Artes plásticas

Documenta 13 en Kassel: De perros y personas

Documenta Ausstellungshalle

Organizada por primera vez en 1955 y realizada cada cinco años en Kassel desde 1977, Documenta una gran exhibición de arte contemporáneo única en su tipo que ofrece una reflexión sobre la actualidad. Durante los 100 días que se extendió la muestra, la Documenta 13 presentó una sutil mirada a la frágil situación del mundo.

Kuratorin Carolyn Christov-BakargievFue seguramente por un error de tipeo que en la lista de lugares de exposición de la pasada Documenta entregada a la prensa, el edificio de la Kasseler Handwerkskammer (Cámara de artesanos de Kassel) apareciera como "Hundwerkskammer" (Cámara perruna).

Sin embargo, igual había podido pensarse que se trataba de uno de los típicos trucos (anti) conceptuales de Carolyn Christov-Bakargiev. En las semanas previas a la inauguración de la muestra, la prensa publicó diversos comentarios de la estadounidense, curadora y directora artística de la dOCUMENTA 13, sobre su concepto, algunos de ellos desconcertantes en primera instancia.

¿"Dogumenta" o Documenta?

Por una parte, Christov-Bakargiev insistió en "no tener concepto" para la dOCUMENTA 13; por otra, dijo que la muestra estaba impulsada por una "visión integral y no logocéntrica". En una entrevista, la curadora especuló sobre cómo las frutillas podían transformarse en actores políticos y concluyó que no hay ninguna diferencia fundamental entre las personas y los perros, lo que le valió a la muestra el irónico nombre de "Dogumenta".

The Brain

Pero quienes en los últimos años hayan leído textos de autores tan diversos como Dietmar Dath, Bruno Latour o Donna Haraway, podrán rápidamente suponer que el llamado de Christov-Bakargiev de "no colocar el pensamiento humano en términos jerárquicos sobre las capacidades de otras especies y cosas" no tiene nada que ver con un activismo de la diversión, sino que responde en realidad a lo que se podría calificar de método "ecofeminista" para interpretar y seguir reflexionando con medios curatorios, "momentos traumáticos, puntos de inflexión, accidentes, catástrofes y crisis".


dOCUMENTA 13 – Impresiones; © Südpol-Redaktionsbüro/M. Conrads

Un "espacio asociativo de investigación“

El acceso intelectual a la dOCUMENTA 13 se inicia idealmente en una sala del museo Fridericianum, al que la coreografía de la muestra le ha asignado una posición especialmente destacada, la de "cerebro", concebido como un "espacio asociativo de investigación, en el que en lugar de un concepto, se reúnen una serie de obras de arte, objetos y documentos". Junto a trabajos artísticos actuales de Judith Hopf, Judith Barry o Tamara Henderson, se encuentran allí también objetos que la fotógrafa y corresponsal de guerra estadounidense Lee Miller tomó del departamento de Adolf Hitler, un modelo funcional del pionero de la computación Konrad Zuse y "cosas que fueron dañadas en la guerra civil del Líbano".

Fuera del "cerebro", la muestra puede ser descifrada por diversos caminos. Esto debe entenderse literalmente en esta dOCUMENTA 13, teniendo en cuenta que en esta versión los trabajos de los casi 300 participantes registrados están exhibidos bajo denominaciones como "artistas", "artistas no arte", "científicas feministas", "inventores", "activistas de semillas" o "críticas", también fuera de los espacios tradicionales de exhibición de la Documenta, como el Fridericianum, la Neue Galerie, la Documenta-Halle, el Ottoneum, la Orangerie y la estación central.

Además en esta ocasión, numerosos trabajos fueron expuestos en el Karlsaue, que no había sido considerado como lugar de exhibición en la última documenta. Este gran parque público de estilo barroco de 1.4 km², es un ícono de la ciudad de Kassel, que resultara en gran parte destruida durante la Segunda Guerra y que fuera luego reconstruida en estilo modernista.

„Mangold-Fähre“ von Christian Philipp Müller
 

Lugar de descanso para caballeros frenéticos

En el Karlsaue se encontraban, como en un jardín de cuentos de hadas de los hermanos Grimm, por lo demás oriundos de Kassel, instalaciones, esculturas, trabajos sonoros, proyectos de paisajismo y pabellones de aproximadamente 60 artistas. Entre estos estaban los primeros trabajos realizados para la dOCUMENTA 13 ya en 2010: las Idee di pietra (Ideas de piedra) de Giuseppe Penone (una roca que descansa sobre la copa de un árbol), el "trasbordador de acelga" de Christian Philipp Müller, en el que se podía subir a botes cubiertos con melgas de acelgas ubicados en un canal, el Sanatorium (Sanatorio) de Pedro Reyes, en el que se podía recibir un tratamiento "sociátrico" contra los inconvenientes urbanos o el céntrico Doing Nothing Garden (Jardín del ocio) del artista chino Song Dong: una colina artificial a cuyos pies los visitantes descansaban frente a la Orangerie.

„Sanatorium“ von Pedro Reyes

En el museo de los hermanos Grimm, que se encuentra junto a los límites del parque, se emplazó una última estación de la dOCUMENTA 13, en la que sintomáticamente se mostraba, en video y en fotos, al artista búlgaro Nedko Solakov dando rienda suelta a su personificación de un caballero andante.

Documenta global

En general, el encuentro con la "naturaleza" jugó en esta documenta un rol fundamental, aun cuando no fuera en el sentido de "protección de la naturaleza", sino como componente de un estado mundial que ha caído en desequilibrio. Algunos trabajos remiten de manera delicada en esa dirección, como The Lover (El amante) o Freilichtinstallation mit lebenden Schmetterlingen (Instalación al aire libre con mariposas vivas) de Kristina Buch. Otros eran más drásticos y más políticos, como The Return of a Lake (El retorno de un lago), de Maria Thereza Alves, un trabajo que tematiza la política de aguas contra la población indígena en el lago Chalco de Ciudad de México.

Theaster Gates: „Hugenottenhaus“ (Detail)

Como puede leerse en el catálogo, durante la inauguración de la dOCUMENTA 13, Alves creó en ese lugar islas artificiales junto a un grupo de indígenas para la explotación sustentable de la región donde se encuentra el lago, en lo que puede considerarse un trabajo emblemático de la idea, tan discutible como fascinante, de la curadora Carolyn Christov-Bakargiev. La propuesta de la dOCUMENTA 13, en este sentido, fue realizar una "reorientación espacial", en la que la sola imaginación de lugares distantes fuera tan importantes como la observación de las obras exhibidas en Kassel.

Y así, la dOCUMENTA 13 debía ocurrir según Christov-Bakargiev efectivamente de manera más o menos virtual e integral también en Kabul, Alejandría, El Cairo y en el canadiense Banff. ¿Será suficiente con la imaginación?

Martin Conrads
vive en Berlín, donde trabaja como periodista free-lance y profesor de Comunicación Visual en la Universität der Künste (Universidad de las Artes).

Copyright: Goethe-Institut e. V., Internet-Redaktion
Junio 2012

¿Tiene preguntas sobre este artículo? ¡Escríbanos!
internet-redaktion@goethe.de

Enlaces sobre el tema