Actividades en Neurotraumatología

Nuestra experiencia en el tratamiento del Traumatismo cráneo/encefálico (TCE) y raquídeo es muy importante ya que acoge un gran número de pacientes que llegan al Hospital Alcívar por ser un referente de Trauma. Las características que rodean al trauma sea craneal o espinal es variable incluyendo accidentes de tránsito, laborales, atropellamiento, agresión física, caídas casuales, en prácticas deportivas. Hay particular experiencia en las lesiones cerebrales secundarias a precipitaciones o caídas, ya que este es un modo muy frecuente del TCE en el medio laboral. Ello ha hecho que se halla desarrollado técnicas dirigidas a la monitorización y el tratamiento intensivo y quirúrgico en nuestro medio

Principales líneas de actuación

1. Cirugía de Hematoma y hundimiento craneal. Se trata de lesiones relativamente frecuentes en traumatismo craneal la presencia de hematomas (coágulos) localizados intracranialmente ya sean epidurales, subdurales que constituyen verdaderas emergencias, en la que se realiza evacuación del hematoma para preservar la vida y recuperación del paciente. Como parte de la cirugía reconstructiva, se dirige gran atención a la reparación integral de este tipo de lesiones, empleando cementos acrílicos que proporcionan excelentes resultados plásticos y mínimas posibilidades de rechazo.

2. Monitorización de traumatizados craneales. Una parte esencial de la atención al traumatizado craneal estriba en la realización de una monitorización ajustada que permita modificar los parámetros de tratamiento intensivo que cada caso requiere. Los sistemas de monitorización empleados incluyen:

• Vigilancia clínica continua y actuar para evitar deterioro o empeoramiento neurológico del paciente.
• Monitorización agresiva por neuro-imagen, incluyendo TC secuenciales con la periodicidad que la evolución del caso requiera.
• Monitorización transcraneal de consumo de oxígeno
• Monitorización de consumo tisular de oxígeno

3. Secuelas de los traumatizados craneales. Una de las cuestiones de mayor importancia en los TCE que resultan esenciales a nuestro modo de ver es la predicción y valoración de secuelas en los TCE. El trabajo en esta área incluye la valoración de la eventual presencia de las mismas, así como de su índole y características, así como su rehabilitación. En esta tarea intervienen un equipo multidisciplinario constituido por fisiatras, psicólogos, psiquiatras, rehabilitadotes, logoterapeutas y terapeutas ocupacionales. No en vano la rehabilitación y readaptación del paciente constituye uno de los principales objetivos de nuestra actuación. La valoración pericial de secuelas figura también como uno de nuestros principales activos, basados en la acreditación médico-legal y en el componente multiprofesional que disponemos.

4. Estudio del traumatismo cerebral menor. Últimamente se viene prestando gran atención a lo que se conoce como traumatismo cerebral menor (“mild TBI”), y un grupo de pacientes que padecen el Síndrome Post-conmocional en que ellos manifiestan cefalea inespecífica, mareos, visión borrosa, “hormigueos” en ciertas regiones del cuerpo. Muchos de los pacientes erróneamente catalogados de exageradores o enfermos psicológicos, sufren en realidad los efectos o las secuelas de traumatismos aparentemente banales pero que en realidad traducen la existencia de un daño cerebral, normalmente difuso. La detección de estos casos mediante estudios RNM, neuropsicológicos, neurofisiológicos y clínicos es una de nuestras principales líneas de investigación y resolución de los síntomas.