Rocío Monasterio: “Las mujeres que abortan podrían haber vendido al bebé antes que matarlo”

La casa de Rocío Monasterio es amplia, luminosa y está llena de gárgolas. Dice que la ha diseñado ella misma y que es su proyecto más preciado, aparte de su familia. En su regazo arrulla a Perla Camino, su quinta hija. Una empleada filipina le sirve la merienda: café machiatto mezclado, no agitado, y unas galletas que le hace su abuela. “Me gustan las cosas sencillas” confiesa pícaramente mientras se pone cómoda para la entrevista.

LR:. ¿Se sienten a gusto en la oposición?

Sin duda, aunque hacemos lo mismo que antes pero cobrando dinero público.

¿No es eso contradictorio con su ideología ultraliberal?

En absoluto. En VOX estamos abiertos a cualquier idea decimonónica o fuente de dinero, venga de donde venga. Ser liberal, fascista o cómo lo quiera usted llamar no está reñido con vivir en el siglo XXI.

Un partido tan marcadamente machista como el suyo ¿le ha hecho sentirse marginada por el hecho de ser mujer?

Jamás. No creo en cuotas ni paridad. Eso de la igualdad son inventos de modernos. El hecho de que mi marido (Iván Espinosa de los Manteros) sea un pez gordo y me haya ido colando en el aparato nunca ha sido un obstáculo en mi carrera. Yo vengo de una familia de latifundistas muy trabajadores y sé lo que cuesta hacerse valer si los jornaleros se te ponen tontos pidiendo sueldos o cobertura médica… Hay que apretar dientes y tirar de látigo.

Critican la inmigración y sin embargo usted tiene orígenes cubanos, Ortega Smith argentinos y Abascal es vasco

Sí, ¿ y?

Que si no es tener los huevos cuadrados

No, y le voy a explicar por qué. Nosotros, cuando emigramos, no vinimos a España a empujar carricoches hurgando contenedores, ni a dormir en los cajeros automáticos. Vinimos a trabajar y levantar el país gracias a las ganas y a los dólares que teníamos envueltos alrededor del tórax. Somos emprendedores, y no vamos pidiendo subvenciones como los actores o los minusválidos. Yo, por ejemplo, he montado un estudio de arquitectura que va de maravilla, e Iván vive de su propio partido político.

¿ Qué piensa de las mujeres que se ven obligadas a abortar?

Son todas unas furcias. Y lo digo así: furcias y rameras tabernarias. Hay muchas opciones antes de llegar al niñocidio, como dar el bebé en adopción, a las monjas teresianas, las clarisas, o venderlo. Pero claro, cuando van provocando con esa falda corta y se dejan violar, no piensan que pueden quedarse preñadas. Y luego vienen las lamentaciones. Eso es a lo que estamos abocados con este gobierno de feminazis y Teruel existe.

Por cierto ¿Qué espera del nuevo gobierno de coalición? Intente no meter la palabra Venezuela en la respuesta

Nada, no espero nada, salvo el triunfo de la deriva independentista y la caída de la libertad de las familias para elegir colegio concertado. De este gobierno filoetarra, perroflautista, bolivariano, cocalero y chavista no podemos esperar nada bueno. De momento ya han tenido la desfachatez de subir el salario mínimo. ¡Pero si hasta hay un diputado con rastas y otro paralítico! ¿ Pero qué es esto,el circo Ringling? Y espérese, que acabarán por derruir la catedral de Astorga. Al tiempo.

Por último, su triunfo en las redes sociales, especialmente Twitter, (@monasterRo es su alias) es enorme. ¿A qué lo atribuye?

Cada noche Rocío Monasterio toca “El clave bien temperado” a sus hijas antes de dormir.

La red social a la que usted se refiere me permite ser más cercana a los míos. Allí publico videos en los que toco la guitarra a mis hijas hasta que se duermen o fallecen. También contesto a nuestros votantes , que son los que ponen en su perfil la bandera de España. En el fondo soy muy de zapatillas y mantita.

La empleada filipina recoge las tazas y se retira a descansar tres minutos, hasta la hora del rosario. Rayos de sol entran ya horizontales por el rosetón de vidriera, así que damos por concluido el encuentro, no sea que nos inviten a rezar.