Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 10 min   Cocción: 10 min  Dificultad: 1/5  Raciones: 3  Coste: < 2 €

Ya casi he perdido la cuenta de las cremas de verduras que os he puesto, pero es que me gustan de todos los colores. Me da igual que sean frías en verano, calientes en invierno o templadas en entretiempo, todas me resultan muy reconfortantes. Esta que os traemos hoy, una crema de maíz y coliflor, es una de la que más sorprenden porque no sé por qué, todo el mundo se piensa que el maíz solo se come en ensaladas, cuando lo cierto es que en sopas y cremas da un punto delicioso.

Para ahorrar tiempo, este tipo de preparaciones las hago siempre en la olla rápida a presión, pues en 5 minutos -bueno, alguno más entre que espero a que suba la válvula y a que luego baje para poder abrirla-.

Aunque lo mejor es preparar la crema de maíz y coliflor con un buen caldo de pollo o de verduras, yo en esta ocasión no tenía y he echado mano de un truquito que aprendí hace muchísimos años en un libro de cocina vegetariana y que consiste en añadir al agua de cocción un trozo de corteza de queso curado, así que le he puesto un trozo de corteza de queso Parmesano.

Ingredientes

  • Coliflor, 750 g
  • Maíz dulce, 1 lata grande
  • Cebolla, 1
  • Caldo o agua, 450 ml
  • Salsa de menta, 2 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas

Preparación de la Crema de maíz y coliflor con salsa de menta

  1. Pelamos la cebolla y la cortamos en aros finos o en plumas.
  2. Ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra en la olla rápida a fuego alto (10/12). Cuando notemos que desprende calor pero sin que llegue a echar humo añadimos la cebolla con un poco de sal y la sofreímos hasta que empiece a tomar color removiendo de vez en cuando.
  3. Mientras tanto cortamos la coliflor en trozos no muy grandes.
  4. Cuando la cebolla esté ligeramente dorada, añadimos el caldo -o el agua con un poco de sal y nuestra corteza de queso que habremos raspado bien con el cuchillo-, la coliflor y el maíz dulce escurrido menos tres cucharadas que reservaremos para la decoración.
  5. Cerramos la olla, esperamos a que suba la válvula, bajamos el fuego (5/12) y dejamos cocer 5 minutos. Apartamos del fuego y abrimos la olla cuando la válvula haya bajado indicando que la presión en el interior ha disminuido y podemos abrir la olla sin peligro.
  6. Retiramos la corteza de queso y trituramos con una batidora de brazo hasta obtener una crema fina y homogénea (yo siempre lo hago en un bol porque odio meter la batidora en las ollas, manías).
  7. Rectificamos de sal si es necesario y servimos con una cucharada de salsa de menta y el maíz que hemos reservado por encima.

Resultado

Esta crema de maíz y coliflor se puede tomar caliente o templada, por lo que es perfecta como entrante para una comida que nos vaya a dar trabajo, pues podemos hacerla con cierta antelación. También queda muy bien si la servimos con más aperitivos presentándola en vasos de chupito.

A pesar de no llevar lácteos ni patatas, tanto la coliflor como el maíz le aportan una textura increíblemente suave, tanto es así que ni siquiera es necesario pasarla por el colador chino y, solo con la batidora conseguimos un resultado fantástico.

La salsa de menta, que se puede sustiuir por unas hojitas de menta fresca, le dan un punto de frescor que ahora que hace mejor tiempo se agradece mucho y la hace mucho más digestiva.

Si os gustan las cremas de verduras no dudéis en darle una oportunidad a esta crema de maíz y coliflor, os sorprenderá.

3 de 3