*

Edición Impresa Cambiar fecha
Espectáculos / Pág. 54

Cerati: el estilo de vida del rockero argentino antes de su colapso

Un día antes de sufrir un infarto cerebral, el músico estuvo en un club de Caracas compartiendo con sus músicos. Esa era la rutina habitual de un tipo de perfil bohemio y trabajólico. El cantante permanece grave, en coma y asistido por un respirador mecánico.

por
M. Jürgensen / C. Gutiérrez
Cerati: el estilo de vida del rockero argentino antes de su colapso

Puede ser por algo hereditario o franca mala suerte, pero todos los especialistas coinciden en que la grave crisis de salud que enfrenta Gustavo Cerati (50) pudo haber sido gatillada, en parte, por un estilo de vida bohemio y trabajólico que, según cercanos, ha caracterizado la vida del ex cantante de Soda Stereo.


La noche del viernes, un día antes de que sufriera el infarto cerebral que hoy lo tiene en un coma inducido y conectado a un respirador artificial en un hospital de Caracas, el argentino se fue de fiesta. Junto a miembros de su banda de acompañamiento y ejecutivos de la productora que gestionó su show en la capital venezolana, Cerati llegó al club Moulin Rouge, en el barrio caraqueño de Sabana Grande, y se tomó unos tragos y bailó hasta la una de la madrugada.


El hombre estaba con ánimo de celebrar, porque en Caracas terminaba la primera rueda de conciertos de promoción de su último disco, Fuerza natural (2009), que comenzó en septiembre y que sumaba 20 recitales justo el día en que cantó en Venezuela. El día del concierto, Cerati descansó en el hotel y se fue al Campo de Fútbol de la Universidad Simón Bolívar, el lugar del recital. Terminado el show, siguió la celebración y comió y tomó algunas copas de vino en el sector de camarines, hasta que empezó con un fuerte dolor en el pecho y terminó en la crisis en la que está inmerso hoy y sin buen pronóstico.


“Gustavo no fue ni más ni menos fiestero que cualquier rockero”, cuenta Marcelo Fernández Bitar, autor del libro Soda Stereo, la biografía (1990), y cercano al músico. “Por eso no creo que esto tenga que ver con una sobredosis, que es lo que se está rumoreando. Cerati no es un santo, pero tampoco lo vincularía con un estilo de vida tan descontrolado. En Argentina hay ejemplos más extremos que él”.


Lo del estilo de vida bohemio y de salidas nocturnos, en todo caso, es un tema fácilmente acreditable para cualquiera que haya estado atento a la rutina del músico. El ex Soda Stereo siempre tiene alguna fiesta o lanzamiento mientras está de paso por las ciudades que visita regularmente y quizás eso fue lo que lo llevó a consumir 40 cigarrillos diarios, un hábito que interrumpió en 2006, cuando tuvo una trombosis en una pantorrilla mientras grababa el video de Crimen. “Ahí bajó su consumo, pero no lo necesario como indicó el doctor”, cuenta Amelia Alvarez, encargada de prensa del transandino, quien se apresura en aclarar que lo del músico responde más bien a un perfil “trabajólico”.


“Si no está en el estudio, está de gira. ‘Gus’ no para y sólo tenía previsto detenerse en Caracas, porque tenía una operación al hombro pactada para el 4 de julio”. Cerati, en efecto, suspendería la gira durante el Mundial de Fútbol para entrar al quirófano y luego partir a Europa, donde tenía fechas comprometidas en España.


Los datos también justifican esta teoría: para la gira de promoción del disco Ahí vamos (2006), el músico realizó 78 conciertos entre el 1 de junio de 2006 y el 9 de junio de 2007 ya tenía agendadas otras 10 presentaciones para la actual gira de conciertos de Fuerza natural, incluyendo un nuevo paso por Chile para noviembre próximo.


Las cosas, sin embargo, siguen mal. A través de un comunicado, los médicos tratantes del músico en Venezuela reiteraron que su estado es grave y que debe seguir en observación durante las próximas 48 horas para determinar el nivel de sus secuelas. Al argentino lo acompañan sus dos hermanos, su mánager y su novia Chloe Bello (22).