometido en dicho desembolso, por lo que salieron del bolsillo de Giancarlo Gronchi, presidente y fundador de la liga.

    Desde ese entonces ANAPROF debió luchar contra diversos problemas. Falta de patrocinadores y canchas, fueron sólo algunos de estos inconvenientes.

    Como en ocasiones sucede en el país istmeño, la entidad sufrió también los embates del divisionismo, que tuvo su clímax el 5 de agosto de 1993 cuando la ANAPROF fue desconocida internacionalmente por la Federación de Fútbol de Panamá. El sexto torneo de la ANAPROF inició sin el reconocimiento de la federación respectiva.

    De esta forma nació LINFUNA como liga alterna a la ANAPROF. LINFUNA en ese entonces se encontraba reconocida por al FIFA, pero no gozaba de mucho aprecio entre la fanaticada. Por su parte ANAPROF tenía un poco más de apoyo del público y disfrutaba también con el aval del INDE. Importante es recalcar que uno de los equipos más importantes de la ANAPROF, el Árabe Unido de Colón surgió de la ya fenecida LINFUNA.

    Al llegar al final de la temporada 1994-1995 de la ANAPROF, se marcó un nuevo hito para la entidad deportiva. En el ahora llamado, Estadio Rommel Fernández, el San Francisco y el Tauro se medían por el campeonato ante la mayor cantidad de fanáticos que hubieran llenado un estadio para un partido entre equipos locales hasta esa fecha. El San Francisco se alzó con el triunfo 1 gol a 0.

    Desde ese momento se puede hablar de nuevos tiempos para la ANAPROF y para el balompié criollo. Las siguientes temporadas fueron televisadas en directo los domingos, aportando con los derechos para televisión una importante suma para el torneo. El 18 de junio de 1995 se realiza la primera transmisión del fútbol de la ANAPROF con el partido San Francisco vs Tauro desde el Estadio Rommel Fernández.

    El 22 de enero de 1996, la final de la temporada 1995-1996 fue presenciada por 20,000 espectadores que abarrotaron las gradas del Estadio Rommel Fernández. El San Francisco volvió a ganar el torneo ese año, esta vez contra el Plaza Amador empatando 1-1 en tiempo regular y venciendo en tiros penales 4-2.

    Tal vez debido a la aceptación general de la cual gozaba ANAPROF, el 6 de enero de 1996 las dos ligas de fútbol no aficionado de Panamá se unificaron tras una serie de negociaciones instadas por el entonces director del INDE, René González. Fue sólo hasta dos meses después que ambas ligas se fusionaron formal y totalmente en una reunión donde acudió el presidente de la CONCACAF, Jack Warner.

    Luego de eso, en 1997 la ANAPROF realizó el primer Torneo de Apertura, implementando esta nueva modalidad en la liga.

    En los 15 años de vida de la ANAPROF la misma se ha convertido en el principal baluarte para la práctica y difusión de este deporte en Panamá. Sin obviar que en la actualidad una gran cantidad de escuelas de fútbol para niños se han hecho notar a lo largo de la República de Panamá, de ninguna manera pensamos que estos alentadores progresos se estarían dando sin la existencia de una liga como la ANAPROF, que con sus altas y sus bajas y todas las deficiencias que pueda tener, sigue siendo la máxima competencia organizada del país. Un torneo que aun sigue lejos de ser profesional, pero que es de donde han salido los más grandes valores del balompié panameño actual.


    Después de "Cascarita"

    Muchos años pasaron luego de las proezas de "Cascarita" Tapia antes que Panamá retomara la senda del éxito dentro del "Deporte Rey".

    En la década del 70 Roberto Corbin había marcado un precedente importante al jugar en Suiza. Pese a esto, el fútbol panameño seguía manteniendo un perfil muy bajo.

    En la década del 80 se puede decir que empieza la nueva generación de jugadores, encabezada por Víctor René Mendieta y Armando Dely Valdés. El primero, al igual que "Cascarita" Tapia, deslumbró jugando en El Salvador, y más tarde en México. Mendieta es el jugador que más eliminatorias mundialistas ha jugado.

    Armando Dely Valdés por su parte se destacó en el Argentino Juniors del fútbol de Argentina, uno de los más competitivos del continente y especialmente de Sudamérica. Se dice que Armando, siendo un gran jugador juvenil, fue becado por la embajada argentina para que hiciera carrera como técnico de fútbol, pero al llegar a tierras sureñas fue observado por directivos de los equipos que no soportaron la tentación de tener a un jugador de la talla del panameño.

