AES tira a toalla en la batalla por la venezolana Cantv

El grupo estadounidense AES ha tirado finalmente la toalla en la batalla por el control de Cantv. El gigante eléctrico ha retirado la oferta hostil de 1.400 millones de dólares (260.000 millones de pesetas) que presentó sobre la operadora de telecomunicaciones venezolana Cantv.

La decisión de AES pone fin a tres meses de enfrentamiento por el control de la compañía venezolana, la mayor operadora del país latinoamericano, con 3,1 millones de líneas fijas instaladas y 1,7 millones de usuarios de sus servicios de telefonía móvil.

Cantv, que está controlada por la estadounidense Verizon (28,4% del capital) y la española Telefónica (6,9%), contraatacó la oferta de AES con un plan de recompra del 15% de las acciones a 30 dólares por título y la entrega de un dividendo especial. "AES ha llegado a la conclusión de que es imposible competir con la recompra de acciones en las actuales circunstancias", señaló el presidente de la empresa en Venezuela, Julián Nebreda. La oferta de AES ascendía a 24 dólares por título. La decisión del grupo eléctrico estadounidense hizo caer la cotización de Cantv, que al cierre perdió el 6,22% de su valor en Bolsa.

La compañía venezolana señaló que, pese a la retirada de la OPA, seguiría adelante con su plan.

Beneficio para Telefónica

Con esta medida, Verizon y Telefónica mantienen el control de la empresa, a través del consorcio Venworld, sin haber tenido que realizar una contraoferta, y recibiendo, además, la parte correspondiente por la venta de sus acciones en la operación de recompra y el dividendo especial.

AES señaló ayer en un comunicado que podría ofrecer parte de sus acciones en Cantv (tiene actualmente el 6,9%) acogiéndose al plan de recompra.

Cantv dijo ayer que reduciría las inversiones previstas para este ejercicio en unos 100 millones de dólares (18.560 millones de pesetas), para situarlas en 400 millones de dólares (74.240 millones de pesetas).