Publicidad!

El cantante venezolano Hugo Blanco falleció el pasado 14 de junio a los 74 años de edad

1. Un multifacético con Dios
El pasado domingo 14 de junio, la música venezolana se vistió de luto tras el  fallecimiento del insigne cantante, compositor, músico, productor, intérprete y arreglista Hugo Blanco.

Cortesía
Cortesía

Este gran artista criollo, se encontraba internado desde hacía varias semanas en la Clínica Loira, lugar donde falleció víctima de una hipoglucemia, proveniente de la diabetes que comenzó a padecer en los últimos años de vida.

Dos grandes éxitos musicales lo catapultaron a la fama en sus más de 60 años de carrera artística.

A pesar de los años, “Moliendo Café” y “Burrito Sabanero”, aún son coreados por niños, jóvenes y adultos en cualquier época del año.
Hugo Blanco dejó un legado de gran significado en la música venezolana.

Hoy artistas nacionales e internacionales lloran su muerte.

Este insigne arpista contribuyó en gran medida, al desarrollo creativo de la música en Venezuela, y por eso es recordado con tanto cariño por quienes lo conocieron y crecieron escuchando sus canciones.

2. Desde joven entre cuerdas
La mañana del 25 de septiembre de 1940 nació Hugo César Blanco Manzo en la ciudad de Caracas, fruto de la relación de Carmen Manzo Perroni y César Blanco Vásquez.

El pequeño Hugo desde muy niño mostró inclinaciones por la música venezolana, siendo a los 12 años el momento en que comenzó a visitar frecuentemente emisoras de radio donde veía cómo los músicos ejecutaban e interpretaban.

Tras reunir dinero por algunos meses, logró comprarse su primer cuatro en una vieja chivera, un día después de su cumpleaños .
Fue así como comenzó a perfeccionarse con este instrumento, tras seguir observando a grandes figuras como Juan Vicente Torrealba y Amado Lovera.

Muy joven, Blanco junto a un amigo que tenía una vieja arpa, logró formar su primer conjunto.

En una entrevista ofrecida por el cantante hace algunos años, explicó como obtuvo su primera arpa.

“Uno de los integrantes de una afamada familia en Caracas, me vio un día tocando el arpa de mi amigo y me regaló una. Esa misma noche con mi nuevo instrumento musical, compuse mi primera canción”, destacó en esa oportunidad.

En la década de finales de los 50, ingresó a las filas de la Universidad Central de Venezuela, donde estudió Ingeniería Metalúrgica. Sin embargo, tres años después abandonó la carrera para poder mantener a su familia tras el divorcio de sus padres.

Hugo ayudado por Francisco González, propietario de un reconocido estudio en la capital de Venezuela, logró ingresar en el ámbito musical de aquella época.

Blanco jamás pensó que ese sería el inicio de una brillante carrera musical.

3. De todos, el mejor
En 1960, realizó el mayor éxito de proyección musical “Moliendo Café”.

En una entrevista ofrecida por Blanco años posteriores expresó que solo le bastó 30 minutos para componer dicho tema.

“Yo estaba tocando el arpa; de repente, se me ocurrió una melodía y empecé a darle forma. Así nació la canción”, detalló.

De igual manera, sacó varios álbumes de larga duración; y junto al Simón Díaz, grabó discos por más de 20 años.

Uno de los repertorios que más le traería renombre junto al “Tío de Venezuela”, fue la serie de gaitas de las cuñas, las cuales contaron con el apoyo de Manuel Graterol Santander “Graterolacho”.

En la década de los 70, formó un grupo infantil denominado “La Rondallita”. Es allí donde comenzó a grabar junto al humorista venezolano, y hermano de Simón Díaz, José Díaz “Joselo”.

Rondaba el año de 1975, cuando Hugo Blanco compuso su segundo éxito musical “Burrito Sabanero”.

Este tema completaría el trabajo discográfico del muñeco “Topo Gigio”, famoso en esa época.

Pero, por razones del destino, la canción no estuvo en dicho repertorio musical.

Sin embargo, Simón Díaz la incluyó en uno de sus discos de gaitas navideñas.

Aunque pasó desapercibida, fue el grupo infantil La Rondallita, cuyos niños pertenecían al Coro de Niños de Venezuela, quienes la llevaron a la cúspide musical.

Esta pieza ha tenido tanto éxito a lo largo de los años, que ha sido reproducida en varias versiones, por figuras de renombre como Juanes o Voz Veis.

También es conocida como “El burrito de Belén”.

Mientras que “Moliendo Café”, ha sido interpretada en más de 200 versiones por cantantes como Javier Solís, José Feliciano, Julio Iglesias, Plácido Domingo, José Luis Rodríguez y Ricardo Montaner.

En 1978, Blanco contrajo nupcias con la que sería su compañera de vida Ana Isabel Aranguren Mancebo, con quien tuvo tres hijos: Hugo David, Hugo César y Hugo Raúl Blanco Aranguren.

4. Premios con sellos de calidad
Durante su vida, Blanco obtuvo galardones de varios festivales.

Entre ellos está el 1er lugar del Festival Mundial de la Canción en Barcelona, con su canción “Yo creo en Dios”, interpretado por el conjunto Las Cuatro Monedas, grupo de su creación, el cual se hizo famoso por melodías como “Buena suerte” y “Ritmo del alma”.

Desde hacía 16 años, la salud de Blanco se había deteriorado luego de un trasplante de riñón.

El cantante padecía además de problemas del corazón y le habían dado varios Accidentes Cerebro Vasculares (ACV).

Tras el fallecimiento de Hugo Blanco, el cantante y compositor oriental Chelique Sarabia expresó que “el éxito de Hugo se debió a que logró hacer música bailable con instrumentos llaneros”, afirmó durante el acto fúnebre en una entrevista a El Nacional.

Por su parte, Soledad Bravo recordó que “Salí con Hugo cuando tenía 20 años. Me sorprendió que en la frontera de España con Francia, se escuchaba Moliendo Café”, dijo.

Patricia Aponte/ECS
[email protected]

Publicidad!