    Luego de ellos vinieron los hermanos de Armando Dely Valdés, Julio y Jorge, quienes dieran gran renombre a Panamá jugando en el Nacional de Montevideo en Uruguay.


    El Panzer

    El jugador panameño quien fue el primero en dejar su profunda huella en el fútbol europeo fue Rommel Fernández Gutiérrez.

    Nacido el 15 de enero de 1966 en el populoso barrio de El Chorrillo este delantero de 1.85 metros de estatura hizo sus primeros goles en las ligas infantiles del Plaza Amador, para luego jugar con el Atlético Panamá a la edad de 15 años. Posteriormente fue traspasado al Alianza.

    Su historia en Europa comienza cuando en 1986 viaja a Tenerife para jugar en el II Campeonato Mundial de Fútbol de la Emigración, donde los equipos eran formados por descendientes de españoles, hijos y nietos de ibéricos (aunque hay quienes afirman que Rommel no tenía ningun nexo con la península). En ese torneo Rommel se destacó, siendo el segundo máximo goleador, lo que llamó la atención de los directivos del certamen.

    Rommel fue fichado por el Tenerife, equipo de la segunda división del fútbol español, con quien anotó ocho goles en la primera temporada. En la segunda temporada el panameño explotó con 19 formidables anotaciones que filtraron al modesto equipo del Tenerife en la Primera División de la que muchos llaman la mejor liga de fútbol del mundo.

    Ya en la Primera División, Rommel Fernández fue titular indiscutible del Tenerife donde siguió demostrando, pero esta vez a toda Europa, la sorprendente calidad del delantero panameño.

    El estilo de juego de Rommel se caracterizaba por su potente y bien colocado remate de cabeza. Cabezeador nato, remataba de testa balones que cualquier otro hubiese tocado con las piernas, ya que como una vez confesó a la prensa, "se sentía más cómodo así". Y debía ser cierto, pues en más de una ocasión los porteros españoles debieron buscar el esférico entre las redes de su portería luego de un insólito cabezazo de "El Panzer", como le apodaron.

    Como muchas veces sucede en el fútbol, tan excelente jugador no podía quedarse mucho tiempo en un equipo pequeño como el Tenerife. La temporada 1990-1991 fue la última en el Tenerife para el panameño, cuando el Valencia lo fichó.

    El pasó de Rommel por el Valencia no fue muy feliz, jugando muy poco y sometido a la desconfianza táctica. Penev le cerró las puertas de la titularidad, así como el entonces técnico del Valencia Guus Hiddink
    , por lo que "El Panzer" fue cedido al Albacete donde volvió a brillar.

    Rommel Fernández había convertido siete goles en 18 partidos con el Albacete habiéndose echado al bolsillo la afición manchega, cuando el 6 de mayo de 1993 falleció en un accidente de tránsito.

    Su muerte fue un duro golpe para la afición panameña que hasta entonces había seguido de cerca sus hazañas. "El Panzer" fue enterrado en el Cementerio Manuel Amador Guerrero de la ciudad de Panamá.

    Aun en la actualidad el día de su muerte es homenajeado en el Estadio del Tenerife, equipo que lo dio a conocer. Y con justa razón debemos agregar, pues el equipo de las Islas Canarias no ha vuelto a vivir momentos de tanta gloria como los que pasó en Primera División de la mano del panameño Rommel Fernández Gutiérrez.

    Fue un futbolista que siempre tuvo presente a su país y que defendió la camiseta de su selección nacional con increíble hidalguía cada vez que se le presentó la oportunidad. En la selección su número fue el 9.

    Considerado el mejor deportista panameño en ese momento, la Federación de Fútbol decidió cambiar el nombre del entonces "Estadio Revolución", el coliseo de mayor importancia futbolística en Panamá, para nombrarlo Estadio Rommel Fernández, como se mantiene en la actualidad.

    Además de esto, otro de los logros de "El Panzer" fue haber sido el primer ganador del Trofeo Efe que se entrega al mejor jugador latinoamericano de la liga española, distinción que luego de Rommel han recibido flamantes astros del fútbol como Iván Zamorano, Romario, Saviola y Ronaldo, entre otros. Dicho mérito lo obtuvo en la temporada 1990-1991, su última campaña con el Tenerife.


    El Panagol

    Tras la muerte de Rommel Fernández, nuestro pequeño país futbolísticamente desconocido quedó huérfano de un futbolista que hiciera ondear la bandera tricolor en Europa.

    Sin embargo, ese mismo año el hermano menor de Armando Dely Valdés, quien ya era ampliamente reconocido por sus goles con el Nacional de Montevideo en Uruguay fue fichado por el Cagliari de Italia.

    Julio César Dely Valdés seguía escribiendo la historia del futbolista panameño que junto con Rommel Fernández es sin duda, el más importante de la historia del fútbol en Panamá.

    Nacido el 12 de marzo de 1967 en la ciudad de Colón, hermano menor de Armando Dely Valdés y gemelo con Jorge Dely Valdés su familia ha dejado onda huella en el balompié panameño.

    El delantero de 1.87 metros de estatura militó en su tierra natal en las filas del Atlético Colón cuando era apenas un adolescente de 19 años. Luego de pasar al Deportivo Paraguayo en 1987, Julio hizo su incursión en el fútbol profesional cuando en 1988 es fichado por el legendario Nacional de Montevideo en Uruguay. Ya su hermano Armando había abierto el sendero en el fútbol sudamericano tras su paso por el balompié argentino con el Argentino Juniors donde en alguna medida había dado a conocer el nombre de Panamá en las competitivas ligas el Sur.

    En Uruguay, Julio se hace con el apodo del "Panagol", nombre con que era vitoreado por los hinchas uruguayos debido a su precisión a la hora de definir. Con Julio César en su alineación, el Nacional no solamente ganó la liga uruguaya, sino tres Copa Libertadores.

    Con el Nacional, Julio llegó a jugar con su hermano Jorge, quien fue fichado posteriormente cuando la directiva y equipo técnico del club se dio cuenta la calidad de atacante que tenían en el panameño.

    En 1993, año de la trágica muerte de Rommel Fernández, Julio es contratado por el Cagliari de la Primera División del fútbol italiano con quien permaneció hasta 1995, cuando pasa a jugar a la liga francesa con el París Saint Germain. Con el Saint Germain jugó hasta el año de 1997 cuando es fichado por el Real Oviedo para así convertirse en el segundo panameño en jugar en el fútbol español.

    Con el Oviedo permaneció hasta el año 2000 cuando ingresa a las filas del Málaga ya con 33 años de edad, donde, como era costumbre para Julio, se vuelve titular indiscutible en la delantera y figura del equipo al convertirse en el máximo goleador de toda la historia del equipo.

    En su primera temporada con el Málaga, Julio se destacó al convertir tantos de gran factura como el recordado gol ante el Athletic de Bilbao (saliendo de la media cancha, llevándose a cuatro defensas y anotando desde fuera del área), y el "Hat Trick" ante el Valencia colocándose entre los cinco mejores artilleros de esa temporada 2000-2001 con 17 goles.

    Julio se describía a sí mismo como el delantero central clásico, excelente en el juego aéreo y bueno con ambas piernas.

    Ya en las siguientes temporadas Julio César llevó al Málaga a sus mejores campañas en toda la historia, llegando a jugar la Copa UEFA, hasta entonces desconocida para este equipo, torneo donde el panameño anotó cinco goles.

    En el 2003 el "Panagol" abandona el Málaga entre una serie de especulaciones sobre el futuro de Julio. El equipo español ofreció una extensión del contrato del panameño, pero con una rebaja del salario. Según las declaraciones de Julio el dinero era lo de menos. Él deseaba jugar al fútbol y ya con 37 años de edad, en Málaga sería muy posiblemente relegado a la banca en la siguiente temporada.

    En su momento se habló de todo: Málaga aún lo quería en sus filas; ofertas de otros equipos españoles; ofertas millonarias para jugar en el fútbol de Quatar; una propuesta para regresar al Nacional de Montevideo, e inclusive el panameño habló con la prensa española sobre retirarse definitivamente del fútbol.

    Al final, el "Panagol" regresó al equipo que lo pusiera en el firmamento futbolístico y por el cual él mismo ha confesado que siente el más grande cariño debido al tiempo que jugó con ellos. El Nacional de Montevideo le hizo la promesa a Julio de que volvería a jugar con su hermano gemelo, Jorge Dely Valdés. Y así fue.

    A pesar que en la práctica pocas veces se encuentran juntos en la cancha, los hermanos Julio y Jorge Dely Valdés se reunieron una vez más en el Nacional de Montevideo.

    Se espera muy pronto (quizás para finales del 2003) el retiro de ambos jugadores, con lo que Panamá perderá a sus más grandes futbolistas activos.

    Con la selección de Panamá Julio ha participado en tres eliminatorias mundialistas al lado de su hermano Jorge y una compartida con el fenecido Rommel Fernández.

    Debemos también mencionar la trayectoria de su hermano Jorge Dely Valdés quien también ha tenido una prominente carrera jugando en importantes equipos de Argentina, Chile, Estados Unidos y Japón. Pese a no haber podido incursionar en equipos europeos (o tal vez gracias a eso) Jorge Dely Valdés es el máximo goleador en la historia de la selección de Panamá.

    Regresando a su hermano Julio, el "Panagol" fue incluido en el equipo ideal del Siglo XX de la Confederación Centroamericana, Norte y del Caribe de Fútbol (CONCACAF), lo que lo posiciona como el futbolista más grande nacido en Panamá. No dudamos que Rommel Fernández hubiera podido obtener un reconocimiento similar si la tragedia no hubiera truncado su vida. Panamá seguramente tendría dos estrellas en el selecto firmamento del fútbol de la CONCACAF.


    La Nueva Generación

    Además de Rommel Fernández y los hermanos Dely Valdés, entre los 80 y 90 surgieron muchos otros jugadores de valía. Nombres como el de Percival Piggott, Rubén "El Tátara" Guevara, Alfredo Poyatos, Neftalí Díaz, Frank Lozada, Ricardo James, Donaldo González, Fernando Bolívar, Carlos Maldonado, Rolando Botello, Agustín Castillo, Agustín Salinas, Abdul Chiari, Luis "Pito" Rodríguez, Eric Ortega, Rubén Atencio y Javier Henríquez, entre muchos otros, algunos aun activos, saltan a la memoria. Por supuesto no podemos dejar por fuera a un Roberto Brown quien en la actualidad juega en el fútbol de Primera División de Moldavia donde hace una excelente labor.

    Entre todos estos futbolistas es vital resaltar aquellos más jóvenes que hoy en día se están destacando a nivel nacional e internacional, en especial aquellos que forman la Selección Sub-20 que asistirá por primera vez a un Mundial en representación de Panamá.

    La lista de los 20 jugadores que han sido llamados a esta cita con la historia es la lista de grandes jugadores de quienes se espera mucho en el futuro. Sin embargo hay que destacar nombres como el de Gabriel "El Gavilán" Gómez jugador del Envigado del fútbol colombiano, crucial en la media cancha de contención del equipo; Rodrigo Tello, habilidoso jugador del Árabe Unido de Colón; y Juan Ramón Solís del San Francisco, sólo por mencionar algunos tres de los convocados, pues quedan por resaltar jugadores como Jean Mclean, Ángel Lombardo, James Brown, Jair Carrasquilla y Joel Solanilla, recordando que la lista de talentosos jugadores jóvenes no se agota con los 20 seleccionados. Fuera de ellos, podemos resaltar a Elías Ortega quien fue fichado por el Independiente de Medellín y no fue incluido en la Sub-20 por problemas de disciplina, según afirmó Gary Stempel.

    Por supuesto están aquellos considerados para la Sub-23 que en la actualidad lucha por una plaza para las Olimpiadas de Atenas 2004. Entre estos se encuentran Luis Tejada y José Garcés, y quizás el más interesante de todos, el defensa Felipe Baloy, quien luego de hacer una asombrosa campaña con el Independiente de Medellín en la Copa Libertadores enfrentándose a los mejores delanteros de Sudamérica se convirtió en el primer panameño en jugar en el fútbol brasileño de Primera División, cuando el Gremio, equipo con el que juega en la actualidad, lo fichó en préstamo del Independiente.



    < Anterior Siguiente >
    Hípica ------
    Volver a la Página Principal


    volver arriba

    Más Información










  • Para sugerencias, correcciones, o colaboraciones escríbanos a: contactenos@depormax.com.

    © Derechos Reservados DeporMax.com 2003.